Bolsa - 15 julio 2019

Las bolsas no deberían celebrar las expectativas de bajadas de tipos de interés

La caída de las rentabilidades de los bonos y el aumento de la renta variable están siendo las grandes jugadas de este año. No obstante, el colapso en las rentabilidades de los títulos de deuda pública no es fundamentalmente alcista para la renta variable, ya que refleja las expectativas de una disminución del crecimiento del PIB nominal.

Esta lección debería haberse aprendido en 2008 con la crisis financiera mundial. Pero es evidente que los inversores celebran la anticipación de la relajación monetaria, mientras que no se está terminando de reflexionar sobre el hecho de que no es un hecho positivo fundamental que a los bancos centrales del G7 les resulte tan difícil normalizar la política monetaria en un contexto en el que los niveles de endeudamiento mundial crecen cada vez más.

La deuda del sector no financiero ha aumentado a 180 billones de dólares frente a 117 billones de dólares en 2008. Un récord de 13 billones de dólares en bonos de rentabilidades negativa es la mejor prueba de que las cosas no son como deberían ser en el mundo de las finanzas.

Aún así, espera que una política monetaria más flexible esté compensando las preocupaciones por la economía mundial por ahora.

La política se ha convertido en el motor clave de los mercados financieros mundiales desde la elección de Donald Trump en noviembre de 2016, en sustitución de los bancos centrales del G7 (motor principal desde 2008).

Las bolsas no deberían celebrar las expectativas de bajadas de tipos de interés

También se argumenta que el reciente repunte de las esperanzas de la Reserva Federal sobre el recorte de los tipos de interés podría en cierto modo ser alimentado por Trump, señalando un dato interesante: que Trump mencionó a la Reserva Federal o a Powell, o una combinación de ambos, en nueve tweets durante el último trimestre.

Share

 

¡Comenta!

Notificame
avatar
wpDiscuz