Inicio Ocio Se va a la playa y cuando vuelve su nieta ha ocupado...

Se va a la playa y cuando vuelve su nieta ha ocupado su piso en Madrid

0

Vicente Moreda es un abuelo madrileño de 87 años que desde hace más de 20 días no puede entrar en su casa porque su nieta, de 18 años, aprovechando que él se encontraba en otra casa que tiene en Cartagena (Murcia) le ocuparon la vivienda. Se niegan a salir pese a que se lo ha pedido hasta la policía.

La situación de la familia Moreda viene de lejos. Según ha contado a Telemadrid la madre de la joven, Amelia, su hija siempre ha sido un tanto conflictiva y la relación con ella se lleva tiempo deteriorada. De hecho, Paula, como se llama su hija, acaba de salir recientemente de un centro de menores en el que fue internada tras agredirla.

Hace algo más de tres semanas, ella y una amiga aprovecharon que el abuelo de la primera se encontraba en Cartagena para ocupar su vivienda. Llamaron a un cerrajero, cambiaron la cerradura y instalaron una alarma. Un vecino vio lo que estaba ocurriendo y llamó a Vicente para ponerle al tanto de la situación. Este denunció en la comisaría de la localidad murciana, pero de momento la situación no avanza.

Cuatro días después de contar la problemática en Telemadrid y que un equipo de reporteros acudiese con Vicente y Amalia a la puerta de la casa para intentar hacer entrar en razón a Paula, todo sigue igual, como han confirmado dos de los tres protagonistas de esta historia a Antena 3 Noticias.

El abuelo lo que pide a su nieta es que salga de su casa y que “por favor, se centre en algo útil y deje las compañías tan malas que le llevan a la ruina”. Su madre asegura que hay alguien que les está aconsejando para prolongar la situación y evitar el desalojo. Por eso, explica, hay un menor viviendo con ellas. Aunque este es un extremo que no queda claro del todo.

En un principio se dijo que era el hijo de la chica que ha ocupado la vivienda junto a Paula, pero en informaciones aparecidas posteriormente no queda claro que sea así e incluso se llega a decir que podría tratarse de menores diferentes.

En declaraciones realizadas hoy mismo a Libre Mercado, Vicente lamenta todo lo ocurrido, pero se alegra de que su mujer, con Alzéhimer, no sea consciente de la situación que, asegura, va a ir para largo ya que su nieta y su amiga han cambiado ya los contratos de luz, agua y gas.

Sin más remedio que volverse a Cartagena sin poder entrar en su casa para coger sus cosas, Vicente explica que cada vez que ha ido a intentar hablar con su nieta para que entre en razón ha tenido que hacerlo “con las escrituras del inmueble bajo el brazopara poder defenderme y aclarar que es mi propiedad la que ha sido invadida” porque son las dos jóvenes ocupas quienes llaman a la policía.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz