Creatividad en tiempos de crisis
Euribor
Euribor hoy: -0,154%
Media mes: -0,157%
Prima de riesgo: 128
IBEX35: 8.892,10 (0,03%)


Creatividad en tiempos de crisis

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.
La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.
Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.
La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.
El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.
Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.
Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.
Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.
En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein.

Hace algún tiempo un amable lector me envió por email esta cita de Einstein y ayer mismo, perdiendo el tiempo por Internet me encontré con un interesante artículo “10 productos e Innovaciones de recesiones del pasado” que os traduzco a continuación.

Todos asociamos las recesiones con cosas negativas. Desempleo, crisis y pérdida de beneficios dominan los titulares y empañan casi todos los debates relacionados con la recesión. Y como testimonio de este axioma eterno, muchas de las innovaciones más importantes del mundo surgieron en tiempos de crisis. Desde productos alimentarios a avances tecnológicos extraordinarios, las detalladas a continuación son algunas de las innovaciones dignas de mención nacidas de períodos de recesión.

Autoservicios de alimentación

Antes de 1916 los autoservicios de alimentación no existían. De hecho, los consumidores acudían a las pequeñas tiendas de ultramarinos del barrio, donde los dependientes cogían los productos solicitados del almacén o de detrás del mostrador. Todo eso cambió cuando Clarence Saunders abrió el primer establecimiento de autoservicio en Memphis. Fue tan innovador que Saunders patentó muchos de los métodos que utilizaba en su comercio. No obstante, no fue hasta el punto álgido de la Gran Depresión cuando el modelo de Saunders se extendió a más comunidades. Según el Special Report: Social Change & the Supermarket (Informe especial: cambio social y supermercado) de Ryan Matthews, los consumidores empezaron a preocuparse tanto por los cambios de los precios que gigantes de venta al por menor como Safeway se vieron obligados a adoptar el modelo de supermercado para ser competitivos. El resultado final fue que los emprendedores se dieron cuenta de que los consumidores podían coger los productos por sí mismos, de manera que podían atender a más clientes al mismo tiempo a precios más bajos.

Frigoríficos

Se supone que la Gran Depresión frenó las innovaciones y progresos de GE para llevar los frigoríficos eléctricos a los hogares americanos. Pero, de hecho, los datos sugieren todo lo contrario. El revelador blog Innovate On Purpose (innovar intencionadamente), cita un estudio que indica que las ventas de los frigoríficos, considerados un producto innovador en aquella época, creció un 30% entre 1929 y 1933. Intentando dar explicación a tan sorprendente tendencia, el artículo continúa diciendo que ese crecimiento se puede atribuir al deseo de ser el primero del bloque en tener un frigorífico, o al hecho de que a lo largo del tiempo tener un frigorífico suponía un ahorro al conservar en frío la comida, entre muchas otras ventajas. Según el artículo, la inestabilidad económica, en cualquier caso, no fue suficiente para poner trabas a esta innovación que supuso un gran cambio en nuestras vidas.

Cinta adhesiva

Cuando se necesita unir papeles y la grapadora no está a mano, la cinta adhesiva Scotch es lo primero en lo que se piensa. A muchos sorprende que Richard Drew, ingeniero de 3M, inventara la cinta Scotch en 1930 (comienzo de la Gran Depresión). Según About.com, Drew concibió la idea de la cinta al darse cuenta de que a los pintores de coches de un taller de carrocería les costaba eliminar las líneas que dividían trabajos de pintura en dos colores. Formada por un adhesivo transparente, aceites, resinas, caucho y cobertura de celofán, la cinta Scotch está a la altura de uno de los productos más sobresalientes surgidos de un período de recesión. La página Web de 3M también apunta que los tenderos y panaderos utilizaban la cinta Scotch para precintar comida durante la Depresión, lo que supuso un importante beneficio, teniendo en cuenta que no se podía desperdiciar nada durante un momento económico tan difícil. Quizás el mejor testimonio de su permanente poder aparezca en un artículo reciente de Fool.com sobre cómo obtener beneficios durante épocas de recesión, que comenta que las empresas son reacias a prescindir de comprar cinta Scotch cuando la economía está en declive.

Coca Cola Light

El saber popular sostiene que no se debe introducir un nuevo producto en momentos de desaceleración económica, aunque eso no evitó que Coca Cola lanzara la Coca Cola Light en 1982. La Coca Cola Light salió a la venta con gran aceptación por parte del público, superando a Tab como refresco bajo en calorías rápidamente, en un momento en el que los mercados se resentían por la desastrosa política económica de Jimmy Carter. La Coca Cola Light nunca ha perdido su popularidad y el artículo de SmartMoney de 2008 6 Stocks That Are Resisting Recession (6 valores que resisten a la recesión) ha vuelto a promocionarla.

Nailon

Al igual que la cinta Scotch, el nailon es un producto de la vida cotidiana del que difícilmente podemos prescindir. También se trata de una invención que germinó de la insólita semilla de la recesión. Inventada en 1935 por el químico Wallace Carothers, el nailon fue la culminación de años de investigación en los laboratorios DuPont. Según PBS, el ahora omnipresente material llegó al mercado en 1939 y fue un éxito instantáneo, sobre todo como sustituto de la seda en lencería. Sin las presiones de la Depresión, no obstante, el nailon no se habría creado. De acuerdo con Nylonhistory.org, el nailon se produjo únicamente siguiendo una asunción de los directivos que querían una investigación menos basada en teorías y más dirigida a los intereses comerciales de la compañía. Aparentemente, este cambio en la orientación se debió a las crecientes restricciones del desmoronamiento económico. PBS comenta que la creación de Carothers fue exactamente lo que DuPont había esperado como resultado de sus experimentos.

Fotocopiadoras

En un momento en el que las compañías difícilmente podían permitirse desperdiciar horas de trabajo en tareas repetitivas, la fotocopiadora proporcionó un estímulo muy necesario en el rendimiento. De hecho, fue precisamente la molestia de copiar documentos a mano lo que llevó a Chester Carlson, analista de patentes, a inventar la fotocopiadora en 1938, en plena Gran Depresión. Según InventHelp, Carlson estaba tan harto de tener que copiar a mano solicitudes de patentes que empezó a desarrollar la forma de automatizar el proceso. Consiguió una patente para su “método de copiado electrostático” en 1942, y en 1959 el concepto de Carlson cobró vida en forma de una gigantesca fotocopiadora de 900 kg.

Televisión en color

Apenas era el año 1929 cuando la Bell Telephone Company ofreció la primera demostración pública de televisión en color, según el libro The Great Depression in America (la Gran Depresión Americana), que también menciona que los ingenieros hicieron un enorme esfuerzo para hacer de la televisión una realidad para los consumidores americanos, y que en 1936, frente a 200 personas en lo alto del Empire State Building, la NBC salió al aire por primera vez. En 1937, la televisión pública (limitada por aquel entonces) fue invitada a retransmitir la obra de Broadway Susan and Gold. De más está decir que la televisión en color ha seguido prosperando, y que los proveedores de cable/satélite se están anunciando mucho más durante la recesión actual que en cualquier momento anterior.

Twinkies (Bollos rellenos de crema)

Se venden en todas las estaciones de servicio, supermercados y ultramarinos de Norteamérica. El Twinkie fue inventado por Jimmy Dewar en 1930 como capricho barato para consumidores escasos de dinero. Era pastelero en la Continental Baking Company, donde decidió utilizar las máquinas que fabricaban tartaletas de fresa al acabar la temporada de fresas, para preparar pastelitos rellenos de crema de plátano. De acuerdo con KitchenProject.com, Dewar cobraba cinco centavos por un paquete de dos, y Mahalo.com ha publicado que todos los días se venden más de 500.000.000 Twinkies.

Monopoly

Cuando el dinero (o al menos su carencia) estaba en la mente de todos, Charles B. Darrow inventó el juego de mesa Monopoly en 1935. Casi ni ocurre, Adena.com cuenta la historia de cómo Parker Brother rechazó el juego en su primera versión y Darrow tuvo que producir los primeros juegos por su cuenta. Cuando el juego empezó a venderse por sí mismo, Parker Brothers vio el enorme error que había cometido y llegó a un acuerdo con Darrow. El juego tuvo un éxito inmediato y a mediados de febrero de 1985 se vendían 20.000 juegos a la semana. No cabe duda de que la duradera preocupación por el dinero durante la Depresión contribuyó al éxito galopante de este juego.

Radio de coche

Según The Great Depression in America, la radio se convirtió en un pilar fundamental durante la Gran Depresión debido a que, a diferencia de las películas y los medios escritos, creaba la ilusión de ser libre. El libro señala también que la mayoría de americanos consideraban que la radio era una necesidad y que incluso durante los peores momentos de la Depresión, muy pocas personas dejaban de pagar las letras. Una innovación concreta que surgió de la gran popularidad de la radio fue la radio de coche. Salió a la venta por primera vez en 1927. The Great Depression in America menciona que menos del 1% de todos los coches tenía una radio en 1930, pero que más de 2 millones la tenían en 1935, y más de 7 millones (casi una cuarta parte de todos los coches circulando) la tenían a finales de los años 30.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (73 votos, media: 4,38 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 22 de julio de 2009 con 252 comentarios.

252 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

Páginas: « 1 2 3 4 5 [6] Mostrar todos

# 251, Lex Luthor
22 de julio de 2009, a las 23:50

#249 Manonegra

Es curioso. No ver la televisión suele ser un sinónimo de cultura…

0
# 252, kokito
23 de julio de 2009, a las 4:48

Good night, vietnam

Hoy habeis estado un poco tensos.
A ver si os informais.
Manonegra, ego te absolvo con la tarjeta.

Absuelven a Tarjeta Roja

“Audiovisual Sport denunciaba en el 2007 al sitio rojadirecta.org (donde se dedican a proporcionar recursos para poder ver fútbol gratis en la Red) por supuesto delito de propiedad intelectual al proporcionar el portal enlaces a retransmisiones en directo por Internet de diferentes eventos deportivos, por ejemplo la Liga española de fútbol o la Copa del Rey.

Ahora llega la sentencia, donde su señoría dice que Rojadirecta no incurre en ningún delito, solamente facilitan enlaces a otros sitios que ofrecen mediante streaming la emisión de eventos deportivos, sitios que ellos no gestionan. Otro punto muy interesante de la sentencia es aquel donde se dice que el sitio “no obtiene beneficios directos por facilitar los enlaces, sino una remuneración indirecta de la publicidad del portal”.

Así que final feliz para Rojadirecta quienes han mantenido el sitio online durante todo este tiempo a pesar de que su continuidad podía terminarse en cualquier momento”

http://alt1040.com/2009/07/absuelven-a-rojadirecta

Hasta luego

0

Páginas: « 1 2 3 4 5 [6] Mostrar todos

Deja tu comentario...




Contáctenos - Terminos de uso y cookies