Euribor hoy: -0,171%
 Media mes: -0,164%

Prima de riesgo: 112,6
IBEX35: 10.292,10 (-0,83%


Suecos con barba y sin dinero encima

Mira esa foto. Son unos suecos con barba en una cafetería. Si eso no te ha impactado lo suficiente, mira el cartel: This bar is now CASH-FREE. En ese bar no aceptan dinero en efectivo.

¿Te imaginas ese cartel en el bar donde te tomas los carajillos?

Personalmente creo que la moda hipster de la barba se pasará, al contrario de lo que ocurrirá con los negocios que no aceptan efectivo. En Suecia el efectivo se utiliza actualmente en menos del 20% de las transacciones en las tiendas -la mitad del número de hace cinco años, según el Riksbank, el banco central sueco,

Las monedas y los billetes de banco han sido prohibidos en los autobuses durante varios años después de que los sindicatos expresaran su preocupación por la seguridad de los conductores.

Incluso las atracciones turísticas han comenzado a apostar por aceptar sólo los pagos con tarjeta, aquí tenéis la taquilla del museo de ABBA (sí, eso existe)

Los comercios más pequeños también se están subiendo al carro, haciendo uso de tecnologías autóctonas como iZettle, una empresa sueca que se está implantando poco a poco en el resto de Europa.

Estas tecnologías móviles han permitido a los comerciantes  -e incluso a las personas sin hogar que promueven revistas benéficas- aceptar fácilmente pagos con tarjeta. Para que os hagáis una idea hasta los artistas callejeros aceptan tarjeta de crédito.

Además del mencionado iZettle es muy popular Swish, un sistema de pago a través de móviles utilizada por más de la mitad de los 10 millones de habitantes del país. Respaldado por los principales bancos, permite a los clientes enviar dinero de forma segura a cualquier otra persona con la aplicación, simplemente utilizando su número de móvil. Aquí tenemos bastantes similares (el Twyp de ING, el Bizum, el Apple Pay o el difunto Yaap Money) pero ninguno ha llegado a convertirse en estándar de facto.

¿Y por qué está funcionando allí, con el frio que hace?

Niklas Arvidsson, profesor del Instituto Real de Tecnología de Estocolmo, lo explicac: Esto se debe en parte a la infraestructura (Suecia es uno de los países más conectados de la UE); una población relativamente pequeña que es un banco de pruebas ideal para las innovaciones; y los niveles de corrupción históricamente bajos del país

Los suecos tienden a confiar en los bancos, nosotros confiamos en las instituciones… la gente no teme  al ” Gran Hermano” o el fraude relacionado con el pago electrónico.”

También ha habido un “efecto dominó”, dice, con más tiendas que se han adherido a la idea de “sin dinero en efectivo” a medida que se vuelve cada vez más aceptable socialmente.

Realmente la desaparición del dinero en efectivo es algo muy cómodo para la mayoría de nosotros aunque espero que siempre me dejen comprar la PlayBoy con dinero en metálico.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 4,12 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 20 de Septiembre de 2017 con 58 comentarios

La revolución del efecto Amazon

Hace 10 años se podía considerar una empresa descabellada, hace 20, una utopía. ¿Cómo era posible que una empresa pudiera convertirse en líder de ventas a nivel mundial sin tener siquiera una sola tienda física en la que vender sus productos?

Las empresas como Amazon están cambiando la forma en la que la gente consume y, además de estar demostrando tener un modelo de negocio de éxito. La estrategia es sencilla, asumir márgenes irrisorios para ganar cuota de mercado. De hecho, Amazon, por primera vez en su historia, en el año 2.010 fue la primera vez que la compañía superó los 1.000 millones de dólares de beneficio (871 millones de euros). Y, aunque en 2.012 y 2.014 volvió a sufrir pérdidas, desde ese momento parece que las mismas son ya cosa del pasado. En 2.016 obtuvo 2.100 millones de beneficio, este año, según FactSet, se estima que apenas superará los 1.500 millones, pero, hasta el 2.020 se estima que los beneficios se multiplicarán por 6, superando los 9.600 millones de euros. Esto será así porque, por un lado, la competencia estará o erosionada o asimilada dentro del propio sistema y, por otro, el consumidor estará ya lo suficientemente “adiestrado” para que la compra online sea una de sus primeras opciones y Amazon el líder en sus preferencias. Esto posibilitará una mejora en los márgenes desde el 1,11 por ciento estimado para 2017, hasta el 3,85 por ciento que se espera para 2020.

Pero el “efecto Amazon” no sólo está arrasando en la industria de las ventas al minorista, las expectativas de crecimiento de sus beneficios en los próximos años, propician expectativas favorables en bolsa. Por ahora, su cotización ha tocado máximos históricos en julio, mientras los clásicos “gigantes” del sector de venta minorista caen con fuerza en los últimos años. Muchos, como Nike o Día ya han claudicado y rinden pleitesía al “rey del retail”. Y es que la presión que está ejerciendo en sus competidores debido a precios más competitivos, le obliga a bajar los mismos, perjudicando en este caso sus márgenes y, por tanto, sus cotizaciones: Macy’s, Target, Carrefour, etc. han perdido más de un tercio de su tamaño en bolsa desde los máximos que tocaron alrededor del 2.014. A día de hoy, hasta Inditex ha caído más de un 14% desde los máximos de junio de este año, coincidiendo con el reciente lanzamiento de Amazon de una línea de ropa, llamada Find.

Sin embargo, el desmesurado crecimiento a nivel global de gigantes de la venta online podría llegar a generar dos figuras calificadas como perjudiciales para el consumidor: Un oligopolio, en el que unos pocos ofertantes controlan el mercado de cara al consumidor, imponiendo su oferta y sus precios. Y un oligopsonio, en el que unos compradores poderosos imponen sus precios y sus preferencias en cuanto a tipo y cantidad de productos a los productores. Es decir, el crecimiento de gigantes del comercio electrónico, que sólo son distribuidores, realmente no producen nada, está propiciando un cuello de botella en la economía en los dos sentidos, perjudicando a proveedores y, en un futuro cercano a consumidores, cuando, una vez barrida la competencia, la compañía dominante comience a mejorar sus márgenes y a imponer sus productos.

Otra desventaja del sistema pasa por el empleo. El pequeño comercio es una de las fuentes principales de empleo de nuestro país. Si como resultado de este cambio de hábitos se reduce el número de tiendas abiertas la demanda de empleo del sector será mucho menor. Por mucho que el sector de la logística que alimenta el comercio electrónico crezca, no lo hará en igual medida que el empleo que destruye. Entre el último trimestre del 2008 y el mismo periodo del 2016 la cifra de ocupados en las tiendas se redujo en 76.000 personas, lo que supuso una caída del 3,8%. Al mismo tiempo, el empleo en logística y transporte creció un 18% en toda España, con 29.500 nuevos puestos de trabajo creados, según la encuesta de población activa (EPA).

A pesar de ese trasvase de empleo hacia la logística, se trata de una actividad que todavía tiene un peso mucho menor que el del comercio minorista, con un total de 194.000 puestos de trabajo en almacenaje y transporte relacionado frente a 1,9 millones en las tiendas.

Las tiendas tradicionales competían de manera local contra otras tiendas próximas del mismo sector. Llegó la competencia contra los grandes centros comerciales, que ya supusieron un varapalo para el pequeño comercio ya que convirtieron aumentaron el radio de competidores a toda la ciudad. Ahora, la competencia se ha vuelto global, a precios inalcanzables la mayor parte de las veces, y ofreciendo al consumidor algo que nunca había podido hacer antes: comprar desde casa.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votos, media: 4,60 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 19 de Septiembre de 2017 con 53 comentarios

En ocasiones veo burbujas

Creo que hay tanta gente marcada por la burbuja de las .com del 2000 y sobre todo por la inmobiliaria del 2007, que tiende a ver burbujas en todas partes. Por ejemplo, como este año van a haber unas 500 mil operaciones de compra/venta, cifras no vistas desde 2008, ya hay quien habla de burbuja inmobiliaria:

Pero es un error ya que si vemos los precios ni se parecen a los de 2007

Y el endeudamiento, el mayor problema que hubo pre-2007, es sustancialmente menor

En cuanto algo sube muy rápido se suele hablar de burbuja pero hay que mirar las cosas desde un contexto mayor. En bolsa eso pasa mucho, si se ve un gráfico de 6 meses de un valor puede parecer que sus movimientos son algo que, si ampliamos y vemos un periodo de 5 años, son otra cosa, o si además del chart vemos otros datos como sus beneficios. Soy el primero que piensa que Wall Street está en plena burbuja descontando el mejor de los mundos posibles pero es un error pensar que todo lo que sube muy rápido es una burbuja ya que una burbuja se produce cuando el motivo de dicha subida no es racional y no por su intensidad. Por ejemplo, este es el gráfico de la capitalización bursátil de Apple desde 2005:

¿Os parece excesivo, una burbuja quizás? Es posible porque puede que mañana sus productos dejen de estar de moda pero sí que podemos decir que hay una base racional en esa evolución ya que en 2005 su beneficio neto era de 1,330 millones de $ y el año pasado ganó 45,690 millones y además en todo ese tiempo ha ido acumulando un capital de más de 250 mil millones de $ que tiene ahorrados.

Además de la definición académica: “incremento exagerado del precio de ciertos bienes respecto de un valor estimado según criterios objetivos” que nos sirve de poco porque es muy difícil encontrar criterios objetivos, lo malo de las burbujas es que sólo se sabe que existen una vez que han estallado. Por ejemplo, yo sospecho que hay una burbuja en el bitcoin (que ha subido en un año de 500 a más de 4000), encaja perfectamente en esa definición pero es que también encajaba cuando cotizaba en 2000…. Y creo que explotará cuando haya un aluvión de minoritariosque entre a comprar porque esa es una de las características que tienen las burbujas, en su fase final el número de participantes aumenta. En cualquier caso, según estudiosos de las burbujas (todas se parecen en su formación y estallido y hay mucha literatura sobre ellas), es importante que cuando ya está el precio del activo en tendencia alcista los inversores comiencen a endeudarse, es la etapa anterior a la euforia tras la que los “listos” venden a todo el que se está apuntando al “pelotazo” que, como hemos dicho, es lo que precede al estallido. En la actualidad, debido a que no hay apenas “crédito fácil”, el endeudamiento no es lo bastante alto como para hablar de ningún tipo de burbuja para el inversor minoritario. ¿Significa que no hay riesgos de burbuja? En mi opinión sí porque lo que antes era “crédito fácil” ahora es “Bancos Centrales inundando al sector financiero de liquidez” lo que, unido a tipos de interés ridícula –y artificialmente- bajos, están invitando a las inversiones a meterse en activos de riesgo.

¿Estallarán cuando los bancos centrales reduzcan la liquidez y suban tipos? ¿Será Wall Street, será la deuda japonesa, será el bitcoin…? No lo sé, como dije sólo lo sabremos seguro cuando estalle pero lo cierto es que hay menos burbujas de las que creemos ver… Aunque también lo es que se vive más tranquilo estando fuera cuando se ha llegado a la etapa de la euforia. Por eso hace tiempo que no invierto en nada.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (36 votos, media: 4,64 sobre 5)

Escrito por Droblo el 18 de Septiembre de 2017 con 61 comentarios

La semana en los mercados

A punto de acabarse el verano, toca hacer un poco de balance de los temas -al menos los españoles- que más han estado de actualidad estas últimas semanas. En lo económico yo destacaría 2 buenos datos macro: por un lado que el déficit presupuestario se ha reducido un 20% en el primer semestre gracias a un mayor ingreso en las arcas (por la mayor actividad económica y el aumento del impuesto de sociedades) y la última EPA. Con todos los peros (algunos legítimos y otros no tanto) que se quieran poner, si miramos con perspectiva una tasa de paro del 17,2% cuando en 2013 llegamos al 26%, es una magnífica evolución. Todos deberíamos saber que todos los datos son más o menos grises porque su valor siempre está en relación con otros: nuestra tasa de paro comparada con el resto de Europa es indignante pero históricamente lo cierto es que en los últimos 30 años la media en España ha sido del 15% por lo que no estamos tan lejos de ella a pesar de la gravedad de la crisis. Evidentemente no debemos conformarnos pero la tendencia de los últimos años es muy positiva como podemos ver en esta gráfico del paro registrado en el INEM (y eso a pesar de un mal dato en agosto):

Uno de los aspectos que han ayudado a la reducción del paro ha sido el boom turístico, otro asunto que ha ocupado portadas. A nadie le gusta la masificación a la que se ha llegado pero es un poco injusto achacarlo todo al turista internacional. El turista nacional se concentra demasiado en agosto y también busca las mejoras  ofertas, como todos, y yo mismo he podido comprobar cómo en las costas lleva muchos años floreciendo el alquiler en negro de viviendas a gente del interior peninsular, no digamos ahora que esto es un invento de airbnb. En toda esta crítica, que por supuesto es legítima, veo un poco de hipocresía. Por ejemplo cuando criticamos el comportamiento de los demás aquí cuando los españoles no podemos presumir precisamente de tener las calles limpias ni de comportarnos cívicamente (a la que nuestro equipo gana un título destrozamos el mobiliario urbano como si no hubiera un mañana) o cuando veo a barceloneses que llevan toda su vida imprimiendo su “huella ecológica” por toda la Costa Brava y Dorada a la que empieza a hacer calor, poner el grito en el cielo porque su ciudad se llena de visitantes.

Y también veo un exceso de elitismo: ¡claro que nos gustaría a todos que sólo vinieran turistas ricos de gran poder adquisitivo a hoteles de 5 estrellas y a ser posible japoneses que suelen hacer poco ruido! Pero es que
los españoles cuando somos turistas tampoco somos así. Y ojo que a veces las apariencias engañan, que turistas noruegos de hotel de 4 estrellas todo incluido que apenas salen del establecimiento lo mismo dejan menos dinero que uno británico de clase media que gasta menos pero no lo deja en el tour operador internacional o en la cadena hotelera sino en el particular al que le alquila el apartamento, el Mercadona donde hace las compras y en el bar local y la heladería donde toma cervezas y merienda… También veo mucha
contradicción en que las mayores críticas a este aluvión de turistas vengan de la autoproclamada izquierda porque si encarecemos servicios y ponemos límites de visitantes, ¿qué turista dejará de venir? El humilde, el menos pudiente ¿cómo se puede tener tan poca conciencia de clase? Aparte de que al final también se le encarecerán las vacaciones al turista nacional por lo que nos tiramos piedras contra nosotros mismos.

El que tantas personas puedan viajar, algo que hace unas décadas parecía reservado sólo a unos pocos por lo caro que resultaba, también es un avance social. Y a los que ahora les preocupa tanto el orden público, espero que también critiquen las avalanchas de emigrantes en Ceuta, los manteros ilegales, los que desobedecen leyes desde sus puestos públicos, los okupas… y no sólo se preocupen por los turistas. En cualquier caso, el mayor problema de dañar al sector turístico es que provocaría más paro porque detrás del turismo hay mucha actividad económica indirecta que además en España funciona muy bien. Contra los excesos puntuales de los turistas la solución es clara: aplicar la ley. Y si faltan recursos, dado el aumento de ingresos que los turistas provocan en las arcas municipales, más contratación de servicios de seguridad y limpieza. Menos política y más gestión, menos quejas y más soluciones. Los últimos temas nacionales del verano son el atentado de Barcelona, del que poco queda por añadir salvo quizás resaltar que los terroristas no nos pueden dividir ya que es evidente que ya lo estamos, y el conflicto independentista catalán del que ya hemos hablado suficientes veces aquí.

En cuanto a los mercados, a las bolsas les bastó una fuerte sesión alcista el lunes para asegurarse el positivo semanal. De hecho, el índice bursátil mundial (con Wall Street a la cabeza) volvió a marcar nuevos máximos históricos incluso a pesar de las tensiones en Corea y los destrozos climatológicos en Texas y Florida de los últimos días. Es curioso cómo estas noticias de desastres, claramente negativas, suelen ser positivas para los mercados pues implican una gran actividad económica posterior, con inversiones público-privadas de gran envergadura que se traducen en grandes contratos; es decir, aunque el PIB norteamericano incluso salga negativo este trimestre debido a esto, es munición para la bolsa. Puro Keynes. Estos días (tras cotizar por encima de 1,20 contra el $) también se debilitó algo el Euro y el Brent subió a los 55$, algo que no pasaba hacía meses pero que no parece un cambio de tendencia.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (33 votos, media: 4,42 sobre 5)

Escrito por Droblo el 15 de Septiembre de 2017 con 38 comentarios

Venezuela Saudita

En España es complicado hablar de Venezuela sin que te señalen hacia un lado o al otro pero creo que es interesante contar su historia económica (irremediablemente unida a la política) para hablar y pensar con criterio. Hoy os triago un artículo, que apareció recientemente en la web de foro económico mundial, titulado “Venezuela fue una vez doce veces más rica que China. ¿Qué pasó?“.

Sí, Venezuela tenía un PIB (per cápita) doce veces superior al de China y tres veces el de España.

En 1950, cuando el resto del mundo luchaba por recuperarse de la Segunda Guerra Mundial, Venezuela tenía el cuarto PIB per cápita más rico del mundo. El país era 2 veces más rico que Chile, 4 veces más rico que Japón y 12 veces más rico que China.

Desde 1950 hasta principios de los años ochenta, la economía venezolana experimentó un crecimiento sostenido.

Tras el descubrimiento del petróleo a principios del siglo XX, la nación rápidamente construyó su economía sobre la base del oro negro, e incluso hoy en día, Venezuela lidera el mundo en reservas probadas de petróleo con 300.000 millones de barriles.

En 1982, Venezuela seguía siendo la economía más rica de América Latina. El país utilizó su vasta riqueza petrolera para pagar programas sociales, incluyendo salud, educación, transporte y subsidios alimenticios. Los trabajadores en Venezuela se encontraban entre los  mejor pagados del continente.

Sin embargo, como se puede ver en esta gráfica (animada) su renta per cápita cayó en picado.

A mediados de los años ochenta, un exceso de petróleo y su precio en caída libre acabaron diezmando la economía venezolana, que no supo diversificarse.

Hoy en día, Venezuela es una de las principales economías más pobres de América Latina – y mientras la crisis actual se agrava, el FMI prevé que empeore. Para el año 2022, la organización pronostica que el PIB per cápita de Venezuela será de sólo $12.210, lo que supondría un revés económico masivo: la economía venezolana sería aún más pobre de lo que era muchos años antes del inicio de la era Chávez.

Según la OPEP, Venezuela sigue dependiendo del petróleo para el 95% de sus exportaciones, lo que significa que cualquier fluctuación en el precio del petróleo puede ser la diferencia entre inmensa riqueza y casi pobreza.

El gráfico anterior muestra los ingresos petroleros de Venezuela (en dólares de 2000) frente a la tasa de inflación – y simboliza la historia económica reciente de Venezuela: Después del exceso de petróleo en la década de 1980, sus ingresos cayeron drásticamente. Fue entonces cuando Venezuela tuvo su primer combate con la inflación, donde las tasas alcanzaron su punto máximo en 1989 (84,5% de inflación) y después en 1996 (99,9% de inflación).

En 1998, Hugo Chávez fue elegido con la promesa de que Venezuela podría reducir la pobreza y elevar el nivel de vida apoyándose aún más en su riqueza energética. La recuperación de los precios del petróleo ayudó a que esto se hiciera realidad en la década de 2000.

Nicolás Maduro, que tomó el poder tras la muerte de su predecesor, vio caer los precios del petróleo casi inmediatamente, y quedó claro que la intensa batalla de Venezuela contra la inflación apenas comenzaba. La moneda nacional, el bolívar venezolano, prácticamente dejó de tener valor.

Mientras que la situación actual de Venezuela es una tragedia en sí misma, la incapacidad de sus dirigentes para estar a la altura de su verdadero potencial económico es casi igual de devastadora. Quizás el resumen de su situación sea que el Banco Central de Venezuela no tiene dinero para imprimir billetes en medio de la hiperinflación.

Seguramente, si el petróleo se hubiese mantenido en 100$ el panorama sería completamente distinto y estaríamos hablando del éxito de la revolución bolivariana pero a día de hoy, con los datos sobre la mano, objetivamente podemos hablar de rotundo fracaso.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (42 votos, media: 4,60 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 14 de Septiembre de 2017 con 34 comentarios

Una sencilla pregunta que vas a fallar

Te digo estas cuatro potencias económicas, China, EEUU, la UE y Japón y tú me las tienes que ordenar de mayor a menor. ¿Cómo quedaría el listado?

Estoy al 95% convencido de que has fallado.

Estos son los datos tomando el PIB a paridad de poder adquisitivo:

  1. China 21.4 billones (europeos) de dólares
  2. La UE 20.3 billones  (europeos) de dólares
  3. EEUU 18.6 billones (europeos) de dólares
  4. Japón 5.3 billones (europeos) de dólares

Si elegimos el PIB nominal, China y EEUU se intercambiarían las posiciones pero la UE seguiría en segunda posición.

¿Y por qué estoy tan convencido de que has fallado?

Porque la mayoría de los europeos fallan y ponen a la UE en tercer o cuarto lugar.

Estos son los resultados de una encuesta que se realizó a nivel europeo. En la tabla podéis ver lo que han respondido cada país (la pregunta es ¿Cuál de estas economías es la más grande del mundo?)

Los únicos que sitúan a la UE en segundo lugar son los alemanes, aunque fallan al poner a China como los líderes. Curiosamente los países mediterráneos, tan castigados por la crisis, son los que peor consideración tienen del tamaño de la economía de la UE.

Mientras que son pocos los Europeos conscientes de su potencial económico a nivel mundial, los americanos se lo tienen más creído (o mejor dicho, son más positivos) ya que el 51% de ellos ven a su país como la mayor potencia económica mundial.

Quizás el problema de la poca influencia que tiene la UE a nivel mundial sea la falta de confianza real que tanto los ciudadanos como los políticos han demostrado a lo largo de su historia. Ya va siendo hora de que nos lo creamos ¿no?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votos, media: 3,73 sobre 5)

Escrito por Carlos Lopez el 13 de Septiembre de 2017 con 47 comentarios

La agonía del pequeño comercio

Aunque con un cierto retraso en comparación con otros países, en el nuestro también se van cumpliendo algunas de las profecías que se hicieron con la aparición de internet por allá plena burbuja de las dotcom. Entre ellas, la que habla del cambio de modelo de negocio que la entrada de las nuevas tecnologías supondría para diversos sectores de la economía.

En lo que se refiere al pequeño comercio, uno de los semilleros de empleo en España, son dos los grandes problemas a los que el sector ha de hacer frente:

Por un lado, el auge del comercio electrónico. Portales de comercio electrónico, con cada vez más y más variada oferta, detraen cada vez más clientes al sector. Éstos, cautivados por precios más económicos, facilidades de pago y la comodidad de hacer las compras desde el sofá de casa, son cada vez más reacios a llevar a cabo la aventura de ir físicamente de compras.

Las ventajas para que la venta online se afiance frente al pequeño comercio son muchas y conocidas:

  • Amplio abanico de opciones y plataformas donde escoger.
  • Fácil acceso a los productos y servicios, que en muchas ocasiones no se encuentran en el establecimiento físico.
  • Comodidad para quien compra y quien vende.
  • Optimización del tiempo para comerciantes y clientes.
  • Ahorro para los negocios que se instalan únicamente en Internet evitando todos los gastos de un local.
  • Ampliación exponencial de clientes potenciales a los que es más fácil llegar sean de donde sean.
  • El crecimiento exponencial del sector de las telecomunicaciones, que da soporte al proceso de implantación del modelo online.

A lo que hay que unirle la bendición de los gobiernos, que entienden que los consumidores están más protegidos en sus compras por internet, ya que fomenta la competencia al permitir la entrada a empresas de todos los tamaños y de cualquier lugar del mundo.

El segundo varapalo que está soportando el pequeño comercio es que la protección establecida por la Ley de Arrendamientos Urbanos en 1994 por un periodo de veinte años y que afectaba a los contratos firmados antes del 9 de mayo de 1985 ya ha desaparecido. La moratoria del 94, se creó con el objetivo de proteger al pequeño comercio y, en especial, a los que se encuentran en los centros de las ciudades, en un contexto de crisis económica. Pero el fin de ese periodo de gracia se produjo en uno de los peores momentos para el pequeño comercio, con una caída continuada de las ventas que hizo inviable la continuidad de muchos de ellos.

Los locales más afectados por el aumento de los alquileres son aquellos con menos de 2.500 metros cuadrados en los que se ejerzan actividades comerciales, hostelería, restauración, talleres de reparación de vehículos y electrodomésticos, entre otros, o cualquier actividad distinta, siempre que la cuota de Impuesto de Actividades Económicas sea inferior a 510,86 euros. En éstos el incremento del arrendamiento puede multiplicarse hasta por 10, dependiendo de la zona concreta.

Esto motivaría el deterioro de los cascos históricos de las ciudades (algo que ya estamos viendo), ya que muchos locales podrían no volver ya a alquilarse y, los que lo hicieran, lo serían por cadenas de franquicias.

Evidentemente, esta será una transformación paulatina, ya que pueden seguir disfrutando de su renta antigua los contratos de alquiler firmados por personas físicas, en cuyo caso, el contrato se mantendrá hasta la jubilación o fallecimiento del comerciante, salvo que deje la actividad a su pareja. Esto no será así si el negocio se transfiere a los hijos. También pueden alargar la renta antigua hasta enero de 2.020 aquellos locales que hayan sido traspasados en los diez años anteriores a la entrada en vigor de la LAU (1995). Aun así, ya es común ver centros comerciales que no logran el 100% de la ocupación o locales en zonas comerciales de las ciudades con un eterno cartel de “Se Alquila”.

¿Cómo se está defendiendo el pequeño comercio de estas dos losas? Pues depende de cómo se entienda, para algunos es defenderse y para otros alargar su agonía.

Está claro que el pequeño comercio representa un modelo de distribución de la riqueza más justo, contribuyendo en mayor medida a la economía local, a la vida de barrio y al tránsito de los vecinos por las calles aportando mayor seguridad a las mismas. Pero su principal beneficio es su principal desventaja: para conseguir un mismo volumen de ventas, éste requiere considerablemente mayores necesidades en puestos de trabajo que en la gran distribución, siendo, generalmente, empleo de mayor calidad al estar más profesionalizado.

Y aunque todo el mundo da por sentado que el pequeño comercio es una de las bases del empleo, el que más y el que menos maximiza su beneficio acudiendo cada vez más a la compra online, por lo que las campañas de concienciación no servirían de nada. En este sentido, algunas ideas como generar una imagen común para los establecimientos, crear materiales como bolsas de la compra permanentes, realizar vídeos virales, organizar actividades en los colegios, concursos de dibujos o relatos, charlas en las asociaciones de vecinos o actividades culturales en los mercados, ya se han hecho y su impacto ha sido limitado.

En cualquier caso, se puede seguir profundizando en este objetivo de fidelización de la clientela mediante diferenciación del pequeño comercio con el impulso de valores sociales y ambientales. Para ello, se pueden ir impulsado distintos programas con estos fines, en los que participen estos establecimientos, que deberán ir acompañados de campañas de difusión que contribuyan a que el consumidor mejore la percepción de este tipo de comercio. Algunos ejemplos, podrían ser:

  • Fomentar la venta de productos locales y los circuitos cortos de comercialización.
  • Buscar estrategias comunes para la contratación de personas que lleven a cabo la entrega a domicilio.
  • Fomentar valores adicionales al propio producto que vayan encaminados a una economía más sostenible, bien a través de un producto más natural y con menos productos químicos, bien a través de un envasado más sencillo y menos contaminante.

La participación en este tipo de programas, en principio, puede no ser muy atractivo para muchos pequeños comerciantes que bastantes energías gastan ya en sobrevivir. Sin embargo, hay que hacer hincapié en que la acción colectiva tiene mucho más valor, y posibilidad de éxito, que la individual, sobre todo si se dirigen los esfuerzos a reafirmarse frente a los que han pasado a ser los verdaderos competidores. También resulta fundamental la implicación de las administraciones públicas, que deben apostar por el pequeño comercio como una forma de recuperar empleo. Y es que, si se está manteniendo el nivel de consumo, es a base de reproducir un modelo de producción y distribución de bajo coste que implica reducir constantemente las necesidades de puestos de trabajo y precarizar el existente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (32 votos, media: 4,34 sobre 5)

Escrito por Manuel González el 12 de Septiembre de 2017 con 36 comentarios

Entrevista a Marcos Pérez

Siendo hoy 11 de septiembre he tenido la tentación tanto de escribir sobre las Torres gemelas como sobre Cataluña. Pero la he vencido y me he decidido por entrevistar aMarcos Pérez, un asesor de inversiones que es tremendamente crítico con la industria financiera.

D- La primera pregunta es obvia ¿Por qué esa actitud tan crítica?

M- Cuando pasé de la Física a las inversiones, esperaba encontrarme una industria dedicada a ayudar al cliente, protegiendo y rentabilizando su ahorro.

Pero lo que me encontré es una industria que se aprovecha de la incultura y los sesgos de sus clientes para esquilmarlo a base de comisiones abusivas —que pueden reducir hasta más de la mitad la rentabilidad a largo plazo de sus inversiones— y de colocarle productos que la mayoría de las veces no le convienen.

Como advierte John Bogle, la industria de la inversión es la única en la que cuanto más pagues por lo que quieres, menos probable es que lo consigas.

D- Estudiaste originalmente Física. ¿Cómo un astrofísico termina trabajando en Bolsa? 

M- Era algo muy habitual a finales de los años ’90 y principios de los 2000. La industria financiera buscaba entonces perfiles más matemáticos para modelar y empaquetar un montón de nuevos productos financieros que bancos y gestoras producían y colocaban como caramelos. Casi de casualidad, un amigo y colega de la carrera me habló de esta salida profesional y nos lanzamos juntos.

D- ¿Qué te atrajo tanto de las finanzas como para cambiar tan radicalmente de campo?

M- Fundamentalmente, la posibilidad de contribuir con alguna aportación creativa. Nos parecía un campo con muchas posibilidades porque aún quedaba mucho por hacer desde un punto de vista científico.

Y las salidas profesionales, claro. En aquella época, principios de los años 2000, un buen ‘quant’ (analista cuantitativo) se podía permitir el lujo de decidir hasta dónde y en qué quería trabajar dentro de la industria.

Por aquel entonces no conocía la realidad de la industria y su afición por exprimir a los clientes —que al final somos todos— como si fueran vacas desechables de una granja de fast food. Me pareció muy honesto y digno trabajar con la intención de ayudar a que los clientes pudieran invertir sus ahorros de la mejor manera posible. Una motivación que, aunque escasea en la industria, siempre me ha acompañado y espero no perder nunca.

D- Y sin embargo, ahora eres muy crítico con el uso de las matemáticas por parte de la industria, con todos los derivados y productos sofisticados que vende. ¿Cómo un “quant” termina renegando de las ecuaciones y optando por lo que llamas “estrategias botijo”?

(más…)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (42 votos, media: 4,57 sobre 5)

Escrito por Droblo el 11 de Septiembre de 2017 con 42 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »


Contáctenos - Terminos de uso y cookies