Inicio Materias primas energéticas

    Materias primas energéticas

    0
    « Back to Glossary Index

    Materias primas energéticas 1

    El término materias primas energéticas (energy commodities) se refiere a una variedad de productos relacionados con fuentes de energía como el carbón, el petróleo del mar de Brent, la gasolina, el gasóleo de calefacción y el gas natural. Estos recursos energéticos resultan esenciales en la vida diaria. Esto hace que los consumidores sean los más conscientes de estos productos. Además de estar entre los más utilizados, también suelen estar entre los que más se comercializan en los mercados.

    Estas materias primas energéticas se utilizan en tantas aplicaciones industriales que mantienen un gran atractivo como inversión. Sus precios tienen la capacidad de subir sustancialmente en plazos más cortos cuando la demanda aumenta o la oferta disminuye. La energía es también un componente importante en los índices de inflación de todo el mundo, lo que hace que las inversiones en energía sean una cobertura eficaz contra la subida de precios. El aumento de los costes del petróleo y la gasolina se traduce en un aumento de los precios en general en toda la economía estadounidense y mundial.

    Los inversores que estén interesados en invertir en estos diferentes tipos de materias primas energéticas tienen una variedad de opciones de vehículos de inversión y materias primas. Hay fondos y ETFs, contratos de futuros y opciones, y acciones de empresas del sector energético entre las que elegir.

    El petróleo Brent resulta ser la principal referencia petrolera del mundo. Es al que están ligados alrededor de dos tercios del comercio mundial de petróleo y se confía especialmente en la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África). Este indicador representa una forma dulce de petróleo crudo, aunque no es tan dulce como el crudo de referencia estadounidense WTI (West Texas Intermediate). El petróleo Brent se utiliza para producir gasolina y destilados de mediana pureza como el gasóleo y el queroseno. El petróleo crudo tiene aplicaciones en una amplia gama de productos de consumo que sustentan la vida moderna, incluidos los plásticos. El crudo debe refinarse primero para convertirse en productos más útiles, como la gasolina o el gasóleo de calefacción.

    El carbón es responsable de proporcionar la energía para casi la mitad de toda la electricidad generada en la tierra. Suele obtenerse a través de la minería a cielo abierto o por medio de pozos subterráneos. Los principales yacimientos de carbón se encuentran en el Medio Oeste y el Este de Estados Unidos, así como en regiones de Rusia y China. El carbón se utiliza principalmente para generar electricidad. Casi el 40% de toda la producción de energía del mundo procede del carbón. En los últimos años, el carbón ha perdido importancia en los países desarrollados y se ha vuelto más crítico en las naciones como China, que necesitan un combustible barato. También es útil para la producción de acero debido a las temperaturas increíblemente calientes que produce y que son fundamentales para crear el acero más puro.

    La gasolina es uno de los productos energéticos más importantes, especialmente para la industria del transporte.  Los mercados emergentes utilizan una parte cada vez mayor de este recurso energético. El gasóleo de calefacción encuentra sus principales usos en calderas y hornos como fuente de combustible para calentar empresas y hogares. El gas natural puede ser de difícil acceso en algunos de estos mercados o demasiado caro para utilizarlo en lugares donde hace mucho frío. El gas natural es uno de los combustibles más importantes para generar energía. Es especialmente popular en los sistemas de refrigeración y calefacción.

    El gas natural alimenta turbinas de vapor o de gas para crear electricidad. Cada vez se prefiere más que el petróleo y el carbón, ya que es una fuente de energía mucho más limpia que produce menos emisiones de gases de efecto invernadero. Su transporte se ha hecho más práctico gracias a las terminales de gas natural licuado que funcionan con una forma de gas natural comprimido (GNC).

    « Volver al glosario económico