Euribor hoy: -0,050%
 Media mes: -0,059%

Prima de riesgo: 115,8
IBEX35: 8.599,90 (0,19%)

La semana en los mercados

browserLos que estamos mucho tiempo navegando por la red y participando en foros y redes sociales creo que tenemos una concepción de la realidad española bastante sesgada. Igual que las empresas demoscópicas deben hacerse una fuerte autocrítica tras los resultados electorales del 26J, nosotros también debemos hacerla. En mi caso estaba convencido que el que IU y Podemos se unieran iban a proporcionarle muchos más votos y estaba casi seguro que éstos serían más que los que tuviera el PSOE (mi duda era si podría superarlo en escaños), también creía que el electorado no castigaría ni al PSOE ni a C´s que al fin y al cabo, son los que más hicieron porque hubiera un gobierno tras el 20D. Y todas estas impresiones o ideas que yo tenía me las proporcionaba la lectura en internet: muchos podemitas muy activos, mucha gente que se confesaba harta de la corrupción del PP, periodistas de derechas hablando bien del PSOE, variada presencia de partidarios de Ciudadanos en redes sociales… todo eso daba la sensación de unos resultados que no se correspondieron con los reales.

Y es que los jubilados, uno de los mayores viveros de votos del PP, no suelen navegar por internet tanto como los jóvenes. Y es que muchos comunistas de toda la vida, estilo Llamazares, prefirieron quedarse en casa antes que votar por Iglesias al que consideran un advenedizo pero claro, no se les ocurrió anunciarlo en ninguna parte. Tampoco a los que votaron a Podemos el 20D pero estaban molestos por no haber facilitado un gobierno de Sánchez y/o haber pactado con comunistas, ni a los que les gustaba Podemos para influir pero les dio miedo que pudiera decidir. Tampoco los cientos de miles de votantes de C´s que, seguramente por miedo a una victoria de UP, se pasaron al PP en busca del voto útil, lo anunciaron en ninguna parte. Es más, creo que incluso en los sondeos a pie de urna, gente que votó al PP prefirió engañar al encuestador. El caso es que no podemos fiarnos de las redes sociales para analizar la voluntad política de la mayoría de los españoles porque a veces nos dejamos llevar por los que más comentan sobre el tema creyendo que éstos son los más numerosos y no es así, uno que grita mucho no es representativo del nivel de ruido de la mayoría. El Bréxit fue otro ejemplo de victoria de una opción que era minoritaria en internet: al final los jóvenes se quedaron en casa y los mayores votaron mayoritariamente por la salida, Londres optó por quedarse pero las zonas rurales, donde la proporción de usuarios de las redes es más baja, se volcaron por la salida. Puede en los EUA esté pasando algo parecido con el enorme “voto oculto” que parece tener Trump entre gente que puede que normalmente ni siquiera vote y que no vive en Nueva York o Los Ángeles ni tuitea ni cuelga fotos en Instagram.

Es evidente que los partidos que en España perdieron votos el 26J deberían pisar más la calle y dejar un poquito las redes, para saber en qué fallaron. Pero no son los únicos, yo mismo me equivoqué mucho sobre el resultado electoral. Y me da que con la economía, muchos caemos también en el error de intentar sacar conclusiones sobre su marcha fiándonos solo de nuestro entorno más cercano o de lo que leemos en internet, ¡cuántos escucharemos estos días que no hay crisis porque las terrazas están llenas por ejemplo! Por eso los datos son tan importantes, por mucho que podamos intuir que por sus características no son del todo fiables, porque nos muestran una tendencia global por encima de nuestra percepción particular. Y hablo de tendencia porque a mí que el PIB total de España esté al mismo nivel que antes de la crisis, algo que se supone ocurrirá pronto, me dice muy poco porque todos sabemos que España está mucho peor que en 2007 pero si el PIB sube trimestre tras trimestre, está claro que marca una tendencia y que ésta es positiva. España no está bien pero está mejorando, y eso es un hecho evidente (y que se hará más si como dice el FMI a partir del próximo trimestre empezamos a empeorar otra vez). Y no hay que politizar esa tendencia: que haya más turistas, que aumente el consumo, que se cree empleo, que se vendan más casas, que crezcan las matriculaciones etc. es bueno gobiernen unos u otros y no significa ni que el mérito sea de este gobierno ni que con otro gobierno no fuera mejor. Por eso me da rabia que haya tanta gente a la que le moleste que salgan buenos datos, que en seguida los ponga en duda sólo por politiqueo. Y hay que saber valorar que un dato puede ser malo (por ejemplo, las actuales bajas cotizaciones sociales) pero es mejor que un dato peor (que no se cotice nada porque no se cree empleo como pasaba hasta no hace mucho). España, como casi toda la Eurozona, está mejor hoy que a mediados de 2012 que es cuando seguramente tocamos fondo y eso debe ser motivo de alegría tanto para un votante del PP como para uno de Podemos porque significa que los españoles estamos mejor.

Por supuesto, es insuficiente y nunca nos deberíamos conformar; además, seguro habrá gente que esté peor ahora que hace 4 años pero cuando se valora una situación en su conjunto, no hay que fijarse en los ejemplos –que todos conocemos- que más se adaptan a nuestros criterios, sino asumir que nuestra percepción está condicionada por nuestro entorno y nuestros prejuicios y que si queremos tener una visión global, debemos hacer caso a los datos. Y por supuesto, no empecinarse en que si éstos no reflejan lo que pensamos, son ellos y no nosotros los equivocados porque una cifra puede ser errónea, una tendencia puede ser puntual en el tiempo pero cuando pasan años y la mayoría de datos apuntan a lo mismo, hay que ser objetivos y aceptar que España está hoy por hoy en una tendencia positiva que ya dura el suficiente tiempo como para creérnosla. Y yo soy el primero que encuentro muchos peros a muchas cifras de nuestra economía (por ejemplo la enorme deuda pública aunque hay que reconocer que en gran parte se compensa por la bajada de la deuda privada y la subida del ahorro) y estoy convencido que con otras políticas estaríamos mejor (como también podríamos estar peor, claro) pero que la realidad económica de mi país mejore me alegra independientemente de que me guste o no el partido político que en este momento pueda estar gobernando. Porque al final, detrás de los datos hay familias que viven peor o que viven mejor. Y aunque como slogan queda muy bien lo de que sólo mejora el 1% y no el 99%, lo cierto es que las familias que viven mejor que en el peor momento de la crisis, son mayoría.

En cuanto a los mercados el lunes se vieron máximos de varias semanas en Europa e históricos en el S&P500 y el Dow Jones (sólo el Nasdaq sigue resistiéndose a marcar nuevos máximos) y aunque el martes parecía que empezaban los lógicos recortes tras tanta subida, el miércoles volvieron las alzas. La situación de momento es clara: a pesar de los problemas geopolíticos y de la banca europea, la fortaleza norteamericana, apoyada de momento por la temporada de presentación de resultados, junto a las medidas de los banco centrales, están manteniendo a Julio en positivo. Veremos si el resto del verano se mantiene así. Y cuidado con el Ibex si al final no se forma gobierno porque el cierre del gasto del Presupuesto de 2016 anunciado por el gobierno -si no hay acuerdo y agobiado por las presiones financieras de la UE- puede ser muy traumático para la economía española y para el funcionamiento de las instituciones públicas, incluidas las autonomías. Y como imagen, un dato manifiestamente mejorable pero que también tiene una evolución positiva:

ClEuNqZVAAA7WEy

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (20 votos, media: 4,55 sobre 5)

Escrito por Droblo el 22 de julio de 2016 con 34 comentarios

El peligro de la Clase E, revise inmediatamente su fondo de inversión

banqueroMismo producto a precios diferentes, puede parecer un sinsentido pero esta es la realidad que rodea la actualidad en los diferentes fondos de inversión. La mano de la distribución bancaria, en un entorno de oligopolio bancario, vende determinados fondos de inversión con mayores comisiones que repercuten en su propia cuenta de resultados. Estos fondos de inversión son los llamados Clase E, y están dirigidos a los clientes minoristas o la banda retail. De hecho, sólo se distribuyen en España… De ahí la “E”.

El nacimiento de la Clase E viene dado en el punto en el que las gestoras internacionales querían distribuir sus fondos de inversión en España. Sin embargo, al entrar en este país, se encontraron con el oligopolio bancario, que tiene un férreo control en la distribución de fondos, y éstos les solicitaron que crearán la Clase E con una mayor comisión de la cual serían beneficiarios. Por lo que, nos encontramos en un mercado de fondos de inversión en el que existen fondos de Clase A y fondos Clase E que son exactamente el mismo producto financiero, pero eso sí, con un mayor incremento en comisiones en la Clase E.

La distribución de este tipo de fondos de inversión está prohibida en diferentes países como pueden ser Reino Unido, Bélgica, Holanda por los diferentes reguladores bursátiles. No obstante, la CNMV no ha mostrado firmeza alguna en relación a este tipo de fondo de inversión.

Vayamos con un ejemplo para entenderlo mejor… En este caso analizaremos el fondo Invesco Asia Balanced Fund A-Acc Shares y el fondo Invesco Asia Balanced Fund E-Acc Shares. En ambos productos de inversión observamos que la distribución de activos es idéntica, Renta Variable (54,9%), Renta Fija (42,2%) y Liquidez (2,9%). Del mismo modo, no se aprecia diferencia alguna en las ponderaciones sectoriales o geográficas. Tampoco existe algún tipo de modificación en la calificación crediticia, ambos fondos tienen una media de calificación de BBB-.

Invesco-A-2

Clase-E

Como vemos, ambos productos son idénticos en su estructura, sin embargo existe una diferencia notoria entre ambos y se encuentra en el apartado comisiones. En el fondo de inversión de Clase A de Invesco, la comisión de gestión anual es del 1,25%, mientras que en el Clase E, la comisión de gestión se eleva 50 puntos porcentuales hasta el 1,75% anualmente (que se mete en el bolsillo el distribuidor). Por ello, los gastos corrientes, que representan todos los pagos que se deducen de los activos de una institución de inversión colectiva, saltan del 1,65% del fondo de Clase A hasta el 2,15% en el fondo de Clase E.

En consecuencia, sería muy recomendable que revisara detenidamente sus fondos de inversión contratados, y en concreto, si usted es participe de algún fondo con la denominada Clase E. En ese supuesto, usted tiene todo el derecho en reclamar que se traspase en el fondo de inversión de Clase E al de Clase A, debido a que, como partícipe, esas mayores comisiones irán en detrimento de su rentabilidad en el largo plazo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (17 votos, media: 4,71 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 21 de julio de 2016 con 29 comentarios

Por qué debería importarnos lo que ocurre en Turquía

turquiaSeguramente no os acordéis pero hace algo más de un año Yemen era un polvorín y como ocurre en estas cosas, la comunidad internacional estaba dividida, realmente no sé como acabó la cosa pero por entonces el petróleo se disparó ya que el país es un enclave estratégico para el tránsito del petróleo.

Algo muy parecido le ocurre a Turquía y quizás, aunque sea por eso, debería importarte lo que ocurre allí.

Los estrechos del Bósforo y los Dardanelos.

El estrecho del Bósforo separa la parte asiática de la europea deTurquía y es uno de los puntos estratégicos más importantes del planeta ya que se trata de uno de los principales cuellos de botella para el tránsito marítimo de petróleo.  Más del 3 por ciento del suministro mundial o 3 millones de barriles por día, principalmente de Rusia y el Mar Caspio, pasa a través de la vía de 17 millas que conecta el Mar Negro con el Mar de Mármara y, finalmente, hasta el Mediterráneo.

La ruta también se suministra grandes cantidades de cereales de Rusia, Ucrania y Kazajistán a los mercados mundiales

Alrededor de 48.000 buques pasan por  el estrecho cada año, haciendo de esta zona uno de los puertos marítimos de mayor tráfico del mundo.

La ruta del mar Caspio

El nuevo oleoducto Baku-Tbilisi-Ceyhan (BTC) cuyo principal accionista es BP es el segundo oleoducto petrolero más largo del mundo. Transcurre por Georgia y se adentra en Turquía hasta Ceyhan en el mar Mediterráneo, en donde el petróleo es cargado en petroleros hacia los mercados internacionales.  Para que os hagáis una idea de su magnitud, la primera vez que fue bombeado petróleo desde Bakú fue el 10 de mayo de 2005, llegando a Ceyhan el día 28 de mayo de 2006, más de una año después. De los 1.768 kilómetros que tiene 1.076 pasan por Turquía.  Su capacidad de transporte es de un millón de barriles al día y desde que se inauguró en junio del 2006 hasta julio de 2010, 1.205 petroleros han salido cargados de Ceyhan.

Si Azerbaiyán ha podido ser el sponsor de un club tan grandioso como el Atlético de Madrid es en gran parte gracias a este oleoducto que impulsó el PIB del país un 35%.

El petróleo de Irán

Ceyhan es también el destino final de un oleoducto que va desde el Kurdistán iraquí y exporta diariamente 560.000 barriles de petróleo, además recibe gas y algunos productos petroquímicos desde el vecino Irán.

El petróleo de contrabando

Turquía depende casi por completo de importaciones para garantizar su consumo de unos 720.000 barriles de petróleo diarios. Una gran parte procede de Rusia y otra parte se sospecha procede del Estado Islámico, quienes controlan al menos tres campos petrolíferos en Siria y cinco en Irak y al menos una refinería lo que le permite producir cerca de 40.000 barriles por día y venderlo a Turquía a un bajo coste.

Es muy frío tratar un golpe de estado desde el punto de vista económico, pero quizás sea la única manera de que la comunidad internacional se ponga alerta.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (24 votos, media: 4,08 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 20 de julio de 2016 con 28 comentarios

Los ajustes del Gobierno en funciones

imagesAl margen del nada edificante espectáculo que nuestro país está ofreciendo, algo que en realidad nos debería dar igual, que en todas partes cuecen habas, el hecho de que la posibilidad de unas terceras elecciones se empiece a ver como algo no descartable, puede tener algunas complicaciones que afectarían gravemente a nuestros bolsillos. Para empezar el coste directo, otros ciento y pico millones de euros por el sumidero, con lo cual estaríamos hablando de casi 500 millones de euros de gastos electorales en un año. Por no hablar de la cada vez mayor desafección a la clase política y que tendría seguramente su mayor expresión si los líderes de las cuatro fuerzas principales fuesen incapaces de llegar a un acuerdo de gobierno.

Pero los costes irán más allá, ya Montoro ha advertido que “sin Gobierno no hay presupuestos”, por lo que, si la situación de gobierno en funciones se alarga más allá de principios de agosto, se comprometerá la elaboración de los presupuestos del 2017, con lo que se tendrían que prorrogar los de este año. Las consecuencias podrían ser sumamente graves en nuestra economía; no hay que olvidar que Bruselas nos tiene bajo vigilancia: estamos por recibir una multa por nuestros “esfuerzos insuficientes en la reducción del déficit público” por un lado, por otro, los presupuestos del 2016 no gustaron en Europa y se pedían reajustes al gobierno entrante (algo a lo que se comprometió Rajoy). Y ahora resultará que tendremos, no sólo que dar por buenos los del 2016, sino que además quizás también prorrogarlos para el 2017. Con ese panorama, según Funcas (el Panel de la Fundación de las Cajas de Ahorro) el desvío del déficit amenaza este año con irse al 4,1% del PIB, el Gobierno en funciones poco podrá hacer para ajustar nada y el déficit volverá a situarse en el mismo nivel en 2017 y excederá en 16.000 millones el tope que exige Bruselas.

Por no hablar del déficit de la Seguridad Social. Con una partida de pensiones que crece cada año a un ritmo del 3% y sin medidas que alivien un desvío perenne de más de 15.000 millones, las posibilidades de bajar el déficit serán casi nulas.

A estas alturas del año, poco es lo que un Gobierno en funciones puede hacer, salvo intentar recortar el gasto todo lo posible. Con este fin, se adelantará el cierre de los presupuestos del 2016 al 20 de julio, es decir cuatro meses antes de lo previsto, para hacer efectivos los compromisos adquiridos con la Comisión Europea y asegurar el cumplimiento de los objetivos de Estabilidad Presupuestaria. Es decir, cerramos el grifo a cualquier gasto no indispensable. La limitación de gastos no afectará a las pensiones, las prestaciones por desempleo, los gastos de personal o la deuda pública, ni tampoco a otros gastos establecidos por normas legales o reglamentarias o que puedan ser autorizados o aprobados por el Consejo de Ministros. Tampoco a los pagos de compromisos ya asumidos por la Administración, que podrán realizarse hasta el 30 de diciembre para evitar que queden facturas pendientes de pago.

Otra de las medidas puesta en marcha fue el acuerdo de no disponibilidad de créditos en el Presupuesto del Estado para 2016 por importe de 2.000 millones de euros, equivalente a una reducción del 3% del presupuesto de los ministerios, de los que Fomento asumió la mayor parte.

Pero lo más esperpéntico de los métodos de ahorro puede venir de medidas como la vista en la base aérea de Los Llanos, en Albacete, en la que 12 aviones Eurofighter están almacenados sin que el Ministerio de Defensa acepte todavía ser su propietario para no incurrir en un gasto que descontrole aún más las cuentas públicas. Estos 12 aviones, valorados en 1000 millones de euros, han sido fabricados por encargo de España, pero, para evitar su reflejo en la Contabilidad Nacional, se evita su recepción oficial, con lo que siguen perteneciendo a Nefmo, que es el organismo de la OTAN encargado de gestionar los Eurofighter y que tendrá el título legal sobre los aviones hasta que sean formalmente aceptados por España, aunque estén almacenados y custodiados por el Estado en la citada base aérea. Así, de los 73 cazas que se pretendía comprar, sólo hemos comprado 47, doce los tenemos “congelados”, y no hay dinero para más. Otro tanto ocurre con el programa de compra de helicópteros y con el de carros de combate.

El caso es que como no se llegue cuanto antes a un acuerdo de gobierno (sea quien sea el que lo presida), el único color que conoceremos en breve no será azul, naranja, rojo o violeta, sino quizás la mezcla de los cuatro, que vendrá a ser así como un marrón oscuro, tirando a muy negro.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (26 votos, media: 4,19 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 19 de julio de 2016 con 36 comentarios

Cambios para España (3)

ofertaMayor libertad comercial y del consumidor.

Amí me gusta la llamada ley de la oferta y la demanda para regular los precios: si algo se demanda mucho, sube y si no recibe el apoyo del consumidor, baja. El cumplimiento de esa ley también provoca que los negocios triunfen y fracasen y su incumplimiento lleva a que existan empresas zombis que, sin el favor del público, siguen abiertas. Apple gana mucho dinero porque disfruta de unos márgenes muy amplios al tener el favor del público mientras otras empresas reduciendo costes y rebajando el precio de venta al por menor no consiguen obtener tanto beneficio con cada transacción. Es por eso que muchos creen que la ley de la oferta y la demanda es injusta pero no lo es ya que al fin y al cabo el que decide es el consumidor. Las revoluciones tecnológicas ayudan a acabar con esa desigualdad entre la empresa ya establecida y las nuevas y creando nuevas necesidades –por ejemplo, un buscador de Internet- es fácil llegar a la cúspide como hizo Yahoo pero también es más sencillo mejorar el producto y conseguir un nuevo liderazgo en pocos años como hizo Google. Las star-ups son el ejemplo perfecto: poca inversión y mucho talento consiguen crear empresas con un valor de millones de dólares generando una demanda donde no existía. Incluso en negocios tradicionales funciona esa fórmula: Red Bull ha llegado a ser una competencia directa a las clásicas bebidas de refrescos gracias a ofrecer un producto distinto. Todo esto se ha conseguido porque lo ofrecido ha gustado al consumidor.

Lo contrario de todo esto son los monopolios (el consumidor no tiene opción de elegir) y la economía centralizada por el estado cuyos gestores políticos deciden dónde se invierte según su criterio y no el de los consumidores. Yo no tengo duda respecto a qué es lo mejor: es preferible que haya varias “telefónicas” que una sola, varías “Iberias” a una sola, varias empresas de mensajería que sólo “Correos”… y que sea la libertad de elegir productos y servicios la que determine el éxito o el fracaso de un negocio y no que se gaste dinero de todos en mantener empresas públicas que no tienen el apoyo del público como por ejemplo Paradores Nacionales. Sin embargo, quizás por nuestro pasado franquista en España sigue habiendo mucho apoyo a monopolios y a la intervención del estado en facetas de la economía que deberían ser exclusivas del consumidor y muchas veces además se cae en contradicciones. ¿Qué problema hay en que haya diversas compañías de servicios ferroviarios pagando su licencia como las hay de autocares, cómo es posible que cada banco pueda ofrecernos los intereses que quiera pero tiene que haber una tarifa única de taxi en cada ciudad, por qué hay muchos casinos y bingos pero sigue habiendo un cuasi monopolio en lotería, loto, quinielas etc.? ¿Y por qué las tiendas no pueden tener el horario que quieran?

Tenemos un sistema económico que se queda a medio camino entre dar el poder de elección a la gente para que se gaste su dinero en lo que quiera cuando quiera y la imposición de unas normas desde la autoridad que claramente coartan esa libertad. Y a eso además hay que sumar la política de subvenciones por la que el dinero de todos se gasta en promocionar productos que sólo usan algunos. Y no me refiero a un servicio público como puede ser el transporte urbano sino por ejemplo la compra de un coche, la realización de una comedia con interés cultural cero o un programa de corazón que emite una de nuestras muchas cadenas públicas. Todo eso hay que cambiarlo.

Reducir la obsesión por aumentar los créditos.- Cuando la crisis se hizo notar en 2008 (empezó el año anterior pero algunos no lo reconocieron) una de las reivindicaciones que más se leían en los foros y tertulias es que la culpa era de los bancos por prestar sin ton ni son. No les faltaba razón y no porque concedieran muchas hipotecas –que también- sino sobre todo por los enormes créditos a promotoras, empresas de construcción, inmobiliarias y chiringuitos empresariales varios. Sin embargo, en la actualidad hay un clamor popular y en los medios en culpar a los bancos de no dar crédito. Y es curioso porque si la mayoría estamos de acuerdo que el sistema financiero se equivocó en 2007 a pesar de estar entonces supuestamente bien capitalizado, de invertir en un país cuya burbuja inmobiliaria era negada, con una deuda pública que era una tercera parte de la actual, superávit presupuestario, alto crecimiento, previsiones favorables avaladas por el FMI y un paro en mínimos (8.5%), ¿Cómo es posible que se considere medianamente razonable que en la actualidad concedan créditos con un país con unos datos macro dramáticamente peores y una morosidad del sistema financiero del 10%? Yo veo claramente que hay una contradicción en por un lado echar la culpa a los bancos por arriesgar mucho en el pasado y exigir que ahora asuman un riesgo mucho mayor porque ellos están peor y la situación económica también.

Sobre este tema es triste ver a Rajoy -y antes a ZP- exigir que sea la UE o el BCE quien preste a nuestras pymes que es algo así como querer que otros países asuman el riesgo que la banca nacional no quiere asumir. Y no me parece mal que lo pidan pero ¿para qué está el ICO, por qué no utilizar la actual banca pública española –Bankia- para ello? Evidentemente porque también lo ven arriesgado (y tienen razón). Las hemerotecas son jueces para los mentirosos: en febrero de 2012 De Guindos defendía su primera reforma financiera (que por culpa de Bankia hubo de remendar pocos meses después) y volvió a utilizar el mismo argumento porque así “se reactivaría el crédito y la economía” algo que también repitió cuando justificó el nacimiento del Banco Malo (la Sareb). No es cierto que haya pasado eso y el mantra es echar las culpas de la falta de crédito al BCE –organismo que nos ha salvado del rescate completo varias veces- y a la UE -que nos concedió unas condiciones financieras fabulosas por el rescate bancario. En 2008 España aprobó –y llevó a cabo- un programa por el que el Tesoro se financiaba en los mercados y con ese capital compraba activos a la banca -y a Rajoy, jefe de la oposición entonces, le pareció bien-, si tan preocupados están por las pymes, ¿Por qué no hacen lo mismo que ya hicieron para ayudar a los bancos en lugar de exigir que lo hagan los demás? Pero claro, quedan muy bien los dirigentes de PPPSOE -culpables de que el país esté hecho unos zorros- echando las culpas a Europa de no apoyar a las pymes españolas cuando son ellos, con el mal funcionamiento del ICO, las subidas de impuestos y la morosidad de las AA.PP. los que más daño han hecho a este colectivo, el mejor para crear empleo por cierto. Y es que parece que el principal interés de los dirigentes mundiales –no sólo aquí- es que la banca dedique su liquidez a comprar la inmensa bola de deuda pública, que no para de crecer, en lugar de aumentar el crédito.

En cualquier caso, ¿es bueno que renazca el crédito? Con el actual sistema económico por supuesto, es indispensable pero debe ser más exigente por lo que, a pesar de las críticas, es ahora cuando creo que los bancos cumplen correctamente con su cometido de no arriesgar demasiado exigiendo más garantías o, en el caso de las hipotecas, no concediendo el 100% del valor de tasación. Es cierto que los tipos de interés que aplican  son últimamente muy caros y estoy de acuerdo que deben ser rebajados pero es algo que no sólo tiene que ver con la codicia del banquero, también con 3 motivos:

Uno, la necesidad de recuperar las enormes pérdidas generadas por una alta morosidad que tardará años en reducirse, al fin y al cabo el negocio bancario básico consiste en tomar dinero y prestarlo con un margen, en el momento que aumenta tanto la mora o dejan de dar crédito o suben los márgenes o ambas cosas.

Dos, la ausencia de un mercado interbancario eurozonero como el que existía antes de la crisis: hasta 2008 si un banco español necesitaba liquidez sabía que la podía conseguir a buen precio de otra entidad financiera, aunque fuera austríaca; como eso ya no pasa, la facilidad para prestar del banco español hacia sus clientes también ha menguado debido a ello.

Y tres, la ya citada competencia de la deuda y el enorme beneficio que supone invertir en ella -ya que puede ser utilizada como aval ante BCE para conseguir financiación con un considerable “carry trade”- llevan a que el negocio tradicional bancario resulte menos atractivo tanto por rentabilidad como por seguridad. La solución a este último obstáculo sólo vendrá con una reducción global de las emisiones de deuda pública o con otras normas de BCE, el interbancario sólo renacerá si se restablece la confianza entre los bancos algo que tampoco pasará en el corto plazo ya que también tiene que ver con los miedos a una posible salida de un miembro de la Eurozona; así pues, sólo la bajada de la tasa de mora es algo factible desde el punto de vista español y ocurrirá si la economía mejora… o si aumenta el crédito ya que al ser un porcentaje sobre el total, si prestan más dinero la tasa se reducirá (aunque eso no recortaría el volumen de impagados, claro). En resumen, hay que ser realistas y acostumbrar a nuestra economía a vivir con menos crédito.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (32 votos, media: 4,13 sobre 5)

Escrito por Droblo el 18 de julio de 2016 con 45 comentarios

La semana en los mercados

La actualidad este mes de Julio no ha descansado como suele ocurrir en otros veranos. Hay muchos frentes informativos abiertos y también muchas desinformación, esa que tampoco descansa. La objetividad en este país lleva de vacaciones demasiado tiempo y se impone aclarar las cosas sin caer en el arrimoelascuaamisardinismo tan habitual. Vayamos por partes:

  • La situación política española. Estamos en un sistema parlamentario y no basta con ganar las elecciones, hay que conseguir apoyos por más que insista Rajoy con la cantinela. Y los partidos tienen derecho a darlos y a quitarlos pero es evidente que si no queremos terceras elecciones alguien tiene que ceder. Y eso debemos entenderlo todos, sin mayoría absoluta tanto el que quiere gobernar como el que quiere que haya un gobierno para no entrar en un bucle de elecciones, deben ceder. Sin embargo, lo que hacen ellos, y muchos de nosotros, es criticar al que da algún paso para acercar posturas. Es absurdo: todos dicen que no quieren terceras elecciones pero nadie se compromete a hacer algo real para que no las haya. Lo curioso es que parece que el problema es quién gobierne cuando en mi opinión, lo verdaderamente problemático es cómo va a poder gobernar alguien en este país con el Parlamento en contra. Es más, creo que, políticamente hablando, un gobierno del PP le haría más daño político a Rajoy que estar en funciones 6 meses más con la etiqueta de ser la víctima por no recibir apoyos siendo el más votado. Yo entiendo que el PSOE prefiera perder votos en una hipotética próxima contienda electoral que arriesgarse a una división interna o a que darle el gobierno a Rajoy pueda provocar un aumento en la intención de voto de UP, y también entiendo que UP quiera otras elecciones a ver si recupera a los votantes del 20D que se abstuvieron el 26J pero ¿no sería mejor que gobernara el PP y no dejarle aprobar nada y ponerse de acuerdo en sacar proyectos conjuntos con la fuerza de la suma de sus diputados? Al final que PSOE y UP gobiernen unidos es muy difícil –y necesitaría del apoyo de independentistas- pero hacer oposición juntos es mucho más fácil. En cualquier caso, sigamos con un gobierno en funciones o con un gobierno con el Parlamento en contra, la situación política española es muy mala y el que los partidos se preocupen más por su estrategia electoral que por España –muchas veces con apoyo popular para ello, no son los únicos culpables- es bastante triste.
  • El dictamen (que no sentencia) del abogado general –un jurista italiano- cara a lo que decida dentro de unos meses el TJUE sobre las clausulas suelo, establece que haya un límite a la retroactividad. Podemos estar a favor o en contra (las razones que da desde luego a mi no me convencen) pero criticar la decisión tachándola de política, incluso echando la culpa al PP (que nada tiene que ver puesto que es algo europeo) y de ir en contra de los clientes bancarios creo es injusto. Y lo es porque precisamente el TJUE ha demostrado mayor apoyo a los hipotecados españoles que la propia justicia de aquí, incluso exigiendo un cambio de la Ley Hipotecaria. Precisamente Colau, quizás la activista más famosa en estos temas y hoy alcaldesa de Barcelona, se ha felicitado varias veces por las decisiones de este tribunal por lo que no es de recibo, criticar su parcialidad dependiendo de que nos guste o no lo que un miembro –en este caso el abogado general- recomienda al Tribunal. Puede no gustarnos, tenemos todo el derecho a criticarlo pero no parece de recibo dudar de la honorabilidad de un jurista cada vez que dice algo que no nos guste.
  • La multa a España por incumplir el déficit que se supone quedará en un aviso. La multa no es porque España se haya saltado el límite de déficit como repiten muchos, si fuera por eso habríamos tenido multas todos los años desde 2008. Por eso no vale con decir “es que otros países hicieron lo mismo y no se les multó” porque no es ese el tema. Cada vez que un país ha incumplido con lo fijado por Maastrich ha tenido sus argumentos para hacerlo y convincentes o no, han servido para que no haya sanción. En el caso concreto tan repetido de Francia y Alemania en 2002 y 2003 fue la recesión económica de entonces, en casi toda la Eurozona desde 2008 la crisis, en otros países la reestructuración financiera etc. No nos vamos a poner a estudiar por qué les perdonaron a ellos pero digamos claro por qué se castiga a España: porque el país creció en 2015 más de lo esperado por su gobierno, pagó menos intereses por la deuda de los presupuestado por la bajada de tipos de interés y por lo tanto debería haber cumplido sin problemas el objetivo de déficit. En lugar de eso, bajó impuestos y aumentó el gasto por motivos electorales contra la opinión de la UE. Ese, y no otro, es el motivo de la sanción. ¿Es justo que España pague por ello? No, lo justo es que el castigo fuera al gobierno que hizo eso pero como la UE no hace esas cosas, esperemos que la multa quede en cero. Por otra parte, el argumento de De Guindos quizás pueda colar para que tengan la excusa de perdonarnos (en su carta a la Comisión, estima en 7.500 millones de euros el impacto en el déficit público de la inflación negativa y achaca la desviación a ello) aunque en mi opinión no se sostiene.
  • La “subida” de impuestos a las empresas. No es una subida porque es un pago a cuenta adelantado a este año en lugar de al próximo para intentar cuadrar el déficit en 2016 y evitar la multa en 2017 pero como medida temporal que no resuelve el problema, probablemente se convierta en una subida efectiva de impuestos. Pero aún no lo es. En cualquier caso, es tremendamente contradictorio que políticos de izquierda critiquen que las empresas aporten dinero al erario. Es la misma contradicción que criticar que el PP no haya cumplido el déficit a la vez que abogan por saltarse las normas europeas en sus programas electorales prometiendo más gastos.
  • Llevo algunas semanas viajando bastante por España y, por si vale de algo una impresión personal –que no creo- respecto al turismo hay una cierta unanimidad en las opiniones que recibo de la gente del sector: la segunda quincena de Junio fue mejor que el año pasado pero la primera quincena de Julio ha resultado decepcionante, especialmente el turismo nacional. Ni idea qué conclusiones sacar de eso la verdad.
  • En cuanto a los mercados, la semana pasada terminó con una sesión muy alcista que ha marcado la tendencia de la actual. Aparte de un rebote en la cotización de los bancos europeos porque se descuenta una inyección de dinero público para la banca italiana, el dato de paro mensual USA fue ideal para los mercados ya que, de nuevo fallando en las predicciones, crecieron los empleos (indicando que la economía va bien) pero subió dos décimas la tasa de paro (excusa perfecta para no subir los tipos). El lunes el S&P500 marcó nuevos máximos históricos, a lo que ayudó que quien sustituye a Cameron en Reino Unido es una anti-Bréxit como él, y el martes el Dow Jones y el miércoles repitieron y aunque el jueves no bajó tipos Reino Unido como se esperaba, ha sido una semana muy alcista en las bolsas y en la que por fin Europa se ha sumado a la “fiesta”. Ahora empieza la temporada de presentación de resultados en Wall Street y veremos si los datos justifican tanto optimismo allí.

Y como imagen la evolución del gasto público por conceptos las últimas 2 décadas

Cmyy2qLXYAAM9A2

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 4,52 sobre 5)

Escrito por Droblo el 15 de julio de 2016 con 36 comentarios

¿Qué está ocurriendo con algunos fondos en el Reino Unido tras el Brexit?

Cmzd7ZQWgAA8qG2-768x384En las portadas de los diferentes medios de comunicación, está apareciendo el término corralito, referido a los diferentes fondos inmobiliarios del Reino Unido que han detenido los reembolsos de sus inversores ante la falta de liquidez de éstos. A día de hoy, ya son siete los fondos inmobiliarios que han impuesto estas limitaciones. Esto se debe a que el escenario desencadenado por el Brexit ha llevado a los inversores y posiciones en los fondos inmobiliarios.

Por el momento, los fondos que han sido bloqueados ascienden a un total de 14.000 millones de libras, muy cerca de la mitad de los 25.000 millones de libras que tienen en activos los fondos inmobiliarios del Reino Unido. Sin embargo, el término corralito que se está utilizando está pecando de llamativo y se debe entender que cuando un inversor adquiere fondos inmobiliarios, está aceptando el riesgo de la naturaleza de los propios activos inmobiliarios, por lo que consecuentemente las retiradas de dinero se adecuaran a la liquidez del activo, en este caso se trata de activos altamente ilíquidos.

Henderson , Columbia Threadneedle y Canada Life suspendiero la negociación el miércoles después de ser reclamados por los inversores que intentan sacar su dinero en efectivo. Los tres hicieron sus anuncios después de Standard Life, Aviva y Prudential de M & G prohibieran a los inversores la retirada su dinero en efectivo a principios de semana.

Si nos ponemos en antecedentes, esta situación no es nueva. Durante la crisis financiera de 2007 y 2008, los fondos inmobiliarios se vieron obligados a congelar las operaciones después de las retiradas aumentaron, lo que contribuye a una caída del mercado inmobiliario que vieron valores en más del 40% desde su pico en el Reino Unido. Los inversores huyeron de los fondos inmobiliarios alemanes , así, obligando al cierre de los reembolsos en 12 fondos.

No hay que olvidar que Londres viene inmerso en su particular burbuja inmobiliaria. Como repasamos el artículo “Londres lleva al límite su burbuja inmobiliaria”,  los precios medios de vivienda reales han aumentado en casi un 40% desde principios de 2013, compensando con creces todas las pérdidas provocadas por la crisis financiera. También, otro dato interesante es que un trabajador del sector servicios especializados necesita aproximadamente 14 años de su sueldo integro para poder comprar una vivienda de 60 metros cuadrados, el gasto de comprar un piso es comparable a alquilarlo durante 30 años.

london-home-prices-year-on-year-change-london-home-prices-year-on-year-change_chartbuilder

La burbuja ha alcanzado tales niveles que el precio de las casas de Londres, en términos reales, son un 6% por encima de su máximo anterior en el pico de la burbuja de 2007, a pesar de que los precios en todo el país después de estallar la burbuja inmobiliaria en 2008 disminuyeron en un 18%.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (15 votos, media: 3,53 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 14 de julio de 2016 con 46 comentarios

Llegan los Robo-asesores

El otro día vi por Twitter esta viñeta recortada de un periódico que trata sobre el típico “empleado del mes” que tanto vemos en las pelis americanas.

Cm8yC-VW8AARY4Y

Dependiendo del sector en el que trabajes, esto perfectamente podría ocurrir, pero no me quiero enrollar sobre la amenaza (o no) de los robots para el mercado laboral, me gustaría centrarnos sobre la realidad presente del robot-empleado del mes en el sector financiero. Los roboadvisors. En El Confidencial hablaron de ellos hace unos meses y os hago un resumen.

Los Robo Advisors (RA) son unos asesores de inversión automáticos que pueden construir carteras, ajustar esas carteras, reinvertir dividendos, compensar pérdidas fiscales e incluso invertir en mercados internacionales. El inversor tiene que definir sus objetivos, su perfil de riesgo, su edad e ingresos, y el programa hará el resto

El sistema de algoritmos que utilizan va desde la selección de los mejores vehículos de inversión (un ETF replica mejor un activo determinado y cuesta menos que un fondo de inversión), hasta la selección óptima de la cartera de cada cliente, pasando por el estudio de las correlaciones de los activos, desviaciones típicas, número de componentes, monitorización de las posiciones y el rebalanceo de las posiciones.

Resumiendo, en vez de invertir tu dinero en un fondo de inversión gestionado por unos analistas que cobran una pasta para analizar los datos de un ordenador, se le deja la pasta directamente a ese ordenador y él solo te la gestiona por una comisión algo menor, evitando los riesgos de que ese gestor no tenga un buen día.

Cuando escuchamos estas cosas suenan a que son el futuro cercano a algo que con un poco de suerte lo veremos en el mercado y quién sabe si algún día estará al alcance de nosotros pero la realidad es que ya están funcionando y puedes contratarlos. En Business Insider hablaron el otro día de uno en concreto “Betterment” que gestiona actualmente 4.200 millones de dólares. Al tratarse de un producto americano no os lo recomendaría ya que habría que contratarlo en dólares y eso añadiría una incertidumbre a vuestra inversión que posiblemente no os podáis permitir pero sí me parece un proiducto muy interesante para analizarlo aquí.

Se trata de un robo advisor que cobra aproximadamente un décima parte de lo que cobra un fondo de inversión e invierte prácticamente de la misma manera, en este caso en ETFs. Los ETFs realmente son fondos de inversión cuyas participaciones se negocian y liquidan exactamente igual que las acciones y replican el comportamiento de un índice, de alguna manera es como comprar una acción del IBEX 35 o del Nasdaq 100 sin ahogarte en comisiones y con liquidez inmediata. El valor añadido de estos robots es que eligen los ETFs que mejor se acerquen a tu perfil de inversor, maneja la cartera en tiempo real, reinvierte los dividendos y se las ingenia para que paguemos lo mínimo a hacienda. Todo se hace online y sin hablar con nadie lo cual para muchos (entre los que me incluyo) es una ventaja no solo por la comodidad si no por evitar a alguien que te convenza en invertir en algo que no necesitas debido al conflicto de intereses que muchas veces tienen los bancos.

¿Y tienen futuro este tipo de inversiones?.

En un entorno de tipos de interés negativos, indudablemente, se estima que para 2020 los activos gestionados por robots superen los dos billones de dólares.

En España recientemente se presentaron dos Indexa Capital y Feel Capital, de los cuales aún no tengo referencias así que no puedo dar una opinión al respecto aunque tengo mucha curiosidad y procuraré investigar a fondo.

¿Qué opináis? ¿Dejaríais vuestro dinero a un robot?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (35 votos, media: 4,43 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 13 de julio de 2016 con 33 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies