Inicio Articulos Lo que piensan los Thinknomics de 2017

Lo que piensan los Thinknomics de 2017

20

Como cada fin de ejercicio voy a preguntar por las previsiones para el año que viene, este año les toca a los thinknomics entre los que me incluyo. Como hacer predicciones ya es de por sí muy complicado y hasta las casas de estudios más prestigiosas y los organismos como el FMI o la Comisión Europea realizan revisiones continuas, he pensado que mejor que preguntar por lo que pasará de aquí a 12 meses, preguntaré por lo que esperan en el primer semestre y a comienzos de Julio repetiré las preguntas para la segunda parte del año. Así que todas estas cuestiones, de economía, mercados y política y que sólo tienen como posible respuesta un o un NO (o espacio en blanco si no tienen opinión), se refieren al 30/06/2017

(Para poner las preguntas y las respuestas en contexto, en la actualidad el PIB eurozonero crece en torno al1,7%, el PIB español se espera cierre el año en el 3,2%, la EPA actual está en el 18,9% y el IPC interanual en el 0,7%. El €/$ está en torno al 1,04, el bono español a 10 años en el 1,38 y el Ibex en torno a los 9300 )

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 MEDIA
¿Crecerá la Eurozona más que en la actualidad? NO NO NO NO NO NO =
¿El PIB español crecerá por encima del 2.5%? NO NO NO NO
¿Bajará la tasa de paro EPA por debajo del 18%? NO *1 NO
¿El IPC español estará por encima del +1.5%? NO NO NO NO NO
¿Bajará el ritmo de crecimiento en los EUA? NO NO NO NO NO NO
¿Y el de China? NO NO
¿Habrá estanflación en el mundo (bajo crecimiento con inflación?)? NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO
¿subirá la FED los tipos en el primer semestre de 2017? NO NO NO NO
¿Veis algún cambio de dirección en la política de BCE? NO NO NO NO NO NO NO NO
¿Esperáis una crisis financiera en la Eurozona? NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO
¿El Euribor a 12 meses volverá al positivo? NO NO NO NO NO NO
¿Aplicará Trump las política proteccionistas que prometió? NO NO NO NO NO NO NO NO
¿Ganará Le Pen en Francia? NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO
¿Habrá nuevas elecciones en España? NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO
¿Wall Street subirá respecto al cierre de 2016? NO NO NO NO
¿El €/$ estará por encima de la paridad? NO NO
¿El crudo estará por encima de los 50$? NO NO NO NO
¿la rentabilidad del bono español a 10 años estará por encima del 1.5%? NO NO NO NO
¿Subirá el precio de la vivienda en España? NO *2
¿El Ibex cerrará por encima de los 9 mil? NO NO

*1 Sí, para luego repuntar
*2 
Nuevas no, de segundas transmisiones sí

En resumen, para los thinknomics, que son un grupo independiente de análisis económico con miembros de diversas profesiones, formación académica e ideología, la visión para 2017 es ,en media, positiva. No hay unanimidad ni mucho menos –de hecho hay bastantes discrepancias- pero en conjunto esperan un buen 2017 tanto en economía como en bolsa, sin sobresaltos políticos, y que sigue la senda de mejora iniciada en 2012. Esperemos que acierten los más optimistas.

(si quieres saber qué respuesta corresponde a cada thinknomic, pincha sobre el número de cada columna)

20 COMENTARIOS

  1. Maersk Line, Mediterranean Shipping Company, CMA CGM, Evergreen Line, Cosco Shipping, Hapag-Lloyd.

    Droblo fijate estas navieras como están, no en valor en bolsa sino por ingresos y rentabilidad.
    Hanjin quebró y y habría estado en esta listas.
    <

    un saludo

  2. El rescate del banco más antiguo del mundo, el Monte dei Paschi di Siena, abre una herida anticipada desde hace semanas. Y reedita la polémica sobre la fragilidad de la banca italiana en un momento en que la española atraviesa la situación más delicada desde que en 2012 Europa acudiera en su auxilio. Ambos sistemas financieros tienen debilidades tan similares como el volumen de activos tóxicos, que en las instituciones italianas alcanza los 360.000 millones de euros, mientras que en las españolas es de 350.000 millones.

    Las au­to­ri­dades ita­lianas se han visto obli­gadas a acudir al sal­va­mento del Monte dei Paschi una vez que su am­plia­ción de ca­pital fra­ca­sara. Europa exigía la de­vo­lu­ción de 5.000 mi­llones y en la ape­la­ción a los in­ver­sores la en­tidad trans­al­pina apenas ha lo­grado in­ver­sores para aportar la mitad de la can­ti­dad.

    Uno de los pri­meros de­beres del primer mi­nistro Paolo Gentiloni, quizá el más ur­gente, es con­se­guir 20.000 mi­llones de euros para afrontar la si­tua­ción de las en­ti­dades ban­ca­rias. Este ob­je­tivo se pro­duce en el mismo año en que el Estado ita­liano pro­por­cio­nara ga­ran­tías por 150.000 euros a las en­ti­da­des.

    La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es­pañola ha mos­trado re­cien­te­mente su preo­cu­pa­ción porque “los bancos operan en un en­torno de tipos de in­terés muy re­du­cidos y afrontan la com­pe­tencia cre­ciente de las ac­ti­vi­dades re­la­cio­nadas con el shadow ban­king y las em­presas fin­te­ch”. La CNMV ha ad­ver­tido, ade­más, ha afeado la po­lí­tica de res­catar en­ti­dades con fondos pú­bli­cos.

    La si­tua­ción de los bancos es­pañoles es cada vez más preo­cu­pante. Se en­cuen­tran so­me­tidos a un es­ce­nario de bajos tipos de in­terés contra na­tura, man­te­nido por el pre­si­dente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, con el ob­je­tivo de que el cré­dito fluya hacia em­presas y fa­mi­lias. Y se ve za­ran­deado tam­bién por la ob­se­sión del Banco Internacional de Pagos (BPI) para que au­mente su ca­pi­tal, ori­gi­nada por el fra­caso del propio BPI en el con­trol de las en­ti­dades que llevó a la crisis de Lehman Brothers de 2008.

    Mazazo es­pañol

    Por si fuera poco, esta se­mana, la Corte de Justicia de Luxemburgo ha es­ta­ble­cido que las en­ti­dades es­pañolas tienen que de­volver todo el di­nero que pa­garon de más sus clien­tes, al aplicar unas cláu­sulas suelo que im­pi­dieron re­per­cutir las ba­jadas de tipos a los prés­tamos hi­po­te­ca­rios. Y esa re­pa­ra­ción tiene un coste: 7.500 mi­llones de eu­ros, como ya an­ti­cipó este diario esta se­mana.

    Cuando la banca de un país se en­cuentra en una po­si­ción dé­bil, como su­cede en Italia y España, el cré­dito no fluye o lo hace de modo asi­mé­trico. Los bancos es­pañoles están con­cen­trando sus prés­tamos en las em­presas de mayor ra­ting porque al ser una in­ver­sión más se­gura exige menos pro­vi­sio­nes. Esto, su­mado a las ma­yores ne­ce­si­dades de ca­pital de las en­ti­da­des, con­duce a que em­presas pe­queñas y me­dianas estén atra­ve­sando graves pro­blemas de fi­nan­cia­ción.

  3. La última semana del año que comienza es el momento ideal para revisar la cartera de inversiones, comprobar los activos que mejor han funcionado y establecer los criterios a seguir el próximo ejercicio. En este sentido, los expertos de Morningstar ofrecen cinco claves a tener en cuenta en esta tarea.

    La pri­mera es ase­gu­rarse de que la dis­tri­bu­ción de ac­tivos está en línea con los ob­je­tivos de riesgo y ren­ta­bi­lidad según su perfil in­ver­sor. La firma señala que la dis­tri­bu­ción de ac­tivos es uno de los fac­tores más im­por­tantes para saber si la car­tera está co­rrec­ta­mente con­fi­gu­rada y po­si­cio­nada para al­canzar las metas fi­nan­cie­ras.

    Establecer el ade­cuado peso en la ex­po­si­ción de los dis­tintos ac­tivos –renta va­ria­ble, renta fija, me­tales pre­cio­sos, li­quidez y otros– se con­vierte así en una de las de­ci­siones más re­le­vantes para al­canzar los ob­je­tivos fi­nan­cieros pro­pues­tos.

    El se­gundo paso con­siste en ra­dio­gra­fiar la car­tera. Una vez fi­jada la dis­tri­bu­ción de los di­fe­rentes ac­tivos hay que fi­jarse en el po­si­cio­na­miento de los ac­ti­vos. Es de­cir, cómo se dis­tri­buyen por sec­to­res, áreas geo­grá­ficas y ex­po­si­ción a los ín­dices de re­fe­ren­cias ele­gi­dos. También es con­ve­niente si la car­tera está des­pro­por­cio­nal­mente ses­gada hacia uno o dos ac­tivos in­di­vi­dua­les. En al­gunos casos esto puede tener un sen­tido es­tra­té­gico si se es­pera una evo­lu­ción es­pe­cial­mente buena de di­chos ac­ti­vos.

    Eso nos con­duce al tercer punto, re­visar las po­si­ciones in­di­vi­dua­les. Una vez haya re­vi­sado su po­si­ción agre­gada de la car­tera, señalan los ex­pertos de Morningstar es el mo­mento de rea­lizar un rá­pida re­vi­sión in­di­vi­dual de cada una de las po­si­cio­nes. Para los fondos con­viene estar atentos a los po­si­bles cam­bios en la ges­tión, a las mo­di­fi­ca­ciones de la es­tra­te­gia, o a la propia al­te­ra­ción del fondo.

    El cuarto ele­mento a va­lorar es la ren­ta­bi­li­dad. Uno de los prin­ci­pales errores de in­ver­sión pasa por prestar de­ma­siada aten­ción a la ren­ta­bi­lidad a corto plazo. No obs­tante, si con­viene rea­lizar re­vi­siones pe­rió­dicas de la car­tera, de forma tri­mes­tral o se­mes­tral, con el fin de rea­lizar una rá­pida va­lo­ra­ción de qué po­si­ciones están pro­por­cio­nando el mayor im­pulso o lastre en la ren­ta­bi­lidad total de la car­tera por si hu­biera que rea­lizar cam­bios pun­tuales por al­guna razón ines­pe­rada. Pero aunque está bien echar un vis­tazo a la ren­ta­bi­lidad ge­ne­rada a lo largo del año es mucho más pro­duc­tivo fi­jarse en las ci­fras a largo plazo. Una ren­ta­bi­lidad sis­te­má­ti­ca­mente baja es un in­di­cador de que las cosas se están ha­ciendo mal.

    El quinto y úl­timo de los fac­tores a tener en cuenta es la fis­ca­li­dad. El final de año es el mo­mento de apro­ve­char las ven­tajas fis­cales como hacer aflorar las pér­didas acu­mu­ladas por los ac­tivos en car­tera para com­pen­sarlas con las even­tuales rea­li­za­ciones de be­ne­fi­cios que se hayan po­dido rea­lizar a lo largo del ejer­ci­cio.

    Aplicar a ra­ja­tabla todos estos con­sejos no evi­tará po­si­bles errores o pér­didas por los acon­te­ci­mientos ines­pe­rados que se­gu­ra­mente de­pa­rará el mer­cado, los fa­mosos “Cisnes Negros”, pero sí ayu­dará a re­ducir la vo­la­ti­lidad de la car­tera y me­jo­rará la po­si­bi­lidad de con­se­guir me­jores ren­di­mien­tos.

  4. Después de los avances de las últimas semanas, las bolsas se han atascado de nuevo en puertas de los máximos anuales. Un proceso de consolidación normal ante el mayor interés de los inversores en hacer el balance final del ejercicio una vez que se ha dado por agotado el tradicional rally navideño. El índice Ibex 35 ha caído un 0,5% en el global de la semana para quedar en los 9.367 puntos, y aguanta por poco la cota de los 9.330 que ahora marca su línea de soporte. Apenas un 2% por debajo del punto de partida.

    Un des­censo pro­vo­cado por la de­bi­lidad del sector ban­cario to­cado en su línea de flo­ta­ción por la sen­tencia de la Unión Europea con­traria a las cláu­sulas suelo, lo que su­pondrá un coste de casi un tercio de sus be­ne­fi­cios para la gran ma­yoría de los bancos es­pañoles además de un po­sible re­corte de sus va­lo­ra­cio­nes, según ha an­ti­ci­pado Moody´s, . También ha preo­cu­pado el po­sible efecto do­minó ante los pro­blemas de la banca ita­liana a cuyo res­cate ha acu­dido el Gobierno ita­liano con un fondo por im­porte de 20.000 mi­llones de eu­ros.

    En estas con­di­cio­nes, las po­si­bi­li­dades de que el se­lec­tivo acabe el año en po­si­tivo, ac­tual­mente pierde algo menos del 2%, se re­ducen a que Wall Street vuelva a marcar má­xi­mos. Los in­di­ca­dores ame­ri­canos han ce­rrado la se­mana prác­ti­ca­mente plano, sos­te­nidos de nuevo por los buenos datos de cre­ci­miento (3,5%), pero con claros in­di­cios de ago­ta­miento tras la racha de má­ximos acu­mu­lada en los úl­timos me­ses. Un factor a tener en cuenta en esta re­la­tiva de­bi­lidad ha sido el dato peor de lo es­pe­rado del ín­dice de in­di­ca­dores co­rres­pon­diente a no­viem­bre, lo que re­fleja un cierto parón de la eco­nomía nor­te­ame­ri­cana en la pri­mera parte de 2017.

    Para el pró­ximo ejer­ci­cio, el con­senso de los ana­listas se mues­tran op­ti­mistas con ex­pec­ta­tivas de cre­ci­miento del orden de los dos dí­gi­tos, es­pe­cial­mente para Europa a pesar del riesgo de ines­ta­bi­lidad ante las pró­ximas elec­ciones en Alemania y Francia y los nuevos pasos en la sa­lida del Reino Unido de la Unión Europea

    En EEUU, por su parte, no faltan ad­ver­ten­cias por los altos riesgos de re­ce­sión. El alza de tipos y la nueva ad­mi­nis­tra­ción Trump, que ge­nera grandes re­celos por sus pro­mesas de ex­pan­sión fiscal y pro­tec­cio­nismo co­mer­cial, hacen temer un re­punte de la in­fla­ción y menor cre­ci­miento. Una po­lí­tica que eleva la preo­cu­pa­ción ante el po­sible parón en el pro­ceso de re­cu­pe­ra­ción de los países emer­gen­tes, es­pe­cial­mente de China.

    Agenda de Bolsa

    La úl­tima se­mana del año será algo más corta de lo ha­bi­tual pues los mer­cados de va­lores es­pañoles es­tarán ce­rrados el lunes a todos los efectos al tras­la­darse el fes­tivo na­cional de Navidad por caer en do­mingo. También será algo menos in­tensa en cuanto a in­di­ca­dores eco­nó­mi­cos, por lo que una vez ce­rrado rally na­vi­deño es de es­perar que ope­ra­dores y ges­tores pa­tri­mo­niales le li­miten a ajustar sus ba­lances fis­cales para mi­ni­mizar los pagos a Hacienda.

    La se­mana bur­sátil co­men­zará así el martes 27 con apenas dos in­di­ca­dores re­le­van­tes, las ventas al por menor en Alemania y el ín­dice de con­fianza con­su­mi­dora en EEUU, que cerró el mes de no­viembre con un avance hasta los 107,1 pun­tos.

    La se­sión del miér­coles se pre­senta aún mucho más tran­quila, las casas pen­dientes de ventas en EEUU será la única re­fe­rencia más o menos im­por­tante, así que los in­ver­sores se li­mi­tarán a en­con­trar las pro­ba­bles inocen­tadas de la prensa fi­nan­ciera.

    El jueves la aten­ción se cen­trará en el ín­dice mo­ne­tario M3, di­nero en manos del pú­blico, de la zona euro. Un dato que se­gu­ra­mente se­guirá mos­trando la au­sencia de pre­siones in­fla­cio­nis­tas.

    El vier­nes, úl­tima se­sión de la se­mana y del año, se es­pera el ín­dice PMI de Chicago, un in­di­cador muy se­guido por los mer­ca­dos.

    En España, el miér­coles se pu­bli­carán las ventas al por me­nor, y el viernes el IPPC ade­lan­tado del mes de di­ciem­bre. Esta se­mana el lunes des­con­tará di­vi­dendo Bankinter, 0,05 euros brutos por ac­ción, el miér­coles lo hará BME, 0,6 euros bru­tos, y el viernes el Banco Sabadell abo­nará 0,02 euros brutos a sus ac­cio­nis­tas.

  5. No hay mejor cuña que la de la misma madera, debieron pensar el ‘govern’ catalán y la coalición independentista Junts pel Sí al abrir la puerta del llamado Pacto Nacional por el Referéndum a una formación que no es, en principio, independentista: Catalunya Sí que Es Pot (CSqP), representada en el acto por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y otros.

    La ‘Cumbre’ (así lla­mada por sus con­vo­can­tes) es pre­pa­ra­toria del pre­ten­dido re­fe­réndum de au­to­de­ter­mi­na­ción de Cataluña en sep­tiembre de 2017, y se ce­lebró el pa­sado día 23, en la sede del ‘parlament’.

    El pen­sa­miento de los con­vo­cantes (Junts pel Si y ‘govern’ esen­cial­mente) es­taba puesto tanto en la via­bi­lidad de sus fu­turos planes como en la sen­sa­ción de in­se­gu­ridad es­tra­té­gica que les crea, desde que for­maron el ac­tual ‘govern’ hace casi un año, un par­tido de ex­trema iz­quierda, an­ti­sis­tema y an­ti­eu­ro­peo, la Candidatura de Unidad Popular (CUP), del que de­penden para man­tener su exigua mi­no­ría.

    Sin el apoyo de la CUP, no hay go­bierno po­si­ble, y su pre­si­dente, Carles Puigdemont, se vería obli­gado a con­vocar elec­cio­nes. Esas elec­ciones co­rre­rían el pe­ligro de re­flejar el hastío de la so­ciedad ca­ta­lana, lla­mada a las urnas re­pe­ti­da­mente en cinco años sin re­solver nada de­ci­sivo, y mo­vi­li­zada de modo per­ma­nente en las ca­lles y los ayun­ta­mien­tos, sin darles nunca la se­gu­ridad de una fu­tura ma­yoría elec­to­ral, pero rom­piendo de todos modos el en­ten­di­miento con el go­bierno.

    Miedo a agu­dizar aún más la rup­tura con la le­ga­lidad y a la reac­ción eu­ro­pea

    El pro­ceso, tal como ha es­tado di­señado, bajo la coac­ción par­la­men­taria de la CUP, su­pone la rup­tura del orden cons­ti­tu­cional es­pañol, lo que ase­gu­raría la ‘bola ne­gra’ para la pre­ten­sión de que una Cataluña in­de­pen­diente fuese re­co­no­cida in­ter­na­cio­nal­mente, (y ante todo por el resto de la Unión Europea), una vez con­su­mada su se­pa­ra­ción de España, en base a su­puestos de­re­chos de­mo­crá­ticos in­he­rentes a cual­quier pue­blo, in­de­pen­dien­te­mente de con­di­cio­na­mientos le­gales o geo­po­lí­ticos que pre­ten­dieran opo­nér­se­les.

    Su alianza con la CUP crea a la coa­li­ción go­ber­nante pro­blemas de cre­di­bi­lidad ante la opi­nión pú­blica ca­ta­lana, por su falta de cohe­rencia so­cial in­terna, y es­cep­ti­cismo en los foros eu­ro­peos, a los que ase­guran querer in­cor­porar Cataluña como miembro in­de­pen­diente y de pleno de­re­cho, tan pronto como cul­mine el ‘proces’. Un pro­ceso que desde el pa­sado año se ha cen­trado en un re­fe­réndum de au­to­de­ter­mi­na­ción, con el par­la­mento y el ‘govern’ a favor de la in­de­pen­den­cia.

    Pero ya no más. Ahora vuelve el ‘derecho a de­ci­dir’, algo que hace no mucho ellos mismos ca­li­fi­caban de ‘pantalla pa­sa­da’. El mito de una ‘Cataluña re­na­cida como miembro de la Unión a tí­tulo pro­pio, bajo la tú­nica in­con­sútil de Europa, es eso: un mito cuya va­lidez el ‘govern’ ac­tual no se atreve a poner a prueba. Por eso busca nuevos aliados que le per­mitan des­pren­derse de los in­có­modos cu­pe­ros.

    Catalunya Si que Es Pot es la ma­dera vá­lida para hacer cuña entre JpS y la CUP, pues siendo un mo­vi­miento de iz­quierdas no so­cial­de­mó­crata, no se ha sa­lido nunca del prin­cipio del ‘derecho a de­ci­dir’, cuyo ejer­cicio pre­sentan como re­qui­sito previo a cual­quier pro­nun­cia­miento sobre una hi­po­té­tica in­de­pen­den­cia.

    Por tanto, no es pro­bable que ni CSqP, ni la nueva for­ma­ción que Ada Colau ha anun­ciado re­cien­te­mente, en­ca­be­zada por ella misma, unan su suerte po­lí­tica a una for­ma­ción y a un ‘govern’ que man­tienen un pro­grama de in­de­pen­den­tismo in­con­di­cio­nal, que además no da mues­tras de poder ma­te­ria­li­zarse pa­cí­fi­ca­mente.

    CSqP es una for­ma­ción a la que la alianza con el resto de las fuerza es­pañolas de su mismo perfil po­lí­tico y so­cial im­porta mu­cho. Podemos no ha re­suelto to­davía las equí­vocas ma­ni­fes­ta­ciones de su lí­der, Pablo Iglesias, a favor de un de­recho a de­cidir que pon­dría a prueba la fi­de­lidad de su mo­vi­miento al prin­cipio de la unidad de España. Pronunciarse pro­gra­má­ti­ca­mente sobre el de­recho de au­to­de­ter­mi­na­ción de las di­fe­rentes co­mu­ni­dades con mo­vi­mientos na­cio­na­listas en su seno, es un te­rreno inex­plo­rado que los lí­deres de esa for­ma­ción no se creen to­davía en con­di­ciones de asu­mir, y los pro­nun­cia­mientos de Iglesias a su favor no deben to­marse, de mo­mento, más que como mo­vi­mientos tác­ticos para re­forzar la po­si­ción po­lí­tica de su fuerza en Cataluña, además de en el País Vasco y Galicia.

    La ac­ción del TC em­puja al ‘govern’ a abrirse a Colau, Podemos, etc.

    Así que la ad­he­sión de las fuerzas adi­cio­nales que JpS ne­ce­sita para des­pren­derse de la CUP pasa por el ‘derecho a de­ci­dir’, no por la vía de un re­fe­rén­dum, el cual, desde que fue pro­gra­mado como pro­puesta po­lí­tica de JpS, se pre­sen­taba (y se ha so­bre­en­ten­dído) como un ple­bis­cito de­ci­sorio sobre la in­de­pen­den­cia, aunque ofi­cial­mente no fi­gura como tal re­fe­réndum en las actas del ‘parlament’, sino como pro­ceso de ‘desconexión’. Sin em­bargo, las or­ga­ni­za­ciones so­ciales y cul­tu­rales a las que el ‘govern’ apela cons­tan­te­mente para res­paldar sus planes y pro­nun­cia­mien­tos, van a tener di­fícil ate­nerse de nuevo al ‘derecho a de­ci­dir’, lo que puede em­pujar a mu­chos de sus se­gui­dores a opo­nerse a dar un paso atrás.

    El mismo pro­ceso de ‘desconexión’ em­pieza a in­quietar al ‘govern’ y a la pre­caria ma­yoría que le sos­tiene. El Tribunal Constitucional, en di­ciembre de 2015, de­claró in­cons­ti­tu­cional el ‘inicio del pro­ceso po­lí­tico’ (conocido como ‘desconexión’), apro­bado el 9 de no­viembre de ese año. Poco des­pués se pro­nunció contra la Comisión de Estudio para el Proceso Constituyente, creada el 20 de enero del 2016. Contra las ad­ver­ten­cias del Constitucional, el pleno del par­la­mento aprobó el pa­sado 27 de julio las con­clu­siones de la Comisión, lo que fue causa de que el TC re­mi­tiese un pro­ce­di­miento contra la pre­si­denta del ‘parlament’ a la fis­calía de Cataluña, por de­lito de desobe­diencia al haber con­sen­tido que las con­clu­siones de la Comisión fuesen ele­vadas al pleno de la cá­mara. Por fin, el 6 de oc­tu­bre, el ‘parlament’ aprueba la ce­le­bra­ción, en 2017, de un re­fe­réndum sobre la in­de­pen­dencia y se pide al ‘govern’ que in­cluya una par­tida pre­su­pues­taria para su apro­ba­ción. Lo que pro­vo­cará otro choque más con el orden cons­ti­tu­cio­nal.

    La CUP tiene, en estos mo­men­tos, un arma po­de­rosa en sus ma­nos: se muestra in­fle­xible sobre la apro­pia­ción fi­nan­ciera de los pre­su­puestos para el re­fe­rén­dum, y el ‘govern’ tendrá di­fícil en­mas­ca­rarla bajo par­tidas fic­ti­cias, so­ca­vando así el cré­dito de los so­be­ra­nistas del ‘parlament’ y de la Generalidad como re­pre­sen­tantes de un mo­vi­miento que aún pre­tende man­te­nerse, según ale­gan, dentro de los már­genes de la le­ga­li­dad.

    En con­clu­sión, una vez más, el mo­vi­miento in­de­pen­den­tista, con sus com­po­nentes con­ser­va­dores e iz­quier­dis­tas, se ve obli­gado a se­guir apo­yán­dose en fuerzas que le disputan la he­ge­monía so­cial, y para li­be­rarse de su ‘llave’ piden la ayuda de las que no le em­pujan de in­me­diato a la rup­tura con España y con Europa, mien­tras re­com­ponen una es­tra­tegia que les es­taba lle­vando a la rup­tura in­me­diata con ambas en­ti­da­des. De ahí que bus­quen la ayuda de una fuerza iz­quier­dista, que siendo ra­di­cal, aún no se ha de­can­tado a favor de la in­de­pen­dencia de esas ‘naciones’ que, apa­ren­te­mente, hay dentro de una España que con­ciben como ‘nación de na­cio­nes’.

  6. Nueve años después que el colapso del mercado de viviendas en Estados Unidos estremeció los mercados mundiales, dos bancos europeos están ofreciendo asistencia a propietarios estadounidenses bajo un acuerdo relacionado con la venta de hipotecas riesgosas, que fueron un factor de la crisis del 2008.

    Los bancos Deutsche Bank y Credit Suisse anunciaron el viernes que llegaron al acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, debido a su participación en la venta de bonos respaldados por hipotecas.

    Deutsche Bank, el banco más grande de Alemania, accedió a pagar 7.200 millones de dólares: 3.100 millones en multas y 4.100 millones en alivio a prestamistas. Ese alivio podría traducirse en condiciones más favorables de crédito para propietarios e inquilinos.

    Credit Suisse llegó a un acuerdo similar: pagará 5.300 millones de dólares incluyendo 2.800 millones en alivio a prestamistas.

    Ninguno de los bancos ofreció detalles sobre la compensación.

    Acuerdos previos en torno a las hipotecas defectuosas contemplaban una reducción de deudas o de las tasas de interés, o la donación de fondos a organizaciones de desarrollo comunitario, bajo la supervisión de comisiones de verificación acordadas por las partes.

    Algunos activistas, sin embargo, se quejan de que los bancos se están atribuyendo pagos y actividades bajo el acuerdo que de todas maneras iban a realizar.

    Los acuerdos, que abarcan actividades entre el 2005 y el 2007, arrojan luz sobre un desafortunado capítulo en la crisis económica mundial, en que los bancos combinaron hipotecas de personas son crédito defectuoso y las convirtieron en bonos para inversionistas que no entendían los riesgos. Cuando las hipotecas quedaron sin pagarse ante el colapso del mercado de la vivienda, los bonos también quedaron estériles, propagando pérdidas y pánico por todo el sistema financiero.

    El acuerdo de Deutsche Bank alivia un poco el peso sobre las acciones del banco ya que antes había dicho que tendría que pagar 14.000 millones de dólares. La institución ha estado tratando de dejar atrás los costosos litigios que le han llovido a partir de la crisis. Anunció que en el cuarto trimestre sufrirá una pérdida de 1.170 millones de dólares debido a las multas. El director ejecutivo John Cryan está tratando de aplicar un intenso programa de reestructuración a fin de impulsar los resultados financieros.

  7. Ya que nadie comenta del artículo, diré que me parece una forma original de chamanía. Veo que casi andie espera elecciones en España, no lo tengo tan claro, si el PP sigue subiendo en las encuestas puede aprovechar que el PSOE está descabezado, Podemos con guerras internas y Ciudadanos está sin identidad para intentar aumentar su ventaja en escaños y no depender tanto de la oposición

  8. Rajoy es un tio que por su forma de ser en política se puede pasar un buen rato viendolas venir y sin hacer nada. Otros igual sufrirían, el no, o se la sopla o tiene mucha paciencia.

    No descarto que aproveche a tomar una serie de medidas que le congracien con la sociedad y en un tiempo prudencial convoque nuevas elecciones.

    2017 me parece pronto, porque la gente aún está bastante quemada de tanta elección, pero mientras pueda, pondrá palos en las ruedas a lo mas molesto en el senado, luego elecciones quizá en 2018 y ya con mas escaños, hará lo que le salga de la barba.

  9. SEGUIMIENTO DE LOS GRÁFICOS CON SUS POLINOMIOS

    En esta ocasión voy a mostrar un sistema de seguimiento de los Gráficos con sus polinomios que yo utilizo para los Gráficos de las Categorías de los Fondos de Inversión.

    Lo que yo hago en mi caso es entrar invertido en la Tendencia de un Gráfico de una Categoría de un Fondo de Inversión determinada cuando el Gráfico rompe hacia arriba la línea del polinomio del Gráfico.

    Podéis ver esta información en:
    http://tendenciadefondo.com/seguimiento-de-los-graficos-con-sus-polinomios/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí