Inicio Noticias Cómo librarse de las comisiones al usar una tarjeta en el extranjero

Cómo librarse de las comisiones al usar una tarjeta en el extranjero

0

Viajar con una o más tarjetas en la cartera tiene muchas ventajas: nos evita tener que llevar muchos billetes encima, nos permite beneficiarnos de seguros gratuitos de asistencia y accidentes, nos da la opción de sacar efectivo de un cajero en caso de necesidad… Sin embargo, utilizar estos plásticos en el extranjero nos puede costar un buen dinero en comisiones, tal y como recoge la nueva guía sobre tarjetas para viajar lanzada por el comparador financiero HelpMyCash.com. Por fortuna, desde este portal virtual también afirman que existen algunos trucos para evitar estos cargos adicionales, especialmente si las vacaciones las pasamos en países de la zona euro.

Zona euro: mejor pagar con tarjeta que sacar dinero

Según la mencionada guía, las compras realizadas con una tarjeta de débito o de crédito en países cuya moneda es el euro no llevan asociada comisión alguna. Por ello, desde HelpMyCash.com aconsejan pagar directamente con el plástico en vez de utilizarlo para retirar efectivo de un cajero, una operación por la que sí nos podrían cobrar más de un cargo adicional.

En concreto, si sacamos dinero de un cajero extranjero de la zona euro, nos pueden cobrar dos comisiones: una por disposición de efectivo y otra llamada surcharge fee. La primera suele costar un 4% (con un mínimo de tres euros) cuando la retirada se hace a débito y un 5% (con un mínimo de cuatro euros) si se hace a crédito.

En cuanto a la surcharge fee, se trata de la comisión que nos cobrará el banco propietario del cajero del que retiremos el efectivo. En la eurozona, este cargo está regulado y no puede superar el 0,2% en disposiciones a débito o el 0,3% en retiradas realizadas a crédito. Además, el cajero nos tiene que avisar del cobro de esta comisión antes de que se complete la operación.

Países sin euro: cuidado con el cambio de divisa

En cambio, si viajamos a un país cuya moneda no sea el euro, librarse de las comisiones es más complicado. Y es que la inmensa mayoría de los bancos nos cobrarán una comisión por cambio de divisa tanto si utilizamos la tarjeta para hacer compras como si la empleamos para sacar dinero de un cajero. Este cargo, por lo general, es de un 3% sobre la compra o la disposición de efectivo.

Asimismo, es posible que se nos aplique el tipo de cambio de la emisora de la tarjeta (Visa o Mastercard), que es más elevado que el interbancario. Dependiendo de la divisa, el tipo de cambio de Mastercard es aproximadamente un 0,20% más alto que el interbancario, mientras que el de Visa lo es en un 0,29% aproximadamente.

Por todo ello, desde el comparador HelpMyCash.com aconsejan no sacar dinero en efectivo en un país de fuera de la zona euro, pues en caso de hacerlo, las comisiones se podrían duplicar: al cargo por el cambio de divisa (más el posible tipo de cambio de la emisora del plástico) se le sumarían la comisión por disposición en cajeros en el extranjero y la surcharge fee. Este último cargo no está regulado en el resto del mundo y nos puede costar entre uno y 15 euros según el estado al que viajemos.

¿Hay tarjetas sin estas comisiones?

Afortunadamente, hay unos pocos bancos que comercializan tarjetas sin todas estas comisiones. En concreto, la guía de HelpMyCash.com asegura que hay al menos 14 tarjetas de débito de siete entidades distintas que permiten retirar efectivo de cajeros en la eurozona sin comisiones, excluyendo la posible surcharge fee que nos pueda cobrar el banco propietario: imaginBank, EVO Banco, N26, Abanca (para menores de 35 años), Bnext, Revolut y Banco Santander (para menores de 31 años).

Y para los que viajen por países de fuera de la zona euro, hay cuatro entidades que no cobran la comisión por cambio de divisa: Abanca (para menores de 35 años), Bnext, N26 y Revolut. Además, sus tarjetas de débito no tienen cuotas de emisión, mantenimiento o renovación, por lo que son gratuitas año tras año.

Si estamos interesados en cualquiera de estos plásticos, desde el comparador aconsejan solicitarlos con al menos tres semanas de antelación para poder disponer de la tarjeta antes del viaje. Asimismo, recomiendan viajar con dos tarjetas de débito y una de crédito: la primera para usarla habitualmente, la segunda por si se pierde la principal y la de crédito para situaciones inesperadas que requieran gastar una suma de dinero muy elevada o para contratar ciertos servicios que requieran, sí o sí, una tarjeta de crédito.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz