Inicio Articulos ¿En qué casos deberías (o no) pedir un préstamo en pareja?

¿En qué casos deberías (o no) pedir un préstamo en pareja?

4

¿En qué casos deberías (o no) pedir un préstamo en pareja? 1

En la vida de una pareja surgen muchos planes y proyectos conjuntos para los que se necesita financiación, como comprar un coche, hacer un gran viaje o realizar reformas en el hogar. En estos casos, pedir un préstamo entre dos personas puede ser una buena opción y, además, aumenta las probabilidades de concesión. Esto porque el banco entiende que, al haber dos pagadores, existen más garantías de devolución del dinero prestado. Ahora bien, según el comparador financiero HelpMyCash.com, la decisión de contraer una deuda conjunta no debe tomarse a la ligera porque afectará directamente a la salud financiera de los dos miembros de la pareja. Antes de solicitar financiación externa, es recomendable tener en cuenta algunas cuestiones para valorar, de forma realista, la viabilidad de esta operación. 

Solo deben endeudarse las parejas estables

En primer lugar, solo se debe pedir un crédito en pareja si la relación es estable y sólida. Esto con el objetivo de evitar dolores de cabeza innecesarios. Si se produce una ruptura antes de liquidar la deuda, es importante saber que ambos seguirán siendo titulares del préstamo, lo que puede generar ciertos problemas, como posibles impagos de las cuotas, discusiones por quién debe quedarse con el bien que se haya financiado, etc. 

Para evitar estas situaciones, la recomendación es que los dos miembros de la pareja evalúen el estado de su relación y si se encuentran en el mismo punto de compromiso. Por ejemplo, deben preguntarse si se ven juntos hasta que se haya pagado completamente el préstamo o acordar cómo asumirán los pagos en caso de disolverse el vínculo. 

Ambos deben poder pagar las cuotas

En segundo lugar, es fundamental que los futuros deudores puedan permitirse contraer un préstamo. El banco solo aprobará la petición si los dos solicitantes tienen un trabajo estable y unos sueldos suficientes para pagar las cuotas. Para no tener problemas de sobreendeudamiento, el importe de las cuotas del crédito no debe superar el 35% de los ingresos netos conjuntos de la pareja. 

Si no se cumplen estos requisitos, el peligro de no poder pagar el préstamo se dispara. En caso de demora, los dos titulares sufrirán las mismas sanciones: cobro de comisiones por reclamación de posiciones deudoras, de intereses de demora… Además, si el impago no se resuelve, el banco podrá embargar todos los bienes presentes y futuros de la pareja, incluidas sus cuentas y parte de sus ingresos. 

Según HelpMyCash, es recomendable que ambos miembros de la pareja se aseguren de que pueden pagar las cuotas por su cuenta. Primero, porque aumentará sus probabilidades de conseguir el crédito. Segundo, porque si uno se queda sin trabajo, el otro podrá cubrir su parte hasta que vuelva a tener ingresos. 

El bien o servicio a financiar debe ser para los dos

En tercer y último lugar, si se pide un préstamo conjuntamente para financiar un bien o un servicio, lo ideal es que ambos titulares puedan disfrutar de él. En caso contrario, se pueden generar discusiones sobre la propiedad del bien que afecten a la relación o generar más problemas de los estrictamente necesarios si la pareja se disuelve. 

Por ejemplo, si se solicita financiación para comprar un coche, lo razonable es que el vehículo quede a nombre de los dos miembros de la pareja. Además, no hay que perder de vista la posibilidad de tener problemas con Hacienda. Si el cotitular del préstamo no es propietario del bien financiado, la Agencia Tributaria puede considerarlo una donación encubierta y puede exigir que la pareja pague el impuesto de donaciones y sucesiones que corresponda. 

Hay que comparar los préstamos de varios bancos

Si se cumplen todos los requisitos mencionados, la pareja puede empezar a buscar un crédito que se ajuste a sus necesidades. En principio, como existe un menor riesgo de impago, sus opciones de conseguir un buen préstamo serán mayores que si se pide financiación por separado. Así, es más probable que el banco ofrezca un interés más bajo, que cobre menos comisiones o que exija contratar menos productos suyos (como seguros, por ejemplo). 

Desde HelpMyCash aconsejan acudir a varias financieras para ver cuál ofrece mejores condiciones. Fijarse en la tasa anual equivalente (TAE) puede ser una buena manera de comparar ofertas, porque refleja el coste total de un préstamo teniendo en cuenta sus intereses, sus comisiones y sus otros gastos. Según el Banco de España, la TAE media de estos productos es del 6,87%, así que lo ideal es contratar un préstamo con una tasa anual equivalente inferior. 

Al contactar con varios bancos, es importante no olvidarse de las financieras online, con condiciones tan o más atractivas que las entidades tradicionales. Por ejemplo, el Préstamo Naranja de ING tiene una TAE desde el 4,06% y el Préstamo Personal de Cofidis tiene una TAE desde el 5,06%.

4 COMENTARIOS

  1. Hace muy poco en un divorcio «amistoso» ambas partes se «repartieron» los préstamos, la hipoteca para uno, junto con la casa, claro, y no se si alguna cosa más…

    Y el resto de los préstamos, y el coche y muchas otras cosas, para la otra parte…

    Todo muy bien y todo muy «bonito»; pero, ya me dijo un abogado, que el documento es poco más que una «declaración de intenciones», por que, en caso de impago por cualquiera de las partes, la entidad financiera de turno se iba a limpiar el c.lo con ese documento, por que lo que se firma en GANANCIALES, tiene responsabilidad solidaria/subsidiaria durante toda la vida del préstamo…

    • Esto si hay documento de matrimonio/enlace o como se llame….. con parejas de hecho, ya a pasarlas canutas y si se es pareja sin papeles, a pasarlas canutas si pintan bastos.

      En Catalunya el régimen subsidiario del matrimonio es separación de bienes, aunque en las deudas compartidas, creo yo que son como los préstamos firmados por dos socios, se paga siempre o a medias o uno solo. Y esto no lo salva ni el tribunal de la Rota.

      En mi tarea de asesor, los préstamos (que hago pocos) tienen que ser entre gente de relación muy intensa… hermanos, matrimonios de más de 10 años…… porque si son préstamos para caprichos entre parejitas del momento, el 90% de las veces es mucho trabajo a medio plazo para solucionar que comportan estrés para el asesor y poca rentabilidad por hora dedicada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí