El experimento Milgran
Euribor
Euribor hoy: -0,154%
Media mes: -0,157%
Prima de riesgo: 128
IBEX35: 8.892,10 (0,03%)


El experimento Milgran

images-12En 1961 Adolf Eichmann fue juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por sus crímenes contra la humanidad durante el nazismo. Era responsable de logística en el transporte de judíos a campos de concentración y participó de algún modo en el Holocausto. Su defensa fue que él estaba cumpliendo órdenes superiores, que él no sólo no era antisemita, además tenía familiares judíos.

El psicólogo de la universidad de Yale, Stanley Milgram, famoso también por haber participado en la también polémica “Teoría de los 6 grados de separación”, se preguntó si eran posibles los argumentos de la defensa del criminal nazi. Para ello elaboró diversos estudios, siendo éste el más famoso:

A través de anuncios en un periódico se reclamaban voluntarios para participar en un ensayo relativo al “estudio de la memoria y el aprendizaje”, por lo que se les pagaba 4$ más dietas. A los voluntarios que se presentaron se les ocultó que en realidad iban a participar en una investigación sobre la obediencia. Los participantes eran personas de entre 20 y 50 años de edad y de todo tipo de educación.

El experimento requiere tres personas: El experimentador (el investigador de la universidad), el “maestro” (el voluntario que leyó el anuncio en el periódico) y el “alumno” (un cómplice del experimentador que se hace pasar por otro participante en el experimento). El experimentador le explica al participante que tiene que hacer de maestro, y tiene que castigar con descargas eléctricas al alumno cada vez que falle una pregunta.

Separado por un módulo de vidrio del “maestro”, el “alumno” se sienta en una especie de silla eléctrica y se le ata para “impedir un movimiento excesivo”. Se le colocan electrodos en su cuerpo y se señala que las descargas pueden llegar a ser extremadamente dolorosas pero que no provocarán daños irreversibles.

Se comienza dando tanto al “maestro” como al “alumno” una descarga real de 45 voltios a fin de que el “maestro” compruebe el dolor del castigo y la sensación desagradable que recibirá su “alumno”. Seguidamente el investigador, sentado en el mismo módulo en el que se encuentra el “maestro”, proporciona unos cuestionarios que debe responder correctamente el “alumno”. Si la respuesta es errónea, el “alumno” recibirá del “maestro” una primera descarga de 15 voltios que irá aumentando en intensidad hasta los 30 niveles de descarga existentes, es decir, 450 voltios. Si es correcta, se pasará a la palabra siguiente.

El “maestro” cree que está dando descargas al “alumno” cuando en realidad todo es una simulación: El “alumno” finge sentir dolor. Así, a medida que el nivel de descarga aumenta, el “alumno” comienza a golpear en el vidrio que lo separa del “maestro” y se queja de su condición de enfermo del corazón, luego aullará de dolor, pedirá el fin del experimento, y finalmente, al alcanzarse los 270 voltios, gritará de agonía. Si el nivel de supuesto dolor alcanza los 300 voltios, el “alumno” dejará de responder a las preguntas y fingirá estertores previos al coma.

Por lo general, cuando los “maestros” alcanzaban los 75 voltios, se ponían nerviosos ante las quejas de dolor de sus “alumnos” y deseaban parar el experimento, pero la férrea autoridad del investigador les hacía continuar. Al llegar a los 135 voltios, muchos de los “maestros” se detenían y se preguntaban el propósito del experimento. Cierto número continuaba asegurando que ellos no se hacían responsables de las posibles consecuencias. Algunos participantes incluso comenzaban a reír nerviosos al oír los gritos de dolor provenientes de su “alumno”.

Si el “maestro” expresaba al investigador su deseo de no continuar, éste le indicaba imperativamente y según el grado:

  • Continúe, por favor.
  • El experimento requiere que usted continúe.
  • Es absolutamente esencial que usted continúe.
  • Usted no tiene opción alguna. Debe continuar.

Si después de esta última frase el “maestro” se negaba a continuar, se paraba el experimento. Si no, se detenía después de que hubiera administrado el máximo de 450 voltios tres veces seguidas.

Antes de llevar a cabo el experimento, el equipo de Milgram estimó cuáles podían ser los resultados en función de encuestas hechas a estudiantes, adultos de clase media y psicólogos. Consideraron que el promedio de descarga se situaría en 130 voltios con una obediencia al investigador cercana al 0%. Todos ellos creyeron unánimemente que solamente algunos sádicos aplicarían el voltaje máximo.

Sin embargo, resumiendo mucho (pues el experimento da para muchas conclusiones),  se comprobó que el 65% de los sujetos que participaron como “maestros” en el experimento administraron el voltaje límite de 450 a sus “alumnos”, aunque a muchos les colocase el hacerlo en una situación absolutamente incómoda. Ningún participante paró en el nivel de 300 voltios, límite en el que el alumno dejaba de dar señales de vida.

Ninguno de los participantes que se negaron a administrar las descargas eléctricas finales solicitaron que terminara el experimento (que se dejaran de realizar ese tipo de sesiones) ni acudieron al otro cuarto a revisar el estado de salud de la víctima sin antes solicitar permiso para ello.

En 1999, Thomas Blass, profesor de la universidad de Maryland publicó un análisis de todos los experimentos de este tipo realizados hasta entonces y concluyó que el porcentaje de participantes que aplicaban voltajes notables se situaba entre el 61% y el 66% sin importar el año de realización ni la localización de los estudios.

Una de las conclusiones de esto es muy dura pero a la vez muy obvia: Una mayoría de seres humanos obedece a otro que considera superior antes que replantearse lo que está haciendo ni por qué lo está haciendo. Personalmente, no entiendo el desconcierto que sufrió Milgran al ver los resultados, es algo que ha pasado en los ejércitos toda la vida cuando ha habido guerras: colocar la obediencia al superior por encima de la piedad hacia otro ser humano. Y que desde luego explica la excusa utilizada por los alemanes que apoyaron a Hitler o los soviéticos que apoyaron a Stalin: ¿Dónde está la frontera entre la culpa por obedecer y la responsabilidad individual? Tema demasiado espeso pero que desde luego da que pensar.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la economía? Fácil, ¿Quién ostenta la autoridad en este planeta? O dicho de otro modo, ¿quién percibe el ciudadano que es el que manda en por ejemplo España? El gobierno estatal, el presidente autonómico, el alcalde…ellos son la autoridad y su mensaje era muy claro: “consumid, aunque tengáis que endeudaros, para generar más ingresos” No sólo nunca se fomentó el ahorro ni la prudencia, no sólo jamás se pensó en educar al pueblo con nociones básicas de buena administración de los ingresos y los gastos, es que se fomentó desde todas las administraciones lo que ha originado esta crisis: consumo desmesurado y endeudamiento, pues se promovía el negocio inmobiliario sabiendo que sólo unos pocos no necesitaban hipotecas para pagar. Si ellos mandan y ellos hinchan y fomentan las burbujas, sólo un pequeño porcentaje de la población puede sustraerse a esa obediencia -que además apela a sentidos muy arraigados en el ser humano como por ejemplo el imaginarnos siempre un futuro mejor-, a esa fe ciega en que el que manda hace lo que hace porque sabe más que nosotros.

Tremendo error, puesto que nuestros gobernantes lo que han demostrado es que miran más por el corto plazo incluso que nosotros. Pero desde luego, Milgran nos ha dado la excusa perfecta para echar las culpas a otro. ¿A ti te sirve?

PD – Como curiosidad, hay que decir que muchos han criticado los métodos de dicho estudio por “inmorales” pero el 84% de participantes dijeron a posteriori que estaban “contentos” o “muy contentos” de haber participado en el estudio.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (178 votos, media: 4,80 sobre 5)

Escrito por Droblo el 27 de julio de 2009 con 222 comentarios.

222 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

Páginas: « 1 2 3 4 [5] Mostrar todos

# 201, AjandriNau
27 de julio de 2009, a las 17:01

Efectivamente, chicos….!!!!
La culpa siempre la tiene otro.

0
# 202, Anónimo
27 de julio de 2009, a las 17:14

Es verdad, nadie ha contestado a la pregunta del artículo.
A mi desde luego no me consuela ni me libra de mi responsabilidad

0
# 203, AjandriNau
27 de julio de 2009, a las 17:30

Una BSD la utilizaría para un servidor, en un portátil una Ubuntu y si es un cacharrillo con achaques nada mejor que una Xubuntu….

0
# 204, anónima
27 de julio de 2009, a las 17:32

Todos echamos la culpa a los demás, por eso, globalmente, todos tenemos la culpa de lo que sucede a los otros.

0
# 205, Droblo
27 de julio de 2009, a las 17:32

Simon Peres contó en 1998 un chiste que se decía en aquellos tiempos en que las cosas no funcionaban en el sistema soviético:

Un nuevo secretario general encontraba en la de su predecesor tres sobres.
En el primer sobre se leía: “Si tiene problemas, abra el sobre número uno”. Y dentro había un consejo que decía: “Échele la culpa a sus antecesores”.
Y cuando abría el segundo sobre leía: “Diga que la culpa la tiene la prensa”.
Y en el tercer sobre decía: “Prepare tres sobres para su sucesor, porque realmente tiene problemas”.

0
# 206, Copero
27 de julio de 2009, a las 17:43

Gracias por vuestras respuestas.
Ubuntu lo llevo probando desde Dapper (allá por 2006), pero cada día se le parece más a Windows (cada vez más lento y centrándose en Compiz/Aero). Es buena opción si tienes un core 2 con 1 GB de RAM, pero tarda mucho el portátil en arrancar, por mucho que lo aligere.
En FreeBSD es un latazo cada vez que haces limpieza porque te tocan donde no deben, empezar a editar archivos a mano, ya que, al menos que yo sepa, la instalación limpia no te levanta ni las X ni el entorno gráfico, y hasta eso hay que hacerlo a mano.
La opción Debian es intermedia: alguna cosilla hay que hacerla a mano (dmix y soporte mp3 para Soundjuicer, y poco más), y el ACX hay que inyectarlo a mano, pero luego, una vez compilado, te guardas el *.deb y ya está, después es como si un exe se tratase.
Mi duda es más bien, si FreeBSD es bastante más estable que Debian (o otra que me propongáis) como para que valga la pena instalar paquetito a paquetito y editándolo (sobre todo si no está en los ports).
 
Muchas gracias a todos.
 
Un cordial saludo.

0
# 207, Botín
27 de julio de 2009, a las 17:55

Atención a las declaraciones de esta misma tarde de Emilio Botín sobre las nuevas normas contables:
 
http://www.youtube.com/watch?v=4y13Fr5_weY
 
Dice que son buenas!  (declaraciones en inglés para BBC)
 

0
# 208, Droblo
27 de julio de 2009, a las 20:45

SEC makes ban on ‘naked’ short selling permanent

0
# 209, Abu ‘l’ Afía
27 de julio de 2009, a las 21:19

# 207 , Droblo

¿Lo qué??

0
# 210, Otro más
27 de julio de 2009, a las 21:22

ZetaPé: Sindicalista retrógrado piquetero, muy bueno!

“En vez de escuchar, amenaza”, sentenció, en referencia a los ataques del Ejecutivo a la CEOE.

http://www.libertaddigital.com/economia/aguirre-tacha-a-zapatero-de-sindicalista-retrogrado-piquetero-1276366054/

0
# 211, esparver
27 de julio de 2009, a las 21:26

# 205 , Copero

La diferencia entre debian y freeBSD es más una cuestión de filosofía vital que de estabilidad.
Debian te dará menos problemas de compatibilidad con el hardware pero por lo demás no hay mucha diferencia si no te instalas más de lo necesario. 

0
# 212, Otro más
27 de julio de 2009, a las 21:33

# 2 , Anónimo
# 99 , Ex-pañoleitor

Tranquilos que el año que viene no nos la juegan los p… franchutes.
Va a ir la Espe:
http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videoplayer.html/XaKOSizbB24/

0
# 213, Anónimo
27 de julio de 2009, a las 21:39

este año ya estaba la Espe, que la vi yo.

0
# 214, Mrc
27 de julio de 2009, a las 21:41

# 212 , Anónimo
Era yo

0
# 215, Anónimo
27 de julio de 2009, a las 22:33

El paro y los problemas económicos, a la cabeza de las preocupaciones de los españoles
 
El paro y los problemas económicos continuaron encabezando en el mes de junio la lista de preocupaciones de los españoles, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dado a conocer este miércoles. Este estudio evidencia una creciente inquietud ciudadana por los partidos políticos, que ya ocupan el quinto lugar de la relación de problemas nacionales.

0
# 216, _Xavi_
27 de julio de 2009, a las 22:34

Muy bueno el articulo de hoy, y no me extrañan los resultados, pues esta claro que sobre el “maestro” siempre habia alguien mirando y vigilando su evolución, y eso hace aún mas que “el maestro” se someta. ahora deberian repetir el experimento pero sin controlar en largos momentos al “maestro” seguro que aún se sorprenderian mas de los resultados (sobretodo en españa)
Seguro que los que no estais aqui ahora por que no es horario laboral me podriais dar la razón.
Lo de Alonso me hace dar la razón a Droblo sobre Renault y sus “funcionarios”. (seguro que el mecanico que se equivocó era el mismo) pero me molesta mucho que lo unico que saquen en la tele es ,generalizando, que los mecanicos son unos inutiles sin darse cuenta de la presión y la responsabilidad que tienen.
¿que tendrian que hacer con los mecanicos de Brawn? un muelle no se suelta solo, con las mismas tendrian que coger los Brawn y sancionarlos toda la temporada , por que a la postre son los causantes de lesiones graves, AH NO! debió ser culpa de un ingeniero, y como los ingenieros, los cirujanos y dios solo se diferencian en que dios no se cree de los dos primeros, no se hablará de ellos.

0
# 217, _Xavi_
27 de julio de 2009, a las 22:43

Bueno,  en concreto mi persona piensa que van a seguir cayendo y reestructurandose empresas, pero ya de forma mas calculada, y,  aunque hay muchos escepticos y esta claro que la recuperación será muy lenta, esta vez si que creo que  hemos tocado fondo, lo dice el CIS….
 
Pido perdon po anticipado por coger un himno que escribió Lennon en los 60 en contra de una guerra injusta y transformarlo a las necesidades de este pais ahora.
All we are saiying, is let honesty a chance !!!! 
(todo lo que decimos, es que le deis una oportunidad a la honestidad)
Dirigido a TODOS incluido yo mismo en este pais, por que el que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

0
# 218, Tano
27 de julio de 2009, a las 23:46

¡Fenomenal el artículo!. Y a mí sí que me parece que está muy relacionado con la crisis: fácil de explicar (y estoy en el mercado inmobiliario). Durante la época de “fierbre” cada año que pasaba a los directores de oficinas sus jefes les presionaban cada vez mas para que vendiese mas hasta conseguir objetivos de venta de créditos (hipotecas entre otros) cada vez mas altos. ¿Cuantos directores de oficina estaban de acuerdo con esta política de pura avaricia?. Muy pocos; pero eran órdenes y había que cumplirlas; ¡había que conseguir los objetivos como fuese o su sillón ….se tambalearía!!. El artículo tiene bastante que ver con el modo de proceder de los que pecan de avaricia sin importarles el futuro: ¡todo, aquí, y ahora!. 

0
# 219, ¿y mi traje?
28 de julio de 2009, a las 0:33

Pues eso….. que quiero mi traje  :(
 
Ahhh y tambien mis bombillas!!

0
# 220, Antonio
28 de julio de 2009, a las 4:33

# 14 molu
Cierto, está cogido con pinzas. El experimento Milgram se realizó para entender el comportamiento humano a partir de una relación directa del sujeto con la autoridad y de su respuesta a órdenes que, aún sabiéndolo, eran inmorales, injustas y que alcanzaban lo criminal pues, dicho en plata, el experimentador ordenaba al maestro torturar y éste, en la mayoría de los casos, torturaba. Éste y otros experimentos demostraron que el hombre tiende a no cuestionar a aquellas personas que reconoce como la autoridad.
Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos no tienen la menor idea de lo que dicen los expertos en economía. Ni idea, tampoco, de lo que dicen los gobiernos, ni si incitan o no al consumo. Y lo más importante: No hubo ordenes directas a los ciudadanos -¡faltaría más!- para que consumiesen. Por eso, nadie culpa al gobierno de una mala inversión personal en un mal momento. Nadie en su sano juicio al menos. Sin embargo, los maestros, preguntados por qué seguían aplicando descargas a una persona que tenía pinta de estar muerta respondían casi siempre lo mismo: porque me lo ordenaban.
Sería más plausible la explicación de un efecto contagio, de sociedad de masas, antes que el reconocimiento de una autoridad que, en el caso de la crisis, es muy difusa (si es que existe) para la gran mayoría.

0
# 221, Federico Wahnic
28 de julio de 2009, a las 12:06

Buenos días,

Lamento no poder haber contestado a ningún comentario. Estoy en los Juzgados con un Juicio Rapido y o he podido leeros. Esta tarde me leo todos los comentarios y os comento algunas cositas más del tema.
De todos modos os dejo mi mail: [email protected]

Saludos,

Federico Wahnich

0
# 222, Wetex
29 de julio de 2009, a las 19:14

Hola,

Schumi!!!… Schumi!!!

;-)

Saludos.

0

Páginas: « 1 2 3 4 [5] Mostrar todos

Deja tu comentario...




Contáctenos - Terminos de uso y cookies