El dinero y el sexo

warrenDecía Oscar Wilde que ‘”Todo se trata de sexo, excepto el sexo. El sexo se trata de poder”.

El sexo, el dinero y el poder van íntimamente relacionados así que hoy recurriremos a uno de los mayores especialistas del tema (del dinero claro ¿Qué esperabas en este blog?), Warren Buffet. Veamos algunas citas suyas sobre el sexo y en lo que es todo un semental, las inversiones.

La importacia del dinero: “Es bueno tener un montón de dinero, pero sabes… no quieres mantenerlo para siempre. De lo contrario sería como guardar un poco de sexo para tu vejez

El estímulo económico:  “No se puede hacer un bebé en un mes teniendo nueve mujeres embarazadas Simplemente no funciona así.”.

La reputación: “¿Preferirías ser el mejor amante del mundo aunque ser conocido como el peor o ser el peor amante del mundo aunque conocido como el mejor?”

Enfocarse: “Si estoy jugando al bridge y una mujer desnuda camina delante, Yo no la veo.”

En el analisis:  “Otros chicos leen Playboy, yo los informes anuales.”

El contagio:  “Los derivados son como el sexo, el problema no es con quién nos estamos acostando, es con quién se acuesta la otra parte

En la diversificación:  “Si tienes un harén de 40 mujeres, nunca llegarás a conocer ninguna de ellas muy bien.”

El trabajo:. “Hace unos meses estaba hablando con unn  estudiante de MBA, un chico  de gran talento, de unos 30 años de una gran escuela con un gran curriculum. Le pregunté que quería hacer por su carrera, y él respondió que quería entrar en un campo particular, pero pensó que debía trabajar para McKinsey durante algunos años primero para mejorar su curriculum vitae. Para mí eso es como guardar sexo para su vejez. No tiene sentido “.  De nuevo utiliza esa comparación y es que hay cosas de las que sólo te das cuenta cuando eres mayor.

En la inversión en 1973:  “Me siento como un chico obsesionado con el sexo en una isla desierta. No puedo encontrar nada para comprar.”.

En la inversión en 1974 : “Me siento como un hombre obsesionado con el sexo en un harén. Este es el momento para comenzar a invertir.”.

Vender un negocio a Berkshire Hathaway (su empresa de inversión) vs capital privado : Puedes vendérselo a Berkshire y no sólo lo pondremos en el Museo Metropolitano, sino que además tendrá un ala exclusiva y estará ahí para siempre. O puedes venderlo a una tienda porno, cogerá la pintura, la pondrá unas tetas más grandes y la colgará en la ventana hasta que lo compra un hombre vestido con sólo una gabardina. Y es que a veces hay que saber con quién estás hasciendo negocios.

Al convertirse en un verdadero inversor:  Llamar inversor a quien compra y vende constantemente es como llamar romántico al que tiene relaciones de una noche.

La bolsa: El mercado alcista es como el sexo, cuando mejor te sientes es cuando está a punto de terminar

Y por último, una de mis favoritas que no habla de sexo pero casi… Sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (31 votos, media: 4,10 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 21 de agosto de 2014 con 44 comentarios

Noticias de idealista.com:

La importancia de la formación económica

ahorrar-con-la-crisisSegún nuestro Gobierno (ahora cerrado por vacaciones, por cierto) lo peor de la crisis ya ha pasado. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto? Sólo Zapatero, entre noviembre del 2009 y julio del 2010, lo dijo como 15 veces. Ahora lo dice Rajoy, lo dice Montoro, Guindos y, a lo mejor ahora resulta ser verdad, pero más que nada, porque en algún momento tenía que ocurrir.

El caso es que esta crisis pasará a la historia como una de las más seguidas, más documentadas y con una opinión pública cada vez más formada. A la fuerza ahorcan, se podría decir. Nuestra sociedad se ha hartado, no ya solo de una crisis que se ha llevado por delante varios millones de puestos de trabajo y miles de empresas, sino también los ahorros y los hogares de miles de familias. Pero además, nuestra sociedad se ha hartado también de intentar digerir los intentos desesperados de supervivencia de nuestras entidades financieras (esas tan solventes de las que también habló Zapatero); estas entidades, que no se cansaron de emitir y poner en circulación activos cada vez más dudosos en cuanto a su legalidad (porque en cuanto a su rentabilidad y seguridad a sus suscriptores no existía duda alguna: directamente atentaban contra el bolsillo de aquellos que los contrataban), y así, cuotas participativas, acciones preferentes y otras lindezas financieras salieron al mercado para dar caza a los ahorros de los confiados clientes de las entidades bancarias. Si a esto le unimos los productos hipotecarios de aquellos años, con cláusulas abusivas, con productos tan nocivos como las hipotecas multidivisas y una legalidad que ha tendido siempre más a proteger a las entidades financieras que al consumidor, obtendremos el resultado de hoy: el ciudadano medio ya no cree ni en los bancos, ni en los políticos, y muy poco en la justicia.

Pero algo bueno tenía que tener todo esto: podemos decir sin temor a equivocarnos que esta crisis ha ayudado a que la cultura económica de nuestro país haya subido muchos enteros. Así, términos que hace unos años sólo conocían los que por formación los habían adquirido, son ahora conocidos por una amplia parte de la población: deflación, euríbor, prima de riesgo, tasas interanuales del PIB, etc. son términos cada vez más entendidos por cada vez más población. Y aunque la razón principal es la explicada, no ha sido menos importante la labor divulgativa de muchos autores, economistas o no, que han tratado de acercar el mundo de la economía y las finanzas a la vida real, demostrando, por un lado, el importante efecto que la marcha económica tiene sobre nuestras vidas cotidianas y, por otro, que con una explicación adecuada, casi cualquiera puede entender hasta la más complicada trama financiera.

Es así que la literatura de divulgación económica ha tenido un desarrollo exponencial en estos años de crisis, multitud de autores han compaginado sus trabajos habituales con las tareas de escritor, o tertuliano, o simplemente resolviendo dudas de índole económica en cualquier medio, con lo que podría decirse que la economía está de moda (a qué coste, podría decirse).

Este interés creciente de la sociedad por los temas económicos no se ha visto, sin embargo, reflejado en los planes educativos, de hecho, impartimos, junto con Portugal e Italia (curiosamente, de los países más afectados por la crisis) una educación a nuestros retoños que no incluye formación económica o financiera.

Ya la OCDE, la Unión Europea y múltiples organismos internacionales insisten en la necesidad de que la formación económica esté presente en la enseñanza secundaria “pues los ciudadanos, a lo largo de su ciclo vital, toman multitud de decisiones en un entorno económico y financiero cada vez más complejo”. A pesar de ello, en nuestro país, en el que cada cambio de Gobierno conlleva un cambio en la ley de educación (han llovido tantas leyes desde la lejana EGB…), no parece importarle a nadie con el suficiente poder de decisión el hecho de que tengamos generaciones de jóvenes que no entienden el simple funcionamiento de una tarjeta de crédito hasta que no se tropiezan con su primer descalabro con el uso de la misma. Como tampoco está interesado en desarrollar un marco legal justo que compense los privilegios excesivos de la banca (y esto también lo ha advertido la Unión Europea).

Esos jóvenes sin formación básica adecuada, en su día acudirán a su banco a contratar una hipoteca, o a consultar en qué invertir unos ahorros, y será allí donde, si su formación posterior no lo impide, cometerán los mismos errores de sus padres, al confiar en unas entidades que sólo buscarán, como siempre, su propio beneficio, a despecho de lo que a sus clientes les convenga. Mientras la negligente mirada del legislador se dirige hacia otro lado.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (42 votos, media: 4,57 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 20 de agosto de 2014 con 52 comentarios

Los grandes momentos del oro español (y 3). El oro de Moscú

oroEl último momento de protagonismo internacional del oro español está vestido de desgracia y de vergüenza, sucede en la convulsa Europa de preguerra, en una más convulsa todavía España, embarcada ya en la Guerra Civil española. Sin duda esta es una historia truculenta, y que sólo el hecho de la gran guerra europea, con las consecuencias económicas tremendas que supuso, con grandes movimientos de las reservas de oro y tesoros acumulados por los pillajes de los sucesivos vencedores, pudo hacer perder protagonismo a las peripecias sufridas por las reservas de oro del Banco de España. Aun así hablamos de una época en la España era la cuarta potencia mundial en cuanto a reservas de oro, con 707 toneladas, al principio de la guerra, fruto, sobre todo del aprovechamiento de la neutralidad española durante la 1ª Guerra Mundial.

Ya desde los primeros días del inicio de la guerra, Azaña, mostró su preocupación por el previsible avance de las tropas nacionales sobre Madrid, así como ordenó la venta de una pequeña parte de las reservas para tratar de dar estabilidad a la peseta en los mercados internacionales. Desde mediados de 1936 hasta principios de 1937 se concretó la venta de 194 toneladas de oro al Banco de Francia (1.500 millones de pesetas de la época). Así como se ordenó el traslado del resto de las reservas de oro del Banco de España a unos polvorines subterráneos en Cartagena.

Y ahí se empezó a hablar seriamente de la posibilidad de sacar de España las más de 500 toneladas restantes de las reservas españolas. La guerra no iba bien y, lo que se pensaba que era un levantamiento que sería sofocado en varios días, se había convertido en un conflicto que iba para largo y con un resultado cada vez más incierto. Por otro lado, mientras que el bando nacional, recibía ayuda casi a coste cero de Alemania y de Italia, la República sólo podía obtenerla de la URSS, que también hacía caso omiso del compromiso europeo de no intervención y que colaboraba con la República vendiéndole armas y suministros.

Tras barajar varias alternativas: Francia no había demostrado ser digna de confianza (debido a un incidente sobre la titularidad de una pequeña partida de oro del Banco de España, inmovilizada durante mucho tiempo en una sucursal de provincias del Banco de Francia), del Reino Unido también se sospechaba y Suiza se descartó por tener que atravesar Francia; el 25 de octubre de 1936 el gobierno de Largo Caballero, con Negrín como Ministro de Hacienda, decidió que se embarcaran 510 toneladas de oro en cuatro barcos rusos con destino a Odessa: con Franco a las puertas de Madrid, un bloqueo internacional para la compra de armas y sólo un socio dispuesto a colaborar a cambio de dinero, como era Stalin, tampoco parecía haber muchas más opciones. Y aquí comienza la rocambolesca historia de cómo la República fue robada, estafada y engañada por el que supuestamente era su único país amigo.

A la llegada a Odessa, las autoridades soviéticas pusieron mucho empeño en dejar bien claro en todos los documentos que eran simples guardianes y que su responsabilidad iría disminuyendo al mismo ritmo que fuese reduciéndose la cantidad de oro físico que quedase en sus depósitos. De hecho, el oro fue administrado por la República que lo utilizó como garantía de los créditos en divisas que pedía para la compra de armamento.

El proceso se instrumentalizó a través del Banco Comercial para Europa del Norte, con sede en París y gestionado por el Partido Comunista de la URSS. A través de este banco, se obtuvieron los créditos necesarios para el pago de armas y municiones, con la garantía del oro español depositado en Moscú.

Los soviéticos cobraron por cada movimiento financiero, por cada transferencia, por el transporte del oro hasta Odessa, por fundir las monedas a lingotes, además, al precio marcado por ellos y con irregularidades en los tipos de cambio; todo ello a cambio de material de guerra pagado al contado, a precios exorbitados y muchas veces de saldo. Al finalizar la guerra, las reservas se habían evaporado, eso sí, quedó constancia documental de toda operación realizada. Hablamos de una cantidad de dinero descomunal: 510 toneladas de oro al cambio de hoy (498.581,3 $/kilo de oro) suponen 254.276.463.000 dólares, que al cambio de 0,75 € por dólar 190.707.347.250 euros. De todo esto, Moscú jamás devolvió ni un gramo.

En cuanto al responsable, se señala principalmente a uno: Juan Negrín, Ministro de Hacienda, que ya en septiembre del 36 emitió un dictamen por el que se autorizaba “al Ministro de Hacienda para que en el momento que lo considere oportuno ordene el transporte, con las mayores garantías, al lugar que estime de más seguridad, de las existencias que en oro, plata y billetes hubiera en aquel momento en el establecimiento central del Banco de España”. De tal hecho ni se informó al Presidente, dado su «estado emocional» y el «carácter reservado de la operación».

No contento con ello, aún realizó un último expolio por valor aproximado de 40 millones de dólares de la época (aunque nunca pudo ser estimado correctamente) compuesto por depósitos en joyas y dinero y obras artísticas, incautados durante la guerra y provenientes del patrimonio artístico nacional, que embarcó rumbo a México en el buque Vita, en febrero de 1939. Este último tesoro, que fue malvendido por apenas 10 millones de dólares, según Negrín, se usaría para financiar el flete de barcos para el traslado de exiliados republicanos a México. Sin embargo, Indalecio Prieto entendió que era más apropiado destinar ese dinero a la ayuda directa de los refugiados (en comida, etc.), creando la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE).

Cuando en abril de 1939 los funcionarios de la nueva administración franquista entraron en la cámara del Banco de España, la encontraron vacía. Aprovisionar los estantes con el precioso metal para dar respaldo financiero al nuevo Estado fue la prioridad. A ello ayudó, indudablemente, el comercio con Alemania durante la 2ª Guerra Mundial, así como el expolio de buena parte de oro de los países europeos ocupados en lo que se ha venido a llamar el “Oro Nazi”.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (34 votos, media: 4,24 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 19 de agosto de 2014 con 64 comentarios

9 límites

evolucionLos humanos nos consideramos muy importantes porque el desarrollo evolutivo de nuestro cerebro ha propiciado que colonicemos todo el planeta Tierra y podamos enorgullecernos de ser los miembros más inteligentes del reino animal. Sin embargo, somos una especie muy joven, hace tan sólo 200 mil años que existe al homo sapiens y el primer homínido que usó una herramienta, al primero que podemos decir que destacó sobre los demás –el homo hábilis- lo hizo hace unos 2.3 millones de años. Para hacernos una idea de lo poco que es eso lo podemos comparar con los dinosaurios que vivieron unos 160 millones de años.

A pesar de nuestra juventud el humano es el único animal que tiene la capacidad de dañar a todo el planeta -un límite físico de momento insalvable para la Humanidad- con su actual nivel de desarrollo y lo puede hacer muy rápidamente. Hay una corriente que aboga por frenar el aumento de la población para que esto no ocurra. Malthus ya advertía de esto en 1798, en su obra “Ensayo sobre el principio de la población” en el que expresó que la población suele aumentar en progresión geométrica (1, 2, 4, 8, 16, 32, etc.) en periodos anuales, de tal modo que se dobla cada veinticinco años mientras que la comida lo hace en progresión aritmética por lo que llegaría un momento en el que se acabarían los alimentos. Obviamente, Malthus no tuvo en cuenta ni el progreso agrícola ni los diferentes factores que pueden influir en el crecimiento demográfico. Dejando a un lado el espinoso tema del control de la natalidad, que ha variado de las hambrunas y las guerras de tiempos pasados a la “voluntariedad” habitual en las sociedades más modernas, lo cierto es que hasta ahora la economía no ha parado de demostrarnos que es capaz de generar más y más crecimiento a pesar del aumento de población y de la finitud de los recursos. Y aunque hay un problema con el reparto, contra lo que pudiera parecer las cifras indican que, aunque el ritmo sea lento, el hambre en el mundo se está reduciendo. Y parece que sí es posible que haya suficiente alimento para todos incluso aunque seamos varios miles de millones de personas más a finales de este siglo. La cuestión es: ¿Será posible mantener la “calidad de vida” en el sentido occidental que todos conocemos? Simplemente la legítima aspiración de un tercio de la población mundial (indios y chinos) por alcanzar nuestro status de “consumidores” está encendiendo todas las alarmas ecológicas. Y sin un entorno natural adecuado, es más posible una crisis alimentaria.

Nos queda la duda de si la ciencia podrá ir más rápido que el aumento de la población mundial. La versión optimista es que siguiendo con la tónica del último siglo nuevos logros seguro aparecerán (mejores aleaciones, cultivos agrícolas marinos, motores más eficaces aún…) y que seguramente a los agoreros les ocurra como a Malthus y menosprecien la capacidad del hombre de superar los problemas. La versión negativa es que los años corren en nuestra contra y no vamos a llegar a tiempo al actual ritmo de consumo insostenible. El principal ejemplo es el petróleo: ¿Se encontrará un combustible que pueda hacer despegar a un avión antes de que éste se acabe? O sin irnos tan al futuro, ¿Será rentable volar al precio que costará extraer el crudo dentro de 50 años, cuando el tráfico aéreo indio y chino sea similar al de los EUA? Son preguntas sin respuestas absolutas a día de hoy si bien la tendencia actual parece ofrecernos un futuro en el que europeos y norteamericanos frenaremos nuestro consumo  -pero no de forma voluntaria por ecologismo, seguramente obligados por los precios y quizás por un menor crecimiento económico- mientras chinos, brasileños, indios etc. lo aumentarán. Difícil aventurar más y mucho menos adivinar el impacto ecológico de todo esto, más cuando una gran parte de la población se niega a ver los problemas que no le son inmediatos y cercanos, ¿Cómo si no entender la burbuja inmobiliaria en California cuando antes o después habrá un terremoto aún más devastador que el de Japón que puede sumerja una gran parte del estado en el océano Pacífico? Como dijo Christian de Duve, bioquímico inglés Nóbel de medicina en el año 1974:

“La selección natural acabará por destruirnos. Para que la selección natural nos pudiera ayudar a preservar nuestros recursos naturales, deberíamos haber desarrollado rasgos que nos permitieran sacrificar el presente por el bien del futuro. Hace falta sabiduría para sacrificar algo que supone una ventaja inmediata, a cambio de algo que será importante en el futuro, y la selección natural no hace eso. Solo “ve” lo que sucede en la actualidad. No se preocupa por tus nietos, o por los nietos de tus nietos

Mi mayor preocupación estriba en que la única forma de no estropear el planeta es reduciendo el consumo desmesurado algo que sólo haremos si hay una crisis muy fuerte –económica, energética o ambas- pero difícilmente reduciremos el desgaste de nuestros recursos naturales si finalmente encontramos una solución al problema del fin del petróleo y seguimos creciendo económicamente. Es decir: o hay una crisis enorme que modifique nuestros hábitos o la ausencia de esa crisis hará que deterioremos tanto el planeta que venga la crisis definitiva. El quid de la cuestión es que las sociedades no se han conformado nunca, fieles reflejos del espíritu humano de sus componentes. Jamás los humanos han decidido voluntariamente frenar su desarrollo, incluso luchando contra convencionalismos muy arraigados. Cuando la evolución científica ha ofrecido una nueva herramienta, la hemos acabado utilizando fuera “buena” o “mala” para el planeta o incluso para nosotros mismos (prueba de ello es el desarrollo de la tecnología armamentística). Evidentemente, si todos queremos más y partimos de lo mismo, sólo nos queda mejorar la productividad de lo que disponemos. Ese proceso ya se inició y ha ido desde reciclar la basura a la ingeniería genética (por ejemplo los polémicos transgénicos) pasando por el uso de mejores fertilizantes etc.. pero como aseguran los partidarios del decrecimiento dichas mejoras acaban provocando un mayor consumo por lo que por ejemplo lo que se ahorra con un motor de gasolina más eficiente se gasta porque se venden más coches. Es la paradoja de Jevons, según este científico los estados que a través de mejoras tecnológicas aumentan la eficiencia en el consumo de un recurso acaban aumentando el consumo total de dicho recurso en vez de reducirlo.

En cualquier caso, los dinosaurios nos proporcionan una esperanza cuando pensamos en nuestro fin como especie ya que desde que comenzó su extinción –parece ser que por un meteorito hace unos 70 millones de años – hasta que el último murió los científicos calculan que debieron pasar unos  2 millones de años, así que si ocurre alguna catástrofe planetaria, siendo más listos y adaptables que los dinosaurios, hay motivos para ser optimistas y no temer un fin cercano.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (42 votos, media: 4,45 sobre 5)

Escrito por Droblo el 18 de agosto de 2014 con 66 comentarios

La viñeta de la semana

euribor-politica-economica-jrmora

Más viñetas en la categoría de “Humor” del blog

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 4,09 sobre 5)

Escrito por jrmora el 17 de agosto de 2014 con 1 comentario

De nuevos piratas y viejos galeones

galeonEn 2009 comenzó un ambicioso proyecto de la armada española consistente en el cartografiado de los fondos marinos de nuestras costas con especial interés en las localizaciones de barcos hundidos. Este interés vino motivado por dos principales causas: por un lado el episodio vivido con el “Caso Odissey”, en el que la pasividad del gobierno permitió el expolio de 500.000 monedas de oro de los restos de un barco hundido en el golfo de Cádiz, que sólo se recuperó tras un largo proceso judicial; por otro lado, la situación de crisis, que hace que las estimaciones de riquezas por valor de más de 100.000 millones de euros hundidas en nuestras costas parezcan una “lotería” inesperada.

Y es que sólo en las embarcaciones de la época comprendida entre 1492 y 1898, se estima que hay más de 800 toneladas de oro, 12.000 de plata e incalculables cantidades de piedras preciosas; es decir, recursos suficientes para acabar con la crisis en España.

La mayor parte de estos navíos tiene documentada, tanto el contenido como la localización aproximada del naufragio. Hay que entender que, al ser barcos oficiales, su hundimiento constituía una cuestión de estado, por lo que en Sevilla, en el Archivo de Indias, se guardaba toda la documentación procedente de estos embarques.

Estos barcos, en su mayoría y a pesar de lo que digan las películas de Hollywood, fueron hundidos por los elementos, ya que, aunque piratas hubo y daño hicieron, nunca llegaron a causar un daño irreparable al comercio de ultramar español. Lo que está claro es que corsarios ingleses, holandeses y franceses fueron cazados sin piedad por la armada del Rey en una guerra que duró siglos. El sistema de convoyes usado por los barcos españoles, dificultaba enormemente la tarea de estos bucaneros, que sólo en las ocasiones en que contaban con medios adecuados o con algún genio militar, lograron hacer cierta mella en las rocosas defensas españolas. Es así que en los 250 años de existencia de la Flota de Indias solo tres convoys fueron hundidos o apresados, dos por los ingleses (1656 y 1657) y otro por los holandeses (1628), a lo que hay que sumar la destrucción de la flota, ya prácticamente descargada, en la Batalla de Rande, en 1702; pudiendo considerarse la Flota de Indias como una de las más exitosas operaciones navales de toda la historia. A esto hay que sumar la también exitosa defensa de las colonias de ultramar llevada a cabo por militares infravalorados y con medios escasos, en este sentido cabe mención especial a Blas de Lezo, que una guarnición compuesta por sólo 6 barcos y 3.000 defensores derrotó a la flota más grande hasta ese momento conocida (sólo le ha superado la flota del Desembarco de Normandía): 186 naves y 23.600 hombres. La victoria obtenida (borrada de la historia por los ingleses) propició la supremacía española en los mares durante 50 años más, hasta Trafalgar.

Aun así, la pérdida o el retraso de estas flotas, repercutieron enormemente en la economía española, atrapada en interminables guerras en Europa, con enormes contingentes de tropas a las que mantener y con una crisis económica perpetua que desangraba humana y económicamente a Castilla, como principal sostenedora de la política de los Austrias.

Sólo en el golfo de Cádiz se conoce la existencia de más de 500 barcos hundidos, no emitiéndose la falta de interés de la administración por el estudio y el rescate de los mismos, habida cuenta de las riquezas conocidas que muchos de ellos atesoran y sabiendo que el tiempo y pequeños expolios casuales van esquilmando lentamente los pecios; de hecho, a las playas de Cádiz llegan todos los años cientos de monedas y enseres procedentes de estos restos con la total indiferencia de la administración. Un ejemplo de la actuación de la misma en los años anteriores al escándalo Odissey, es el caso de Bob Marx, que tras descubrir y saquear importantes pecios como el “San Agustín” o “El Nuestra Señora de Las Maravillas” y realizar guías sobre cómo encontrar y cazar un tesoro, le fue concedida en 1963 la medalla de Isabel La Católica a pesar de ser uno de los mayores cazatesoros de la historia.

Esta ha sido la tradicional actuación de nuestra administración, cuyo desconocimiento y falta de interés ha favorecido el negocio de estas oscuras empresas dedicadas al expolio de los mares, sin más interés que el meramente económico, como si de modernos piratas se tratase. Incluso en nuestras costas han realizado operaciones de saqueo ante la pasividad de nuestros gobernantes (el caso del Douro, en 1995, en el que un tesoro de 25.000 monedas, lingotes y joyas fue expoliado y vendido en una subasta en Londres). Lo curioso de todo esto es que la documentación necesaria de partida para esta operativa es brindada por la propia administración: antes de actuar, estas empresas se nutren de información en los distintos archivos pertenecientes a nuestro patrimonio nacional, a los que recurren tras los permisos necesarios. Con lo cual obtienen dos importantes ventajas: por un lado información sobre la localización del naufragio y, por otro, documentación para avalar la autenticidad del hallazgo para su posterior venta.

A día de hoy, podemos afirmar que prácticamente todos los pecios hundidos en aguas poco profundas fuera de nuestras aguas territoriales han sido expoliados, perdiéndose para siempre su riqueza histórica y económica. Solamente cuando la opinión pública se ha mostrado contraria a la actividad de los cazatesoros en nuestras aguas, se ha empezado a reaccionar, es así que se espera que, tras el cartografiado de la marina, se comience con operaciones de rescate.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (47 votos, media: 4,87 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 14 de agosto de 2014 con 69 comentarios

El regalo de cumpleaños de UGT

ugtEsta semana UGT cumple años, exactamente 126 añitos de una institución que nació en Barcelona al calor del descontento social provocado por las condiciones de trabajo de la Exposición Universal y que las ha conocido de todos los colores, pero nunca como ahora, envuelta en una trama de corrupción más propia de una república bananera que de un país occidental desarrollado. Y es que a destajo están teniendo que trabajar el juzgado de instrucción nº 6 para poder entender cómo una institución, que supuestamente defiende a los trabajadores, ha podido urdir una trama tan profunda, tan complicada, con el único fin de lucrarse a costa de aquellos a los que defiende. El tema de los ERE falsos se ha complicado con el tema de las facturas falsas y también con el de la formación, también falsa o amañada, con connotaciones políticas al más alto nivel, desde Manuel Chaves o Magdalena Álvarez hasta un chófer, funcionario de la Junta, de modo que cuesta creer que en una región tan castigada por la crisis no haya un batallón de gente con ganas de linchar a todos estos mangantes (perdón, quería decir presuntos mangantes).

Repasando cuentas UGT Andalucía podría haber estafado o robado alrededor de 65 millones de euros sólo por el tema de los ERE, entre comisiones abusivas, cobros a través de empresas satélites y subvenciones sin justificar. Igualmente, se presume que debería devolver 1.800.000 euros por desvío de fondos destinados a cursos para desempleados y trabajadores, y la investigación sigue. Y también debería devolver una cantidad indeterminada aún pero que puede rondar los 400.000 euros por el cobro de subvenciones que se justificaron con facturas falsas, dinero el cual fue destinado realmente al pago de cenas, comidas, regalos para los dirigentes del sindicato o la adquisición de una vivienda para su anterior dirigente. Todo un rosario de faltas y delitos que acabará con otro rosario de causas judiciales del cual no se ve ni siquiera el comienzo, ya que con cada investigación que se inicia surgen ramificaciones hacia otros hechos presuntamente delictivos de los que no se tenía constancia.

Pero lo preocupante es el hecho de que se vaya salpicando a políticos que, en principio no tienen nada que ver con el sindicato, y que la propia Administración de Justicia haya advertido de una cierta reticencia, cuando no oposición a facilitar la labor investigadora, lo nos lleva a la conclusión más evidente y menos tranquilizadora: la corrupción es sistémica y en ella está implicada sindicatos, partidos políticos y empresarios. De hecho, se habla de falta de justificación de hasta 950 millones de euros en los cursos de formación, hecho por el cual se ha ampliado recientemente la lista de imputados entre altos excargos del gobierno autonómico. En cuanto al tema de los ERE, se dieron casos de prejubilaciones fraudulentas a personas que nunca habían trabajado en las empresas afectadas, subvenciones a empresas que no presentaron un ERE o a empresas inexistentes y comisiones astronómicas a intermediarios entre Junta y trabajadores; en total 150 millones de euros, presuntos sobornos no incluidos; trama por la cual hay medio centenar de excargos del Gobierno Autonómico imputados, incluidos dos expresidentes.

Todo esto sólo evidencia una cosa: cuando un partido político en España se afianza demasiado tiempo en el poder, surgen mecanismos que van desde lo picaresco a lo mafioso a la hora de buscar el enriquecimiento: otorgación de subvenciones a medida, mordidas varias y entramados diversos que llegan a institucionalizarse de la misma manera que cualquier mecanismo legal. Esta especie de ley no escrita se cumple de manera directamente proporcional al tiempo que lleve en el gobierno el partido en cuestión. Es por eso que no importa el lugar geográfico de España, ni el nivel de gobierno (aquí sólo afecta a las cantidades que se manejan, pero las tramas son las mismas), ni el signo del partido gobernante. Por eso encontramos los mismos niveles de corrupción en el PP, el PSOE, o CIU, por poner un ejemplo. Por eso también da la sensación de que cuando se destapa una trama corrupta, suele haber detrás una lucha soterrada política por detrás de todo el entramado: quien no lo ha pensado con el reciente descubrimiento de la trama de la familia Pujol, con sus vinculaciones a CIU y el previsto referéndum catalán. O la denuncia de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía (Udef) de licitaciones de obras públicas adjudicadas a golpe de comisión por el gobierno autonómico catalán. Un terrible desfile de facturas falsas, simulación de relaciones mercantiles, contratos que no se realizan, compra venta de solares o pagos en diferido de comisiones que detalla el informe de la Udef que quizás sirva para explicar el origen de al menos parte de los 1.800 millones de euros en que se cuantifica la fortuna de la familia Pujol en paraísos fiscales.

El caso es que en España hay ahora mismo 1.700 causas abiertas por corrupción política, con más de 500 imputados y 20 políticos cumpliendo condena. Igualmente, todos los estamentos del poder en España están salpicados en mayor o menor medida en alguna causa: desde pequeños ayuntamientos, hasta la misma Casa Real (perdón, quise decir familiares de la Casa Real), pasando por el propio Gobierno y sus presuntos sobresueldos en B de Bárcenas, etc. Además, si no hay más causas, más imputados y más condenas es por lo interminable de los procesos de instrucción. Las oscuras marañas y entramados de los casos de corrupción (véase caso Gürtel), con multitud de casos entrelazados, hacen que la investigación y la clarificación de estos casos nunca sea fácil, de modo que las causas se alargan en el tiempo, se entrelazan unas con otras y no parecen acabar nunca. Al hilo de esto, recuerdo el estudio de la Universidad de Las Palmas cuantificando el valor económico de la corrupción en España en 40.000 millones de euros anuales, y me da la sensación de que se quedaron cortos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (60 votos, media: 4,75 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 13 de agosto de 2014 con 44 comentarios

Lecciones económicas sacadas de Transformers 4

megan

Hace treinta y cuatro años sacaron unos juguetes en Japón llamados Microman y Diaclone que lograron un gran éxito al hacer coches se podían convertir en robots. Cuatro años después, en 1984, la multinacional americana  Hasbro adquiere los derechos y decide crear un commic y una serie de televisón ubicada dentro del universo Marvel que finalmente da el salto en 2007 a la gran pantalla de la mano de Spielberg como productor. La cinta fue la película más taquillera de aquél año con lo que no tardaron en llegar las secuelas, igual de rentables.

Este fn de semana ha llegado a las pantallas española la cuarta parte que hasta el momento ha recaudado más de 1.000 millones de dólares convirtiéndose en la película más taquillera de la historia en China.

Independientemente de si te gustan o no los robots que se convierten en otras cosas, podemos sacar varias interesantes conclusiones de esta películas.

Puedes escribir sobre lo que no sabes

Y este es el caso, no he visto Transformer 4 y aquí estoy escribiendo un artículo sobre ella (aunque sí he leído otro artículo en el que me he inspirado bastante). Es algo demasiado común y dañino en la prensa e Internet. En el caso del cine el daño puede ser menor ya que como mucho pierdes el precio de la entrada, las palomitas y para esta peli, 166 minutos de tu vida. Pero en economía los daños son mucho, mayores, visto en retrospectiva el caso Gowex es un claro ejemplo, se han escrito cientos de recomendaciones sobre una empresa de la que en el fondo nadie sabía nada. Por no hablar de los cientos de libros que nos ha traído la crisis, esa de la que nadie avisó pero todo el mundo analizó a posteriori.

La honradez vende

Transformers 4 es una peli honrada. Es la cuarta entrega de los transformers. Ni más ni menos. Si no te gusta, no irás a verla y si te gusta harás cola para  ir al estreno. Ha encontrado su nicho y lo mima, nadie hablará mal de ella por no dar lo que prometía o por prestar al error, sabes que va de unos robots enormes que se convierten en otras cosas. Eso hoy en día es complicado de obtener, se tiende a querer ampliar demasiado el mercado ofreciendo promesas que no se cumplen y claro, luego vienen las quejas….

No muerdas la mano que te da de comer

Megan Fox, la protagonista femenina de la primera y segunda parte, dijo que  el director Michael Bay era como Hitler, afirmando que era imposible dialogar con él. Steven Spielberg, productor de la saga y muy concienciado con el tema del holocausto judío en la Segunda Guerra Mundial hizo una llamada y a las pocas horas Michael Bay ya estaba buscando sustituta para Megan Fox. La semana pasada hemos visto también como Penélope Cruz ha tenido que rectificar sus palabras sobre el conflicto Israelí-Palestino, lo cual la he llevado a ser nombrada “Tonta de la semana” por la cadena FOX. Este tema es muy espinoso, pero si sabes que tu negocio está manejado por un certo colectivo, lo mejor es que no te metas con él.

El dinero lo manejan las máquinas.

Los protagonistas de la peli son máquinas. Robots muy currados hechos por ordenador y el director Michael Bay es un genio trabajando con ordenadores.

En su libro “Average is over “, el economista Tyler Cowen escribe que en el futuro tendrán que responder a dos preguntas ¿Eres bueno en el trabajo con máquinas inteligentes o no? ¿Son tus habilidades un complemento a las habilidades de un ordenador? “

El caso de Michael Bay es un perfecto ejemplo de como complementar la creatividad humana con la potencia de una máquina. Esto ocurre también en el sector financiero. Los hedge funds más rentables se basan en el tranding de alta frecuencia en donde las máquinas toman las decisiones de vender y comprar. 

Si te llevas bien con las máquinas, tu futuro laboral está asegurado. Si no, estás jodido.

Nadie es imprescindible

Como hemos visto antes, a la protagonista femenina de las dos primeras partes la echaron por irse de la lengua. Y en esta cuarta parte cambian al protagonista masculino (Shia LaBeouf). En este caso, los robots son las estrellas y los humanos son prescindibles.

Esto tiene unas implicaciones económicas y sociales demoledoras. A medida que el capital se eleva en importancia, el trabajo pierde su poder de negociación.  Los beneficios empresariales crecen ya que la tecnología permite fabricar más con menos mano de obra y además, de momento, las máquinas no hacen huelgas.

labor_versus_corporate_profits

Hay que pensar en China

Una de las razones por las que Transformers 4 dura 166 minutos es porque en realidad son dos películas: la primera es Transformers 4, una película destinada a dominar la taquilla estadounidense y la segunda es una película destinada a conquistar la taquilla china. Y así ha sido.

Cito una crítica de un usuario de filmaffinity:

China es un mercado en expansión, y a una velocidad de miedo. Y por si no lo sabéis esta saga es un éxito colosal en ese país. No es casual que esta película incluya tanta publicidad de la ciudad de Pekín (hasta hacen que Optimus hable en chino, en serio. (¿He dicho ya que esto es el colmo del capitalismo descarado?).

Una semi-redención excesivamente larga, con la que intentan solventar las carencias anteriores, pero que solo logra dejarnos un episodio más, decente eso sí, que vista la ultima hora (Batalla+Hong Kong+Pekín= 92 millones de estreno en China) es más un ejercicio de capitalismo descarado que de cine comercial de calidad, aunque suene paradójico.

Tenemos que acostumbrarnos a esto en el cine, a ver al gobierno chino como los buenos de la peli y a Hong Kong sustituyendo a New York como la ciudad amenazada.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (29 votos, media: 4,34 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 12 de agosto de 2014 con 64 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies