Articulos - 14 noviembre 2013

Lecciones que cualquier trabajo te puede dar

mcdCody Teets es responsable en EEUU de 800 restaurantes de comida rápida, del cuál para no hacer publicidad gratuita de ahora en adelante la llamaremos McDouglas. Comenzó a poner hamburguesas a los 16 años y lleva otros 16 trabajando en la misma empresa. En esos años, además de servir calorías también le ha dado tiempo a escribir un libro, en el que pidió a 43 compañeros de trabajo que le mostrasen  las lecciones que habían aprendido al trabajar en la empresa.

De ahí surgieron cinco importantes lecciones, que son aplicables a cualquier trabajo y se leen con mayor valor si las trasladamos a cualquier trabajo, no sólo al de las hamburguesas.

No existe ninguna tarea que no sea digna de ti.

Todo trabajo honesto es noble, afirma. En un restaurante bien dirigido, cada persona tiene que asumir la responsabilidad derivada de su trabajo, echar una mano sin que se lo pidan cuando alguien necesita ayuda o hay que realizar una tarea, incluso si se trata de fregar los baños.

Hay varios tipos de líderes, los que de vez en cuando se remangan y los que no. La diferencia  no está en la dignidad del trabajo si no en la de la persona. Por ejemplo, la hija de Amancio Ortega (sé que no es un ejemplo cualquiera) comenzó trabajando como dependienta de un Bershka, lo cuál seguramente la haya generado una experiencia de un tamaño sólo comparable con el volumen de la música de sus  tiendas.

El fundador de McDouglas, fue famoso por pasar por un restaurante, conduciendo su Cadillac, con su traje de negocios y reloj de oro y pedir una mopa para poder limpiar mostaza derramada, algo a lo que no están acostumbrdos los dirigentes y políticos mediocres, el alejamiento de la realidad.

Vale que tengas dos carreras y un Master y te veas obligado a limpiar un WC, no parece justo, pero lo normal es empezar desde abajo e ir subiendo poco a poco, forma parte de la evolución laboral, nadie ha dicho que el camino sea fácil.

Desafíate a ti mismo a dominar nuevas habilidades.

Muchos trabajos son temporales que forman parte de un largo camino hasta que logras tu objetivo. No importa lo básica que sea la tarea, hay que estar orgulloso de lo que se hace e intentar aprovechar cualquier oportunidad. Por ejemplo, la Consejera Delegada de McDuglas en EE.UU., Jan Fields, que superó la timidez cuando tuvo que trabajar en la caja, descubriendo que tenía el don de hacer que la gente se sintiera cómoda.

Quizás te interese:   ¿El artículo 13 amenaza a la libertad de expresión en Internet?

Incluso el mismísimo fundador de Amazon, Jeff Bezos trabajó en esta cadena de comida rápida.

Era el chico de la parrilla y nunca trabajaba con la caja registradora”, recordaba Bezos. “Lo más difícil era hacer que todo fuera al ritmo adecuado. El encargado de mi McDonald’s era excelente. Había muchos adolescentes trabajando para él, y nos mantenía motivados incluso mientras nos divertíamos”.

Pero, ¿se puede aprender algo de un trabajo como éste? “Puedes aprender responsabilidad en cualquier trabajo, si te lo tomas en serio”, aseguró Bezos. “Aprendes mucho como adolescente trabajando en McDouglas. Es diferente de lo que aprendes en el colegio. No hay que menospreciar el valor de eso”.

Aguanta la presión.

En cualquier trabajo vas a tener momentos de presión, que son los que diferencian a la gente valida. La toma de decisiones efectivas en situaciones de estrés marca la diferencia y tan difícil es decidir en un McDouglas a la salida de un cine en hora punta como una reunión de crisis con el consejo de administracion. Los líderes de éxito suelen ser personas que pueden resolver problemas sin entrar en pánico y creando otros nuevos.

Aprende del éxito de los demás.

Muchas veces el odio o la manía que tenemos a nuestros jefes nos impide aprender de lo bueno que nos puede enseñar. Teets entrevistó a varios empleados que acabaron  abriendo franquicias de McDouglas propias. Todos lo hicieron siguiendo el ejemplo de sus superiores, jefes o propietarios de restaurantes.

Cómo tratar con la gente.

Muchos trabajos de bajo nivel te permiten tratar con la gente, conocer sus problemas y entender que es lo que está pasando en la calle, algo que se tiende a olvidar en los despachos. ¿Os acordáis cuándo Zapatero dijo que un café valía 80 céntimos?. Este mal está muy extendido, muchos políticos y directivos viven en otro mundo, viven en su propia burbuja que les hace perderse muchas oportunidades.

Seguramente para muchos de los lectores estas lecciones son cosa del pasado pero creo que a todos nos ha tocado realizar trabajos por debajo de nuestra formación y creo que al menos, debemos aprender de ellos. Mi primer trabajo fue realizando encuestas en la calle y aprendí  una lección muy importante, no te fíes de ellas.

¿Que lecciones has aprendido en tus “trabajos basura”?

¡Comenta!

Notificame
avatar
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados
Chispas
Guest

Ya veo. En cuanto al artículo, me parece muy interesante. Yo he sido un jefe de esos de los de “remangarse” pero no debe ser muy habitual pues hay quién me ha dicho que “Eres el primer jefe que veo que trabaja”. Ciertamente, lo otro (despachos) también es trabajo…

Tano
Guest

Todos los trabajos son necesarios; consecuentemente… dignísimos. 
 
Sin embargo no todos los políticos son necesarios; consecuentemente… (adivinarlos vosotros)

Maño H20
Guest

# 1, Carlos Lopez
Copia 50 veces: “haré siempre una copia de seguridad”, “haré siempre una copia de seguridad”……

Guillermo MM
Guest
Se te ha escapado un McDonald’s al final le hiciste publicidad. De Bershka o Amazón no te ha importado hacer publicidad ;-) Hablando del asunto del artículo, hay un programa de TV (lo ponen en el canal Xplora) llamado “El Jefe” donde se ilustran muchas de las cosas que dices, como muchos jefes o directivos no saben o han olvidado lo que es y supone el trabajo, de producción o servicio, que se hace en sus empresas, y como al bajarse a las tricheras a hacer este trabajo y ver las situaciones laborales y humanas que viven sus empleados se… Leer más »
Anonymous
Guest

Siempre puedes pedir la copia de seguridad a la NSA

Dulcinea
Guest

No me gustan los jefes, por eso me despedi y monte mi propia empresa, ahora soy jefe. No me gustan los jefes.

wpDiscuz

Mira también

Amazon, Nueva York y el dilema de los comunes

Imagínate que un grupo de niños están sentados alrededor de una mesa cuando un señor  entr…