Inicio Bolsa Divisas ¿Buscando depreciar el dólar?

¿Buscando depreciar el dólar?

0

No es ningún secreto que el gobierno de Estados Unidos quiere un dólar más débil. Su justificación es que haría que las exportaciones estadounidenses fueran más competitivas y podría impulsar el crecimiento. Pero, ¿entraría Estados Unidos en el mundo de la intervención monetaria para que esto ocurra? Por ahora, la Reserva Federal ha dado el primer paso con la primera rebaja de tipos de interés en más de una década.

El presidente Donald Trump ha afirmado muchas veces que China ha manipulado injustamente su moneda. Recientemente, atacó al Banco Central Europeo (BCE) por insinuar un estímulo adicional de política monetaria, ya que podría hacer que el euro bajara frente al dólar. En consecuencia, los inversores se han dado cuenta de la posibilidad de un cambio en la fuerte política del dólar que ha estado en vigor a través de varias administraciones de los Estados Unidos.

Aunque Trump rechazó una propuesta para intervenir en el mercado de divisas la semana pasada, la idea ha sido claramente discutida en el seno de la administración en medio de las fricciones comerciales y la desaceleración del crecimiento mundial. De hecho, Trump podría cambiar a una política monetaria estable.

Sin embargo, es poco probable que se intervenga en los mercados de divisas para debilitar al dólar. Hoy en día, la intervención monetaria de los gobiernos de los mercados desarrollados es poco frecuente. Por lo general, solo ocurre cuando los mercados se vuelven disfuncionales debido a un evento significativo, como el terremoto de Japón en 2011, o cuando la valoración de una divisa importante se vuelve tan extrema que crea un interés colectivo en invertir la tendencia.

En este contexto, faltan los fundamentos para que los gobiernos debiliten el dólar estadounidense: Los mercados están funcionando bien, y aunque estimamos que el dólar está sobrevaluado en un 10% en relación con factores macroeconómicos estructurales y fundamentales, esto está en gran medida en línea con episodios anteriores en los que la economía de Estados Unidos ha superado a la de sus pares.

No obstante, las consecuencias en el mercado de la intervención directa de los Estaos Unidos podrían ser sustanciales y, por lo tanto, merecedoras de consideración.

La Ley de Reserva de Oro de 1934 otorgó al Tesoro de los Estados Unidos un vasto poder discrecional en la política cambiaria. Utilizando el Fondo de Estabilización de Cambios, el Tesoro puede negociar con oro, divisas y otros valores según sea necesario para llevar a cabo esta política. Sin embargo, el Tesoro se enfrenta a limitaciones prácticas, la más importante de las cuales es el tamaño limitado, ya que sin el Congreso es poco probable que el Tesoro pueda emitir más deuda pública para financiar las tenencias de divisas.

Durante décadas, el gobierno de Estados Unidos ha intervenido en los mercados de divisas de vez en cuando y ha logrado sus objetivos sin gastar billones de dólares. Atribuimos este éxito relativo en gran medida a la credibilidad de la política, que, de manera crítica, se ha basado tanto en el banco central como en la cooperación internacional.

Dos preguntas, por lo tanto, son fundamentales para evaluar el potencial de la intervención de la divisa americana en la actualidad. ¿Elegiría la Reserva Federal participar junto con el Tesoro de los Estados Unidos? ¿Ganaría la intervención el apoyo de la comunidad internacional?

Tradicionalmente, la Reserva Federal ha intervenido junto con el Tesoro para ayudar a estabilizar los mercados o para ayudar a corregir un movimiento excesivo en los tipos de cambio, normalmente igualando la intervención del Tesoro dólar por dólar. Con la capacidad del Tesoro para intervenir en los mercados de divisas limitada a los 95.000 millones de dólares del Fondo de Estabilización de Cambios, eso implica un total acumulado de 190.000 millones de dólares potencialmente disponibles para la intervención de Estados Unidos si la Reserva Federal participa, una cantidad que probablemente no alcanzará la fuerza necesaria para debilitar de manera sostenible al dólar.

Por lo tanto, es aún más importante que Estados Unidos obtenga la cooperación de sus pares internacionales. Sin embargo, otros gobiernos de mercados desarrollados y agencias internacionales desalientan en gran medida la intervención monetaria de los países líderes. Y en el entorno actual de fricciones comerciales mundiales, es aún más improbable que la intervención para devaluar competitivamente el dólar obtenga su apoyo.

Sin la cooperación internacional, la intervención de la divisa estadounidense probablemente sería vista como una provocación y exacerbaría aún más las fricciones comerciales. Esto sería particularmente cierto si la intervención se dirigiera exclusivamente al yuan chino y no a un conjunto de monedas importantes. En el peor de los casos, se intervendría tras la depreciación de la moneda por parte de China en respuesta a la subida de los aranceles estadounidenses.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz