Inicio / Bonos / Alemania necesita tipos más altos de manera urgente

Alemania necesita tipos más altos de manera urgente

En Europa existen grandes desequilibrios entre los diferentes países que lo forman. Mientras que países como España pueden salir beneficiados de bajos tipos de interés y una política monetaria expansiva lo que facilita un proceso de desapalancamiento del sector privado tras la burbuja, otros países como es el caso de Alemania, sus datos macroeconómicos  situan que los tipos de interés deberían fijarse en el 7,25% -según la Regla de Taylor- y no en el 0% como se encuentran en la actualidad.

Los datos macroecónomicos de Alemania son positivos… Su tasa de desempleo del 3,80% supone alcanzar el pleno empleo y el nivel más bajo desde la reunificación. El crecimiento, aunque por debajo de su potencial a largo plazo, es del 1,9% (aceleración de dos décimas frente al último dato). Y en los últimos años, su compromiso con la estabilidad presupuestaria le ha llevado a una reducción paulatina de su relación deuda pública sobre PIB hasta el 68,3%.

Con los últimos datos del mes de julio, nos encontramos que la inflación alemana se encuentra en el 1,7%. Una cifra cercana al 2% que entra en el objetivo de medio plazo que establece la el BCE para la Eurozona, no obstante la inflación en la Eurozona está en el 1,3%. Sin embargo, el problema que surge para los alemanes es que con estos tipos de interés actuales y la actual inflación, los ahorradores son las principales víctimas.

Los depósitos alemanes al igual que los españoles no ofrecen nada y los inversores tienen que buscar alternativas de riesgo si pretenden conservar su poder adquisitivo. Para los alemanes, la cosa se complica más… Y es que su mercado de renta fija se mantiene a seis años con TIRs nominales negativas y la TIR del bund se encuentra en el 0,40%, fruto de la política monetaria del BCE y la consideración del bund como activo refugio.

El siguiente gráfico puede aportarnos un poco de luz ya que se se muestra la rentabilidad real del bund alemán, descontando el IPC a la evolución de la TIR del bund. Como podemos apreciar, 2017 está siendo el peor año de este siglo, pues la rentabilidad real es del -1,29% y a principios de año se alcanzó una rentabilidad real negativa récord al situarse en el -1,994%.

En consecuencia, la renta fija alemana supone asimilar, en términos reales, una pérdida de poder adquisitivo a una inflación constante del 1,7%, que no es un dato inflacionista especialmente alto. Los ahorradores alemanes son los grandes perjudicados por la política monetaria de bajos tipos del BCE y por ello, necesitan de manera urgente que la autoridad monetaria finalice la intervención en el mercado de deuda.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Un comentario

  1. Excelente artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *