Inicio Articulos Breve balance del año en los mercados

Breve balance del año en los mercados

5

A comienzos de este año jugué, como hago cada enero, a ser profeta, casi siempre con resultados más bien discretos. Sin embargo este año parece que la excepción confirma la regla de desconocer el futuro, ya que mi nivel de aciertos ha sido alto. Dije que 2018 iba a ser un año para no estar en bolsa (aunque una vez más fallé al prever mejor comportamiento de Europa respecto a Wall Street) y desaconsejé específicamente mercados emergentes y renta fija, dos de los peores sectores de este ejercicio. Preví un €/$ a la baja que se ha cumplido, un crudo a la baja con unos IPCs globales menguando hacia final de año aunque mi apuesta por el oro y la plata ha resultado errónea. También vaticiné que el Euribor encontraría su suelo, así como que se desinflaría el Bitcoin, se dispararía la volatilidad en los mercados tras los mínimos de 2017 y que la economía crecería si bien fallé en mis posibles “cisnes negros” ya que la geopolítica al final no ha tenido apenas incidencia negativa y han sido temas como el Bréxit, la crisis de los emergentes o el lío político italiano los mayores protagonistas.

En teoría, debería estar contento y sin embargo, no ha sido uno de mis mejores años en los casi 11 que llevo basando el grueso de mis ingresos en el tráding en los mercados financieros. Y esto se explica primero porque opinar es gratis, no es lo mismo que tomar decisiones de riesgo sobre el dinero de uno, segundo porque sobreestimé la estadística alcista de este último trimestre y tercero, porque acertar en enero lo que va a pasar en diciembre puede tener mucho mérito (o mucha suerte) pero el “timing” es lo que importa. Alguien que apostara, por ejemplo, bursátilmente contra Amazon en enero, en septiembre estaría arruinado pero si lo hizo a comienzos de octubre, habría ganado un buen dinero. Según aumenta la volatilidad, y este ha sido uno de esos años, más importante es acertar no sólo la tendencia, también el momento en el que apostar por ella. Y es que salvo las criptomonedas, sobre las que advertí, también acertadamente, en diciembre 2017 y el €/$ que llevan cayendo desde sus máximos de enero, todos los activos han tenido muchos movimientos antes de decantarse hacia donde estén acabando el ejercicio.

Por ejemplo, Wall Street ha vuelto a marcar en 2018 máximos históricos. Los buenos resultados empresariales, el avance de la economía norteamericana, el aumento del nivel de recompras de las grandes compañías y especialmente la rebaja fiscal de Trump -que supuso una lluvia de liquidez para el mercado- apoyaron la continuación de la gran tendencia alcista iniciada en marzo de 2009. Todo esto llevó a que algunos movimientos se exageraran, especialmente en los valores tecnológicos, destacando Apple y Amazon por ser las dos primeras cotizadas que superaron el billón de $ de capitalización bursátil, cuya corrección –o estallido de la burbuja, quién sabe- iniciada en Octubre ha alimentado las bajadas ya de por sí habituales en otras bolsas del globo en 2018. Lo mejor es que lo veamos con gráficos, así comprobaremos cómo hay activos que han tenido su tendencia muy clara desde enero pero otros no.

Este es el Bitcoin, pocas dudas de su tendencia desde los máximos de hace 12 meses

El €/$ también tiene claro su desarrollo este año

El principal índice bursátil norteamericano ya no está tan claro porque las dudas llegaron en el último trimestre

Y el Ibex pues ha tenido sus más y sus menos pero la tendencia bajista creo es clara y para verlo mejor os pongo la imagen desde enero del año pasado

Para no excederme con los gráficos, todos veis cómo el Euribor se ha movido bastante poco aunque sea ligeramente al alza desde hace unos meses, y ya os digo que la rentabilidad de la deuda española está casi igual que hace 12 meses aunque haya tenido algunos picos por contagio del lío político italiano. Lo que sí me gustaría poneros para finalizar es uno sobre el Brent ya que la importancia económica del precio de este activo –especialmente para España, importador y muy dependiente del turismo internacional- y su peso en la inflación, puede determinar la política sobre tipos de interés a escala mundial, incluida la del BCE. Y las caídas de este último trimestre ya están cambiando muchas expectativas:

En resumen, un año para olvidar en los mercados pero que no está claro si augura un mal 2019 o está ofreciendo una gran oportunidad a quien tenga liquidez. Mientras tanto, feliz navidad.

¡Comenta!

Notificame
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados

Felices fiestas a todos!!!!

Y sí…. un 2018 a olvidar… en cuanto a mercados….. porque en lo que toco de economía real, muy bueno y con un 2019 lleno de expectativas….. espero que los mercados sigan esta expectativas reales…

Que humilde Droblo… Acerté, predije…. (algún fallé pa que no se note)). Haz tu trabajo, que es servir al devenir de los tiempos.

Felix Navidad también a ti droblo y al resto de por aquí

¡Excelente Droblo!

wpDiscuz