Inicio Teoría de Dow

    Teoría de Dow

    0
    « Back to Glossary Index

    teoria dow

    La Teoría de Dow es un método para elegir operaciones bursátiles con éxito. Con más de cien años de antigüedad, puede ser el sistema más antiguo de selección de valores que todavía se utiliza. Por ello, los inversores suelen referirse a ella como el abuelo de la teoría de selección de valores.

    Charles Dow creó su Teoría Dow en una serie de editoriales del Wall Street Journal que escribió entre 1900 y 1902. En estos artículos estableció los fundamentos básicos de su teoría. En ellos explicaba el funcionamiento de los mercados de valores. Charles Dow también creó dos de los principales índices bursátiles que los mercados siguen utilizando hoy en día. Se trata del Promedio Industrial Dow Jones y del precursor del Índice de Transporte Dow Jones (el Índice Ferroviario Dow Jones). Charles murió en 1902. Su muerte dejó este trabajo para que lo completaran otros seguidores que publicaron varios libros sobre el tema durante los siguientes sesenta años.

    La teoría Dow sigue siendo importante para los mercados y los inversores en la actualidad. La gente estudia la teoría para entender cómo funcionan varios de los principales índices. Los inversores también han creado una serie de sistemas basados en la Teoría Dow a lo largo de los años. Los principios del análisis técnico tienen sus raíces en las ideas de la Teoría Dow. El análisis técnico se centra en la lectura de los gráficos. Estos técnicos utilizan la información de los gráficos para predecir los precios futuros de las acciones.

    Seis ideas básicas sustentan la Teoría de Dow. Algunos inversores han intentado descartar estos conceptos a lo largo de los años. Con el paso del tiempo, suelen demostrar su veracidad a pesar de los escépticos.

    La primera afirma que el mercado considera toda la información con sus niveles de precios. Esto significa que los precios de las acciones reflejan información pasada, presente e incluso futura. El mercado lo tiene todo en cuenta, incluida la inflación, los tipos de interés, los anuncios de beneficios que se publicarán próximamente, las emociones de los inversores e incluso el riesgo de eventos futuros.

    La segunda idea dice que tres tendencias conforman las acciones del mercado. Estas incluyen las tendencias primarias, las tendencias secundarias y las tendencias menores. Las tendencias primarias suelen durar más de un año. Las tendencias secundarias se mantienen de varias semanas a varios meses. Van en contra de las tendencias primarias. Las tendencias menores ocupan menos de tres semanas.

    El tercer concepto de la Teoría de Dow afirma que las tendencias primarias se componen de tres fases principales. La fase de acumulación hace que los precios del mercado empiecen a subir. La fase de participación masiva es aquella en la que los inversores medios compran en el mercado y hacen que los precios suban considerablemente. Esta es la fase más duradera de cualquier mercado. La fase de exceso es cuando el mercado se vuelve sobrecomprado. Los inversores más grandes y con más conocimientos comienzan a vender sus acciones a nuevos inversores antes de que se produzca una caída en esta fase.

    Una cuarta idea es que dos índices de mercado deben coincidir en el cambio de tendencia. No son dos índices cualesquiera los que tienen que coincidir. Los mercados alcistas y los mercados bajistas sólo cambian cuando la media del Dow Industrial y la media del Dow Transports coinciden en el cambio de tendencia.

    El quinto principio de la Teoría Dow es que el volumen confirma la tendencia. El volumen representa el número de acciones que cambian de manos. Si no aparece un volumen importante en cualquier movimiento significativo en contra de una tendencia, la tendencia suele estar intacta. El volumen debería ser mayor cuando el precio se mueve en la dirección de la tendencia. Cuando el precio va en contra de la tendencia, el volumen debería ser menor.

    La última idea de la Teoría de Dow afirma que una tendencia continúa hasta que se produce una clara inversión. Se necesitan pruebas abrumadoras para invertir la tendencia de forma convincente. Operar en contra de la tendencia suele perjudicar a los inversores. Esto hace que la popular afirmación «la tendencia es tu amiga» sea algo más que un pegadizo eslogan bursátil. También demuestra ser una filosofía importante detrás de la Teoría de Dow.

    « Volver al glosario económico