El dinero y la psicología
Euribor
Euribor hoy: -0,156%
Media mes: -0,157%
Prima de riesgo: 116,5
IBEX35: 9.003,80 (0,90%)


El dinero y la psicología

El documental El Poder del Dinero de Malcolm Clark por un lado pretende ser una crítica a la economía liberal de mercado y a los economistas racionalistas a los que pretende echar las culpas de la actual crisis pero por otro refleja de forma empírica –con experimentos- algo de lo que he tratado varias veces en esta tribuna: la importancia de la psicología en el mundo financiero. Me voy a centrar en esta faceta ya que incluso va más allá y nos muestra que en cuestiones de dinero somos, de hecho, menos racionales que en otras facetas de nuestra vida. Como contrapunto, se ofrecen opiniones de varios miembros de la Universidad de Chicago, de la que proceden más premios Nobel de Economía que de ninguna otra, que intentan defender la racionalidad de la economía basándola en los parámetros que ya fijó Adam Smith hace más de 2 siglos.

Sin embargo, los modelos macro basados en nuestra supuesta racionalidad, como hemos visto en la última burbuja, fracasan y eso sucede porque a nivel micro nuestras emociones dominan sobre el intelecto cuando tomamos decisiones financieras. Veamos cinco ejemplos:

  • El sesgo del presente que nos lleva a preferir 100$ ahora mismo que 102$ pasado mañana.
    Esto me recuerda a los clientes bancarios que eligen un regalo cuando abren un depósito o un plan de pensiones antes que el mismo producto más rentable que les ofrece otra entidad.
  • El anclaje. Si un número está presente en la mente de un apostador, influirá en su apuesta aunque nada tenga que ver. En el documental hacen escribir a unos voluntarios los dos últimos dígitos del número de su Seguridad Social y luego les invitan a intentar valorar el precio de un objeto y resultó que coincidían las pujas de mayor cifra con las de número más alto escrito anteriormente.
    Este fenómeno tiene su influencia cuando una gran mayoría de personas consideran más barato un valor bursátil por cotizar con un número bajo y de hecho, es el motivo principal por el que se realizan los splits (reducción del precio de una acción en la misma proporción que aumenta el número de acciones emitidas), tan comunes en tendencias alcistas y que suelen “animar” al valor que reduce su dígito de cotización.
  • El entusiasmo emocional. En laboratorio se ha demostrado que cuando nos hablan de ganar dinero se potencian partes de nuestro cerebro del mismo modo que lo hacen ante una buena comida o ante el sexo. Realmente nos entusiasmamos tanto que, como en otras facetas de la vida, nos dejamos llevar.
    Las burbujas financieras son el principal ejemplo de esto: nadie se quiere quedar fuera de un producto que provoca tantos beneficios a tantos y dejamos de pensar con claridad. Otro experimento que aparece en el documental demuestra que personas que saben que están dentro de una burbuja continúan alimentándola aún a sabiendas del peligro.
  • La subjetividad en la valoración. Se pide a un grupo que pujen por un termo y la media que sale es de 6$, luego se les dice a todos por separado que es suyo y una hora después les preguntan cuánto creen que vale…y la media sale 9$, demostrando que valoramos mucho más lo que es nuestro.
    Esto se ve mucho en la bolsa: somos mucho más objetivos opinando sobre un valor si no tenemos posición alguna en él ya que si estamos comprados lo vemos alcista y si queremos comprarlo más barato lo vemos bajista.
  • La empatía. Nuestro estado anímico influye en nuestras decisiones, hacemos cosas diferentes si hemos estado influidos por la visión de una comedia o de una tragedia pero es más, también nos influye la sensación general que exista porque tendemos a sentirnos identificados con la pasión social predominante en el momento.
    Esto se aprecia a diario en los mercados con el contagio global de sensaciones desde Asia hasta los EUA pasando por Europa.

Aunque no se cita en el documental, me gustaría recordar también el

  • Exceso de confianza en las habilidades de uno mismo. Y para ello cito al analista Barry Ritholtz: “Si le preguntamos a cualquier grupo de propietarios de automóviles lo buenas que son sus habilidades de conducción, aproximadamente el 80% va a decir “por encima de la media”. Lo mismo sucede cuando evaluamos nuestra capacidad de invertir en los mercados. La mayoría de nosotros creemos que estamos por encima de la media cuando no es posible.”

Todo esto me recuerda una reflexión de Charles Ellis hizo cuando estaba gestionando el fondo de dotación de 15 millones de dólares de la Universidad de Yale (cito de memoria):

Si se ve un partido de fútbol profesional, es obvio para todos que los deportistas que hay en el campo son mucho más rápidos, más fuertes y más dispuestos a soportar e infligir dolor que cualquiera de los espectadores.

Seguro que si se animara al público a participar en una confrontación contra ellos la respuesta mayoritaria sería el rechazar la invitación por ser demasiado arriesgado. Sin embargo, sabemos que el 90% del volumen del mercado de valores se lleva a cabo por las instituciones, y por profesionales comprometidos, muy bien preparados, muy bien informados y –añado yo- mucho más rápidos, más fuertes y más dispuestos a soportar e infligir dolor que cualquiera, ¿No sería entonces lo más inteligente rechazar la invitación a jugar con ellos por ser demasiado arriesgado?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (30 votos, media: 3,90 sobre 5)

Escrito por Droblo el 6 de agosto de 2018 con 12 comentarios.

12 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

# 1, oreidubic
6 de agosto de 2018, a las 8:49

Yo digo a mis clientes que hay tres temas en que el número de premios Noble potenciales supera la mitad de la población mundial.

1. Entrenador de Fútbol.
2. Diseñador de trazados de carreteras.
3. Gestor de inversiones.

0
# 2, Tano
6 de agosto de 2018, a las 9:06

Sobre el tema dinero y psicología:

Convendría añadir: la Codicia.

Funciona así:

Primer mecanismo: no te basta con lo que tienes, te sientes insatisfecho; necesitas más; y después más y más.

Segundo mecanismo: tienes tanto, tanto, tanto, que ya no necesitas “ganar más”; pero sí “ganar” en el sentido de “ser el mejor”. Por eso sigues en la rueda; pero no para ganar “más dinero”, sino para ganar a otros, demostrarte a tí mismo que eres el más listo (más que “los otos”).

Ambos mecanismos pueden operar al mismo tiempo o por separado.

0
# 3, Anónimo
6 de agosto de 2018, a las 10:12

“Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).

0
# 4, JAQUEMATE
6 de agosto de 2018, a las 10:35

Se veia venir… Pablo, una de Cal, y una de “Arenas”

https://elpais.com/politica/2018/08/06/actualidad/1533543726_594854.html?id_externo_rsoc=FB_CM

0
# 5, Anónimo
6 de agosto de 2018, a las 13:30

# 4, JAQUEMATE

Sin ser votante del PP, veía mejor que saliera Soraya a Casado, entre otras, por el tema de los másteres, convalidaciones, títulos y demás, que recuerda demasiado al caso de Cristina Cifuentes…

También por que Casado parecía “escorar” aún más hacia la derecha, aunque claro, nunca sabremos lo que habría hecho Soraya con el partido…

Y ya por último, y sin ser, realmente, algo importante, por contar con una mujer como cabeza de alguno de los partidos “grandes”…

0
# 6, Anónimo
6 de agosto de 2018, a las 15:47

China ya no es el segundo mercado más grande y la culpa es de Trump http://dlvr.it/QdxdCX

0
# 7, Anónimo
6 de agosto de 2018, a las 15:49

Como y porque Rusia vendió Alaska a EEUU http://dlvr.it/Qdvjc5

0
# 8, oreidubic
6 de agosto de 2018, a las 16:30

En una caída de un banco en USA, Warren Buffet dijo que era curioso porque los dirigentes tenían inteligencias superiores y mucha experiencia bancaria.

Pero se jugaron unos dineros que no tenían para ganar unos dineros que no necesitaban…. es EL error.

#2 Tano

Por lo que no es la codicia…. es la vanidad…. es poder decir en la barra del bar que eres lo más… o entre los ricos, ser el más listo del club de golf, polo, náutico o de esquí en Gstaad o Vail…….

0
# 9, Quepaisajexd
6 de agosto de 2018, a las 18:49

La vanidad y la soberbia son la pareja perfecta de actitudes con la que los lideres débiles de conocimientos y de autoestima ocultan sus defectos, como sentencia el dicho “dime de lo que presumes y te dire de que careces”

0
# 10, Anónimo
6 de agosto de 2018, a las 19:00

“Hay dos tipos de economistas: los que trabajan para hacer más ricos a los ricos y los que trabajamos para hacer menos pobres a los pobres”. José Luis Sampedro.

0
# 11, santi27
6 de agosto de 2018, a las 19:58

Es complicado y es que hace unos días fui a cenar con una pareja amiga mía y al final acabamos cenando en unos bocatas en una hamburguesería salchichera cuando yo quería ir a un restaurante mejor y el motivo era la otra pareja se iban de vacaciones a Australia y no podían gastar dinero.

Es normal, todos de una forma u otra tenemos dinero para lo que nos interesa y no para otras cosas. Tengo una amigo que trabaja en Alemania y me decía que los alemanes comían fatal compraban el aceite más barato, salchichas y patatas por un tubo, pero después tienen un Porsche en el garaje.

0
# 12, Jordi
9 de agosto de 2018, a las 7:45

La mayor parte de las máximas expuestas me recuerdan a las que hace Dan Ariely en su libro Las Trampas del Deseo (Predictably Irrational). Incluso algunos experimentos son idénticos.

http://dinerobolsa.com/libro-dan-ariely-las-trampas-del-deseo/

0

Deja tu comentario...




Contáctenos - Terminos de uso y cookies