Cuatro de cada diez contratos firmados en julio tenía una duración igual o inferior a un mes
Euribor
Euribor hoy: -0,129%
Media mes: -0,136%
Prima de riesgo: 115,3
IBEX35: 8.886,10 (-0,45%)


Cuatro de cada diez contratos firmados en julio tenía una duración igual o inferior a un mes

El 37,3% de los más de dos millones de contratos inscritos en los servicios públicos de empleo durante el mes de julio tenía una duración igual o inferior a un mes, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) recogidos por Europa Press.

En total, en julio se registraron 779.679 contratos con una duración igual o inferior al mes. De esta cantidad, la mayor parte presentaba una duración igual o inferior a siete días.

En concreto, el 24,7% de los contratos realizados en julio (515.220), es decir, uno de cada cuatro del total de contratos efectuados en dicho mes, tenía una duración igual o inferior a la semana.

Por su parte, 91.664 contratos (el 4,4%) presentaban una duración de entre una semana y 15 días, mientras que 172.795 (8,3%) tenían una duración de entre 15 días y un mes.

Si se echa un vistazo a la estadística de contratos registrados desde enero de este año se observa que el volumen de éstos con una duración igual o inferior a un mes varía muy poco a lo largo de los distintos meses del año, por lo que no puede concluirse que los contratos de julio son más cortos porque responden a las contrataciones de verano.

De hecho, el 37,1% de los contratos que se firmaron el pasado mes de enero tenía una duración igual o inferior a un mes; el 36,4% de los firmados en febrero también. En marzo, coincidiendo con la Semana Santa, el porcentaje fue del 38%; en abril del 38,3%; en mayo del 40%; en junio del 37,5% y en julio, del 37,3%.

Lo mismo sucede con los contratos de menos de siete días, que se mueven en porcentajes bastante similares a lo largo de los distintos meses, representando habitualmente uno de cada cuatro contratos que se firman cada mes.

Analizando los datos de este año se observa que mayo fue el mes en el que el peso de los contratos de menos de una semana de duración fue mayor: un 30,2% de los contratos que se firmaron ese mes duraba menos de siete días.

SÓLO EL 9,1% DE LOS CONTRATOS DE JULIO FUE INDEFINIDO

Con entre uno y tres meses de duración se efectuaron 314.747 contratos en julio (el 15,1%), mientras que los contratos de entre tres y seis meses sumaron 117.048 (el 5,6% del total).

De entre seis y doce meses de duración se registraron 27.213 contratos (el 1,3%), en tanto que 7.255 contemplaban una duración superior al año (el 0,3% del conjunto de contratos).

Asimismo, en el registro del SEPE figuran en julio 650.562 contratos de duración indeterminada y 190.151 contratos indefinidos, cifra esta última que equivale al 9,1% del total de contratos efectuados en el séptimo mes del año.

DURACIÓN MEDIA DE 49,81 DÍAS

En conjunto, sumando todos los contratos de julio, la duración media de los mismos fue de 49,81 días, dato muy similar al de julio de 2017, que fue de 49,45 días.

Ahora bien, ambas cifras se encuentran muy lejos del máximo de 73,8 días alcanzado en julio de 2006, año en el que arranca la serie. Entre 2006 y 2008, la duración media de los contratos que se firmaban en julio superaba los 72 días.

A partir de aquel año, coincidiendo con los años más duros de la crisis, se empieza a registrar un bajón en la duración media de los contratos que se efectuaban en julio, hasta situarse ésta en 49,93 días en 2014, año en el que la economía española volvió a crecer tras varios ejercicios en negativo.

No obstante, la vuelta al crecimiento económico no ha hecho mella en la duración de los contratos, pues en julio de los últimos años los valores observados son bastante similares.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoracion)

Escrito por Carlos Lopez el 22 de agosto de 2018 con 2 comentarios.

2 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

# 1, Daniel
22 de agosto de 2018, a las 11:33

Normal, que se puede esperar de una política neoliberal aplicada estos últimos años en la creencia de que se auto regule el mercado laboral con libertad de contratación y despido barato.

Y lo más grave, gracias a la reforma laboral es sumamente fácil realizar un ERE justificando una simple previsión, es decir, se despido sin necesidad de acontecimiento real, es como si te condenan por posible delito que puedas cometer en un futuro. De esta forma muchas empresas han despedido a gran parte de su plantilla y renovándola con salarios mucho más bajos con precariedad de contratos.

Toda va unido, así que al bajar las cotizaciones de la seguridad social, tienen el argumento perfecto para decir que no hay dinero para las pensiones y alargar las jubilaciones cuanto menos, pero eso si para la banca y los privilegiados, liquidez, rescates y amnistías fiscales por si acaso no tienen bastante con la ingeniería fiscal o sus telarañas de empresas.

0
# 2, miguel
24 de agosto de 2018, a las 19:13

Los contratos que estan proliferando , apenas 800 euros al mes o gente dando gracias por llegar a mileuristas solo traera pobreza , incluso para los empresarios que ahora se estan forrando , cuando la gente no vaya a comer fuera porque no puede permitirselo , cuando consumamos lo minimo y necesario , entonces los empresarios y los politicos veran que no era el camino .La unica solucion es subir el salario minimo a 1100 euros y penalizar los contratos por horas , que al empresario le cueste mas pagar a una persona por horas que tenerlo contratado indefinido

0

Deja tu comentario...




Contáctenos - Terminos de uso y cookies