Inicio Depósitos crecientes

    Depósitos crecientes

    0
    « Back to Glossary Index

    Depósitos crecientes 1

    Esta es una imposición a plazo que se caracteriza porque su remuneración se va elevando con el paso de los años. Éste es el motivo principal por el que su periodo de permanencia es más alto que en los depósitos tradicionales. Están confeccionados entre 3 y 5 años, aproximadamente. Donde el primero o los dos iniciales contempla una rentabilidad mínima e insatisfactoria para los intereses de los impositores. Pero que a medida que van avanzando aumentan su interés hasta alcanzar su máximo en el último año.

    Para hallar el rendimiento final de esta imposición no habrá más remedio que realizar la media de cada uno de los años. De todas las formas, este es un producto que mejora en unas cuantas décimas porcentuales el resultado de las imposiciones clásicas. En cualquier caso, el único requisito para suscribirlo es que no se puede cancelar anticipadamente. Confeccionado exento de comisiones y otros gastos en su gestión.

    Una de sus diferencias más acusadas frente a otros modelos de ahorro reside en el hecho de que requiere de un importe mínimo de contratación superior. A partir de los 5.000 euros y sin la posibilidad de renovarlo a su vencimiento. De la misma manera que el interés generado puede abonarse en cada año y sin esperar a su terminación. Siendo, en definitiva, una de las estrategias que tienen los ahorradores para mejorar su capital depositado. Aunque tendrán que tener su dinero inmovilizado durante más tiempo del normal.

    « Volver al glosario económico