Inicio Articulos La China de ahora se parece peligrosamente al Japón de los 80

La China de ahora se parece peligrosamente al Japón de los 80

2

Cuando era pequeño me costaba distinguir un japonés de un chino, ahora que soy menos niño y gracias principalmente al cine ya soy capaz de distinguir un chino de un japonés e incluso sé identificar a un coreano. Lo mismo me pasa con sus economías. La China de ahora me parece muy parecida a la japonesa de los 80.

El modelo de crecimiento de China se ha basado en gran medida en el que siguió Japón después de la Segunda Guerra Mundial. Además de los planes económicos quinquenales, el sistema bancario japonés fue acorralado para prestar a sectores favorecidos. Todo el sistema estaba diseñado, en esencia, para eliminar y socializar el riesgo crediticio, abaratando así los préstamos para el conjunto de la economía. Los préstamos estaban garantizados, generalmente con propiedades. El objetivo de las empresas era la cuota de mercado y no la rentabilidad. La otra cara de la moneda del capital barato era la escasa rentabilidad para los inversores. Los reguladores lograron este truco mediante fuertes restricciones sobre dónde podían poner su dinero los inversores.

Los problemas de Japón comenzaron cuando los mercados empezaron a liberalizarse a principios de la década de 1980, pero manteniendo la estructura y los incentivos existentes. El déficit financiero del sector empresarial empezó a dispararse, lo que significaba que gastaba mucho más de lo que ingresaba. La brecha se cubrió con préstamos. A primera vista, la deuda parecía manejable porque el precio de la tierra, que respaldaba los préstamos, aumentó vertiginosamente. Al no haber estado en el negocio de evaluar y gestionar el riesgo, los bancos y los reguladores del país no se preocuparon por el rápido crecimiento de los préstamos.

Lo cierto es que lo de Japón se fue de las manos llegando a cifras que ahora nos parecen absurdas. Tokio se convirtió en la bolsa más grande del mundo. Entre 1985 y 1989 las acciones subieron un 240% cuando el mercado de valores de Japón era aproximadamente el 47% del índice MSCI World (bolsas de los principales países desarrollados). Nueve de los diez mayores bancos del mundo eran japoneses. Se decía que el terreno del Palacio Imperial de Tokio estaba valorado en más que todo el mercado inmobiliario de California. Los edificios de oficinas del lujoso barrio de Ginza, estaban valorados en más que todos los inmuebles de Canadá. Se llegó a pagar un edificio a millón y medio de dólares el metro cuadrado.

Entonces el círculo virtuoso se convirtió en vicioso. Primero se desplomaron los precios de las acciones y luego los del suelo. No sólo el sistema bancario se vio aplastado por los préstamos fallidos y tuvo dificultades para financiarse en los mercados exteriores (la infame prima de Japón), sino que, igualmente importante, las empresas se vieron obligadas a empezar a ahorrar. El déficit financiero de las empresas se convirtió rápidamente en un superávit y se mantuvo así, convirtiéndose en un enorme lastre para la economía. Dado que el país tenía un enorme superávit por cuenta corriente, por definición el gobierno tenía que tener un enorme déficit presupuestario, de lo contrario la economía habría implosionado. Todos estos problemas se vieron agravados por una población en edad de trabajar que empezó a reducirse a partir de mediados de la década de 1990, lo que provocó una disminución del empleo y de la productividad.

Los problemas actuales de China son inquietantemente similares, y en algunos aspectos peores. Los problemas demográficos son un ejemplo. Se ha hablado mucho de los efectos del envejecimiento de la población sobre el crecimiento japonés. La población japonesa en edad de trabajar empezó a descender a mediados de la década de 1990, y su población total empezó a reducirse en 2008. La población en edad de trabajar de China alcanzó su punto máximo hace 10 años y su población total probablemente ya se esté contrayendo. El arrastre demográfico subyacente de Japón se produjo tras el estallido de su burbuja económica, mientras que el de China lleva años siendo un lastre.

Evidentemente hay muchas diferencias entre aquél Japón y la China actual pero las similitudes son inquietantes.

 

¡Comenta!

2 Comentarios on "La China de ahora se parece peligrosamente al Japón de los 80"

Notificame
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados

Sí, en los 80 parecía que Japón iba a convertirse en la primea potencia, desbancando a EUA. Y ahora lleva décadas sobreviviendo gracias a una deuda muy alta y intereses bajos de su politizado bando central. Y ya no pueden salir de allí ¿A qué me suena?
Sin embargo, preferiría mil veces la econonomía japonesa y sus problemas económicos a los que tenemos aquí.

wpDiscuz