Inicio / China / China y su cambio de modelo económico

China y su cambio de modelo económico

Para los inversores centrados en las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, puede resultar sorprendente que China registrara un déficit por cuenta corriente en los nueve meses de 2018, el primero desde 1993. El déficit de 12.800 millones de dólares es solo de alrededor del 0,1% del PIB sobre una base anualizada. Pero marca el éxito de Pekín al reequilibrar la dependencia de su economía de las exportaciones con respecto a la demanda interna. Hace apenas una década, el superávit de China alcanzó su punto máximo de 420.000 millones de dólares, es decir, el 9% del PIB.

Resultado de imagen de china  current account gdp

Sin embargo, no hay que esperar que el déficit de la cuenta corriente chino apacigüe a la visión de Trump.

El superávit comercial de China, una medida más restringida que excluye los ingresos por inversiones, sigue siendo enorme. El superávit comercial con Estados Unidos se sitúa en unos 350.000 millones de dólares (un superávit de 390.000 millones de dólares en bienes y un déficit de 40.000 millones de dólares en servicios).

Por el contrario, China tiene un déficit del 3-4% del PIB con el resto del mundo, especialmente frente a los exportadores de petróleo y las economías asiáticas. Los aranceles comerciales de Estados Unidos y un acuerdo que reduzca las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos podrían reducir la balanza comercial y poner parte de la carga del ajuste sobre los socios comerciales de China.

Las autoridades chinas han fomentado las importaciones y el turismo saliente, y el turismo ha provocado un creciente déficit de servicios. China también ha estimulado el consumo y la inversión con políticas monetarias y fiscales expansivas.

La población de China está envejeciendo, y la fuerza laboral y el ahorro interno alcanzaron su punto máximo hace varios años, reduciendo la brecha entre el ahorro y la inversión.

El aumento de los precios del petróleo ha impulsado la factura de las importaciones de China (un aumento de los precios del petróleo de 10 dólares por barril aumenta las importaciones en unos 36.000 millones de dólares, es decir, 25 puntos básicos del PIB).

A pesar de su reciente depreciación, el tipo de cambio efectivo real de la moneda china ha caído sólo un 7% desde su máximo en 2015 y se mantiene un 33% por encima de su nivel en 2007.

Por primera vez en un cuarto de siglo, China se ha convertido en un importador de capital, un cambio significativo en el patrón global de ahorros y flujos de capital. Hace tan sólo cinco años, China inyectaba entre 300.000 y 400.000 millones de dólares anuales en los mercados mundiales.

Los mercados de capital de China, cada vez más abiertos, también están contribuyendo. El país atrajo 86.000 millones de dólares en entradas de bonos extranjeros y 30.000 millones de dólares en inversiones de capital en los últimos 12 meses. China se lleva ahora la mayor parte de las entradas de cartera asiática, una tendencia que probablemente se acelerará con la inclusión de los bonos chinos en los índices de los mercados mundiales de bonos y acciones.

El giro de 180 grados -desde el exportador neto de capital hasta el importador- podría presionar a los mercados mundiales de bonos, en particular a los mercados de bonos en moneda local de bajo rendimiento de Asia.

Es probable que el Banco Popular de China (PBOC) también acelere su migración a un régimen cambiario más flexible. El yuan funcionaría más como un estabilizador automático para compensar los choques externos. Es probable que el PBOC dé prioridad a la independencia de la política monetaria para centrarse en los mandatos económicos nacionales.

Sin embargo, dada la inelasticidad de la demanda china de petróleo y productos básicos, la cuenta corriente de China podría seguir siendo deficitaria en 2019. A su vez, otros cambios estructurales y los ajustes de los tipos de cambio de Pekín podrían afectar a las economías asiáticas estrechamente integradas con China, en particular Taiwán, Corea del Sur y los miembros de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN).

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *