Inicio Articulos Del coronavirus al virus de la Corona

Del coronavirus al virus de la Corona

6

¿Qué tiene que ocurrir para que un hijo se desentienda de los negocios de su padre y renuncie públicamente a su herencia económica? Sobre todo, si hablamos de algo que ha ocurrido en el seno de una monarquía. Pues eso es lo que ha hecho el Rey actual, que no el “emérito”, con su padre, desentendiéndose de todos los negocios del progenitor y cubriéndose las espaldas por lo que pueda venir.

La historia ha surgido tras la apertura de una investigación de la fiscalía suiza acerca de la actividad de una cuenta en el banco suizo Mirabaud, perteneciente a una fundación panameña llamada Lucum y cuyo primer beneficiario parece ser nuestro exrey “el campechano”. De hecho, ha sido un ingreso en esta cuenta de 100 millones de dólares lo que ha levantado las sospechas del fiscal del país helvético Yves Bertossa, al ser sospechoso de formar parte de un pago de comisiones por la construcción del AVE a la Meca.

Desde esa cuenta se transfirieron en 2.012 alrededor de 65 millones de euros a una cuenta en Bahamas de Corinna Larsen, la antigua amiga de Juan Carlos I y, por lo que parece ya no tanto. Esta última atribuye el ingreso a una donación del Rey emérito, al que el fiscal suizo señala como primer beneficiario de la cuenta investigada.

Y así, de un plumazo, la Casa Real (que ya no es la de Juan Carlos I) se quita de encima cualquier implicación con las fundaciones Zagatka y Lucum, con el banco Mirabaud y con cualquier actividad sospechosa. Es decir, esta decisión supone una ruptura de cualquier relación de la Casa del Rey con los negocios que pudiera tener en el extranjero Juan Carlos I, quien podría tener que enfrentarse a una investigación judicial, tanto en Suiza (donde no tiene inmunidad) como aquí, que ya se verá si le alcanza.

Sin embargo, esto es sólo la culminación de un secreto a voces. Los negocios internacionales del rey Juan Carlos I le han permitido acumular una gran fortuna desde sus primeros pasos como príncipe. Sin embargo, este patrimonio no se refleja en ninguna de las cuentas oficiales del Estado y es prácticamente imposible conocer cuánto dinero acumulan los Borbones y, en concreto, el rey emérito. La última cantidad atribuida a Juan Carlos I se aproximó a 2.000 millones, según la revista Forbes. Pero la realidad es que ésta es sencillamente inestimable por ahora.

Los inicios de esta fortuna, teniendo en cuenta que en su momento hablamos de un príncipe sin corona y con una fortuna inexistente, se remontan al final de la dictadura, cuando Franco decide explotar la buena mano que el futuro monarca tenía con los dirigentes de países árabes para intentar que la crisis del petróleo de 1.973 afectase lo mínimo a nuestro país. Esto cristalizaría en 1.977, cuando Juan Carlos I recibió del todavía príncipe saudí Fahd bin Abdulaziz el montante de 100 millones de dólares a interés cero con el supuesto objetivo de “fortalecer la democracia” en España. De este préstamo no consta ni que se devolviese ni que llegase a las arcas del Estado.

Pero el pelotazo grande parece ser que fueron las comisiones especiales ingresadas por la compra de cada barril de petróleo que adquiría España. Según Roberto Centeno, exconsejero delegado de Campsa, cada barril de petróleo que compraba España llevaba un sobrecoste de entre 1 y 2 dólares, que iban a engrosar las cuentas personales del Rey.

Estaríamos hablando de que, por cada petrolero de 200.000 toneladas, transportando entre 1.400.000 y 1.600.000 barriles, de unas comisiones de unos 2 millones de dólares del año 1.979. Así fue como en pocos años entró en las listas de potentados de la revista Forbes. Sin embargo, su nombre salió de la lista de los más ricos a raíz de gestiones diplomáticas.

El siguiente apunte lo tenemos con la vinculación a la cuenta “Soleado” a la que se vinculan otros nombres ilustres de los años del “pelotazo”. Los Albertos, Javier de la Rosa, el clan de los Pujol o dirigentes del PP pasaron presuntamente todos por Suiza, con ingresos en la cuenta “Soleado”, que salió a la luz con la detención del bróker suizo Fasana en el marco de la Operación Gürtel. En esta cuenta también estaría el exmonarca. Nadie sabe cuántos millonarios españoles hay en esa cuenta, ni cuánto dinero guarda en total, pero por lo que han contado algunos de sus clientes –como el banquero y expresidiario Javier de la Rosa– puede tener allí guardados alrededor de 200 millones. Sí que se conoce que allí guarda también su dinero la red de Francisco Correa, líder de la trama de corrupción conocida como Caso Gürtel, y algunos diputados del PP imputados por corrupción.

Casi una década después, la información relacionada con la cuenta que gestiona sigue bajo secreto de sumario, al igual que los supuestos ahorros del rey emérito que allí se atesoran.

Pero tampoco hay que olvidar los negocios llevados a cabo con la aristócrata alemana de origen danés Corinna Zu Sayn-Wittgenstein. Se cree que la fortuna labrada por la pareja en sus años de romance gracias a los negocios, entre otros, con la petrolera Lukoil podría llegar a los 30 millones de euros. Precisamente fue el descubrimiento de esta relación lo que casi hizo saltar por los aires la institución, hasta el punto de hacerle abdicar.

El caso es que el Rey actual, supuestamente educado con unos férreos principios de honradez (como todos, seguramente) se ha desvinculado de los negocios de su padre, por lo menos de los que se han descubierto hasta ahora, y le ha retirado la asignación de la Casa Real que éste recibe, lo que significa una expulsión de la Casa Real.

En este sentido, sin duda que la crisis del coronavirus ha venido muy bien a la Casa Real para hacer pública esta información. Las trastadas del padre bien pueden valer un trono en los tiempos que corren.

¡Comenta!

Notificame
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados
Como ya se ha dicho en muchos sitios, la renuncia a la herencia no se puede hacer en vida del progenitor, si no al fallecimiento de este. Así que, de momento, ese anuncio a la renuncia de esa herencia es más «postureo» que otra cosa. Cuando le toque heredar, y según «estén las aguas»; pues ya se verá (o seguramente no) lo que hace el Heredero… Malos momentos para la Corona Española, y, tal vez, ya veremos, el inicio de su fin… Para mi desgracia, tampoco tengo mucha fe en una presunta III República y la explicación es sencilla, ¿Acaso… Leer más »

Veo mucho mas grave lo que robo Pujol, o quedarse dinero destinado a cursos de formación, lo del Rey y los casos de corrupción en Madrid son mordidas, que aunque esta feísimo hacerlo es algo muy común en España, lo que pasa es que a pequeña escala no esta mal visto. «voy a llevarle un jamon al entrenador de futbol de mi hijo y asi este domingo seguro que juega»

Tampoco hay que olvidar el sueldo (o asignación, como la llaman) del Estado que pagamos todos los españoles (ahora mantenemos a dos en vez de a uno) todos estos años, de los que no se sabe cuánto gasta, en qué, si sobra o si alguna vez ha devuelto lo que sobra. Porque ésto debe haber sido de lo menos transparente todas estas décadas. Así también me forro yo.

Pues no sé porqué oiga, al leer este artículo,me ha recordado a otro que se escribió en esta página también, hará unos dos meses,sobre lo bien que habia ido la transición y lo majos que fueron los que formaron parte de ella. Y recordar que hay gente exiliada y en la cárcel por hablar mal de este señor,país de pandereta

Mi duda es… La asignación que se le retira a Juan Carlos vuelve a los presupuestos generales del estado o pasan a la partida de la casa real???

wpDiscuz