Bancos - hace 3 semanas

La banca europea y el shock de pesimismo

Los bancos son el sector más abandonado de Europa, junto con los medios de comunicación. El posicionamiento de los prestamistas europeos se encuentra en su punto más bajo en tres años, habiendo caído aún más este mes.

El pasado año, las acciones de los bancos europeos tuvieron el peor año desde la crisis de la Eurozona. La caída colectiva del 25% ha costado a los accionistas 340.000 millones de euros y dejó a todos los grandes bancos operando por debajo del valor contable. En promedio, quedaron valorados en alrededor de 0,6 veces su activo neto.

Debido a la alta regulación que sufre el sector bancario europeo, los eventos y especulaciones vinculados a la política monetaria con la perspectiva de tipos bajos hasta 2020 o bien a la resolución final del brexit, están condicionando en el corto plazo la evolución de las cotizaciones, dejando a la banca por detrás de la recuperación de los índices europeos.

Pero la tendencia bajista puede haber ido demasiado lejos. El sector está fijando precios con una probabilidad de tres cuartos de una recesión, que está fuera de lugar con indicadores prospectivos que sugieren que esto es “no inminente”, en otras palabras, estamos ante un shock de pesimismo. De hecho, el indicador de la sorpresa económica de la Eurozona ha estado subiendo silenciosamente últimamente.

Además, a pesar del estancamiento del impulso de los beneficios, los analistas afirman que “lo caracterizamos como una ralentización de los beneficios, no como un colapso”. Se especula con que la Eurozona seguirá el ejemplo de Japón, ya que el BCE se está quedando sin herramientas para impulsar la economía.

Por ello, ante este contexto, los mejores  bancos son aquellos que ofrecen un margen de intereses relativamente alto a la cobertura de costes y unos ratios de morosidad relativamente bajas como por ejemplo Caixabank, Credit Agricole e ING.

Share

 

¡Comenta!

Notificame
avatar
wpDiscuz