31 mayo 2016 - Euribor
Euribor
Euribor hoy: -0,191%
 Media mes: -0,191%

Prima de riesgo: 113,3
IBEX35: 10.171,90 (-0,05%

31 de mayo de 2016

Estás viendo los artículos de Euribor correspondientes al día 31 de mayo de 2016.

El Euríbor cierra mayo por cuarta vez en negativo, hasta su mínimo histórico del -0,013%

El Euríbor, índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas en España, ha cerrado mayo otra vez en terreno negativo por cuarto mes consecutivo y se ha hundido en tasa mensual en el -0,013%, su menor nivel de la historia, según datos recabados por Europa Press.

Durante los 22 días en los que ha habido actividad bancaria en mayo, el índice sólo ha registrado tasas diarias negativas. De hecho, en los tres últimos valores del mes la caída se ha acentuado hasta el -0,015%.

De este modo, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años y Euríbor+1% a las que toque revisión tendrían una rebaja en su cuota anual de unos 116 euros o algo más de nueve euros y medio al mes.

Los expertos consultados por Europa Press aconsejan tener en cuenta que el índice acabará subiendo en el medio plazo a la hora de contratar una hipoteca y advierten de que se constata que el Euríbor está tocando suelo.

La entrada en negativo del Euríbor está minando los márgenes de las entidades. Recientemente, el presidente de BBVA, Francisco González, admitía que la política ultralaxa del BCE está “matando” a la banca, si bien parece que el ‘timing’ para normalizar los tipos de interés resulta “impredecible”, en palabras del gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

El índice cerró febrero en el -0,008%, marzo en el -0,012% y abril en el -0,010%. Ante el debate de si la banca acabará pagando o no a los hipotecados, a través de una reducción del capital a amortizar, algunos bancos han anunciado que están aclarando en las nuevas hipotecas que el deudor nunca puede cobrar por el préstamo por más que el Euríbor se hunda en terreno negativo.

ESTABILIZADO DURANTE EL MES.

El analista de XTB Jaime Díez ha subrayado que el índice ha descrito una tendencia estable durante todo el mes de mayo, lo que contrasta con la volatilidad sufrida durante 2015 y los primeros meses de este año. “Esto fortalece la idea de formación de suelo en el índice”, ha defendido, para después concretar que la fluctuación no ha superado las cuatro milésimas, del -0,015% al -0,011% como valores máximos y mínimos.

Para el analista de XTB, esta “anómala” situación adelanta la ausencia de movimiento por parte del BCE en su reunión de junio. “Con la coyuntura actual, no podemos sino esperar que se mantenga el comportamiento actual de lateralidad, ya que el crudo parece estabilizarse y el BCE podría no tomar más políticas monetarias si ve a la Reserva Federal coger la iniciativa en la subida de tipos dejando de manera indirecta un euro más débil”, ha explicado.

EL PELIGRO DE UNA SUBIDA EN LAS CUOTAS.

Por su parte, la Agencia Negociadora ha alertado de que casi un 30% de quienes han formalizado una hipoteca en los dos últimos años no podrán afrontar “sin apreturas” una subida de los tipos de interés en sus préstamos. Al respecto, estima que si el Euríbor regresa a tasas del 4%, la cuota mensual de una hipoteca de 200.000 euros a 20 años se encarecería en unos 400 euros, un 43,5% más.

Ante la previsión de que la economía mejore y con ello los tipos se muevan al alza, la Agencia Negociadora ha valorado como “interesante y muy atractivo” estudiar ofertas de hipotecas a tipo fijo, que el mercado ya ofrece al 2%. “Esta decisión eliminaría de un plumazo la incertidumbre por una subida de tipos de interés y permitiría una mejor planificación financiera familiar”, ha valorado.

Escrito por Europa Press el 31 de mayo de 2016 con 17 comentarios
Lee más artículos sobre Noticias.

La fiesta de la democracia se da otro banquete

eleccionesA las puertas de las nuevas elecciones, hemos asistido a toda una enciclopedia acerca de cómo desgastar al adversario, cómo bloquearse los unos a los otros, cómo eludir el bulto y mirar para otro lado mientras le echas las culpas a los demás, y demás lindezas que, lejos de recordarnos al Príncipe de Maquiavelo, más nos ha recordado al género literario español por antonomasia: la picaresca. Lo triste es que sin los grandes autores del siglo XVII estos protagonistas de novela barata nos proporcionan tramas llenas de hastío, desespero y costes.

Tras el resultado electoral tocaba pactar y crear un gobierno de coalición, pero nuestros amados líderes políticos no han cumplido con la primera tarea que les fue encomendada: formar gobierno. La lista más votada ni lo ha intentado, pero ha dejado bien claro que si se formaba un gobierno ellos debían liderarlo. La segunda opción lo intentó, pero con un ojo puesto en la retaguardia por si alguien de su propio partido le arrebataba el puesto y el otro en impedir un nuevo gobierno del PP casi a toda costa. Sea como sea, lo que es claro es que el coste de estar sin gobierno durante más de seis meses, además de tener que celebrar nuevas elecciones es claramente un despilfarro en un país que tiene como uno de sus máximos problemas uno de los déficits públicos más elevados de toda Europa.

Ahora toca afrontar los 80 millones de coste directo que tiene la nueva convocatoria de elecciones. Sin embargo, la cifra real puede llegar hasta los 192 millones de euros, si se tiene en cuenta el gasto que hacen las administraciones públicas, la logística, el escrutinio y sistemas informáticos y el voto por correo. Por poner un ejemplo, las pasadas elecciones, las fallidas, tuvieron un coste de 130.244.505,08 euros según ha publicado el propio Ministerio del Interior. Pero además, a esto hay que añadir el de seguir manteniendo el gobierno en funciones, que no puede gobernar pero sí seguir cobrando sin realizar la mayor parte de sus tareas, además de que todos los diputados y senadores electos están cobrando sus remuneraciones sin ni siquiera trabajar, a la espera como están de revalidar su cargo o dejarlo según sea el resultado de la nueva cita con las urnas. Y para algo que éticamente podrían hacer y que deberían sentirse obligados a hacerlo, como es renunciar a cobrar de nuevo las subvenciones o, al menos, a aligerar las cargas económicas de la nueva campaña, tampoco se han puesto de acuerdo y los ciudadanos volveremos a pagar unas elecciones de tres platos, café, copa y puro.

No importa que el 86,8% de los ciudadanos esté en contra de repetir el envío de papeletas y propaganda o que el 83,1% opine que los partidos deban renunciar a la subvención, con campaña de change.org incluida, de hecho, todos los partidos coinciden en que se deberían aligerar los costes de la nueva cita electoral, pero todos igualmente alegan que esto ha de hacerse de manera consensuada entre todas las formaciones, y aquí volvemos a encontrar el problema: son incapaces de llegar a cualquier tipo de acuerdo entre ellos.

En cuanto a los beneficiarios, si atendemos a los resultados obtenidos en diciembre, la formación de Mariano Rajoy es la principal beneficiada de las subvenciones, al tratarse del partido con mayor representación. El PP tendría derecho a una subvención de 17,4 millones, sin envíos postales, aunque la ley sólo permite recibir hasta 12 millones. Mientras que la formación de Pedro Sánchez tendría derecho a 11,8 millones, aunque si se cumplen sus pronósticos, sólo llegaría a ingresar nueve. La misma circunstancia se produce con el partido de Albert Rivera, cuya subvención podría superar los tres millones y medio de euros, pero sólo ingresarán lo que gastaron: cuatro millones.

En peores circunstancias se encuentra IU-Unidad Popular, debido a que al no obtener grupo propio ha incurrido en importantes deudas. La subvención que percibiría no llega al millón de euros, mientras que la formación llegó a gastar más de dos. Su situación empeoraría notablemente si ahora se recortan las partidas de gastos. Que me perdonen mi maldad al suponer esto un acicate a su unión con Podemos. En cuanto a éstos, aseguran no depender de las subvenciones, ya que se financian a través de microcréditos, pero podría cobrar los algo más de dos que reconoció haber gastado durante la campaña aunque le correspondieran hasta 8,2 millones.

Estamos por tanto nuevamente invitados, a nuestro pesar, a una nueva fiesta de la democracia, carteles, mítines, escuchar despropósitos, debates, encuestas… la bolsa de cotillón completa. Sin embargo, para mí lo peor no es eso, lo peor lo tendremos si repetimos resultado. Es decir, ¿y si los resultados obligan nuevamente a nuestros políticos a pactar entre ellos para formar gobierno?

Escrito por Manuel González el 31 de mayo de 2016 con 44 comentarios
Lee más artículos sobre Articulos.



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »