Inicio Bancos 5 puntos que deberías revisar de tus cuentas bancarias

5 puntos que deberías revisar de tus cuentas bancarias

0

5 puntos que deberías revisar de tus cuentas bancarias 1

¿Alguna vez te ha dado por mirar el contrato de tu cuenta corriente? Probablemente no ya que se trata de un producto muy sencillo y con poca vinculación con el banco, no obstante deberías repasarlo ya que puede haber puntos un tanto delicados que no debes dejar pasar por alto. Se trata de aspectos esenciales que permitirán que tu cuenta corriente o de ahorro sea un producto que trabaje para ti, pero no para el banco. Antes de contratar tu cuenta bancaria, pregunta cualquier duda que te surja a la entidad.

  1. Comisiones bancarias: son las más sensibles para el usuario, ya que son las que repercuten en su ahorro. La obligación histórica que tenían las entidades de crédito que operan en España, de elaborar un folleto de tarifas de comisiones cobradas y que quedaba registrado en el Banco de España, para consulta libre a través de la web por cualquier interesado, ha desaparecido. Así la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, únicamente establece la obligación de que las entidades de crédito pongan a disposición de los consumidores los tipos de interés y comisiones que habitualmente aplican a los servicios que prestan con mayor frecuencia. Esto fuerza a los usuarios a tomar más precauciones con este punto, tratando de aclarar bien las comisiones que se le van a cobrar y compararlo con la información que aparezca en la web o en la propia oficina, antes de contratar una cuenta corriente, para evitar sorpresas posteriores.
  1. Productos vinculados: una entidad bancaria no puede obligarte a contratar un producto adicional para contratar una cuenta corriente (algo que se permite en las hipotecas). Algunas ofrecen, además de sus servicios básicos, otros productos que no tienen el porqué interesarnos: como los cheques, las tarjetas de crédito o los seguros. El usuario debe tomar, en último lugar, la decisión de contratarlos o no para mejorar las condiciones de la cuenta en cuestión.
  1. Saldos negativos: los descubiertos son situaciones en las que nuestra cuenta queda en saldo menor que cero, lo que puede llegar a originar una serie de comisiones. Estos gastos debemos examinarlos adecuadamente en la clausula correspondiente del contrato. Los importes de reclamación por posición deudora (cuando transcurren entre tres y siete días desde que se produjo el descubierto) pueden variar entre entidades y tipos de cuentas, pero nunca debe superar los 50 euros. La comisión que se aplica sobre la mayor cantidad acreedora, varía entre el 1 y el 4,5 por ciento sobre la mayor de las cantidades y sólo se aplica una vez durante el descubierto.
  1. Operaciones autorizadas: ten en cuenta la cuenta corriente que contratas ya que las operaciones permitidas pueden variar. Una cuenta remunerada no permite ciertos trámites que sí son posibles con una cuenta corriente, como es el caso de la domiciliación de recibos o nómina.
  1. Consultas online: Todos los bancos cuentan ya con una plataforma online para realizar las operaciones más comunes: desde la revisión de movimientos, consulta de recibos o envío de transferencias. Este tipo de operaciones diarias pueden resultarnos muy cómodas si las realizamos a través de Internet, pero debemos consultar si existe algún tipo de comisión asociada. Por suerte, la mayoría de las entidades cuentan con un servicio completamente gratuito para el usuario, pero no está de más informarse sobre las limitaciones que tienen las operaciones online.

Tener bien claras las características de los productos que contratamos puede que pensemos que es un trabajo que debería hacer el banco por nosotros, pero no es así. El banco vende y el cliente debe saber comprar sus servicios financieros, o después pasa lo que pasa.

 

¡Comenta!

¡Sé el primero en comentar!

Notificame
wpDiscuz