Inicio Articulos No es solo la electricidad, los alimentos también están disparando su precio

No es solo la electricidad, los alimentos también están disparando su precio

0

La FAO es la agencia de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre y mensualmente elabora un índice que es el Food Price Index para evaluar los precios de los alimentos a nivel mundial. En septiembre los alimentos subieron un 1.2% respecto a Agosto y un 32.1% respecto a septiembre de 2020. Han subido en 13 de los últimos 15 meses. el índice está compuesto por el precio de los cereales, aceites, lácteos, carne y azúcar. Todos suben.

No es solo la electricidad, los alimentos también están disparando su precio 1

A primera vista, los principales factores detrás de este aumento sugieren que es transitorio pero de momento lo único que podemos afirmar que es real y se suma a la subida de precios de las materias primas y la energía. Uno de los factores son las secuelas de la grave gripe porcina que asoló en China en 2018 y que terminó con la mitad de la cabaña porcina del país, de 440 millones de cabezas, la mayor del mundo. Desde entonces, China ha estado reconstruyendo sus existencias a un ritmo frenético, importando grandes cantidades de grano para alimentar a sus nuevos cerdos, y al hacerlo, drenando los suministros mundiales de maíz y soja.

Otro problema se ha derivado de un fuerte repunte del comercio mundial en un momento en que el covid-19 sigue provocando interrupciones en los principales cuellos de botella de la cadena de suministro. Los contenedores escasean y muchos aviones siguen en tierra, lo que restringe el movimiento de alimentos frescos. El precio del transporte de productos básicos como el trigo o el azúcar en buques a granel, por su parte, se ha triplicado con creces en un año.

El último factor es el clima. Las sequías en algunas zonas de África, Asia y América, provocadas por un fenómeno climático llamado La Niña, hicieron que las previsiones de las cosechas se vieran mermadas a principios de año, alimentando así la inflación. Sin embargo, desde la primavera, las condiciones han sido más benignas, lo que significa que la temporada de cultivo ha progresado sin problemas en muchas regiones clave.

Sin embargo, hay razones para no estar tranquilo. Los informes de que la gripe porcina se está extendiendo de nuevo por China alimentan los temores de un nuevo sacrificio. Reconstruir de nuevo las existencias de cerdos del país requeriría toneladas de pienso para engordar muchos más ganado, lo que podría alterar de nuevo los mercados de cereales.  A medida que aumenten los casos de covid-19, alimentados por la variante Delta podrían entrar en vigor más restricciones, retrasando aún más los envíos. Y los meteorólogos calculan que hay un 70-80% de probabilidades de que se produzca otra La Niña este invierno.

A esto se podría sumar que el aumento de la frecuencia de los fenómenos extremos en las grandes regiones agrícolas puede hacer mella en la producción de forma inesperada. Y la necesidad de acortar las cadenas de suministro podría hacer que los mercados fueran menos eficientes, lo que aumentaría los costes.

Los bancos centrales siguen pensando que todas las presiones inflacionistas que tenemos son pasajeras pero de momento ahí siguen y nadie sabe cuanto durarán aunque los fabricantes ya lo tienen claro y por ejemplo Heinz nos dice que nos preparemos para una subida de precios de sus productos.

Kraft Heinz ha subido los precios de más de la mitad de sus productos en EE.UU., su mercado doméstico, y  también lo está haciendo en otros lugares.

«Estamos subiendo los precios, cuando es necesario, en todo el mundo», dijo.

El gigante PepsiCo apunta también en la misma dirección aunque dice que la subida de precios de sus productos comenzará el año que viene.

 

¡Comenta!

¡Sé el primero en comentar!

Notificame
wpDiscuz