Inicio Tapering

    Tapering

    0
    « Back to Glossary Index

    Tapering

    La traducción literal de tapering es «estrechándose», es un concepto que se utiliza cuando se refiere a disminuir algo paulatinamente. Por ejemplo cuando uno entrena una Maratón los últimos días de entre en economía se puso de moda en 2013 y ahora en 2021 vuelve a cobrar protagonismo.

    Cuando lo leemos en un medio económico, el tapering se refiere a la retirada progresiva de los estímulos económicos planteados por los Bancos Centrales (FED en EEUU y BCE en Europa). Durante las dos últimas crisis las soluciones planteadas por los gobiernos han venido de la mano de los bancos centrales que con diversas herramientas (principalmente bajada de tipos y compra de bonos) han inundado de liquidez los mercados, medidas que no pueden realizarse para siempre y en algún momento hay que cortar el grifo. El grifo no se puede cortar de golpe ya que los mercados son adictos a esa liquidez así que hay que hacerlo muy poquito a poco.

    El tapering se realiza ralentizando las compras de activos, lo que, en teoría, conduce a la reversión de las políticas de flexibilización cuantitativa (QE) aplicadas por un banco central. El «tapering» se lleva a cabo después de que las políticas de flexibilización cuantitativa hayan logrado el efecto deseado de estimular y estabilizar la economía.

    Cuando los bancos centrales aplican una política expansiva para estimular una economía en recesión, suelen prometer explícitamente que revertirán sus políticas de estímulo una vez que la economía se haya recuperado. Esto se debe a que seguir estimulando una economía con dinero fácil una vez superada la recesión puede llevar a una inflación descontrolada, a burbujas de precios de los activos impulsadas por la política monetaria y a un recalentamiento de la economía.

    Comunicar abiertamente a los inversores la dirección de la política del banco central y sus actividades futuras ayuda a establecer las expectativas del mercado y a reducir la incertidumbre del mismo. Por ello, los bancos centrales suelen emplear una reducción gradual, en lugar de interrumpir bruscamente las políticas monetarias expansivas.

    Los bancos centrales contribuyen a aliviar la incertidumbre del mercado al definir su enfoque de la reducción gradual y las condiciones específicas en las que ésta continuará o se interrumpirá. En este sentido, cualquier reducción prevista de las políticas de QE se comunica con antelación, lo que permite al mercado empezar a hacer ajustes antes de que la actividad tenga lugar realmente.

    En el caso de la QE, el banco central anunciaría sus planes de ralentizar las compras de activos y vender o dejar que los activos venzan. El objetivo es reducir la cantidad de activos totales del banco central y, a su vez, la oferta monetaria.

    Una de las razones de por qué los bancos centrales se muestran reacios a dar marcha atrás en sus políticas de QE es la recurrencia de los llamados «taper tantrums». Los inversores (y los mercados financieros en su conjunto) pueden reaccionar de forma extrema ante la posibilidad de que el estímulo del banco central se frene.

    Por ejemplo, los anuncios de la inminente reducción de los estímulos por parte del banco central suelen ser recibidos con fuertes subidas de los rendimientos de la deuda pública y caídas en los mercados de valores y esto en general no gusta a nadie.

    ¿Cuál es la diferencia entre el «tapering» y el «tightening»?

    En el contexto de la política monetaria, la política restrictiva, o contractiva (tightening), es una estrategia emprendida por un banco central para frenar el crecimiento económico, restringir el gasto en una economía que se considera que se está acelerando demasiado, o frenar la inflación cuando está aumentando demasiado rápido.

    La política monetaria restrictiva es lo contrario de la política monetaria expansiva. La política expansiva, o relajada, trata de estimular la economía mediante el fomento de la demanda a través de estímulos monetarios y fiscales. La QE es una herramienta de la política monetaria expansiva.

    Por lo tanto, el tapering se refiere a la reversión de un aspecto de la política monetaria flexible -la QE-, mientras que el tightening se refiere a la aplicación de una política monetaria restrictiva. La reducción de las compras de activos por parte de la Fed puede producirse al mismo tiempo que un programa de política monetaria expansiva. Aunque tanto el tapering como el tightening pretenden tener efectos similares en los tipos de interés del mercado, no siempre ocurren simultáneamente.

    « Volver al glosario económico