Articulos - 12 agosto 2019

Recordando entrevistas – Muñoz y Pérez

Recordando entrevistas - Muñoz y Pérez

En los más de 10 años que llevo escribiendo aquí muchos temas se han repetido tanto por su interés como porque hay muchos enfoques para tratar un mismo asunto. Sin embargo, cuando he publicado alguna entrevista, ya no se ha vuelto a hablar de ella y considero que es una pena que algunas “perlas” que algunos entrevistados nos dejaron no sean recordadas.

Hace menos de dos años entrevisté a María Muñoz como gestora de banca personal y “estrella” mediática al ser una de las cuentas de divulgación económica y financiera más famosas de twitter. Hoy es diputada en el Congreso siendo, junto a Daniel Lacalle -que renunció- y Ruíz Bartolomé que está en la Comunidad de Madrid, el tercer caso de parlamentario que, cuando fue entrevistado en esta web, no estaba aún metida en política. Entonces hablamos sobre todo de los roboadvisors “a través de algoritmos, construyen una cartera específica para cada cliente y rebalancean sus inversiones según el contexto del mercado, los límites de riesgo previstos por el inversor, etc. La interacción humana es mínima o inexistente. Sustituyen, en gran medida, la figura del asesor financiero tradicional.”

Nos dio un dato que me sorprendió y espero haya cambiado en este tiempo:
aunque cada vez son más los inversores que utilizan las herramientas online para informarse sobre productos financieros, la contratación sigue muy dominada por el canal presencial a la hora de contratar: ocho de cada diez lo hacen de forma presencial (ya sea en la oficina bancaria o con su asesor) y solo un 21% lo hace de forma virtual, a través de las webs de las entidades, con asesores no presenciales o con banca telefónica o a distancia

También se mostró crítica con el Bitcoin, entonces activo de moda.

Siguiendo con 2017, charlé con Marcos Pérez, asesor de inversiones que es tremendamente crítico con la industria financiera

es una industria que se aprovecha de la incultura y los sesgos de sus clientes para esquilmarlo a base de comisiones abusivas y de colocarle productos que la mayoría de las veces no le convienen (…) la industria tiende a complicar la inversión más allá de lo que sería prudente, para conseguir el atractivo que dan la complejidad, lo sofisticado y exclusivo.”

Como físico, pensó que podría aportar “ciencia” a las inversiones de potenciales clientes pero salió escaldado:

“me considero un ‘quant arrepentido’, no es que haya renegado de las matemáticas, sino de su abuso. Más concretamente, de dos mitos asociados con las matemáticas en esta industria. El primero, la creencia de que cuanto más sofisticados sean los modelos econométricos y estadísticos que se utilicen, mayor garantía de éxito. Y el segundo, la sensación de seguridad que dan los modelos matemáticos, al hacernos creer que “el mapa es el territorio”. Es decir, nos creemos que los modelos que representan los mercados son la realidad.”

Fue una larga entrevista que recomiendo leer entera pero resalto algunas otras perlas:

“deberíamos recordar que a los analistas y periodistas se les paga para que produzcan noticias y opiniones constantemente, aunque no haya nada que decir —que es la mayor parte del tiempo”
“cuando damos crédito a los analistas estamos cometiendo un error conceptual de base: ¡Aceptamos implícitamente que alguien puede adivinar el futuro! (…) aunque tuviéramos una Bola de Cristal donde poder ver qué va a ocurrir en el futuro, no podríamos invertir correctamente con esa información porque nos faltaría la interpretación que los millones de inversores harán en cada momento de dichos eventos. Y esto lo sabe cualquier trader con experiencia: ¿cuántas veces la interpretación que los mercados hacen de un dato o suceso es totalmente arbitraria y perfectamente intercambiable?
si bien es factible alcanzar el rango de rentabilidad natural a largo plazo de los activos financieros —en torno al 6%-8% anual—, alcanzar la zona del 20%-25% que consiguen sólo algunos gestores extraordinarios es como enrolarse en el Tour de Francia y esperar acabarlo sin haber entrenado. Intentar ir más allá de esas rentabilidades es directamente imposible, un timo, o el autoengaño más caro de nuestra vida”

no creo que sea una buena idea invertir en base a esperar que un escenario se cumpla o no, por muy razonable, lógico o “necesario” que nos parezca. Vivimos en un mundo que ni es razonable, ni es lineal en la sucesión de sus acontecimientos. Es decir, creo que nuestras opiniones personales deben ir por un lado, y nuestras decisiones de inversión por otro.”

Por último, una reflexión que es de extrema actualidad:

“los Bancos Centrales, cuando intentan anular o atenuar los ciclos económicos con sus medidas artificiales, al final lo que acaban produciendo son nuevas y mayores burbujas por culpa de la mala asignación de activos que provocan en la economía. Para ‘arreglar’ el crash de las punto-com en el 2000 se generó una burbuja inmobiliaria que fue aún mayor que la anterior. Y para arreglar el crash del 2008, se está generando una burbuja en la deuda y otros activos que deja en pañales a la inmobiliaria de hace una década.”

Aunque la que más le gustará a los lectores es su opinión sobre que el Euribor en negativo “nos sorprenda y dura más años de lo que imaginábamos inicialmente”

Y ya hace dos años de aquello…

¡Comenta!

Notificame
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados

J.oder, hoy por aqui no pasa ni Juanito Gonzale! :-)

wpDiscuz