Inicio Bolsa Los estímulos de Trump pueden hacer perder a Estados Unidos la AAA

Los estímulos de Trump pueden hacer perder a Estados Unidos la AAA

0

 

Recientemente  la agencia de calificación Fitch ha publicado un conjunto de razones un tanto condenatorias por las cuales esa calificación AAA puede no durar debido al aumento de la deuda, la reducción del PIB y las acciones vinculadas a los estímulos. El riesgo de crédito soberano de Estados  Unidos ha aumentado notablemente desde que el ‘dinero del helicóptero’ comenzó a convertirse en la corriente principal hace dos semanas.

La calificación soberana estadounidense está respaldada por fortalezas estructurales que incluyen el tamaño de la economía, el alto ingreso per cápita y un entorno empresarial dinámico. Los Estados Unidos se benefician de la emisión del dólar estadounidense, la moneda de reserva preeminente del mundo, y de la flexibilidad financiera extraordinaria asociada.

Fitch considera que la tolerancia de la deuda estadounidense es más alta que la de otros soberanos ‘AAA’. Sin embargo, los altos déficits fiscales y la deuda, que ya estaban aumentando incluso antes del inicio del gran shock económico precipitado por el coronavirus, están comenzando a erosionar estas fortalezas crediticias.

El riesgo de una acción de calificación negativa a corto plazo ha aumentado dada la magnitud del shock a la economía y las finanzas públicas por el coronavirus y la respuesta de política fiscal proporcional y necesaria, particularmente en ausencia de un plan de consolidación creíble para el país. desafíos existentes de finanzas públicas y deuda pública a más largo plazo.

El coronavirus ha infligido un impacto sin precedentes en los mercados financieros y la actividad económica, y los encargados de formular políticas luchan por evitar una recesión más duradera. Al igual que otros países avanzados, Estados Unidos ha cerrado partes de su economía para frenar la propagación de la enfermedad, lo que provocará una profunda contracción centrada en el segundo trimestre de 2020 y un aumento masivo del desempleo.

En su línea de base, Fitch supone que las medidas de contención se pueden deshacer en la segunda mitad de 2020 (2S20), lo que permite la recuperación en el crecimiento secuencial y los mercados laborales. Con tanto que depende del progreso del virus, existe un gran grado de incertidumbre en torno a nuestras previsiones económicas.

En la evolución del pronóstico de referencia de Fitch, el PIB de los Estados Unidos se reduciría en alrededor del 3% en 2020 (aunque esto podría estar sujeto a una revisión adicional), un hecho sin precedentes en tiempos de paz y una contracción más profunda que en 2009.

En caso de que el virus esté contenido durante el 2S20 , Fitch supone que el crecimiento real del PIB se recuperará fuertemente en 2021, lo que refleja un fuerte repunte. Un caso negativo plausible, que incluye una segunda ola de infecciones y períodos de encierro más largos en algunas partes del país, vería una disminución aún mayor en la producción en 2020 y una recuperación más débil en 2021.

Estados Unidos utilizará toda su gama de herramientas de política para combatir la crisis, incluido el paquete de estímulo fiscal de 2 billones de dólares y el compromiso de la Reserva Federal de comprar cantidades ilimitadas de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas, lo que respalda una gran respuesta política coordinada. El estado de la moneda de reserva de los Estados Unidos (el dólar estadounidense representa más del 60% de las reservas mundiales de divisas) y la credibilidad de la política han respaldado la agresiva respuesta de la política monetaria diseñada para mantener el funcionamiento de los mercados financieros.

La Reserva Federal redujo los tipos de interés a cero el 15 de marzo, reabrió la ventana de descuento para los bancos, reforzó las líneas de intercambio xon bancos centrales extranjeros, anunció la compra masiva de bonos del Tesoro y agencias, y posteriormente recibió 13 autoridades del Tesoro Secretario para comprar hasta USD1 billones en papel comercial.

El grado en que la economía se recupera y la medida en que el estímulo fiscal finalmente se desenrolla serán consideraciones clave de calificación para Fitch. Una ronda anterior de estímulo de crisis a través del gasto discrecional en 2008-2009 se revirtió posteriormente (a costa de desacelerar la recuperación económica) con el déficit federal cayendo al 2,4% del PIB en 2015, pero, a pesar de esto, la trayectoria ascendente del gobierno el índice de endeudamiento no se ha detenido y los déficits han vuelto a crecer desde entonces.

La perspectiva de déficits presupuestarios permanentemente más altos pesará cada vez más en la solvencia soberana, ya que no ha surgido un consenso político sobre las decisiones difíciles sobre el camino del futuro gasto público y la deuda.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz