cobra Archives - Blog del Euribor
Euribor
Euribor hoy: -0,154%
Media mes: -0,157%
Prima de riesgo: 124,6
IBEX35: 8.806,50 (-0,96%)

Ni el legislador se fía de las oficinas bancarias

asterisco“Mi nombre es Pau A. Monserrat y vivo de criticar a los bancos”.

Esta podría ser mi presentación en una asociación de profesionales anónimos del tema en cuestión. Sin embargo, no vivo de criticar a los bancos. Mis emolumentos, principalmente, vienen de ayudar al cliente a elegir productos financieros, curiosamente. Lo he repetido infinidad de veces, pero no me canso: los bancos son necesarios para que funcione una economía moderna.

Con un pequeño detalle: son necesarios los bancos que hacen bien de bancos. Obtener recursos de agentes económicos que ahorran para, después, canalizarlo hacia personas, instituciones y empresas que gastan e  invierten. Por ello, la entidad financiera cobra comisiones y aplica un diferencial entre los intereses que paga y los que cobra. Repitiendo también hasta la saciedad que la responsabilidad máxima de todos los desaguisados bancarios es de los directivos de más alto nivel, que deciden qué y cómo se vende en las oficinas de los bancos patrios, no es menos cierto que también los empleados rasos han ayudado al desastre financiero actual.

No hablo de responsabilidades penales o civiles, que es trabajo de los tribunales de justicia dirimirlos. Me refiero a las actuaciones incorrectas, poco diligentes, inexactas o que han inducido al error a los clientes confiados. A las actuaciones que están en la frontera entre lo ilegal y lo incorrecto, entre el deber y la necesidad de no perder el trabajo y la inexcusable ética e integridad profesional de no engañar al cliente. Yo hace una década fui empleado de un banco ya absorbido y se de lo que hablo, ya que yo mismo transite durante un breve periodo de mi vida laboral en esta frontera. Y si no hice los cosas peores para el interés de mis clientes fue por el poco tiempo que trabajé en una oficina, por no haber ascendido en el escalafón comercial y por mi candidez juvenil. Pero no voy de salva patrias, nunca lo he pretendido: en las sucursales solo los santos o los locos pueden hacer un trabajo impoluto en favor de sus clientes. El sistema se ha configurado para evitar un buen servicio en productos financieros y conseguir una fuerza de venta lo más agresiva posible.

La normativa bancaria se ha basado en el supuesto de que los empleados de banca cumplen con la Ley, de forma escrupulosa. La función inspectora del Banco de España y de la CNMV, como ellos mismos han admitido por activa y por pasivo (o los funcionarios indignados), se ha limitado a revisar documentación, más que en inspecciones presenciales. Y si a ello unimos una red parasitaria de oficinas, incontrolable por una plantilla inspectora más que reducida, dejamos al lobo cuidando de los derechos de las ovejas.

Os aseguro que de nada sirve crear normas sobre transparencia bancaria, derechos del consumidor y demás si no llegan a los bancarios de turno. Y muchas no llegan, os lo aseguro. Y si el banco es diligente y manda a sus empleados todas las modificaciones normativas que corresponde, el problema es que no se tiene tiempo de leerlo, en profundidad. Con lo cual, se acaba trabajando más por intuición de lo que esta bien o mal, que por cumplimiento exhaustivo de la ley. Y recordemos que lo de inspeccionar no está de moda.

Todo lo que estoy escribiendo puede sonar a revancha, pero yo no tengo nada de que resarcirme de los bancos y sus trabajadores, entre los cuales están algunos de mis mejores amigos. Lo que pasa es que quiero que puedan hacer bien su trabajo, que les dejen sus jefes. Y para ello las cosas han de cambiar. No se puede vender a cualquier costa, es incompatible con el negocio bancario serio que se merecen trabajadores y clientes. Un día un ex empleado me dijo, en relación a este tema, que la máxima que seguía su entidad era que “mochuelo que vuela, a la cazuela”. Pues no, señores, no.

La solución del legislador, después de el sonoro fracaso de una normativa MIFID inaplicable en España, con una clientela sin apenas cultura financiera y unos bancos sedientos de ventas de productos complejos, es que el cliente escriba frases. No solo firmar, sino escribir. Dado que en los casos de participaciones preferentes, obligaciones subordinadas o bonos estructurados de bancos de inversión americanos, firmar un  test de conveniencia ha sido un mero trámite, sin efectos informativos perceptibles, y aceptando que un vendedor no puede hacer a la vez de protector de los derechos del comprador, una nueva fórmula parece que se impone en la regulación bancaria: la expresión manuscrita.

Cuando se preste el servicio de asesoramiento en materia de inversiones o de gestión de carteras, nos dice el nuevo artículo 79 bis de Ley 24/1988:

En caso de que el servicio de inversión se preste en relación con un instrumento complejo según lo establecido en el apartado siguiente, se exigirá que el documento contractual incluya, junto a la firma del cliente, una expresión manuscrita, en los términos que determine la Comisión Nacional del Mercado de Valores, por la que el inversor manifieste que ha sido advertido de que el producto no le resulta conveniente o de que no ha sido posible evaluarle en los términos de este artículo.”

Tampoco en concesión responsable de préstamos hipotecarios se ha realizado un trabajo inmaculado en las oficinas. Dejando de lado el problema de la injusta normativa hipotecaria, que la reciente Ley 1/2013 ha corregido de forma más o menos tímida, una vez más el legislador se fía mucho de que el señor del banco informe adecuadamente de la existencia de determinadas cláusulas o productos. Dice el artículo 6.2 de la mencionada ley:

“Los contratos que requerirán la citada expresión manuscrita serán aquellos que se suscriban con un prestatario, persona física, en los que la hipoteca recaiga sobre una vivienda o cuya finalidad sea adquirir o conservar derechos de propiedad sobre terrenos o edificios construidos o por construir, en los que concurra alguna de las siguientes circunstancias:

a) que se estipulen limitaciones a la variabilidad del tipo de interés, del tipo de las cláusulas suelo y techo, en los cuales el límite de variabilidad a la baja sea inferior al límite de variabilidad al alza;
b) que lleven asociada la contratación de un instrumento de cobertura del riesgo de tipo de interés, o bien;
c) que se concedan en una o varias divisas.

Es decir, que si hay cláusulas suelo, swaps o mal llamados seguros de tipo de interés, o es un préstamo hipotecario en divisas o multidivisas, el firmante ha de escribir una frase, que se supone marcará el Banco de España. Desde este púlpito le podemos dar algunas ideas:

El señor de la corbata me está colando una cláusula de suelo que huele muy mal.

Yo de coberturas de tipo de interés no sé nada, pero si no firmo no me dan un euro.

En fin, que en lugar de cambiar un sistema bancario que funciona mal, se pretende hacer escritor al cliente. Os tendremos informados de las nuevas genialidades que nuestros gobernantes se inventen para, en lugar de obligar a la banca a hacer bien su trabajo, distraernos del verdadero problema.

Pau A. Monserrat, autor de ‘La banca culpable‘.

Escrito por Pau A. Monserrat el 16 de julio de 2013 con 89 comentarios
Lee más artículos sobre Articulos.

La CMT advierte a los usuarios de posibles prácticas comerciales fraudulentas en su nombre

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) ha advertido este lunes a través de su blog de unas supuestas técnicas comerciales fraudulentas en las que un operador se hace pasar por personal del organismo regulador para conseguir que el cliente se cambie de compañía de banda ancha.

De acuerdo con la información que algunos usuarios han transmitido a la CMT, el operador promete que el usuario recibirá una indemnización por la mala calidad del servicio de su antiguo operador. “Una indemnización que, evidentemente, no se cobra jamás”, ha añadido el regulador.

El organismo ha aclarado que nunca llama a usuarios para recomendar una u otra compañía de banda ancha. “Desconfiad si os dicen algo así como: según la CMT, usted sólo podrá recibir un buen servicio de cierta compañía”, ha aconsejado el organismo desde su blog.

Asimismo, la CMT ha recordado que si el usuario quiere reclamar puede hacerlo a través de la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones.

Escrito por Europa Press el 8 de julio de 2013 con 0 comentarios
Lee más artículos sobre Noticias.

Mi propuesta para las pensiones futuras

pensiones¿Alguien entendería que una persona que gana 10 mil € al mes fuera mejor tratada en un hospital público que otra que sólo cobra mil € al mes y por lo tanto aporta menos a la Seguridad Social?… entonces: ¿Por qué aceptamos que su pensión pública sea mayor? Como ya dije hace más de 3años:

“Todos los españoles tenemos una misma sanidad pública, seamos Emilio Botín o Carpanta, aunque mes a mes lo que aporta al mantenimiento de ella el primero sea muchas veces más que lo que aporta el segundo. Es más, Emilio Botín seguramente no haga uso de los servicios de la sanidad pública y prefiere pagarse un servicio privado. Pero entendemos que en nuestro sistema fiscal, aunque todos recibamos lo mismo, los que más ganan deben pagar más que los que menos ganan. Esto sirve no sólo para la sanidad, también para la educación, la policía, las carreteras… Por supuesto el que tiene más ingresos puede pagarse un colegio privado, un guardaespaldas y hasta un helicóptero, pero aunque no use los servicios públicos es el que más aporta por ellos. ¿Cuál es mi idea? Acabar con la ficción de que lo que nos retiran de la nómina va a nuestra jubilación. No es cierto, lo que nos quitan de lo que ganamos lo utilizan para pagar las pensiones de los actuales ancianos. Así pues, da igual lo que aportemos, no debemos cobrar en función de eso.”

Mi propuesta es sencilla: las pensiones de jubilación deben dejar de depender de lo que nos quitan cada mes de la nómina porque de hecho eso es falso ya que en realidad depende de lo que aporten los trabajadores que haya cuando cobre mi pensión. Así pues, se debe ofrecer una pensión pública igual para todos, igual que a todos los españoles se les ofrece una plaza en un colegio público o en un hospital público, la misma, haya ingresado en la caja común lo que haya ingresado. Tener una pensión pública que triplique el sueldo mínimo sería el equivalente a que la Seguridad Social pagase los alargamientos de pene, se sale de su función. Y hay 12.000 jubilados españoles que cobran más de 2.500 euros al mes. Quien gane más dinero en su vida laboral o quien quiera y pueda, igual que tiene su seguro médico privado o lleva a su hijo a un colegio privado, puede invertir en un fondo de pensiones o simplemente ahorrar para los tiempos de la jubilación, eso es cosa suya. Pero el deber del estado es el de proveer lo suficiente para que todos los ciudadanos podamos tener sanidad, educación y, para mi es imprescindible, una pensión en la vejez que nos garantice no morirnos de hambre, aunque no hayamos cotizado, simplemente por ser españoles (o vivir ¿25 años? Residiendo y consumiendo en el país). Gracias al IVA está claro que todos, absolutamente todos, hemos pagado impuestos y cuanto más viejo sea alguien, más habrá ingresado a la caja.

Cifras grosso modo: España gasta en la pensión media de jubilación 976€ al mes. Si ponemos todas esas pensiones –en un proceso de años para futuros jubilados- igualadas al salario mínimo interprofesional que este año es de 645€ el gasto pasaría a ser un 34% menos (y el mayor número de pensionistas –por ejemplo amas de casa que nunca cotizaron- se compensaría porque en mi sistema desaparecería la figura del cobro de varias pensiones que existe en la actualidad puesto que no dependerá de los sitios donde se trabaje, bastará con ser español para cobrarla como basta serlo para disfrutar de la Seguridad Social) luego el coste sería muy inferior al actual, beneficiaría a las clases más bajas por lo que es indudable su beneficio social, hay que tener en cuenta que incluso en la “rica” Alemania el 48,2% de los jubilados alemanes recibe menos de 700 euros/mes. Por supuesto sería impopular porque perjudica a la mayoría (aunque beneficie a corto plazo y después lo explico) como casi todos los recortes que lleva sufriendo España desde hace años por otra parte. Eso sí, su implantación sería progresiva, no afectaría a los actuales pensionistas.

Otro ahorro más: al ser la jubilación el salario mínimo interprofesional y por lo tanto estar muy por debajo del sueldo medio, la jubilación, que debe ser completamente voluntaria salvo por criterios médicos que se ajustarán al puesto de trabajo concreto, se retrasará voluntariamente por el propio trabajador en muchos casos más allá de los 65 años, que sería la edad mínima a la que alguien se pueda jubilar, repito, salvo criterios médicos. Se acabaron las jubilaciones anticipadas, a partir de los 60 es obligatorio que cada empresa pague un reconocimiento médico anual que decidirá si el trabajador es apto o no y a partir de los 65 el empleado decidirá si se quiere jubilar o no -avisando con un antelación mínima- salvo que por una causa objetiva –por ejemplo, las pérdidas que vienen reflejadas en la última reforma laboral- el empresario decida suprimir de sus servicios. Todo esto supondrá un mayor recorte del gasto aún ya que se retrasaría efectivamente la edad de jubilación.

La crítica habitual que se hace cuando se propone algo como lo que cuento yo es que si da igual lo que cotices para cobrar la pensión, se aumentarían los trabajos en negro, no habría interés en cotizar. Tienen razón, por eso el estado debe dejar de engañar a la gente con el cuento que les quitan parte de su nómina para sus pensiones futuras cuando lo cierto es que se destina a gasto actual. Por eso el proceso sería en varias fases: una inmediata que colocaría en el doble del sueldo mínimo interprofesional el tope del importe de la pensión máxima (y única) que pague el estado y reduciendo las retenciones en las nóminas en ese 34% de ahorro para los trabajadores que dentro de unos años vayan a jubilarse sólo con el sueldo mínimo. Hay que jugar también con el ciclo económico pero en principio ese aumento de salario inmediato propiciaría un mayor consumo y un mayor ingreso por IVA. De este modo, poco a poco el dinero de las pensiones propongo que no salga de las nóminas –o salga cada vez en menor cuantía- sino de una subida (del tipo y de los ingresos por mayor consumo) del IVA –así no se escapa nadie- que se destine a ese fin. De ese modo, todos ganaremos más dinero al mes que podremos ahorrar o gastar pero si lo gastamos con ese dinero estaremos financiando las pensiones de los actuales ancianos, del mismo modo que financiamos los colegios públicos y en general todo los servicios que ofrece nuestro “sistema de bienestar” y que no depende de cuantos años trabajemos ni de cuanto cobremos.

Si queremos disfrutar de un estado del bienestar como hasta ahjora, financiado proporcionalmente por los que ganan más para beneficio de todos, especialmente a los más desfavorecidos, las pensiones públicas deben estar garantizadas como lo está la educación o la sanidad, independientemente del ciclo económico. Y cuando hay una época de expansión y de mayores ingresos debe crearse un fondo de ahorro para estas 3 partidas para que no caigamos en el exceso de gasto cuando las cosas van bien y en déficit presupuestario/subidas de impuestos/recortes injustos etc. cuando van mal. Hay que blindar el estado del bienestar ahorrando –y no malgastando como se hace hasta ahora– en época de vacas gordas para estos 3 pilares y cuando haya vacas flacas se gastará menos en obras, defensa, embajadas etc. porque eso sí es prescindible pero nunca recortar en los cimientos de la sociedad (otra cosa es racionalizar el gasto, por ejemplo no construyendo colegios nuevos si se reduce la población infantil). Haciéndolo bien cuando la economía va bien el estado de bienestar –entendido como un mínimo digno que el estado debe ofrecer en sanidad, educación y pensiones de jubilación- sí es sostenible.

Y si se quiere renunciar a que la jubilación pública y universal forme parte de nuestro “estado del bienestar”, entonces cambiemos completamente el modelo y pasemos al de capitalización estilo Chile. En resumen, se esté a favor o en contra de mi propuesta lo que no es lógico es seguir remendando el sistema actual (de cuya historia ya hablé así como describí la alternativa del sistema chileno hace un par deaños) cuando es injusto y falso y además está basado en proyecciones a tan largo plazo que no pueden ser fiables. Dejemos de engañarnos: el coste de las pensiones de hoy lo debemos cubrir con el dinero de hoy, así que ajustémoslo a los Presupuestos Generales del Estado, determinemos de donde saldrá y quién lo costeará y quienes y en cuanta cantidad lo recibirán. No más estudios sobre lo que pasará dentro de varias décadas porque eso nadie lo sabe.

Escrito por Droblo el 17 de junio de 2013 con 121 comentarios
Lee más artículos sobre Articulos.

Tipos bajos ¿para todos?

foto-ahorroQue la bajada del precio del dinero por parte del BCE no beneficia a todos es un hecho muy claro.

¿Por qué una bajada de tipos supone ahora una bajada en la remuneración de los depósitos bancarios y no una bajada en el tipo de interés que cobra la banca por los escasos préstamos que concede?

Si observamos la evolución del interés que ofrecían los depósitos, desde primeros de año hasta el día de hoy, y la unimos a la evolución de los diferenciales de las hipotecas o a la evolución de los tipos en los préstamos personales en el mismo plazo, veremos que las cosas no van en la misma dirección.

Los depósitos han bajado de tipos que rondaban el 4% a tipos que apenas tocan el 1,50%. Los diferenciales de las hipotecas han pasado de +1,50% a 2,50% y superiores. Los tipos de interés de los préstamos han subido de forma considerable.

Todas las entidades financieras han realizado los mismos movimientos. ¿Debería de intervenir la CNC o mirar para el otro lado como ha hecho con las emisiones de productos tóxicos hace años?

Si el dinero que la banca pide prestado cada vez es más barato (actualmente al 0,50%) puede que sea lógico el que se pague menos por los depósitos ya que no son necesarios por las entidades para conseguir liquidez. Lo que no es de recibo es que el tipo de interés en operaciones de crédito siga subiendo.

Pagar menos por los ahorros de los ciudadanos y cobrar más por el dinero que prestan aunque les cuesta menos, es bastante sospechoso ¿Habrá una corriente monopolista de las entidades financieras para mejorar sus márgenes con consentimiento de los supervisores financieros?

Lo que no nos parece razonable es el razonamiento que dan diferentes entidades financieras, en el que indican que la bajada en los tipos de los depósitos repercutirá en una mayor concesión de préstamos y créditos. No ha pasado esto en bajadas anteriores y no tiene porqué pasar ahora.

Si nos fiamos de lo ocurrido hasta la fecha, mucho nos tememos que lo que se nos aproxima es otra reducción en la remuneración de los depósitos y, en el mejor de los casos, que los tipos de los préstamos se mantengan.

Hemos visto como productos que ofrecían el 2,25% TAE a 13 meses (límite para los productos que no superen los 2 años de plazo) ya han bajado el tipo de interés que ofrecían al 2% y mucho nos tememos que esta será la tendencia. No parece que haya razones suficientes que inviten a pensar que la cosa vaya a cambiar.

Entre las cuentas remuneradas más conocidas del mercado podríamos hacer referencia a la cuenta azul de iBanesto, que antes ofrecía a los nuevos contratantes unos meses iniciales con elevados tipos e interés para luego reducirlo. Ahora ya desde el inicio ofrece 1,25% TAE. La Cuenta Ahorro del bancopopular-e que empezó en tipos del 1,75% ya ha bajado primero al 1,50% y ya está ofreciendo en 1,25% TAE actualmente. La Cuenta Inteligente de Evo Banco que empezó ofreciendo un 3% a la parte de la cuenta remunerada ya está ahora en el 2,25% TAE tras sucesivas bajadas en el tipo de interés.

El problema de esto será el ver lo que ocurre cuando una entidad se vea envuelta en el proceso concursal de una empresa grande, que tarde o temprano acabará pasando, y se vea obligada a provisionar y a recurrir a capitalizarse. Veremos si en ese momento decidirá o no pagar más por el ahorro de los clientes o bien decide sacar productos de ampliación de capital.

La tendencia a la baja ha empezado en la remuneración de los productos de ahorro con lo cual el principal perjudicado va a ser el pequeño ahorrador.

Jose Luis del Campo Villares, iAhorro.

Escrito por iahorro.com el 6 de junio de 2013 con 77 comentarios
Lee más artículos sobre Articulos.

Resumen del día

Recordando artículos:

Noticias del día:

La gráfica del día:

 

España es el país más “miserable” (paro más inflación) del mundo. Peor que Venezuela o Grecia

 

misery_index

La encuesta del día:

[poll id=”756″]

El comentario del día:

Relacionado con el artículo del día…

 # 3Ktulu

30 de enero de 2013, a las 7:48

 

Aquí el Dragón se llama Paraísos Fiscales, Gandalf, que es el pueblo, solo puede elegir hobbits en listas cerradas controladas por los Sauron de turno, los hobbits uno tras de otro acaban en consejos de administración susurrando… mi tesooooooooooorooooooooo.

Escrito por Carlos Lopez el 30 de enero de 2013 con 1 comentario
Lee más artículos sobre Noticias.

El 83% de los contribuyentes cobra menos de 30.000 euros al año

El 83% de los más de 19,3 millones de contribuyentes españoles cobra menos de 30.000 euros al año –menos de 2.142 euros al mes en 14 pagas–, según los datos que maneja el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que este martes presentó el detalle de los ingresos totales no financieros correspondientes al año 2012.

Según estos datos, el 34% de los contribuyentes (6,5 millones de personas) cobra menos de 10.000 euros al año, aunque el porcentaje se eleva al 66% si se tienen también en cuenta los ciudadanos que cobran hasta 20.000 euros (6,1 millones de personas).

Las personas con rentas de entre 20.000 y 30.000 euros ascienden a 1,6 millones y suponen el 17% del total. Al tener en cuenta estos tres colectivos, se deduce que el 83% de los 19,3 millones de ciudadanos que pagan IRPF cobran menos de 30.000 euros cada ejercicio.

En cambio, 7.000 contribuyentes cobran más de 600.000 euros y 16.000 ciudadanos perciben rentas de entre 300.000 euros y 600.000 euros. Los 3,3 millones de personas restantes –de los 19,3 millones de contribuyentes– cobran entre 30.000 y 300.000 euros al año.

A pesar de las diferencias de renta, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado que el gravamen complementario que diseñó el Gobierno para el IRPF ha afectado a las personas que perciben las rentas más altas.

Este gravamen ha aportado 3.931 millones adicionales a las arcas del Estado, la mayor parte procedentes del IRPF (3.566 millones). El resto proviene de los otros impuestos en los que se aplica: Sociedades e Impuesto a la Renta de no Residentes.

El titular de la cartera de Hacienda ha asegurado que el 80% del coste del gravamen complementario lo han asumido el 20% de los contribuyentes, que son los que tienen rentas superiores a 30.000 euros anuales.

Según los datos, el colectivo que más ha aportado tras la aplicación de este gravamen complementario ha sido el formado por los ciudadanos que cobran entre 50.000 y 80.000 euros, que han asumido el 17% de lo recaudado por este complemento.

Los ciudadanos que menos cobran apenas han contribuido a la recaudación extra, mientras que los que perciben más de 600.000 euros al año son responsables del 10% de la cifra total que ha obtenido Hacienda tras este cambio fiscal.

Escrito por Europa Press el 29 de enero de 2013 con 6 comentarios
Lee más artículos sobre Noticias.



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »