Euribor hoy: -0,100%
 Media mes: -0,091%

Prima de riesgo: 108,2
IBEX35: 9.380,10 (0,01%)


La semana en los mercados

Los republicanos fueron bastante mal perdedores cuando ganó Obama. Se pasaron años insinuando que su presidencia no era legal porque –decían- no había nacido en suelo norteamericano. El propio Trump dio bola a esa maledicencia mucho tiempo. Pero los demócratas están demostrando que tampoco saben digerir su derrota. Por ejemplo, el economista J. Bradford DeLong (que trabajó en la Administración Clinton) argumenta que: “Donald Trump asumirá el cargo habiendo obtenido casi tres millones de votos menos que su oponente; y trabajará con una mayoría republicana en el Senado cuyos miembros obtuvieron trece millones de votos menos que los demócratas” y concluye que “en la práctica, el gobierno de la democracia más antigua del mundo no es democrático”.

Personalmente, todo o casi todo lo que sé sobre Trump me asquea, no me gusta nada ni él ni su programa político pero la ley electoral norteamericana no está en discusión, es  un país federal donde el voto total es menos importante que el voto de los diferentes estados. Él ha ganado con casi todos los medios de comunicación en contra y luchando contra la dictadura de lo políticamente correcto. Quizás por la fuerza de esa “dictadura” es posible que si se votara a mano alzada nunca hubiera ganado pero como el voto es secreto, sí lo ha hecho, y tiene mucho mérito que lo hiciera. Por lo tanto, Trump es un presidente legítimo y no cabe ponerlo en duda y por supuesto se merece un periodo de gracia a ver qué es lo que hace.

Soy el primero que desconfía mucho de Trump y que me asusta ver, como ya ocurrió en 2007, la peligrosísima mezcla de una burbuja en Wall Street y un impresentable en la Casa Blanca y es cierto que nunca en la historia un presidente recién estrenado tiene un nivel de aprobación tan bajo pero las encuestas no deciden los cargos electos y el sistema norteamericano de contrapesos de poder es mucho más avanzado que el español por lo que espero que si comete excesos, éstos sean frenados. Aunque yo temo una mala gestión pero no espero grandes cambios, de hecho me parece extraño que haya tantos que los esperen, al fin y al cabo Trump es un viejo rico -tiene ya 70 años (de hecho es el presidente que llega al cargo con más edad)- que ha elegido para su equipo político a miembros ultraderechistas de su partido y militares y para su equipo económico un exdirectivo de una petrolera, otro de Goldmand… vamos, que de revolucionarios anti-sistema actual tienen poco.

Debido a la importancia global de los Estados Unidos podría ser que Trump hiciera una política muy buena para su país pero muy mala para el resto del mundo (o incluso al revés aunque lo dudo mucho) o muy mala para todos, lo verdaderamente difícil es que, si cumple lo prometido en materia económica, haga una gestión que provoque mejoras tanto para los norteamericanos como para los ciudadanos del resto del mundo. Nosotros no le hemos votado y él, como buen nacionalista, no parece preocupado por los que no somos de su nación y está en su derecho, la cuestión es que, más allá de un brevísimo plazo –y a pesar de que él ha convencido a sus votantes de que esto no es así- no es posible que a los EUA les vaya bien si al mundo, y especialmente a socios comerciales tan importantes como México y China, le va mal.

El tema es que la formalización oficial del comienzo de la presidencia de Trump hoy es la noticia de la semana y a partir de ahora, por fin, podremos juzgar los hechos más que las palabras. De momento los mercados están extrañamente tranquilos y es raro porque independientemente de lo bien o mal que lo haga Trump, de siempre los inversores han preferido a gobernantes predecibles y éste no lo es, por lo que mi consejo es comprar volatilidad. Sólo con su agresiva política de comunicación ya ha provocado varios movimientos bursátiles y en divisas, así que imaginaos cuando gobierne…

Las bolsas están cumpliendo la pauta estacional típica de subir mucho las primeras sesiones del año y luego gotear a la baja pero el saldo negativo es mínimo a pesar de noticias como la de que May haya optado por un “Bréxit duro”. Creo que la postura de May es puro cálculo, está en una negociación que ella misma ha situado en dos años y es entendible su actitud porque para ceder siempre habrá tiempo, quizás por eso la libra, tras haber empezado la semana depreciándose, ha acabado fortaleciéndose: será un asunto muy largo. Por lo demás, el activo de los grandes que está dando más alegrías a los que lo compraron es el oro. Como imagen, esta de la variación del IPC donde se aprecia la “vuelta” de la inflación a Europa, ¿acabará por influir en la política de bajos tipos de interés de BCE?

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votos, media: 4,44 sobre 5)

Escrito por Droblo el 20 de enero de 2017 con 34 comentarios

La cena más cara del mundo

Recientemente se ha celebrado la que dicen es la cena más cara del mundo, una ofrecida por World of Diamons. Comenzaba con un vuelo en helicóptero de 45 minutos sobre Singapur, al que sigue un paseo en Rolls-Royce por la ciudad y finalmente un lujoso crucero privado te dejaba en el Ce’ La Vi, el restaurante situado en la azotea del hotel Marina Bay Sands, en donde 10.000 rosas frescas adornan la escena. El menú no dejaba con hambre ya que consistía en 18 platos de comida asiática, langostinos de Nueva Zelanda, ostras frescas con champán y caviar así como los mejores vinos y champagnes. Su precio 2.000.000$, eso si como recuerdo te regalaban un bonito diamante azul de 2.08 quilates insertado en oro rosa.

Pero hay cenas, que son todavía más caras. Hoy os voy a hablar de una que mencionaba el otro día el Wall Street Journal y se celebró hace 9 años en Suiza y su factura final fue de tres grandes bancos.

En el Four Seasons Hotel des Bergues, tres de los principales banqueros de Europa (Royal Bank os Scotland, Fortis y Santander) se reunieron para llenar el estómago e intentar comprar y repartirse el banco holandés ABN Amro que no pasaba por su mejor momento. El banco estaba bastante bien implantado en diversos países europeos, así que cada comensal veía alguna parte que le interesaba.

Fortis adquirió las operaciones en Bélgica y Holanda, manteniendo la marca para su negocio de banca minorista en estos países; el Banco Santander adquirió el Banco Real de Brasil y Banca Antonveneta de Italia y RBS adquirió la división de banca mayorista y otros negocios, como por ejemplo los asiáticos y los de Argentina, Chile, Colombia, México y Venezuela.  Además el Bank of America obtuvo los negocios de Estados Unidos, como el banco LaSalle.

Y con ese trato se tomaron el postre, la copa y el puro.

Para ponernos un poco en situación, la cena tuvo lugar en agosto de 2007, por entonces las bolsas mundiales estaban en modo pánico, uno de los principales bancos europeos, el BNP Paribas, suspendió tres fondos por falta de liquidez, los bancos centrales de la zona del euro y de EE UU respondieron con inyecciones masivas de liquidez y el principal banco alemán, Deutsche Bank, sufrió pérdidas sustanciales en uno de sus fondos vinculados a la financiación inmobiliaria. Todo esto ocurrió el 8 y 9 de Agosto. Un dia después el BCE advierte que comienza “una crisis financiera en varias etapas por pinchazo del capital riesgo y las hipotecas ‘subprime’.

Da igual, se tomaron el postre, la copa y el puro.

De los tres comensales, solo a uno le salió rentable la cena y se trata del Santander que compró la Banca Antonveneta por 6.600 millones de euros y se la vendió 20 días después al Monte dei Paschi por 9.000 millones de euros. Esto es un beneficio de 2.400 millones de euros en menos de un mes.

Para el resto de los comensales, la cena fue letal.

El 3 de octubre de 2008, en una acción conjunta de los gobiernos de Holanda, Bélgica y Luxemburgo, el estado holandés adquirió todos los negocios neerlandeses de Fortis, incluyendo su parte de ABN Amro. Esta intervención se produjo en plena crisis financiera internacional para salvar el banco de la quiebra. El 21 de octubre del mismo año el gobierno anunció la fusión de ABN-Amro y Fortis Holanda, optando por “un banco holandés fuerte”. La integración tendrá como resultado la pérdida de 8.000 puestos de trabajo y la desaparición de la rama financiera de Fortis.

El Royal Bank os Scotland finalmente no pudo con el endeudamiento realizado para esta operación (unos 18.301 millones de euros) y tuvo que ser rescatado en 2009 tras sufrir las mayores pérdidas empresariales de la historia del Reino Unido

Y por último, el que no fue invitado a la cena pero tuvo que pagar parte de la cuenta, el Monte Dei Paschi que nunca pudo superar la enorme deuda contraída por la desastrosa adquisición que hicieron al Santander y que finalmente le ha llevado recientemente al rescate.

Al final el dicho de “De grandes cenas están las tumbas llenas” también se puede aplicar a los bancos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (29 votos, media: 4,69 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 19 de enero de 2017 con 36 comentarios

El lujo de tener una hipoteca

Recientemente la publicación CNet escribió sobre los cinco problemas más molestos causados por la tecnología (y que tradujeron en Microsiervos)

  1. Las vibraciones fantasma, que hacen a la gente «sentir las notificaciones vibrantes del smartphone» aunque en realidad no se hayan producido.
  2. El tabletazo en la cara. Esos golpes con la tableta que se ha llevado toda aquella persona que se tumba en el sofá o en la cama con el móvil o la tableta y no tiene mejor postura que sujetarla encima de la cabeza.
  3. El gañán que se pone a consultar el móvil en medio de la película, con todo su esplendor luminoso.
  4. El miedo a perderse algo de la vida de los amigos. Esa sensación constante de que si no estás mirando qué hacen los demás en las redes sociales te vas a perder algo importante.
  5. Los paseantes zombies que van enviando mensajes. Esta versión de los Walking Dead del Whatsapp tiende a recorrer las calles tecleando mensajes y mirando al smartphone con la mirada perdida. A veces chocan con farolas, caen al llegar a los bordillos o simplemente mueren atropellados.

Son algunos de los denominados problemas del primer mundo, como quedarse sin batería, cobertura o que Internet vaya lento.

¿Y si te digo que tener una hipoteca es también un problema del primer mundo? ¿Qué pagar la cuota mensual es el síntoma de que vives en una sociedad moderna y civilizada?

Quizás para entenderlo mejor deberíamos mirar a los que están peor que nosotros y así comprender el “lujo” de estar endeudado.

Recientemente el BMA (Bank-e-Mille Afghan) que es uno de los bancos más antiguos de Afganistán anunció que iba a comercializar las primeras hipotecas del país debido a que los ataques militares de los talibanes no habían logrado frenar el mercado inmobiliario. Su plan es el de ofrecer préstamos bajo la ley Sharia (que prohíbe cobrar intereses) ofreciendo hipotecas a aquellos que se adhieren estrictamente al Islam.

La mayoría de los afganos tienen casas de barro tradicionalmente construidas. La nación necesita construir 500,000 viviendas anualmente para satisfacer la demanda y lo habitual es pedir dinero prestado a amigos o familiares para comprar una casa en ausencia de una sólida industria financiera. Los bancos afganos ofrecen préstamos a corto plazo con una tasa de interés de hasta un 20 por ciento, pero no hay préstamos hipotecarios. Los bancos están estudiando ofrecer hipotecas a largo plazo (15 años) para satisfacer esa demanda insatisfecha.

Los 15 bancos del país, que ofrecen productos bancarios convencionales e islámicos, tienen sólo 696 millones de dólares en préstamos pendientes y 4.100 millones de dólares en activos, según un informe del banco central. Sólo el 11 por ciento de los 32 millones de habitantes del país tienen una cuenta bancaria. La pequeña industria bancaria creció a medida que la ayuda extranjera llegaba al país, con activos que se expandían más del 50 por ciento al año desde 2001, cuando las fuerzas estadounidenses derrocaron al régimen talibán. Y, sin embargo los bancos todavía no han logrado crear confianza con el público.

Quién lo iba a decir, pero mirando a otros países es cuando nos damos cuenta de que los bancos son un problema del primer mundo…

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (31 votos, media: 4,39 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 18 de enero de 2017 con 39 comentarios

La inutilidad de las medidas anticontaminación en las ciudades

Hace unos 200 años los seres humanos descubrimos que podíamos utilizar la energía solar fósil almacenada en el carbón y en el petróleo. Las aplicaciones de tal descubrimiento han sido tantas, y tan variadas, que se comenzó una etapa de crecimiento económico y avances sociales como nunca antes en la historia.

Pero en este mundo nada es gratuito, aunque a veces cueste ver el precio a pagar.  Consecuencia de esa extracción de energía solar fósil es el cambio climático y la polución del aire. Problemas que además se agravan debido a la codicia humana que, sin ir más lejos, comenzó a utilizar un producto de desecho, como es el gasóleo, y fomentar su uso vía subvenciones, con el fin de exprimir al máximo el proceso de refinado del petróleo.

La contaminación más dañina de los vehículos tiene dos partes. Los óxidos de nitrógeno y las partículas en suspensión.  Los óxidos de nitrógeno son precursores del ácido nítrico, uno de los productos químicos más agresivos que conocemos. Se producen en la quema de cualquier combustible, pero se generan más óxidos en la quema del aceite (gasóleo, aceite de petróleo) puesto que este arde dentro de los cilindros a mayor temperatura que la gasolina.

En cuanto a las partículas en suspensión salen al aire en los gases de escape de los motores del ciclo diésel de gasóleo. En el proceso del refino del petróleo, la gama que va desde los hidrocarburos pesados hasta llegar al alquitrán, contienen, cada vez en mayor medida, estas partículas en suspensión. Con su combustión pasan a la atmósfera.

Ya hace alrededor de una década las autoridades europeas decidieron que los gases de escape de los motores diésel de gasóleo eran extremadamente dañinos y forzaron a las refinerías a filtrar las partículas en suspensión en el gasóleo de diámetro mayor de 2,5 micras, pero el gasóleo sigue teniendo, en abundancia, partículas menores de ese diámetro. Esas partículas siguen saliendo por los tubos de escape de los motores diésel, pero ya no disparan las alertas en los análisis de los gases de salida. Sin embargo, son esas micro partículas las que se acumulan en nuestros pulmones.

Ante la contaminación, algunas autoridades municipales, por hacer algo, toman medidas absolutamente inútiles, como hacer calles peatonales, o restringir la circulación en ciertas zonas de la ciudad de los coches de matrículas pares o impares en los días correspondientes.

La medida ya es ineficaz si se mantiene durante meses, pero es absolutamente inoperante si se hace un solo día. Los óxidos de nitrógeno se mantienen dos días en el aire y las micro partículas durante semanas. Además, lo que importa es la acumulación de las sustancias dañinas. A más concentración de las mismas, la acumulación en los pulmones de la población es más rápida, pero ésta sigue existiendo.

Por tanto, la solución al problema pasa por eliminar el uso de gasóleo de una manera paulatina en 10 años. Los coches no suelen durar más de ese tiempo, y si su precio se incrementa al doble por ataque al medio ambiente y a la salud de las personas, éstas dejarán de comprarlos. De la misma manera que durante años se subvencionó el gasóleo reduciendo artificialmente su precio, hoy se puede poner su precio al doble del de la gasolina.

Pero ¿hasta qué punto es grave el problema?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una alerta por la pobre calidad del aire en las zonas urbanas de todo el planeta que “está matando a millones y colapsando los sistemas sanitarios”. Esta conclusión se produce a la luz de los datos analizados en 2.000 ciudades y que corroboran el grave deterioro de la calidad del aire en la mayoría de las zonas urbanas del planeta desde el 2014, principalmente como resultado de las emisiones del tráfico y de las centrales térmicas de combustibles fósiles (con el polvo de las construcciones y la madera quemada en las casas como factores también decisivos en los países emergentes).

Según datos de la ONU, la contaminación en las ciudades contribuye a casi 3,4 millones de muertes prematuras en todo el mundo cada año y es un factor decisivo en las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, así como en los ictus cerebrales. La mayoría de las muertes se producen en los núcleos urbanos de China (1,4 millones), seguidos de la India (645.000) y Pakistán (100.000). Pero en Europa, no deja de ser preocupante, donde se estima que se producen 432.000 muertes prematuras al año por la contaminación (más un coste calculado en 1,4 billones de euros para los sistemas sanitarios). En España (PDF), las estimaciones rondan las 27.000 muertes anuales. Esto se traduce en un aumento de los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica en unos 46.000 millones de euros, según un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud. Sin contar los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales, que también implican costes económicos.

Pero, ¿qué se está haciendo, y qué se puede hacer en España para reducir los niveles tan elevados de contaminación actuales, teniendo en cuenta además que el tráfico es el elemento que más influye en la calidad del aire?

Aparte de continuar y profundizar en las medidas de información, medición y sensibilización, que buscarían el fomento del uso de alternativas más ecológicas al transporte actual (como puede ser un transporte público más eficaz o penalizar el uso del privado), el principal caballo de batalla debería ser el fomento del coche eléctrico, lo que liberaría a las ciudades de su principal foco contaminador. Sobre todo, si esta implantación se combina con la producción eléctrica con energías renovables.

Sin ir más lejos, el éxito de empresas de alquiler de vehículos eléctricos por horas en Madrid apunta que se puede estimular el uso de coches eléctricos, como coches de usar y dejar y como leasing a los conductores. Para ello sería preciso instalar cargadores eléctricos en todas las calles de las ciudades.  Si esto se complementa con una oferta de transporte público más eficiente y económica, el resultado sería, por las meras leyes de mercado, que las personas dejen sus coches particulares y prefieran los eléctricos públicos.

Evidentemente, la resistencia sería terrible, como la hubo en su día a la implantación de los vehículos de tracción mecánica, sin embargo, hay que entender que esto sería como en cualquier cambio en el modelo productivo de una sociedad. Al fin y al cabo, a los fabricantes de coches les da lo mismo vender motores de gasolina que de gasóleo. No pierden por cambiar de tipo de motor. Y esos mismos fabricantes están ya lanzados a producir coches eléctricos. Estos son aún hoy algo caros, pero también lo eran los primeros coches de motor de explosión. La fabricación en masa de coches eléctricos, como la de cualquier producto, bajará los precios de manera tremenda. Además de que el aumento de la demanda provocará la implementación de avances tecnológicos que abaratarán aún más los precios.

Las que se opondrán con uñas y dientes serán las empresas petroleras. Pero éstas ya ven venir el futuro, y no son pocos los proyectos de producción de energías alternativas que empiezan a ser financiados por ellas, ya que entienden que, si no avanzan en ese sentido, en pocas décadas desaparecerán.

Por tanto, podríamos estar hablando de un cambio en un modelo productivo que, como cualquier substitución tecnológica, generará miles de puestos de trabajo cualificado y destruirá otros muchos. Y una de sus primeras consecuencias sería eliminar la contaminación en las ciudades de forma asequible económicamente, generadora de empleo, en un plazo de 10 años.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (65 votos, media: 4,17 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 17 de enero de 2017 con 48 comentarios

Entrevista a Marcos Antón Renart

Marcos Antón Renart es economista y ejerce como profesor de contabilidad en la Universidad de Murcia y me parece interesante entrevistarle primero porque es una gran persona y segundo porque siento una gran curiosidad por conocer el punto de vista de un contable ante la realidad económica actual.

D- Con la primera ya sé que te voy a poner en un brete: ¿Hasta qué punto crees que fue responsable la contabilidad creativa de la crisis financiera global de 2008?

M- En primer lugar, permíteme que os agradezca al Blog del Euribor y a ti por esta entrevista y por tu presentación. En respuesta a tu primera pregunta, creo que la contabilidad, como tal, no tiene la culpa de nada. Tenemos claro que quienes hacemos bien o mal las cosas somos las personas movidos por algún interés. En todo caso, más que contabilidad creativa, tal vez, debiéramos hablar de ingeniería financiera. Dicho esto, en una crisis financiera global como la de 2008, creo necesario el análisis del papel (desigual) que jugaron distintas variables, como son, primero, instituciones e individuos: Banco Central a través de inyecciones de liquidez; la banca y entidades vinculadas a la misma (concesión hipotecas subprime; préstamos entre la banca; eliminación de sus balances de bonos hipotecas); las agencias de calificación de riesgos ante los bonos y, finalmente, los solicitantes de créditos y su solvencia real. En segundo lugar, cabría preguntarse por la normativa vigente y la permisibilidad de ciertas prácticas, así como del uso de determinados instrumentos financieros. En tercer lugar cabe preguntarse por la supervisión y el control en dichas prácticas. Y en cuarto lugar, el componente ético en el comportamiento ante la búsqueda de vías para obtener beneficios. Creo que es importante una reflexión profunda sobre todas estas variables para señalar responsables.  

D- Y en general, ¿hemos aprendido de esta crisis para que no vuelva a ocurrir algo así o seguimos igual?

M- Espero y deseo que así sea. Estoy convencido que sí. Hemos vivido en primera persona, a nivel nacional e internacional, sus causas y consecuencias. Contamos, por tanto, con más información, con el “background” de la experiencia.  Conocemos errores pasados, cómo surgen y cómo tratar de evitarlos. No obstante, hay cosas que nunca cambiarán, como es la naturaleza humana. Hace más de veinte años que se estrenó la película Juego de Lágrimas y recuerdo que allí se contaba el cuento de la rana y el escorpión: la rana acepta ayudar a cruzar el río al escorpión confiando que éste no le hará daño, pero el escorpión, a mitad de camino, pica a la rana, y es que, a sabiendas del trágico final que les esperaba, el escorpión no puede evitar hacerlo, es su carácter. Lo mismo sucede con el ser humano, aprendemos de los errores, queremos hacerlo bien y no volver a cometerlos, pero la memoria es frágil y no tengo claro qué se nos olvidará de lo aprendido.

D- Personalmente me preocupa que los bancos centrales estén ayudando a que los políticos vean como normales nuestros altísimos niveles de deuda pública y no se tomen medidas reales para reducirla, ¿Crees que esta fase será solo temporal y se acabará el abuso de la política monetaria y algún día se reducirá la deuda?

M- Estar endeudado, en sí, no es bueno ni malo. En todo caso, lo malo es no tener capacidad de devolución de la deuda. La deuda es una realidad que coexiste con cada país a nivel mundial pues, deseable o no, que exista deuda es algo normal. Que es elevada es algo conocido y asumido por todos los “actores”, y tal vez no debiéramos verlo como normal, máxime si se mantiene en el tiempo. Lo importante es poder pagarla, poder atender puntualmente a los vencimientos conforme estos lleguen. También creo que es fundamental el dar una buena imagen de cara al exterior. No creo que esta fase sea temporal en el sentido de que algún día se reduzca la deuda de forma significativa. El endeudamiento seguirá ahí, pues adquiriremos nueva deuda.   

D- Supongo que la contabilidad a nivel empresa tiene mucho que ver con la fiscalidad y que determinadas prácticas contables, legales o no, pueden reducir los impuestos que se deben pagar, ¿piensas que el fin del dinero en efectivo podría solucionar esto?

M- El fin del dinero en efectivo es una realidad que ya está sucediendo en Europa, por ejemplo en Dinamarca, habiendo otros países que ya se lo están planteando. De hecho, cada vez vemos con mayor frecuencia cómo la gente paga con el móvil o también es una realidad, virtual eso sí, como uso e inversión, el mundo de monedas como las Bitcoin. En mi opinión, una reducción/eliminación del dinero en efectivo llevaría a un mayor control sobre la realidad de estos activos financieros por parte de empresas e individuos y dificultaría en mayor medida el movimiento de capitales que puedan favorecer a la economía sumergida. Siguiendo con tu pregunta, la estricta aplicación de los principios y normas contables te debe llevar a mostrar la realidad de lo que está pasando en la empresa y, de este modo, poder cumplir con uno de los objetivos básicos de la contabilidad como es, servir para la toma de decisiones por parte de cualquier agente relacionado directa o indirectamente con la empresa, entre ellos, la Agencia Tributaria. Así pues, siendo clara la necesaria interconexión contabilidad-fiscalidad, habrá que entender qué prácticas contables están permitidas por nuestro ordenamiento y a su vez si existe o no divergencia con el fiscal. La existencia de prácticas contables legales que conduzcan a pagar menos impuestos no son una ilegalidad. Ahora bien, prácticas que puedan conducir a una doble contabilidad, sin duda, pueden verse afectadas negativamente por este fin del dinero en efectivo, si bien, esto no significa que sea la solución (con mayúsculas) a un problema de mala praxis.  

D- Sé que en las redes sociales hablas de Economistas Contables y de la figura del Experto Contable. ¿Puedes explicarnos en qué consiste?

M- Economistas Contables* es un órgano especializado del Consejo General de Economistas que continúa con la actividad desarrollada desde 2008 por Expertos en Contabilidad e Información Financiera (ECIF). Tiene como objetivo servir de cauce y punto de unión entre las diversas actividades del Economista/Titulado Mercantil y su relación con la información financiera en general y la contabilidad en particular, desarrollando diversas actividades como, el tratamiento, estudio, análisis, informes técnicos, formación, emisión de opiniones y todos los aspectos relacionados con la contabilidad e información financiera que afecten o sean prioritarios en cada momento para los colegiados. Desde hace poco, además, cuenta con una Cátedra de Publicaciones Científico y/o Técnicas. En cuanto al Experto Contable, por definición, es un profesional acreditado, altamente cualificado, sujeto a normativa propia, con amplios conocimientos y experiencia en contabilidad y finanzas que colabora con las organizaciones en todas las fases de su ciclo de vida, como profesional por cuenta propia o integrado en su estructura, realizando preferentemente actividades de alta complejidad y con garantía de calidad. A menudo, estos profesionales también son Auditores de Cuentas, pero sus actividades cuando actúan como Expertos Contables no incluyen la auditoría de cuentas. Desde el Registro de Expertos Contables – REC] (Consejo General de Economistas e Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España) se está potenciando esta figura desde hace dos años, siendo en la actualidad más de 3.000 los acreditados como tal por el REC]. 

(*) Más información sobre Economistas Contables (EC-CGE) y la figura del Experto Contable REC] en http://ec.economistas.es/ y @EContables.

D- Además de economista y profesor de contabilidad, este año has impartido un curso sobre redes sociales, en concreto sobre Twitter. Cambiando de tema, ¿crees que es un fenómeno que ha venido para quedarse o será una moda pasajera?

M- Las redes sociales no son una moda pasajera. Con el tiempo se han ido asentando en nuestra vida diaria, convirtiéndose en algo cotidiano, que la gente ve y conoce más y donde, curiosamente, cada vez es más raro estar fuera de las mismas que dentro. Ciertamente, sí ha evolucionado el gusto y la tendencia en el uso de las redes sociales por parte de los usuarios, algo que ha llevado a sus creadores, en ocasiones,  a tratar de adaptarse, en la medida de lo posible, a los requerimientos de los usuarios de éstas, pero en ningún caso pensaría en moda pasajera. Sin duda, hay determinadas redes que están plenamente asentadas y lo que sí entiendo que veremos es una evolución de algunas de ellas que conducirá a nuevas redes sociales. De hecho, creo que ya podríamos afirmar: dime qué buscas y te mostraré su red social. En definitiva, la gente ha encontrado (múltiples) razones para su uso que hacen de las mismas un instrumento gracias al cual la comunicación e interacción  con otras personas e instituciones es más fácil y fluida. En cuanto al curso de redes sociales, lo hemos impartido en el Colegio Oficial de Economistas de la Región de Murcia y en el Centro de Estudios Económicos y Empresariales de la Universidad de Murcia y dado el éxito de las anteriores ediciones, en breve habrá una nueva. Sin duda, tengo la suerte de poder impartir en el mismo junto a un gran equipo de profesionales y amigos y sí, la red social de la que me encargo yo es de Twitter.

D- ¿Crees entonces que las redes sociales pueden ser un buen instrumento para mejorar la educación financiera general? Porque a veces leo tuits de personas famosas que me hacen pensar todo lo contrario, que cada vez se confunde más a la gente.

M- Sin duda alguna. No obstante, debemos seleccionar las fuentes de las que nos nutrimos en la búsqueda de información. No se debe cometer el error, y que hoy en día se suele cometer, de creer todo aquello que se lee en internet o en las redes sociales. Viviendo tiempos donde estamos sometidos a un exceso de información (infoxicación), tal vez debiéramos contrastar en mayor medida el contenido que asumimos como cierto y que, posteriormente, solemos compartir. Por ello, parece cada vez más relevante, el tomar varios puntos de referencia, donde la información sea de calidad y rigurosa y centrarnos en ellos, sean personas o instituciones. Es verdad que, aún así, podríamos equivocarnos en la selección de información que recibamos y asumamos como cierta, pero estos errores se minimizarán si las fuentes, como digo, tienen un prestigio contrastado. El número de seguidores no está relacionado directamente con la calidad de la cuenta, conviene no olvidarlo. Conozco cuentas con no muchos seguidores y son cuentas de gran calidad y hay otras que pueden tener muchos seguidores y que personalmente uno puede estar más o menos de acuerdo con sus opiniones, y contenido en general. Además, hay cuentas que tienen muchos seguidores y que hay que analizar la razón de este elevado número. En mi opinión, conviene monitorizar o seguir a esa cuenta, ver los contenidos que publica, analizar en la medida de lo posible la veracidad de su contenido (al margen de si se está de acuerdo con comentarios que puedan verterse en dicha cuenta) y finalmente formarse una opinión. Si crees que te puede aportar, síguela. En cualquier caso, los motivos que conducen a seguir a una cuenta son diversos, algo que debería estar claro antes de juzgar a nadie por las cuentas a las que sigue y/o a las que no sigue. Dicho lo cual, insisto, las redes sociales, sin duda, pueden ser un buen instrumento para mejorar la educación financiera en general. Sólo hay que tener claro a qué fuentes acudir.  

D- ¿No piensas que la tecnología lleva demasiados años enfocándose en exceso en la comunicación y se están dejando de lado aspectos más importantes del desarrollo humano?

M- La tecnología, y cualquier avance de la misma, debiera ayudarnos a poder evolucionar. Puede ser y ciertamente no es incompatible. Si por aspectos importantes hablamos de valores, de respeto, tolerancia, de ética, entiendo que un uso adecuado de la tecnología puede llevar a dicho desarrollo en cuanto facilita precisamente el acceso a una mayor comunicación y por tanto información, a ver cómo se comporta la gente y cómo interactúa, bien sea a través de terminales o de aplicaciones. No obstante, los sentimientos o los valores están más vinculados a la educación, y la tecnología, tal vez, pueda servir para su desarrollo.   

 

D- Como economista que eres no puedo evitar preguntarte por tu visión para este recién estrenado 2017, ¿Será mejor que 2016?

M- Al margen de que soy optimista por naturaleza, creo firmemente que sí. Los indicadores están ahí. España está creciendo y a un muy buen ritmo, lo estamos haciendo bien, somos un referente a nivel europeo e internacional. El crecimiento para el año que viene será previsiblemente similar al de este año. Ciertamente, hay aspectos sobre los que debemos seguir trabajando e incidiendo, como seguir reduciendo la cifra de desempleo (principalmente el juvenil), algo que ya está sucediendo; o el favorecer una mayor creación de empresas, otro hecho constatable. Para ello, creo que es fundamental la existencia de dos términos, como son estabilidad y confianza.

D- Por último me gustaría acabar volviéndote a poner en un brete, ¿Piensas que la crisis ha dejado en evidencia muchas de las teorías económicas que profesores como tú enseñan en la Universidad, es decir, piensas que los docentes en economía deben haberse visto obligados a modificar sus temarios o que por el contrario todo lo sustancial permanece y que la parte teórica no debe sufrir cambios?

M- Creo que de todo se puede y debe aprender, de los aciertos, pero también de los errores. Cuando algo funciona, si no se demuestra lo contrario, puede seguir explicándose, analizando con el tiempo si es posible su mejora. Si algo se demuestra que no funciona también debe servir como suma de acumulación de evidencias y que nos permita aprender qué no debe ser y el porqué. Un temario puede y debe sufrir cambios si la realidad vigente en ese momento los impone. El estudio de las crisis nos ha permitido, sin duda, observar y entender las causas y síntomas de las mismas. Y de todo, hay que decirlo, se aprende. De lo que funciona, es decir, de los aciertos, pero también de los errores.

D- Te agradezco mucho tus respuestas y me alegra haber estrenado las entrevistas de 2017 contigo.

M- Un verdadero placer. Gracias a ti y al Blog del Euribor por esta entrevista.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 4,16 sobre 5)

Escrito por Droblo el 16 de enero de 2017 con 37 comentarios

La semana en los mercados

Los fondos que replican al Ibex35 tienen que comprar y vender algunos de sus componentes en cuanto cambian de forma apreciable de valor porque si quieren replicar al índice deben tener el porcentaje de cada miembro que coincide con su peso en el índice. Esto significa que si Santander supone el 10% del Ibex, los fondos deben tener un 10% de su cartera en Santander pero si las acciones de dicho banco suben de precio, o bajan los otros 34 y por tanto su peso dentro del índice aumenta, deben también aumentar en la misma proporción su volumen de acciones del Santander. Esto provoca una clara consecuencia y es que el fuerte movimiento de un valor grande se vea retro-alimentado ya que si sube más que los demás, los fondos que replican el índice en el que esté dicho valor deben comprar más y si baja más que los demás, como también baja su peso dentro del índice, deben venderlo. Esto de algún modo “protege” a todos los que invierten en fondos que replican índices (lo que yo más aconsejo al pequeño inversor) pero amplifica en exceso tanto las subidas como las bajadas de sus componentes.

También es otra prueba más de algo que vengo diciendo hace años: los índices bursátiles miden de forma muy parcial la evolución de la bolsa, del conjunto de empresas cotizadas y de lo que realmente gana o pierde el inversor medio. Por ejemplo, alguien que en 2016 haya comprado un fondo que replica al Ibex si tenemos en cuenta dividendos cobrados menos comisiones hasta habrá ganado algo, sin embargo si es alguien que, como creo hace la mayoría de pequeños inversores, ha comprado 4 o 5 valores y uno de ellos ha sido Popular, es casi seguro que ha visto volar más del 10% de su capital ya que si con el 20-25% de una inversión ha perdido el 70% mucho tendría que haber ganado en los otros 4 para que esto no fuera así. Y eso si, como hacen muchos, no se ha doblado en la caída aumentando con ello su exposición al Popular. Y es que accionistas del Banco Popular hay cientos de miles, algunos más habrá de Iberia y millones de Telefónica, valores que están entre los que más bajaron en 2016 en bolsa. No creo que ningún pequeño inversor haya reducido su posición en ellos en plena caída y la haya aumentado en valores que sí han subido, como Repsol por ejemplo, para amortiguar el efecto.

Y ojo, que cuando digo fondos que replican el Ibex no hablo de fondos de gestores que invierten en bolsa española, ahí ya se depende de la habilidad del gestor que invierte donde quiere en la proporción que quiere, hablo de fondos que repliquen el índice para que el que los contrate pueda disfrutar de una rentabilidad para su dinero similar a la del índice.

En resumen, por un lado para el pequeño inversor hacerse una cartera propia es un riesgo muy grande porque lo normal es que no sepa gestionarla y aunque sepa, le resultaría muy caro en comisiones ir ajustando los riesgos para replicar los movimientos del mercado y por otro, que las pérdidas (y los beneficios) reales de los inversores en bolsa española no se deberían medir por la evolución del Ibex, tanto porque como índice es tramposo (va pesando más en él el valor que más sube mientras el que baja reduce su peso, incluso expulsándolo para introducir otro nuevo valor cuya tendencia sea alcista) como porque no refleja las inversiones reales en bolsa que hace la gente. Como orientación el Ibex nos sirve y como sabemos que pasa algo similar en el resto de índices bursátiles internacionales, para comparar también pero no es un reflejo fiel de lo que el inversor bursátil español gana o pierde.

En bolsa, las primeras sesiones del año siguen manteniendo el tono positivo del año pasado (y la debilidad relativa del Ibex respecto a los demás índices), incluso Wall Street ha marcado máximos históricos esta semana aunque los 20 mil del Dow Jones han supuesto una barrera complicada de superar. La volatilidad se mantiene baja y no hay movimientos apreciables en casi ningún activo si exceptuamos el crudo que ya ha marcado más de un 10% entre mínimos y máximos de 2016. Es curioso que el petróleo últimamente se mueva más, incluso en una misma sesión, que la renta variable. En cuanto al futuro, por estadística, en bolsa lo mejor de enero ya lo deberíamos haber visto pero es posible que la investidura oficial de Trump retrase el momento de los grandes movimientos. Como imagen os traigo esta tabla que ha publicado este martes el Tribunal de Cuentas con el coste por entidades de la “reestructuración financiera” de la que hablamos aquí este lunes (se supone que la factura se reducirá en varios miles de millones cuando se privaticen Bankia y BMN aunque sigue siendo mucho dinero perdido):

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votos, media: 4,77 sobre 5)

Escrito por Droblo el 13 de enero de 2017 con 23 comentarios

¿Cuál ha sido el legado económico de Obama?

El pasado Martes, Barack Obama pronunció su discurso de despedida en Chicago para una multitud en el que citó una lista de logros que consideró clave para su mandato. Entre sus mayores hazañas podemos encontrar: Poner fin a la recesión, el rescate de la industria automotriz, el mayor tramo de la creación de empleo de la historia, llegar a un acuerdo sobre armas nucleares con Irán, la reapertura de las relaciones con Cuba, el Obamacare, el seguro sanitario que aproxima la sanidad a 20 millones de personas y unas bolsas que el pasado diciembre firmaron máximos históricos.

En términos económicos, la economía de Estados Unidos ha escapado de la recesión y es que el PIB real (ajustado a la inflación) se contrajo a un ritmo anual desestacionalizado del 8,2% en el cuarto trimestre de 2008, inmediatamente antes de la primera toma de posesión de Obama el 20 de enero de 2009. En el tercer trimestre de 2016 (los datos más recientes disponibles) el PIB real crecía un 3,5%, marcando su décimo trimestre consecutivo de crecimiento.

A medida que la economía se recuperaba, el desempleo ha ido cayendo. Con Obama hemos asistido a 75 meses consecutivos de su administración del crecimiento del empleo. La tasa de desempleo ha caído desde el  10,0% en octubre de 2009 hasta el 4,7%. Ese nivel, al menos para los economistas de esta década, significa “pleno empleo”.

No obstante no todo el mundo ha vuelto al trabajo. Muchos puestos de trabajo de de ka industria manufacturera parecen haber desaparecido para siempre, ya que el empleo total en el sector se mantiene por debajo de su nivel de diciembre de 2008. Este podría ser. entre otros, un catalizador para impulsar a Donald Trump hacia la Casa Blanca con un discurso proteccionista.

La Bolsa estadounidense ha marcado un claro rally en el mandato de Obama.

Eso sí, apoyado por la Reserva Federal que ha mantenido en gran parte de su mandato tipos al 0,25% y la ejecución de varios programas de flexibilización cuantitativa que han apuntalado a los principales índices bursátiles a alcanzar máximos históricos.

El ingreso medio de los hogares ha quedado estancado. Si en el año 2014 fue de 3% por debajo de su nivel en 2008. Los ingresos aumentaron un 5,2% hasta 56.516 dólares en 2015, pero incluso estos niveles quedan por debajo de 1999 (57.909 dólares).

En último lugar, la deuda… La deuda nacional se disparó un 95,3% desde 2008 hasta 2016, y ahora es de 61.340 dólares por estadounidense.  Alrededor de 4,5 billones de dólares de la deuda se encuentran en el balance de la Reserva Federal. El banco central intervino intensamente el mercado de deuda para que Estados Unidos pudiera financiar de manera continuada sus déficits públicos.


 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (20 votos, media: 4,65 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 12 de enero de 2017 con 27 comentarios

El tren de la energía renovable en el que ya no estamos

La historia de las energías renovables en nuestro país está, a pesar de su corta vida, plagada de altibajos. Si bien el entonces presidente Zapatero anunciaba en el 2010 el objetivo de la creación de un millón de puestos de trabajo vinculados al sector de la energía verde, tan sólo unos pocos años después, la caída de las ayudas públicas al sector, con carácter retroactivo, y una legislación regresiva, que tuvo su culminación en la reforma del sistema eléctrico del exministro Soria, han logrado paralizar el sector. Ahora, muchas de las empresas creadas al calor de las ayudas, que necesitaban de tales para alcanzar su punto de maduración, languidecen y mueren. Y las demandas de inversores nacionales y extranjeros se agolpan en los juzgados.

A día de hoy, se puede afirmar que la política de barra libre de Zapatero fue pésima, al conceder inversiones sin fin a cualquier proyecto de renovable, independientemente de su rentabilidad. Y que esta mala política se ha visto superada por el gobierno de Rajoy, que ha cortado radicalmente el grifo de las subvenciones y penalizado a todo lo que lleve el sello de renovable y autoconsumo. Tanto en un caso como en otro somos el conjunto del país los que pagaremos las consecuencias.

Esto se ve más claro cuando se observan los datos del informe “Energía renovable y empleo”, que elabora la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA). Según en mismo, el sector de las energías renovables está en pleno crecimiento, tanto es así que en 2015 el empleo en el sector creció un 5% con respecto a 2014, hasta alcanzar 8,1 millones de personas (9,4 millones de empleos si se tiene en cuenta la gran hidráulica). Y, además, la capacidad de generación eléctrica con energías renovables aumentó en 151.500 MW, hasta alcanzar 1.985.074 MW instalados.

Este crecimiento se produce a pesar de la crisis económica mundial, y mientras que el sector energético en su conjunto pierde puestos de trabajo. Entretanto, en este mismo periodo, en España se instalaron tan sólo 29 MW (19 fotovoltaicos, 0 eólicos, 0 termosolares, 6 hidráulicos y 4 de biomasa) de nueva capacidad renovable, hasta sumar los 51.749 MW y el número de empleos en el sector renovable se estancó en unos 70.000, cuando en 2008 se alcanzaron 136.163 empleos.

Por tanto, lo que esto significa es que, mientras que en el resto de países el sector goza de crecimiento y de una pujanza alentada por unas políticas que piensan en un largo plazo que va más allá de los cuatro años electorales de turno, en España andamos atascados tras la reforma eléctrica del 2014, que primó las medidas para conseguir la desaparición del déficit de tarifa y castigó duramente a las energías renovables haciéndole responsable del mismo.

Además del paso atrás de España, en estos años ha habido otro cambio sustancial: el creciente liderazgo chino en energía renovable instalada. La preocupación del gigante asiático por liderar el sector al tiempo que combate el frente de la contaminación ambiental (algo en lo que tradicionalmente se le ha acusado de cierta laxitud) no deja de ser sorprendente. Por ejemplo, en 2013, este país superó los kilovatios renovables instalados a los instalados de combustibles fósiles y energía nuclear. De hecho, recientemente el gobierno chino ha anunciado un plan de inversión de 345.000 millones de euros en proyectos de energías renovables hasta el 2020, con el fin de luchar contra la contaminación ambiental y el calentamiento global. Una de las primeras consecuencias sería la creación de 13 millones de empleos directos. Otra sería que, si el plan se cumple, para el 2050, la tercera parte de la energía consumida en China será de origen renovable.

Pero este país no es el único, Estados Unidos está apostando fuertemente por el sector, Alemania, Brasil, etc., hasta un total de 144 países, que ya tienen medidas para fomentar la implantación de energías verdes. De hecho, Estados Unidos, Trump mediante, ha elaborado un plan para que en el 2050 sólo las energías renovables tengan cabida en el país. Coches eléctricos, parques termosolares, eólicos, etc. buscarán la eliminación paulatina de combustibles fósiles, energía nuclear y hasta biodiesel. Según este plan los puestos de trabajo generados por las nuevas tecnologías compensarán sobradamente los eliminados, con la ventaja adicional de una reducción importante de cerca de 46.000 muertes relacionadas con la contaminación del aire que a su vez beneficiaría al sistema de salud; esto sin mencionar los ahorros en el consumo de energía que llegarían directamente a los bolsillos de las familias estadounidenses.

Mientras, España ha pasado de ser una referencia mundial en el sector a quedarnos paralizados y vernos superados cada vez por más países en capacidad instalada. Lo curioso del caso, que demuestra además que la paralización del sector tiene una explicación más política y legal, que económica y de capacitación, es que un buen puñado de los proyectos a nivel mundial que se están construyendo y poniendo en marcha tiene por detrás a empresas españolas, que han tenido que buscar sus oportunidades fuera.

Lo cierto es que, de continuar así, tendremos complicado asumir el compromiso adquirido con la Unión Europea para el 2020. Según este acuerdo, España se comprometió a que el 20% de la energía consumida sea de origen renovable. De hecho, el plan que presentó preveía un porcentaje del 20,8%, pero el hecho de que las decisiones del gobierno no parezcan indicar próximas construcciones de instalaciones y que las medidas legales estén afectando negativamente a las existentes, está afectando seriamente a la inversión, lo que hará que la producción de energía se resienta, y así difícilmente llegaremos al objetivo comprometido.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (50 votos, media: 4,56 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 11 de enero de 2017 con 31 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies