La moral, el mercado y el comportamiento en masa
Euribor
Euribor hoy: -0,129%
Media mes: -0,136%
Prima de riesgo: 115,3
IBEX35: 8.886,10 (-0,45%)


La moral, el mercado y el comportamiento en masa

china¿Que opinas de la explotación infantil? ¿Y de las jornadas 14 horas diarias malpagadas? ¿Y de aquellos que trabajan en entornos de trabajo peligrosos? ¿Y de los experimentos con animales? ¿Y de la contaminación producida por los derivados del petróleo?.

Si eres, como diría un tertuliano, una “persona humana” y te pregunto esto nada más te despiertas, lo más seguro es que esté en contra de todo pero si te lo pregunto por la noche, quizás te hayas intuido de que la mayoría de los productos que has consumido durante el día atentan contra parte de tus principios y seguramente tu camisa haya sido fabricada en una peligrosa factoría en Bangladesh, tus pantalones cosidos tras una jornada maratoniana, tu móvil ensamblado por un niño y tu comida o medicina, atentando contra la vida de algún animal. No quiero entrar en un debate sobre esto, simplemente quiero haceros reflexionar como nos saltamos nuestros principios muy fácilmente. No te preocupes, es normal, todos lo hacemos.

Recientemente un par de economistas (Armin Falk, de la Universidad de Bonn y Nora Szech de la Universidad de Bamberg), han demostrado en un experimento que los mercados erosionan las preocupaciones morales. Los resultados muestran que los participantes del mercado viola sus propios estándares morales.

En una serie de experimentos, varios cientos de personas se enfrentan a la decisión moral entre recibir una cantidad de dinero y matar un ratón frente a salvar la vida de un ratón y renunciar al dinero. Vale, realmente no se mataba al ratón, se le dejaba morir (que en el fondo es lo mismo). Como esto es un poco cruel y tampoco es cuestión de cargarse la fauna para este estudio, los animales utilizados fueron los llamados ratones “excedentes”, que son aquellos que ya no son necesarios para la investigación. Sin el experimento, habrían muerto todos. Así que este experimento, además de llegar a interesantes conclusiones, ha servido para salvar unos cuantos roedores, ya que si un sujeto decidía salvar a un ratón, los experimentadores se comprometían a comprar el animal y cuidarlo entre quesos franceses.

Para el experimento, se cogió a un grupo de sujetos para que decidiera entre la vida y el dinero en un contexto de decisión de no mercado (condiciones particulares). Esta condición permite la obtención de las normas morales que tienen los individuos. Vamos, que deciden ellos solitos sin verse influídos por nadie. Posteriormente se hizo este mismo experimento en un mercado bilateral, en el que negociaba un comprador y un vendedor  y finalmente en uno multilareral, con varios compradores y vendedores.

Edito el artículo para añadir el comentario de un lector (MañoH2o) que amplía información que debí poner originalmente

El experimento del artículo es muy interesante. Pero falta aportar datos numéricos que creo que son muy relevantes. La cantidad máxima en juego por la vida del ratón era de 20 euros.A un participante (el «vendedor») se le confiaba la vida del animal, mientras que a otro (el «comprador») se le otorgaban 20 euros. Vendedor y comprador podían regatear hasta cerrar un precio. Si llegaban a un acuerdo, el vendedor recibía el precio acordado, el comprador se quedaba con el sobrante de los 20 euros y el ratón era sacrificado. Si no llegaban a ningún trato, nadie recibía ningún dinero y el ratón se salvaba. A los participantes se les aclaró que no tenían ninguna obligación de negociar si no querían.

Cuando se ponía en “mercado”, en el primer caso hasta un 46% de los encuestados estaba dispuesto a dejar morir el ratón por una cantidad de 10 euros o menos. En el segundo caso hasta el 72% dejaba morir al ratón.

En comparación con la condición individual, un número significativamente mayor de sujetos estaban dispuestos a aceptar la muerte de un ratón en ambas condiciones de mercado. Dicho de otra manera, en condiciones de mercado tendemos a reducir nuestros valores morales.  En los mercados, las personas se enfrentan a varios mecanismos que pueden disminuir sus sentimientos de culpa y responsabilidad,  la gente se centra en la competencia y los beneficios en lugar de las preocupaciones morales ya que la culpa se diluye entre todos los participantes y la gente ve que otros violan las normas morales.

Además, en los mercados con muchos compradores y vendedores, los sujetos pueden justificar su comportamiento haciendo hincapié en que su impacto en los resultados es insignificante.  Las excusas o justificaciones apelan al decir: “Si yo no compro ni vendo ahora, alguien más lo hará.”

La conclusiones de este estudio las dejo en una mera anécdota . Todos hemos podido observar como se comporta el ser humano cuando actúa en masa, ya sea en el mercado, un estadio de fútbol o una manifestación, el problema es que como hemos comentado antes, la culpa se diluye y si no lo hago yo, lo hará otro. Quizás esto explique en parte la crisis moral por la que estamos pasando.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (51 votos, media: 4,45 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 14 de mayo de 2013 con 106 comentarios.

106 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

Páginas: « 1 2 [3] Mostrar todos

# 101, Maño H20
14 de mayo de 2013, a las 16:44

No lo dudes. Es que los Santos Inocentes es una obra maestra, tanto la literaria como la cinematográfica.
Ahi descubrió mucha gente lo pedazo de actor que era Landa. Y sin menospreciar para nada a Paco Rabal que hizo otro papelón excelente.

0
# 102, kiko
14 de mayo de 2013, a las 16:54

 
101#
 
A Alfredo Landa siempre lo he encontrado un actor mediocre incluso en “Los Santos Inocentes”, toda su vida hizo papeles de ligòn de extranjeras de la costa.
 
Los ingleses tienen actores que hacen 50 papeles diferentes, aquì hemos tenido un actor que ha hecho 50 veces el mismo papel y era Alfredo Lansa, descanse en paz, era un tipo simpatico.

0
# 103, demagócrata
14 de mayo de 2013, a las 17:10

pues a mi el que me parece que lo borda es Juan Diego. Soy contrario a la violencia pero tengo que reconocer que el final me dejó bastante desahogado.

0
# 104, Anónimo
14 de mayo de 2013, a las 17:35

Por enlazar con Alfredo Landa la peli que recomiendo es Las autonosuyas.
Ni la fotografía, ni la interpretación, ni similares. Por visionaria!
La realidad supera la ficción o la imita muy bien y este es un claro (y lamentable) ejemplo. El Estado de las Autonomías, muy vigente en términos político-económicos a día de hoy, contado en modo irónico-absurdo hace casi 30 años.

0
# 105, Tano
14 de mayo de 2013, a las 18:44

Lo que me sugiere este interesante artículo es que el hombre de hoy (consumista) ha perdido (o no ha encontrado todavía) el criterio para diferenciar el bien del mal.
Y si alguno lo ha encontrado, prefiere su propio placer de lo inmediato (aunque sea malo) a lo justo (que siempre es bueno).
El hombre no ha madurado todavía.

0
# 106, sento
14 de mayo de 2013, a las 19:19

Compramos lo que quieren las multinacionales.No sé adónde va la discusión sobre si tu compras aquí y yo allí.NO depende de nosotros. Abrid los ojos de la cara¡¡¡

0

Páginas: « 1 2 [3] Mostrar todos

Deja tu comentario...




Contáctenos - Terminos de uso y cookies