Inicio Ocio Primeras impresiones del Morotola Edge

Primeras impresiones del Morotola Edge

0

A finales de abril, Motorola volvió a la carga con dos dispositivos dispuestos a relanzar a la compañía que en su día fue pionera en la telegonía. Estamos hablando, por supuesto, de los nuevos Motorola Edge y Motorola Edge +, de gama media y alta premium, respectivamente. El que nos ocupa hoy es el primero, el Motorola Edge ya que hoy se ha confirmado que saldrá en España el 8 de junio.

A falta de analizarlo con mayor profundidad, el nuevo Motorola apunta bastante alto. El Motorola Edge rompe con casi todo lo anterior y apuesta por unos bordes muy curvados, una frecuencia de actualización de 90Hz, conectividad 5G y cuatro cámaras traseras. Esta ha sido nuestra experiencia después del primer contacto.

Lo primero que llama la atención cuando lo tienes en la mano su pantalla, una enorme OLED de 6,7 pulgadas en formato 19,5: 9. curvada a la mitad de los bordes laterales aunque el problema es el mismo que en todas las pantallas curvas: lo que ganas en un diseño lo pierdes en experiencia visual.

En cuanto a los materiales del terminal  la parte trasera está hecha de un plástico muy bueno que parece vídrio. Los bordes superior e inferior y los pocos laterales están acabados en aluminio de la serie 6000 y la pantalla está cubierta con vidrio Gorila 5, pero el fondo, que tocamos con la palma de la mano al sujetarlo, es de plástico y se siente como uno.. Como punto a favor, el hecho de que sea de plástico hace que no sea resbaladizo, algo que se aprecia dado su tamaño. En la esquina superior izquierda, tenemos las cuatro cámaras traseras que, afortunadamente, no sobresalen demasiado del propio chasis.

Algo que llama la atención es que a pesar de ser un aparato grande no se siente demasiado pesado en la mano. Sí, es cierto que pesa 188 gramos, pero la verdad es que es bastante agradable de usar y las sensaciones preliminares son que el peso está bien equilibrado. Tal vez las cosas cambien ante el análisis, pero el primer encuentro ha sido bastante positivo.

Pero más allá de su diseño, lo que más destaca del dispositivo es su pantalla. Motorola ha roto con todo lo que había lanzado recientemente y ha sido animado con pantallas curvas, y de qué manera. El panel ocupa todo el frente del dispositivo y reduce los cuadros al mínimo. Esto es posible gracias a una perforación situada en la esquina superior izquierda. Las curvas, por su parte, arrastran la pantalla hasta casi la mitad de los bordes laterales. A nivel de diseño, encajan muy, muy bien, pero no sólo la estética vive un smartphone.

No tiene sentido tener un diseño bonito y llamativo si el rendimiento no va en consonancia, y en este caso, no parece que esto vaya a ser un problema. El Motorola Edge tiene 6 GB de RAM en su interior y el procesador Snapdragon 765, uno de los últimos productos de Qualcomm cuyo rendimiento ya está más que probado.

A falta de más pruebas, no hemos tenido problemas para utilizar juegos pesados como ‘Asphalt 9’ o ‘Legends of Runeterra’, y mucho menos en aplicaciones cotidianas como Instagram, Twitter o WhatsApp. Los 6 GB de RAM, aunque no alcanzan el rendimiento de otros terminales con ocho o 12, son más que suficientes para mantener las aplicaciones en segundo plano y ofrecer una rápida apertura de las mismas.

La experiencia de reproducir y consumir contenido multimedia se ve mejorada por el sonido. El Motorola Edge tiene altavoz estéreo y la verdad es que suena sorprendentemente bien, incluso a altos volúmenes. El contacto con el altavoz es realmente positivo. Un elemento que muchos usuarios probablemente apreciarán es el puerto jack de 3.5mm que encontramos en la zona inferior.

Sobre la batería, es pronto para hablar, pero por lo que hemos podido comprobar no parece que los 90 Hz vayan a ser un problema frente a la autonomía. Después de todo, bajo el capó del Motorola Edge, hay 4.500 mAh, una cifra nada despreciable. Motorola habla de hasta dos días de uso, aunque habrá que ver cuántas horas de la pantalla activa se pueden quitar y, sobre todo, lo rápido que se carga, porque la rápida carga de 18W en una batería de tal amperaje apunta a un tiempo elevado.

Sea como fuere, la verdad es que el Motorola Edge se mueve muy bien. El motor ayuda, los 90 Hz ayudan, y el sistema operativo también hace su parte. Para gustos, colores, pero personalmente me gusta que Motorola se mantenga fiel a su idea de mantener la estética de Android puro y no ponga aditivos superfluos que perjudiquen su rendimiento. Todo el conjunto funciona muy bien y, a falta de analizarlo en profundidad, el terminal señala caminos.

Terminamos hablando de cámaras. Obviamente, esta sección será mucho más detallada en su análisis, donde veremos los resultados con una lupa y el rendimiento de las cuatro cámaras en diferentes situaciones, pero por ahora, veremos lo que el Motorola Edge nos promete en fotografía. El lote de cámaras se compone de lo siguiente:

  • Sensor de 64 megapíxeles con apertura f / 1,8, 0,8 micrones de píxeles y tecnología Quad Pixel. Tomará fotos efectivas de 16 megapíxeles gracias a la tecnología de mezcla de píxeles.
  • Gran angular de 16 megapíxeles f / 2,2, píxeles de una micra y campo de visión de 117º. También funcionará como un sensor macro.
    Teleobjetivo de ocho megapíxeles, f / 2,4, píxeles de 1,12 micras con zoom óptico de dos aumentos.
  • Cámara frontal de 25 megapíxeles f / 2.0 con píxeles de 0,9 micras con tecnología de mezcla de píxeles.

Básicamente la Motorola Edge tiene la tríada mágica de las cámaras: un sensor normal, un gran angular y un teleobjetivo cuyos aumentos ópticos pueden no terminar de competir con otras alternativas del mercado en términos de distancia. Curiosamente, el selfie también se suma a la combinación de píxeles, aunque de la misma manera que podemos forzar el sensor de 64 megapíxeles para obtener fotos más grandes, también podemos hacerlo con la cámara frontal.

El Motorola Edge es un soplo de aire fresco en el catálogo de Motorola. Dejando de lado los gustos personales de cada uno, la pantalla curva le da un toque muy interesante al dispositivo Se ve muy bien y el 90Hz se ajusta perfectamente. A falta de analizarlo en varios escenarios, y sin haber tenido la oportunidad de ver cómo las curvas afectan o dejan de afectar el día a día, tengo la sensación de que la pantalla será uno de sus puntos fuertes.

¡Comenta!

Notificame