Euribor hoy: -0,081%
 Media mes: -0,079%

Prima de riesgo: 115,2
IBEX35: 9.169,60 (0,26%)


La semana en los mercados

Ya que me toca escribir en uno de los días de este absurdo macropuente que muestra una vez más lo poco que debemos fiarnos de las promesas de los políticos (Rajoy aseguró hace años que agruparía festivos para evitar esto) y lo poco prácticos que son (¡con lo fácil que sería que el tercer viernes de cada mes fuera festivo exceptuando Navidad y Año nuevo para diciembre y enero!), imagino que habrá pocos lectores así que me decido por un tema de actualidad ya que ha sido protagonista de las últimas 2 semanas: la muerte de Fidel Castro.

Fidel Castro consiguió algo que algunos ven como un mérito: una sociedad bastante igualitaria. El problema es que la igualdad se hizo por abajo y eso ya fracasó en la Europa del Este, la URSS, el sudeste asiático, China… Precisamente China hace 40 años era como la Cuba actual: todos iguales y los que no lo eran se morían de hambre. Ahora son una sociedad más desigual pero mucho más rica y el cambio se produjo en cuanto se volvió a la propiedad privada. Y es que el ser humano es así, necesita incentivos, es lógico que un cubano que ha estado estudiando durante años para conseguir su título de médico se escandalice de cobrar lo mismo que un camarero que dejó sus estudios y que además incluso puede ganar más dinero gracias a las propinas de los turistas. Los países donde mejor se vive en el mundo son capitalistas, protegen la propiedad privada, incentivan que el que quiera emprender, sea con sus estudios o con su trabajo, pueda tener más beneficios. Y por supuesto, el estado del bienestar se financia con los impuestos de esos que han logrado el éxito.

Se han intentado muchos sistemas, cada generación -más o menos- ha creído encontrar la piedra filosofal pero al final, las sociedades que mejor se han desarrollado han sido aquellas en las que los individuos han tenido la libertad de poder promocionarse. En cualquier caso, me parece estupendo que alguien considere que es un éxito el modelo cubano de sociedad y que piense que su economía funciona bien, que cada uno piense lo que quiera pero lo que no podemos es exculpar por ello a un tirano, es como si exculpáramos por sus ataques a su propia población a Pinochet por sus buenos datos económicos o a Stalin por convertir a la URSS en una superpotencia, sería una perversión moral. Castro fue un dictador que impidió libertades básicas como la de expresión, reunión, asociación… prohibió durante más de cinco décadas que hubiera elecciones libres, aplastó derechos civiles, las cárceles de Cuba están llenas de presos de conciencia y para colmo se hizo suceder por su propio hermano cual monarca absoluto. Estos son hechos indiscutibles, entiendo que haya quien encuentre afinidades ideológicas con Fidel Castro pero es innegable que la mayoría no querríamos vivir en un régimen así. Y entiendo que critiquemos a nuestros gestores políticos porque por motivos estratégicos y diplomáticos tengan que aguantar a dirigentes de dudosa catadura moral como los jeques del Golfo Pérsico pero ellos tienen una excusa teórica: que miran más por el negocio que ellos dejan en nuestro país que por las condiciones de vida de los ciudadanos de allá. No es nuestro caso, ni el de nuestros políticos sin responsabilidad de gobierno: podemos llamar a las cosas por su nombre y un dictador es un dictador, sea de derechas o de izquierdas y me inquieta que en España haya quien admire regímenes con partidos únicos, medios de información exclusivos controlados por el poder, presos políticos… ¿Alguno quiere eso para nuestro país? Espero que no.

Por cierto, hablando de democracia, me parece una gran noticia que nuestro Parlamento esté sacando adelante proyectos con el voto en contra del partido del gobierno, es lo más parecido a mi añorada separación de poderes entre el legislativo y el ejecutivo, además es muy positivo que el PP esté llegando a acuerdos con el PSOE incluso contra su propio programa en pos de la gobernabilidad ya que la política debe ser también ceder a veces. Por otra parte demuestra el enorme error que cometió Pedro Sánchez con su insistencia en no abstenerse tras el #26J, si lo hubiera hecho ahora sería el líder de la oposición con mayor poder de la historia de nuestra democracia, en lugar de eso estuvo a punto de provocar unas terceras elecciones que hubieran hecho más complicado el control al gobierno y ha dividido a su partido que sigue descabezado y con una fuerte crisis de identidad. Otra noticia de esta misma semana que ha resultado positiva aunque no se le ha dado mucho bombo es la aprobación de las primeras medidas para aliviar la carga de la deuda de Grecia con el resto de sus socios, aprobadas tras el “cumplimiento” que está realizando el gobierno de Syriza de las exigencias del €grupo por el que se alarga el plazo medio de amortización de 28 a 32,5 años, se eliminan penalizaciones de rescates anteriores y el préstamo pasa de variable a fijo. No será suficiente para que el endeudamiento griego pueda ser “sostenible” pero es un comienzo.

En cuanto a los mercados esta semana, pánico alcista: la máquina para maquillar el cierre de final de año echa humo, se hincha un poco más la burbuja de Wall Street mientras en la Eurozona negamos los problemas de confianza en el proyecto común. Poco importa la crisis política –y bancaria- italiana tras la clara derrota de Renzi. Mientras no se convoquen elecciones allí, se gana tiempo y aunque pronto las haya en Francia, se confía en que la segunda vuelta deje fuera a Le Pen y ya está. Los europeos descontentos con el € no dejan de crecer e ignorarlos es gasolina para un mayor desencanto popular pero se mira hacia otro lado. Tampoco se tiene en cuenta que 2017 será peor que 2016 según el consenso, lo que más interesa es la foto fija del final de este ejercicio. Nunca hay que olvidar el factor estacionalidad y ahora mismo la tendencia es claramente al alza. En teoría este efecto se prolonga hasta los primeros días de enero, veremos qué pasa después pero toda esta euforia artificial, en la que por supuesto también ha participado una vez más BCE, se acabará pagando. Como imagen, aquí podemos ver que es estadísticamente raro que los EUA lleven tanto tiempo sin entrar en recesión…

Links.-

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (15 votos, media: 4,33 sobre 5)

Escrito por Droblo el 9 de diciembre de 2016 con 33 comentarios

Olvidando Eurovegas El nuevo proyecto de ocio en Madrid.

imagesTres años después del fallido intento de Eurovegas en Madrid, el mundo del ocio y del juego vuelve a llamar a las puertas de la capital con otra inversión multimillonaria. En este caso de la compañía estadounidense The Cordish, que invertirá 2.200 millones de euros en su construcción y estará ubicado en un terreno de 134 hectáreas cercano al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en la zona del Corredor del Henares, según el diseño presentado por el grupo al Gobierno regional.

El proyecto en cuestión, llamado “Live! Resorts”, es mucho más realista y menos pretencioso que el de Sheldon Adelson, contempla una inversión de hasta 3.000, si las condiciones del mercado lo permiten, y la creación de más de 56.000 empleos, entre directos e indirectos.

Tras hacer público el acuerdo y contemplando lo actuado hasta ahora y lo presentado del proyecto, ya se advierten importantes diferencias que pueden hacer que este proyecto salga adelante y no acabe como Eurovegas, convertido en promesas sin sentido y humo.

La principal diferencia es el cambio de concepto. El proyecto de Adelson tenía como principal premisa el juego, girando todo el complejo alrededor de los casinos, de tal modo que hasta requería cambios en la legislación nacional y autonómica para amoldarse a este objetivo principal.

El proyecto de Cordish tiene como premisa fundamental el ocio, dentro del cual está incluido el juego, pero no como actividad principal. De hecho, en el proyecto presentado el juego supone entre un 5 y un 10% de la actividad, siendo la actividad principal el ocio familiar, incluyendo también actividades deportivas y centros comerciales.

La segunda diferencia son las maneras. Mientras que la negociación de Eurovegas nació a raíz un simple folleto, la negociación de “Live! Resort” se ha llevado a cabo a partir de un informe con el que se ha negociado con la Comunidad de Madrid en secreto y ha culminado con la presentación en el registro de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid de un amplio dosier, en el que se recogen todos los detalles del proyecto.

Otra diferencia importante tiene que ver con la propia viabilidad del proyecto y con la seriedad de quien lo presenta. El proyecto Eurovegas pretendía poner sobre la mesa algo menos de 2.700 millones de euros, frente a los 7.600 necesarios sólo para la primera fase; las otras dos fases se financiarían con la propia Eurovegas, hasta un total de 18.000 millones. Esto sin contar con la inversión a realizar por la Comunidad de Madrid, en lo que a expropiaciones de terrenos y dotación de infraestructuras urbanísticas y de transporte se refería. La empresa dio la espantada en diciembre del 2013 sin haber invertido ni un euro.

El proyecto actual es de 2.200 millones, ampliables hasta 3.000, si la cosa va bien, y, demostrando que la cosa va en serio, la promotora anuncia haber adquirido terrenos con 134 hectáreas en Torres de la Alameda. Allí se desarrollará un proyecto que girará en torno a una plaza central que contará con un hotel, tiendas, salas de cine y un teatro estilo Broadway, restaurantes, un circo, etc. En definitiva, cuatro hoteles de cuatro y cinco estrellas, con 2.700 habitaciones, más de 100.000 metros cuadrados para tiendas y ocio, 275.000 metros cuadrados de repartidos en tres centros de convenciones y 45.000 metros cuadrados de oficinas. A cambio, la Comunidad de Madrid deberá hacer frente a modificaciones en la red de infraestructuras para facilitar el acceso al futuro complejo.

Pero, además, la diferencia más escandalosa estriba en las peticiones que Las Vegas Sands realizaron de modificación de leyes que afectaban a su actividad. Ejemplos son las negociaciones para conseguir un trato preferente en el Impuesto de Sociedades, o en el IRPF de los trabajadores extranjeros que vinieran con el proyecto, o la petición para que los premios tributasen sólo en el país de origen del turista y no en España. Además de modificaciones y tratos de favor en la Ley Antitabaco o el intentar que los menores pudieran acceder a las salas de juego. Y lo más inverosímil: que tuviera que indemnizarse a Las Vegas Sands en caso de cambio regulatorio, lo que blindaba los beneficios de Eurovegas además de atentar contra el derecho comunitario por distorsionar la libre competencia.

El nuevo proyecto sólo tendrá una de las prebendas que Adelson logró arrancar al gobierno regional: la reducción de la tributación de los casinos del 45% al 10% que la Comunidad de Madrid realizó para contentar a Adelson.

En definitiva, un proyecto mucho más realista y viable que parte de la idea del promotor del proyecto, David Cordish, de encontrar una región de altos ingresos, bien comunicada y magnetismo para el comercio. Tardará entre 18 y 24 meses en la construcción, lo que podría llevar a una primera fase abierta en 2019 o 2020. No precisará de ningún cambio legislativo, ni subvenciones públicas y se estima que atraerá 1,6 millones de turistas al año.

Lo curioso del caso es que, con esos números, nuestro pujante sector turístico, que desea separarse de la imagen de “sol y playa”, haya sido incapaz de ver la posibilidad de este negocio. El tiempo dirá si nuestro sector no es tan pujante o si el proyecto se aboca al desastre.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (32 votos, media: 3,88 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 7 de diciembre de 2016 con 35 comentarios

El por qué del dónde

Si hay un punto de inflexión en la historia económica humana, es sin duda la Revolución Industrial. A partir de ese momento todo cambió y la mejor manera de entenderlo es con esta imagen de la evolución del PIB per cápita

1024px-world_gdp_per_capita_1500_to_2003

Es todavía más impactante si tenemos en cuenta que la expansión demográfica acompañó a ese aumento del PIB por lo que había más “cabezas” entre las que repartir la riqueza. Durante miles de años las condiciones materiales de los humanos cambiaron realmente poco. La esperanza de vida media en 1750 era de alrededor de 38 años y mucho menor en algunos lugares. La idea de que hoy viviríamos 80 años parecía un sueño… El proceso histórico es conocido: la mejora tecnológica y los excedentes acumulados por el auge del comercio durante los siglos posteriores a la Edad Media propiciaron ese aumento brutal de la productividad.

Una de las incógnitas que a los que, como a mí, les apasiona la historia y la economía, es intentar dilucidar el por qué la Revolución Industrial ocurrió en Reino Unido y no en otro lugar. No hay un único motivo pero ayudó mucho tanto el que fuera el primer país que eliminó la tentación absolutista monárquica gracias a un Parlamento poderoso que sirvió como contrapartida al poder real como que fuera el que tenía la mejor flota y por lo tanto, lejos de ser un país sólo de agricultores, también lo era de comerciantes que demandaban (sobre todo desde sus propias colonias) la creación de productos, de manufacturas. Estos dos argumentos son los que suelen responder la pregunta de por qué la Revolución Industrial empezó allí y no en Francia por ejemplo pero queda una duda pendiente: ¿Por qué no ocurrió en China si tanto tecnológica como políticamente llevaba siglos de ventaja a Europa?

El historiador económico Joel Mokyr sostiene que el gran avance de los últimos dos siglos es sobre todo tecnológico: “de nuestra capacidad para entender las fuerzas de la naturaleza y aprovecharlos para nuestras necesidades económicas” y sin embargo China, con un pasado glorioso en sus logros científicos y que en el siglo XV, por ejemplo, se encontraba mucho más avanzada que Europa, no fue capaz de convertir esa ciencia en crecimiento económico como lo hizo Occidente en el siglo XIX. La red ferroviaria, los barcos de vapor, las fábricas que en unas docenas de años se construyeron en nuestra parte del mundo provocaron que a comienzos del siglo XX China fuera prácticamente una colonia ocupada por los europeos, ¿Cómo pudieron quedarse tan atrás?

China y Europa son diferentes en muchos aspectos, uno es que después de la conquista de los mongoles en el siglo XII, China siguió siendo un imperio unificado dirigido por una sola burocracia mandarín. No hay nada que compita o amenace a China. Incluso cuando fue invadida por tribus de Manchuria en 1644, no cambió la estructura del Estado porque los invasores acabaron hablando chino, vistiéndose como chinos y comiendo comida china. En Europa nadie tiene éxito en la unificación, ni Napoleón siquiera, y hay una competencia continua: los franceses están preocupados por los ingleses, los ingleses por los españoles, los españoles por los turcos… Eso mantiene a todos en algo que los economistas reconocen como “modelo competitivo” y para el progreso, siempre según Mokyr, eso es mejor que un sistema dominado por una sola potencia. Según él, es posible que también en China aparecieran mentes brillantes como la de Galileo, Newton o Descartes pero una estructura social que huía de los cambios y la falta de competencia mató esos espíritus antes de que se pudieran desarrollar. Europa crea un mundo donde la competencia fomenta la innovación intelectual. Hay la Reforma, que dice que la religión que tenían hasta ese momento era errónea, lo mismo sucede en la astronomía, la química, la medicina, las matemáticas y la filosofía. China quería la estabilidad y la seguridad, y consigue que dure durante mucho tiempo. Los europeos no quieren estabilidad, preferían el progreso.

Entre el viaje de Colón a América en 1492 y la muerte de Isaac Newton en 1727, el propósito de la investigación en Europa cambia. Durante gran parte de la historia humana, la gente estudiaba la ciencia y los fenómenos naturales no para mejorar nuestra vida material sino para satisfacer la curiosidad de unos pocos. Los antiguos griegos hicieron fantásticos progresos científicos pero en su mayoría no se utilizaron para nada. De hecho, Aristóteles decía que la ciencia no debía ser utilizada porque el trabajo era algo para las clases más bajas. Antes de la Revolución Industrial, aparecieron personas en Europa que creyeron que el estudio de la Naturaleza debía servir para la mejora material (algo que hoy vemos obvio pero no lo era entonces). Es lo que Mokyr llama la “Ilustración industrial”. Tras la Revolución Industrial ese afán de superación para mejorar la vida de la gente se acentúa y aunque hay muchos fracasos, se acaba consiguiendo (pone como ejemplo la electricidad de la que se conocía su poder cien años antes de Edison pero fue él el que la supo llevar a los hogares).

La posición de China como un solo imperio con una gran burocracia parecía ideal, además por un lado era muy progresiva puesto que en Europa las personas que estaban en el poder eran los hijos y sobrinos de otras personas en el poder pero China era una meritocracia, para ser funcionario del imperio se debían aprobar exámenes. Esto hoy nos parece positivo pero tenía un problema: aprobaban los exámenes los que conocían los conocimientos clásicos, nunca los que los ponían en duda. Fue la herramienta perfecta para mantener el mismo molde generación tras generación. En Europa sucedió algo diferente. La gente que estudiaba conocimientos clásicos de Tolomeo, Hipócrates, Arquímedes… empiezan a decir: “La mayor parte de este material está mal.” En China sería inconcebible pero en Europa la capacidad de desafiar la sabiduría recibida es incontenible y ocurre porque a partir del siglo XVII existen microscopios, telescopios, barómetros etc. que les permiten estudiar la naturaleza de una forma en que los clásicos nunca pudieron. Por ejemplo, Aristóteles pensó que el vacío era imposible pero un día se inventó una bomba de vacío, Aristóteles pensaba que todas las estrellas en los cielos estaban completamente fijos y se descubrió que no era así, de ese modo se superaron a los clásicos. Incluso con engreimiento como la del filósofo francés del siglo XVI Pierre de la Ramée que escribió un libro con el título “Todo lo que Aristóteles ha dicho es incorrecto.” Esa actitud hubiera sido impensable en China.

En resumen, hay una razón por la que la Revolución Industrial se produjo en Europa y no en China y es que entre los diferentes países europeos existía una gran competencia entre ellos que los animaba a mejorar mientras que la solidez de las instituciones chinas y los siglos de relativa calma les habían llevado a la complacencia. Y lo curioso es que al final, la estabilidad de China se desmoronó bajo el ataque de la modernidad europea. Creo que esto nos debería llevar a una reflexión cara al futuro: hay que cuestionarlo todo, hay que promover la ciencia, aprobar exámenes no es mejor que innovar, la competencia es positiva… Aprendamos de la Historia.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (50 votos, media: 4,66 sobre 5)

Escrito por Droblo el 5 de diciembre de 2016 con 43 comentarios

La semana en los mercados

italy-blogEl domingo dos países tienen citas en las urnas dentro de la Eurozona. Uno es Austria, en el que se repetirá la votación para elegir al jefe de estado y estará muy disputada entre dos candidatos poco comunes: uno considerado verde y otro considerado ultraderechista. Es un caso raro ese portazo a los partidos tradicionales porque Austria es de los países con mejores cifras económicas y de bienestar social del continente si bien hay que puntualizar que el cargo de jefe de estado, como en el caso de Alemania, es poco más que simbólico. Es por eso que no es una elección que preocupe demasiado… a no ser que conduzca a una dimisión del gobierno actual y convocatoria de nuevas elecciones, claro. La otra cita en las urnas sí importa más y es en Italia. Se vota en referéndum un cambio en la Constitución que permitiría una reforma del Senado. El problema es que las encuestas dicen que ganará el No y ese revés político podría conducir a la dimisión del primer ministro Renzi (si cumple su palabra) y probablemente nuevas elecciones en las que los partidos más escépticos con la Eurozona y la UE subirían en intención de voto.

En realidad el desencanto por la situación actual no tiene mucho que ver ni con el Euro ni con la Unión Europea porque si lo tuviera sólo afectaría a los miembros, y como acabamos de ver en los EUA, el fenómeno es mucho más amplio. Tampoco se puede decir que sea algo exclusivamente económico como hemos visto en el caso de Austria aunque creo que es evidente que, incluso inconscientemente, todos comparamos la situación actual con la de hace 10 años y eso nos hace estar excesivamente pesimistas. Si en lugar de pensar en lo que hemos perdido en la última década, pensáramos en lo mucho que hemos avanzado desde la crisis de 1993-94, si asumiéramos que de 2003 a 2007 vivimos en un espejismo irrepetible y que el mundo nunca ha estado mejor pero que Europa probablemente ya haya alcanzado su cénit, quizás no nos quejaríamos tanto.

Pero somos humanos, no queremos asumir que lo que nos queda será peor que lo que hemos dejado atrás y como es cierto que la Eurozona funciona mal y que la UE tampoco va bien, tiene sentido que muchas personas crean que estar dentro de ellas es algo negativo. Lo malo es que no hay evidencia alguna que nos diga que Italia o Francia –donde se espera que al menos en la primera vuelta arrase Le Pen en las elecciones del próximo año- vayan a estar mejor yendo por libre. Sería más lógico intentar mejorar lo que hay, evitar que ocurra la actual guerra fiscal por ejemplo en la que mientras Montoro en España sube el impuesto de sociedades, Hungría lo rebaja convirtiéndonos en rivales pero ¿Cómo cambiar eso si dentro de España ocurre lo mismo entre comunidades, cómo si cada vez hay más nacionalismo?

chartoftheday_6808_hungria_reducira_el_impuesto_de_sociedades_el_9por_ciento_en_2017_n

Si una mayoría de europeos, o al menos un mayoría de europeos dentro de un país –y más si es uno de los grandes como Italia- quieren menos Europa, tendremos menos Europa. Italia es la tercera economía de la Eurozona y aunque no hay un riesgo inmediato de ruptura, si el domingo vence el No será muy complicado que la inestabilidad no vuelva a los mercados: subidas de la prima de riesgo, bajadas bursátiles, sobre todo de los bancos etc. Por el contrario, si sale el Sí, todo queda expedito para un fuerte rally de fin de año puesto que este mes sólo queda la reunión de la FED pero ya se descuenta que subirá. Y con Wall Street en máximos y los fondos y bancos intentando maquillar la foto fija del final de año y trimestre, creo echarán el resto para intentar subir los índices eurozoneros todo lo que puedan en las escasas sesiones que quedan. Si sale el sí, claro; si sale el No, aunque seguro que hay maquillaje navideño, es probable que en el corto plazo todo caiga.

Lo mejor de ese escenario es que debilitará aún más al €, algo muy bueno para nuestra economía y más si se acerca una guerra comercial global, y animará también a BCE en su política expansiva por lo que el Euribor bajo tendrá más argumentos para continuar. En cuanto a la semana actual, pintaba mal hasta que surgió el rumor que decía que BCE redoblaría sus compras de bonos italianos si Renzi perdía la votación. Es decir, más de lo mismo, fe ciega en la liquidez del banco central de turno… También influyó el acuerdo de la OPEP que volvió a poner el precio del crudo en torno a los 50$. Y otra imagen, esta vez la tabla de previsiones del PIB de las 20 mayores economías que ha publicado esta semana la OCDE

cyv65peweaa_psg

Links.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (19 votos, media: 4,79 sobre 5)

Escrito por Droblo el 2 de diciembre de 2016 con 32 comentarios

¿Qué ocurriría su eliminásemos los billetes de 500€?

500En el año 2007, cuando todos eramos ricos en España había 113 millones de billetes de 500€ (este año la cifra bajó a 58,4 millones), esto equivalía al 60% del dinero en circulación. Lo más curioso de todo es que a dia de hoy, de los casi 340 millones de europeos que somos el 56% confiesa que nunca han tenido uno en sus manos. Por tanto vamos a hacer una hipótesis simplista y asumimos que la gran mayoría de estos billetes proceden de actividades ilegales o no declaradas. En ese caso la solución más sencilla pasa por eliminarlos de la circulación y obligar a sus dueños a cambiarlos por otros. ¿Qué pasaría en ese caso?

Afortunadamente no tememos que pensarlo demasiado ya que esto es justo lo que han hecho hace poco en la India. El 8 de noviembre, a las 8:15 de la tarde, el gobierno del Primer Ministro de la India, Narendra Modi, anunció que, a última hora de la medianoche, los billetes de 500 y 1.000 rupias (unos 7€ y 14€ respectivamente)  ya no serían consideradas como moneda de curso legal y necesitarían cambiarse por nuevos billetes de 500 y 2.000 rupias. Esto afectó al 85% del dinero en circulación.

La idea era acabar con gran parte del dinero negro, algo que en la India es de lo más común. Esta medida fue bastante popular entre los ciudadanos, seguramente igual que si se hiciese lo mismo aquí con los billetes de más de 5€. A fin de cuentas la mayoría de los ciudadanos no defraudamos y esas medidas no nos afectan.

El problema es que muchas veces cuando se hacen estas cosas se hacen mal aquí y en la India. En este caso los ciudadanos están frustrados ya que el gobierno ha sido incapaz de satisfacer la demanda de los nuevos billetes y eso allí es un problemón ya que la relación entre el efectivo y el PIB es del 10%, el comercio depende de las transacciones en efectivo, así que prácticamente la economía se ha parado de golpe. Allí sólo el 15% de los adultos tienen una cuenta corriente. Lo que estamos viendo en la India es justo lo contrario de lo que está ocurriendo en Europa y EEUU. Si en Occidente estamos inmersos en planes de estímulos de los bancos centrales que nos están inundando con liquidez, allí se ha “desestimulado” completamente la economía secándola, algo que traerá graves consecuencias en el corto plazo y afectará al PIB en el largo.

Quizás la base del problema es que los grandes problemas rara vez tienen soluciones rápidas y sencillas ya que muchas veces tienen efectos secundarios que pueden ser peores que el problema original.

En los países con una economía más avanzada existe la tendencia gradual hacia la desaparición del dinero en efectivo (con Suecia como claro ejemplo). Esto permitiría poder fiscalizar el 100% de las transacciones comerciales acabando con el dinero negro. Esto suena muy bien pero a cambio el estado se enteraría de todos nuestros gastos y acabaría con la privacidad de nuestro consumo. ¿Es quizás demasiado precio a pagar por acabar con el fraude fiscal?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (42 votos, media: 4,05 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 1 de diciembre de 2016 con 54 comentarios

¿Fue el Black Friday 2016 una tomadura de pelo?

black-friday-euribor2¿Recordáis lo que pasó en las noticias en la previa de este Halloween? Este año tocaba ‘aclarar’ que la fiesta de Halloween, en realidad, es más española que Isabel la Católica. Que esta celebración ya se desarrollaba por estas tierras desde tiempo inmemorial… Que todos aquellos que la critican por su tufo a consumismo  e imperialismo cultural estadounidense son unos rancios, y lo que es peor, unos ignorantes…

Tal vez en unos años nos dirán que el Black Friday también se celebraba aquí desde los visigodos y que comprar productos más caros o sin rebajar durante estas fechas es de patriota.

Actualización: Los datos que mostrábamos originalmente eran del 2015, he editado el artículo con los datos de este año-

Según un estudio de la OCU estas fueron las rebajas medias el año pasado.

black-friday-euribor

¿Cómo ha sido este año?

Comparando los precios del domingo 20 con los del Black Friday, 5 días más tarde encontramos un descenso medio de los precios de un -1,1%. Destacan los casos de Amazon (- 2,2%), MediaMarkt (- 2,3%), Worten (- 5,2%) y Fnac (- 10%) (Fuente:OCU).

Pero, aquí viene la sorpresa. Si nos fijamos en los precios que había en esas tiendas online un mes antes, la situación varía notablemente: la media de precios de los productos no baja, sino que sube alrededor de un 2%

Muchos usuarios de Twitter y otras redes sociales también se encargaron de denunciar los abusos de este Black Friday que, no obstante, también nos regaló algunas ofertas reales. Y es que el Viernes Negro comparte los mismos mecanismos que nuestras rebajas tradicionales: alguna buena oferta entre muchas tomaduras de pelo.

¿Cómo surge el Black Friday?

A buen seguro que a estas alturas casi todo el mundo conoce el origen de este evento comercial, pero lo refrescamos para olvidadizos. El Viernes Negro sigue a la celebración de Acción de Gracias que se colocó como cuarto jueves del mes de noviembre con el objetivo de marcar el inicio de la temporada navideña. Se trataba de rendir homenaje a una tradición estrictamente nacional, pero también de dejar suficiente tiempo para hacer las compras navideñas. Que de eso se trata al fin y al cabo… de comprar.

El término ‘black’ tiene un dudoso origen. Por un lado, se dice que tiene relación con los atascos del día posterior a Acción de Gracias. Y tiene su sentido (este año, al menos en Madrid, fue ‘black’). Pero también puede hacer referencia a que los comercios cambian sus cuentas de rojas a negras, resaltando el importante volumen de ventas que se produce desde el viernes post Thanksgiving.

A pesar de que el origen de Acción de Gracias está en el siglo XVI, no es hasta mediados de los 90 del siglo XX cuando se institucionaliza el Black Friday como estrategia de marketing en Estados Unidos. Actualmente también se toma como pulso de la economía nacional.

Con el progreso del comercio electrónico, el Black Friday se exporta a otros países. En España, su impacto se ha dejado sentir en los últimos 4 o 5 años.

¿Para cuándo Acción de Gracias en España?

La importación del Black Friday tiene un punto evidentemente ridículo ya que en España no se celebra la fiesta del día anterior. En cuanto a las supuestas rebajas del Viernes Negro, son equiparables a las de cualquier otra fecha del calendario: mucha picaresca comercial y alguna que otra ganga difícil de atrapar. El Black Friday no deja de ser un recordatorio para las carteras más amodorradas: “¡Eh! que tienes que gastar tu sueldo en cosas que no necesitas”.

Me decía el otro día un amigo que en unos años nos veremos comiendo pavo el cuarto jueves del mes de noviembre mientras en las noticias dicen que esto ya lo hacían los celtas de Galicia en el siglo VIII. Cosas de la globalización.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (64 votos, media: 4,44 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 30 de noviembre de 2016 con 40 comentarios

Cuba se sube al tren del turismo

imagesTras un momento de contención de la respiración, las empresas inversoras en turismo que pugnan por establecerse o ampliar su presencia en Cuba, van volviendo poco a poco a la tranquilidad al comprobar que la muerte de Fidel Castro no parece que vaya a alterar los planes de inversión en la isla.

Meliá, Iberostar, Globalia, Barceló, la norteamericana Starwood Hotels y la francesa Accor son algunas de las empresas que esperan expandirse en Cuba con planes a corto y largo plazo, aprovechando el mapa de ruta que ha trazado el Ministerio de Turismo hasta el año 2030, momento en que se espera la isla haya duplicado las capacidades habitacionales y pueda ofrecer al visitante un producto de altos estándares, con proyectos inmobiliarios asociados a campos de golf, marinas, otras formas de recreación náutica y parques temáticos.

Sin embargo, esto ha sido posible, tal y como se comprobó en la Feria Internacional de Turismo (FITCuba 2016), por el inesperado giro en las relaciones entre el gobierno de la isla y el de los Estados Unidos. El cambio de política ha provocado el boom del producto Cuba en los mercados europeo y norteamericano. Tanto es así, que Cuba recibió en 2015, unos 3.524.779 visitantes, lo que significó un aumento de 17,4% respecto al 2014.

Esto ha hecho aumentar la demanda de habitaciones muy por encima de la capacidad real de alojamiento. El gobierno cubano, que es muy pobre, pero nada tonto, ha visto el resquicio y se ha lanzado en tromba, viendo las posibilidades de inversión extranjera y se ha apresurado a anunciar nuevas leyes que otorguen mayores garantías a los empresarios foráneos. Y así ha dado comienzo una incipiente guerra entre las trasnacionales del ocio, por la búsqueda de buenos y nuevos contratos con ese gran monopolio empresarial llamado gobierno cubano.

Los planes, a quince años vista, incluyen la construcción de 22 hoteles nuevos, con 7.000 habitaciones. Pero también incluyen la ampliación de la terminal de cruceros, ferris y megayates en el puerto habanero, así como el rescate de inmuebles de gran valor patrimonial en su mayoría propiedades de Habaguanex, S.A. y Gaviota, ambas bajo la dirección de militares. Por no hablar de que la única constructora extranjera con licencia que hay en la isla, de nacionalidad francesa, no da abasto para construir hoteles, careciendo de mano de obra especializada que ha de traer de la India y Pakistán.

Lo cierto es que provoca más incertidumbre en los planes de inversión la elección del nuevo presidente norteamericano y su imprevisible actitud hacia la isla que la muerte del comandante Castro, que ya se consideraba como un hecho irremediable y que podía ocurrir en cualquier momento por parte del gobierno cubano.

El caso es que Cuba prevé abrirse al turismo y las empresas españolas, que al fin y al cabo son punteras en este sector, parten de una buena posición de salida para hacerse con una buena porción del pastel. No en vano, según el ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero Cruz, el 48% de la inversión extranjera en el sector turístico en Cuba es gestionada por empresas españolas. Además, las 11 cadenas hoteleras españolas que tienen presencia en la isla acaparan el 74% de las operaciones en el destino. De hecho, las empresas españolas gestionan más del 90% de las habitaciones de los hoteles de cinco estrellas y el 60% de los de cuatro de la isla. Y, por si fuera poco, 15 empresas más del sector están negociando su entrada al mercado cubano.

Pero no sólo de hoteles es de lo que se habla para Cuba, una de las principales preocupaciones es que el sol y la playa no sean el único aliciente. Se habla de delfinarios, de proyectos de turismo ecológico asociados a parques naturales y de golf, que parece ser la panacea en lo que a turismo se refiere. Con este fin, ya hay dos empresas mixtas constituidas para el desarrollo inmobiliario -una con capital británico y otra chino- con las que se trabaja en la identificación de posibles áreas a lo largo de toda la geografía nacional.

Ahora, tras los últimos acontecimientos, las empresas del sector están reprogramando su hoja de ruta ante las expectativas generadas. Se prevé que en menos de un año habrá otro desembarco de empresas relacionadas con el sector turístico porque Cuba se anuncia como el destino preferido de estadounidenses y canadienses (estos últimos ya llevan a la isla un millón de turistas al año). Y esto es así por dos razones principales:

  • Por un lado, que la administración norteamericana ya baraja el fin del bloqueo a medio plazo. No hay que olvidar que el comienzo del mismo tuvo lugar bajo una administración demócrata y, además, muerto Fidel, desaparece el gran símbolo de la resistencia cubana.
  • Por otro, la tradición de defensa a ultranza de las inversiones turísticas extranjeras que ha mantenido el gobierno cubano. Si hacemos caso omiso del periodo revolucionario, que liquidó de un plumazo las millonarias inversiones norteamericanas, muchas de ellas vinculadas con la mafia, que existían en la isla favorecidas por el gobierno del dictador Batista.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (23 votos, media: 4,04 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 29 de noviembre de 2016 con 38 comentarios

Los límites de la política monetaria

hipotecaCualquier hipotecado entiende el concepto cuando se hipoteca: toma un dinero prestado sabiendo que eso le supondrá una merma de sus ingresos mensuales durante algunos años. Aun así, hace sus cálculos y cree que le merece la pena, sabe que lo pasará mal si pierde el trabajo, por ejemplo, pero confía en que no pasará o que al menos podrá vender la vivienda sin perder mucho dinero (o incluso ganándolo) caso de que no pueda afrontar los pagos de la hipoteca. En resumen, endeudarse es tomar un dinero del futuro que durante el futuro se devolverá y si eso no es posible, como es deuda para adquirir un activo, se pude intentar vender dicho activo. Si la deuda se adquiere para gastos (como unas vacaciones), entonces no hay activo que vender y si es para un proyecto de negocio, pues dependerá de éste si los hay o no. Hasta aquí los conceptos parecen claros pero ¿qué ocurre cuando el que se endeuda es un estado?

Cuando un gestor político decide usar la soberanía nacional para avalar un crédito emitiendo deuda hace lo mismo que cualquier persona que pide dinero prestado: disponer de un capital hoy que tendrá que devolver en el futuro. La gran diferencia es que la mayoría de gobiernos nunca devuelven las deudas, lo que hacen es emitir nuevas para pagar las anteriores, es decir, las refinancian. Esto provoca que un gobierno pueda gastar más de lo que ingresa indefinidamente mientras siga pudiendo encontrar compradores para sus emisiones de deuda. Rara vez el volumen de la deuda disminuye, lo que suele ocurrir es que a veces el ratio deuda/PIB baja porque el PIB crece más de lo que ha crecido la deuda. No es lo mismo deber 500 mil millones de € si tu PIB es de 1 billón de € (50%) que si es de 2 billones de € (25%). Con la crisis ocurrió todo lo contrario: bajó el PIB y aumentó la deuda porque se dispararon los déficit presupuestarios (se gastaba más de lo que se ingresaba por el aumento del gasto social y se ingresaba mucho menos por el parón de la actividad económica). Así pues, gobiernos de todo el mundo se encontraron con un grave problema: economías en recesión o con muy bajos crecimientos y deuda pública en máximos.

La solución a esa situación fue la política expansiva de los bancos centrales: inyectando liquidez al sector financiero primero y comprando directamente deuda pública después, no sólo consiguieron absorber todas las emisiones de deuda, además lo hicieron –gracias a sus programas pero también a unos tipos de interés ultrabajos- con el menor coste en intereses para los emisores de la historia. Todo esto suena muy bien pero incentiva a los políticos a no reducir la deuda. Como además son cargos que cada cuatro años pueden perder sus puestos, el largo plazo no suele ser su prioridad. Es mucho más fácil emitir deuda que subir impuestos o reducir gastos y dejar que sea el futuro el que lo pague o incluso la venta de activos (en España lo hemos visto con la privatización de AENA por ejemplo). Es lo que algunos llaman el “riesgo moral” y es evidente que existe y por eso no creo que haya ni un solo presidente de gobierno en la Eurozona que quiera que BCE suba los tipos de interés o deje de comprar deuda. Esto lo sabían cuando se creó el Tratado de Maastrich que estableció, para evitarlo, unas normas muy duras para los gobiernos: nunca superar el 3% de déficit, que nunca supere el 60% el ratio deuda/PIB… Nadie o casi nadie lo cumple, se nos ha ido totalmente de las manos y aparentemente no pasa nada, cada vez que se quiere imponer una sanción a algún país incumplidor se dan cuenta que es absurdo castigar con una multa a alguien que tiene problemas de dinero…

En la Eurozona unos países pueden presionar para que otros no abusen ya que comparten el mismo banco central pero en países con política monetaria propia la tentación de un exceso continuado es aún mayor. Entonces, ¿Qué se puede hacer, olvidar todo límite y dejar que los estados sigan gastando más de lo que ingresan, emitiendo más y más deuda y que los bancos centrales se ocupen? Evidentemente no pero como lo primero no hay forma de conseguirlo porque suelen ganar las elecciones aquellos que prometen más gasto, la única forma es poniendo un límite a la política monetaria. Antes o después, y con mucho cuidado para no provocar quiebras bancarias por doquier, los bancos centrales deberán dejar de actuar y reducir sus balances porque si su participación en lugar de en excepcional se convierte en habitual, el dinero dejará de tener el trasfondo real del que hablamos el otro día, será algo que se cree de la nada y dejará de tener valor y representar riqueza. Para mi el mayor problema ya no es la actual crisis, es que cuando llegue la siguiente, que no tardará (los EUA tuvieron una en 2000, la siguiente en 2008…), nos habremos quedado ya sin armas de política monetaria y con la necesidad de nuevo de emitir más deuda, ¿Cómo la afrontaremos entonces si hasta hemos gastado ya el cartucho de los tipos negativos?

Ni el estancamiento del crecimiento ni la caída del comercio mundial ni los problemas demográficos, ecológicos, energéticos, de productividad, de justicia social etc. que tiene nuestro sistema económico se van a resolver con política monetaria aunque los políticos -de derechas e izquierdas, populistas y tradicionales- y los cargos económicos nombrados por ellos abusen de ella porque es lo fácil. Multiplicar algo no crea riqueza si cada vez representa menos. La morfina enmascara el dolor pero no cura la enfermedad que se agravará tanto por la dependencia a la droga como por la falsa seguridad en nuestra salud al haber amortiguado los síntomas. Y sin embargo, hay quienes creen que todo lo hecho no es suficiente y quieren más, quieren el helicopter money. De él hablaremos próximamente.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (33 votos, media: 4,70 sobre 5)

Escrito por Droblo el 28 de noviembre de 2016 con 32 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies