Inicio Articulos El péndulo se acerca a Keynes

El péndulo se acerca a Keynes

10

En los bombardeos sobre Gran Bretaña de 1940 y 1941 dos famosos economistas, amigos personales, fueron destinados a la vigilancia aérea en el Kings College de Londres: un caballero inglés y un exiliado austríaco. Uno, Keynes, colaboró con los gobiernos aliados en la planificación de sus economías de guerra (ya en la Primera Guerra Mundial lo hizo con el británico) y otro, Hayek, que estaba en contra de la excesiva intervención estatal en la economía, apenas era tenido en cuenta.

A Keynes algunos le llaman el creador de la macroeconomía (antes no era habitual referirse al PIB, el IPC, la tasa de empleo etc.) y a partir de la publicación de su libro “Teoría general del empleo, el interés y el dinero” en 1936 se convierte en el economista más famoso, probablemente, de la historia. Si bien cuando defiende, por ejemplo, que para crear empleo debe invertirse dinero público desde los gobiernos, ya hacía años que se estaba haciendo en los EUA, por lo que lo novedoso fue más bien la base ideológica. Keynes defendía que el gasto público debe reducirse en épocas de bonanza y aumentar en épocas de crisis. Jugar con el déficit y el superávit presupuestario. En mi opinión es algo muy sensato pero pecó de ingenuidad porque ¿qué gobernante en el mundo democrático reduciría el gasto social o el presupuesto de carreteras porque el país va bien, qué votantes entenderían eso? Quizás por eso es tan raro ver superávits en algún país.

En cualquier caso, su libro suponía una alternativa no sólo frente al mundo financiero conservador, también contra los métodos colectivistas soviéticos y el modo de Hitler de sacar de la crisis a su país. No hacía falta eliminar la propiedad privada para reducir el paro, tampoco retirar a las mujeres del mercado laboral y expulsar a los judíos del país como estaba pasando en Alemania, bastaba con aceptar un mayor control del estado en la economía, un mayor gasto público y un poco de inflación. Curiosamente, la entrada en la guerra de los EUA pareció dar la razón en todo a Keynes: el mayor gasto público y el mayor control sobre la economía (dirigismo en la industria, control de precios, racionamiento…) redujo el paro al mínimo.

En marzo de 1944 Hayek publica su libro Camino de Servidumbre “dedicado a los socialistas de todos los partidos” y tiene una gran repercusión, quizás porque en aquel año la libertad era un bien mucho más valorado que ahora por el miedo real al totalitarismo. En él critica la excesiva planificación gubernamental porque dar poder al gobierno es destruir la libertad individual. Por eso defiende que un sistema de libre competencia debe regularse a sí mismo y, contrariamente a Keynes, rechaza la macroeconomía y defiende que si hay un alto paro, acabará por arreglarse solo. Aunque tuvo sus partidarios, las críticas no se hicieron esperar, en aquel momento en el que el mundo estaba convencido que se había salido de la Gran Depresión y se estaba ganando la guerra gracias a la intervención del estado, el libro fue vilipendiado y rechazado por la mayoría.

Entre el 1 y el 22 de julio de 1944 se logran los acuerdos de Bretton Woods (un complejo hotelero en los EUA)  que serían la base de la economía que llegó después, incluida la decisión de fundar el FMI y el Banco Mundial. Por supuesto,  Keynes tuvo un lugar de privilegio pero ¿consiguió sus objetivos de estabilizar la economía mundial, reducir los episodios de crisis, acabar con el desempleo… o se convirtieron en instituciones burocráticas al servicio de intereses geopolíticos? De nuevo Keynes pecó de idealista e ingenuo.

El caso es que al morir en abril de 1946 él era un héroe y su amigo Hayek tenía muy mala prensa porque incluso se llegó a decir que su libro sólo tenía como objetivo criticar a Keynes. Pasó de ser una rivalidad sana a menospreciar a uno (hasta fue criticado por el candidato laborista que venció a Churchill en 1946) y subir a los altares al otro durante muchos años. En 1950 Hayek estaba tan desprestigiado que sólo una universidad norteamericana le ofrece trabajo como docente: Chicago. Hayek se reencuentra con Friedman. Se crea la llamada Escuela de Chicago, una isla en un mundo académico dominado por el keynesianismo en economía.

Hay que apuntar que en sí misma, la aplicación del keynesianismo es muy beneficiosa para los economistas ya que al considerar al mercado como algo que debe ser controlado por tecnócratas, les garantizaba no sólo trabajo, también una importancia enorme en la administración pública. Quizás eso ayudó a que sus teorías siguieran empujando el péndulo hacia el “más estado” durante algunas décadas más.

Otro día seguimos.

¡Comenta!

Notificame
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados

DEsgraciadamente ya sabemos lo que pasará… que USA bien y Europa mal….. no hace falta que sea ni octubre ni mayo…

Y si cogemos los mapitas del post posterior y vemos PIB y crecimiento y vaya….. más batiseñales que estas no hay….

Yo me voy a Asia (Dios mediante) a principios de noviembre y estaré con expats…. ya me lo explicarán…. que en esto los catalanes siempre “esto se va a acabar” y algunos llevamos 20 años que ni tan mal.

Veamos: Yo creo que recalentar la sopa esa de Keynes y al otro de esa manera, es absolutamente estéril.. solo signo de la falta de ideas frescas y aplicables a día de hoy… Hoy tenemos que tratar con una situación donde lo de Kaeynes se entiende por unos como enterrar dinero en cambiar aceras buenas con planes E, con pagar a la gente a estar en el sofa, por pagar a funcionarios o subvencionar fundaciones/asociaciones que se dedican a tareas absolutamente descabelladas. Por otro lado dedicarse a mantener impresas privadas ineficientes a flote con dinero publico, mantener las bolsas con… Leer más »

A Keynes (sobre todo) y a Hayek se les usa (o “malinterpreta”) “a conveniencia” para justificar el uso de unos u otros proyectos, medidas, tasas, o un todolocontrario…

Me figuro que de seguir vivos uno se tiraría de los pelos por cosas como los Planes E y el otro por esta magnifica globalización que sí, que tanto ayuda a los asiáticos pero que también tanto nos perjudica a nosotros…

Al final lo mejor era antes, que nos beneficiaba a nosotros y perjudicaba a los otros….. Recordemos que hubo hambruna más o menos extendida dónde ahora viven 5.000 millones de personas..

No sé si entenderán que por derecho divino ellos tienen que estar mal y nosotros bien…

Ni tanto, ni tan calvo.

Como me solían decir: “En el término medio se suele encontrar la virtud”.

wpDiscuz