Inicio Articulos Necesidad de adaptación

Necesidad de adaptación

12

En los miles de años de historia de la raza humana la mayor parte de las generaciones han pertenecido a una sociedad de recolectores y cazadores y unas cuantas de agricultores. Sólo en los últimos siglos, con el desarrollo de lo que llamamos “civilizaciones”, el auge del comercio y el desarrollo industrial es cuando el mundo parece haberse acelerado. Durante siglos la única sabiduría era la que los padres transmitían a sus hijos que a su vez pasaban a los suyos. En un universo sin cambios la tradición era todo lo necesario para sobrevivir, no había motivos para sospechar que un padre o un abuelo no tuvieran la razón y de hecho, las personas consideradas más sabias eran las más ancianas pues la duración vital era la mayor expresión cultural.

Poco a poco eso cambió -al menos en determinados segmentos de la sociedad- a partir del invento de la escritura, de la organización política, del comercio con otros pueblos…el saber empezaba a ser algo nuevo, algo que podía proceder de otro sitio que no fuera la familia o la tribu. Como he dicho esa transformación no fue global ni ocurrió en todas las zonas geográficas e incluso tuvo pasos atrás como ocurrió en gran parte de Europa tras la caída del Imperio Romano pero a partir de la Revolución Industrial se globalizó y no ha habido desde entonces apenas pasos atrás.

Cada generación sabe más que la anterior, desarrolla avances técnicos, médicos incluso sociales impensables unos años atrás y hay una transformación ética y moral que se va acelerando. A partir de la segunda mitad del siglo XX dicha velocidad nos está superando pues ya no es sólo que apenas nos reconocemos en nuestros abuelos, últimamente es que ni siquiera nos reconocemos en cómo éramos hace unos años en relación con la sociedad donde vivimos. Nuestros padres y/o abuelos vivieron una guerra civil, una dictadura, tuvieron problemas de nutrición, disponían de escasa ropa que usaban durante años, la higiene para ellos consistía en bañarse quizás cuatro o cinco veces al año pues no disponían de agua corriente (y cuando la tuvieron ya era raro hacerlo una vez a la semana) y tardaban meses en viajar a otro continente…por decir cuatro cosas que se me vienen a la cabeza. Todo eso lo sabemos pero lo más llamativo para mi es que nosotros mismos, los que nacimos en la tercera parte del siglo XX, hemos visto cambiar tanto el mundo en tan pocos años que  yo a veces me sorprendo preguntándome por cosas que de hecho he vivido.

Me pregunto cómo podía trabajar en una oficina sin ordenador y lo he hecho. En 1992 me ficharon en una empresa en la que el que iba a ser mi jefe directo se extrañó mucho que pidiera uno. Que yo recuerde hasta 1997 o así no tuve Internet o correo electrónico y fue porque “tenía cargo”, tardó tiempo en popularizarse por toda la oficina. Y considero que por aquel entonces éramos pioneros. Pero ya no es sólo los avances técnicos, ¿Os acordáis cuando era tan caro comprar un viaje de avión sólo de ida que de ida y vuelta y, en general, lo caro que era volar? ¿Y cuando el enemigo eran los soviéticos? ¿Y lo escandalosa que parecía la ley del divorcio? ¿Y la primera vez que se vieron desnudos en la televisión, y cuando sólo había dos canales que para colmo cerraban por la mañana, a media tarde y por la noche? ¿Y cuando el aceite de oliva y las legumbres engordaban y el pescado azul era considerado dañino? ¿Y cuando parecía un excelente negocio montar un videoclub?

No pretendo inundar este blog de nostalgia simplemente hacer una sencilla reflexión sobre la necesidad que tenemos de adaptarnos a los cambios: hace apenas 25 años tan sólo no existían los móviles, cuando hablábamos de racismo pensábamos en los gitanos, la mili obligatoria quitaba el sueño a mucha gente, las iglesias se abarrotaban los domingos a mediodía y empezábamos a conocer productos europeos fruto de la reciente incorporación en la UE. Pero es que hace menos de dos décadas que se murió la peseta, que nadie consideraba a los islamistas radicales como un peligro para nuestra seguridad y los que fumaban lo hacían prácticamente en cualquier lugar.

Yo no lo creo pero lo mismo tras esta pandemia lo de ir a la oficina es algo que en unos años será lo excepcional, así como los viajes de negocios o el usar monedas y billetes, y puede que la siguiente generación no entienda que para nosotros era lo normal. Si nos adaptamos más lentamente que lo que evoluciona la sociedad ya no sólo tendremos un conflicto generacional con nuestros hijos, es que ni siquiera seremos capaces de entender cómo pensábamos, actuábamos e incluso disfrutábamos de la vida una década atrás. La tradición puede que siga siendo un valor cultural pero es evidente que los que vienen tras nosotros tienen muchísimas más oportunidades para ser más sabios. Debemos aceptarlo.

¡Comenta!

Notificame
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguos | Más votados

«es evidente que los que vienen tras nosotros tienen muchísimas más oportunidades para ser más sabios»

Y sin embargo cuando les veo allí, como zombis, enganchados a sus pantallas con su fortnite o su ticktock o lo que sea el nuevo app o juego de moda, como que dudo que vayan a aprovechar esas oportunidades de las que hablas…

Bueno, lo mismo pensaban nuestros padres cuando nos veían horas viendo la tele o usando el ordenador o yendo a las recreativas… todas las generaciones pensamos que la nueva no se entera de nada y, sin embargo, se están adaptando de manera natural a lo que les tocará vivir y que nosotros siquiera entendemos.

publique un comentario y veo que no aparece ya :-)

Que cosas!

Llegué a leer tu comentario antes de que desapareció. Muy bueno, pero parece que no ha gustado a los moderadores?? Lo contesté y mi respuesta tampoco aparece…

Bueno, la capacidad de adaptacion se pierde con el paso del tiempo, no nos damos cuenta pero nos volvemos mentalmente rígidos; Yo me acuerdo la TV1 y la 2 de la nochevieja de Sabrina, de ver fumar al profesor en la clase y al médico en la consulta, de sacar dinero en el banco o aculaizar las cartillas con mi madre, de los viajes sin cinturon d seguridad y con ventanilas bajadas a manivela… mil cosas. hemos mejorado mucho y hemos perdido muchas cosas. Sobre el tema de vernes, casualmente yo estuve de vacaciones, solemos irnos el puente ya que… Leer más »
Lo accesorio cambia mucho… lo otro menos o nada … Da igual si un piso de un alto ejecutivo muy dado a la tecnología esta a la ultima o es de una abuela que lo tiene al estilo años 70…. Si los fundamentos de la finca o los pilares de carga están mal , aquello se vendrá abajo con todas las cachivaches electrónicos de uno y con todas las fotos de Franco y los muebles de «cuéntame » de la otra…. Mirar lo accesorio y de allí sacar conclusiones sobre lo fundamental es un error… Maravillarse de los avances de… Leer más »

Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad.
Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos.
No se ponen en pie cuando entra una persona anciana.
Responden a sus padres y son simplemente malos.

Tranquilos, hay cosas que no cambian :-)

Todo depende del grado… porque ni entonces ni ahora todos los jóvenes eran así… hay épocas cuando eso es mas y cuando es menos, cruzada la linea roja, viene un desastre y corrige y eso entonces y ahora… También entonces y ahora, cuando las riendas las tomaba gente necia, venia el desastre… entonces local, ahora puede ser de envergadura mayor o global… No podemos tomar ejemplos de la historia selectivamente… mas cuando queremos negar que un desastre ahora también es posible… Si, históricamente ha pasado de todo y mas, y el mundo no se ha parado… pero siempre se ha… Leer más »

Je je, justo estoy leyendo estos dias «The Rise and Fall of the Roman Empire» de Gibbons, que viene muy a cuento…

Pocas veces en la historia los jóvenes han satisfecho a los mayores…. y esto ha sido parte del avance, que si no estaríamos todos con lanzas y hachas aún. Ahora estamos todos desanimados porque tenemos el virus este, del cual en 6 meses ni recordaremos porque la sociedad estará estabilizada y la gentes se seguirá muriendo…. de todo lo que es posible morirse y de lo cual no se puede escapar… Punset tenía fe en poderlo evitar, pero al final como todos… Y lo digo como enfermo coronario….. El viernes estuve en una terraza nueva inaugurada hará 10 días en… Leer más »

Es evidente que prefiero pasar el rato y el ocio con gente como los de esta terraza que con «calimeros» herederos que todo el día se quejan de todo pero eso sí…… conservadores con total de no invertir nada….. si uno tiene que disfrutar de la vida hay que compartir momentos con los que la viven…..

wpDiscuz