Articulos - 18 febrero 2013

Los mayores delitos financieros de la historia

Esta semana ,estoy de vacaciones, así que no podré hacer el habitual resumen del día, así que para compensar a los fieles lectores que por las tardes se pasan por este blog, esta semana he recopilado lo 10 delitos financieros más importantes de la historia.

10. Martin Frankel

Botín: Más de 200 millones de dólares 

Lo que hizo:

En 2004 Martin Frankel fue condenado por robar a varias aseguradoras por todo EEUU más de 200 millones de dólares (algunos dicen que la cifra podría llegar hasta mil millones de dólares). Tenía un conglomerado de empresas ficticias engañaban a firmas aseguradoras de cinco estados norteamericanos y miles de clientes fueron estafados por comprar pólizas falsas.

Cómo le cogieron:

A medida que crecía su engaño, empezó a buscar reputación, intentando alinear sus empresas con el Vaticano ofreció 50 millones de dólares para financiar una Fundación de San Francisco de Asís para la Iglesia. No había transcurrido mucho tiempo cuando se le acabó la suerte en 1999, citando irregularidades, el Estado de Mississippi empezó a supervisar tres de sus aseguradoras. En un intento por escapar, Frankel convirtió mucho de su dinero, literalmente millones de dólares, en diamantes, compró papeles falsos y un avión privado antes de volar a Alemania (llevándose dos de sus amantes con él). Le arrestaron en Hamburgo, donde le acusaron de utilizar un pasaporte falso y de realizar contrabando con diamantes antes de condenarle a tres años de prisión por estos delitos, nada comparado con lo que se encontró tras su extradición a América en 2004…

Condena: 16 años de cárcel.

9. Fondo de cobertura Bayou

Botín: 300 millones de dólares

Lo que hicieron:

Samuel Israel III y Daniel Marino crearon el grupo Bayou en 1996, llevándose 300 millones de dólares en inversiones y prometiendo un rendimiento total de 7,1 mil millones de dólares. Los inversores fueron defraudados desde el principio porque los fondos fueron malversados para uso personal de Israel y Marino. Después de escasos rendimientos, en 1998 se vieron forzados a mentir sobre los rendimientos y para hacerlo más convincentemente, crearon una empresa de contabilidad falsa, Richmond-Fairfield, para generar resultados auditados falsos. Israel y Marino ocultaron pérdidas a los primeros inversores de Bayou mintiendo sobre el rendimiento del fondo e inflando los resultados con infusiones de efectivo de Bayou Securities, una filial de negociación de acciones que acumulaba fuertes comisiones de la frenética actividad de Israel.

Cómo los cogieron:

El plan se desmoronó cuando Silver Creek Capital Management, basada en Seattle, quiso retirar 53 millones en agosto de 2005. Según el abogado de Marino, Andrew Bowman, Israel le dijo a Marino que emitiese un cheque aunque Bayou no tuviera fondos. Marino emitió el cheque y después escribió una confesión de seis páginas y una nota de suicidio, que fue posteriormente encontrada por un inversor, lo que condujo a los investigadores al fraude. El coche de Israel fue encontrado abandonado en el puente Bear Mountain, estado de NY, el 10 de junio de 2008 con las palabras «el suicidio es indoloro» el título de la canción de la serie de televisión M*A*S*H, escritas en el techo. La política sospechó que se trataba de un intento de Israel para fingir su propia muerte a fin de evitar ir a la cárcel. Y se confirmó cuando se entregó a la policía el 2 de julio.

Condena:

Israel – 22 años de cárcel.

Marino – 20 años de cárcel.

¡Comenta!

Notificame
avatar
wpDiscuz