Inicio Hipótesis del mercado eficiente

    Hipótesis del mercado eficiente

    0
    « Back to Glossary Index

    Hipótesis del mercado eficiente 1

    La hipótesis del mercado eficiente también se conoce por su nombre en inglés, Efficient Market Hypothesis . Hace referencia a una teoría de la inversión que afirma que los inversores no pueden superar a los mercados de valores de forma prácticamente constante. Esto se debe a que las eficiencias creadas por el funcionamiento interno del mercado de valores significan que los precios actuales de las acciones siempre reflejarán e incorporarán toda la información relevante y práctica.

    La idea es que las acciones prácticamente siempre se venderán por su valor real en las distintas bolsas de valores. Esto implica que el inversor típico no puede comprar eficazmente acciones infravaloradas ni venderlas a precios excesivamente altos. Por ello, es teóricamente imposible que los inversores mejoren la rentabilidad final de los mercados bursátiles, por muy expertos que sean en la selección de acciones o por muy bien que midan el tiempo en los mercados. La hipótesis del mercado eficiente afirma que la única forma de superar a los mercados es comprando inversiones con mayor riesgo y, por lo tanto, con mejores rendimientos.

    A pesar de que esta hipótesis del mercado eficiente sigue siendo la base de las teorías financieras actuales, sigue siendo considerada con recelo y controversia. Muchos inversores, y especialmente los gestores de fondos de selección de valores, la desafían sistemáticamente e intentan seleccionar sus propios valores. Los que están de acuerdo con la teoría  afirman que los seleccionadores de valores pierden su tiempo en un esfuerzo por localizar acciones infravaloradas, o en predecir las tendencias del mercado, utilizando el análisis técnico o el fundamental. Está claro que los economistas y otros académicos pueden aportar una cantidad significativa de pruebas que apoyan la hipótesis del mercado eficiente. A pesar de ello, sigue existiendo una amplia gama y variedad de argumentos en su contra. Inversores legendarios como Warren Buffet han conseguido superar a los mercados año tras año durante muchas décadas. Esto no debería ser posible en absoluto según los argumentos y la lógica de esta teoría.

    Otros críticos de la hipótesis del mercado eficiente sostienen sucesos de cisne negro como el desplome del lunes negro de 1987 en los mercados bursátiles. En esta ocasión, el índice Dow Jones se desplomó más de un 20% en un solo día. Esto plantea una cuestión válida sobre los precios de las acciones y la eficiencia con la que se valoran siempre cuando pueden caer repentinamente una quinta parte de su valor en sólo unas horas.

    Los partidarios de la hipótesis del mercado eficiente sostienen que los mercados son a la vez eficientes y aleatorios. Esto significa que los inversores deberían ser capaces de obtener sus mejores rendimientos consistentes eligiendo invertir en carteras de baja comisión, no gestionadas y ampliamente representativas. Morningstar Inc., la famosa empresa de estudios de mercado, ha recopilado una gran cantidad de datos para respaldar esta afirmación. Recopilaron los rendimientos de los gestores de fondos activos en cada categoría. Luego los compararon con un índice de fondos relevantes o fondos cotizados ETF. El estudio concluye que, en cualquier periodo anual, sólo hay dos grupos diferentes de gestores de fondos activos que consiguen superar sistemáticamente a los fondos pasivos en más de la mitad del tiempo. Los dos que superaron el rendimiento fueron los fondos diversificados de mercados emergentes y los fondos de pequeño crecimiento.

    En cuanto a todas las categorías restantes, como las de valor grande de Estados Unidos, mezcla grande de Estados Unidos y crecimiento grande de Estados Unidos (y la mayoría de las demás), los que invirtieron en ETF o en fondos de índice de menor coste habrían obtenido mayores rendimientos. Es cierto que un pequeño porcentaje de los gestores de fondos activos consiguen obtener rendimientos superiores a los de los fondos de gestión pasiva en algunos momentos y puntos. El problema que esto supone para los inversores particulares reside en predecir qué gestores de fondos lo harán. Menos de una cuarta parte de los gestores de fondos activos con mejores resultados pueden superar a sus fondos de referencia de gestión pasiva de forma constante. Sin duda, Warren Buffet es uno de esos pocos que han tenido éxito. Esto ayuda a explicar su popularidad y éxito duraderos entre los inversores desde hace décadas.

    « Volver al glosario económico