Inicio Revisar el borrador.

Revisar el borrador.

Aunque Hacienda conoce y muestra en los datos fiscales las aportaciones para el pago de vivienda (como la hipoteca) no siempre incluye dichas cantidades en los borradores porque hay veces que no dan derecho a deducción. Esto ocurre por ejemplo en los casos en los que la hipoteca es de una segunda vivienda o si el dinero aportado aún procede de reinversión por la venta de una vivienda habitual anteriores.

En otras ocasiones, el borrador señala que no es necesario presentar la declaración de la renta porque no se llega a los ingresos mínimos, pero si estamos pagando una vivienda la declaración puede salirnos a devolver y por lo tanto nos compensará presentarla.

Ejemplos como estos nos muestran la necesidad de revisar con lupa y comprobar que todos los datos que incluye corresponden con nuestros ingresos y que no se han omitido gastos deducibles.

Es habitual también que el borrador no contemple los siguientes datos:

Gastos deducibles en los rendimientos del trabajo; como pueden ser las cuotas de afiliación a colegios profesionales o sindicatos. Sobre estas cuantías la AEAT no tiene constancia y no deduce el gasto fiscal que nos corresponde. Recordemos que estos gastos se deducen al 100% dentro de los rendimientos del trabajo.

Gastos deducibles en administración y depósito de letras del tesoro y otros activos financieros. Se pueden incluir o no en el borrador, en función de las circunstancias previas de cada contribuyente. En el caso de que contemos con activos financieros de este tipo, tenemos que comprobar que dichos gastos están incorporados en el cálculo del rendimiento neto.

Comprobación de los rendimientos del trabajo imputados. Tengamos presente que la Agencia Tributaria considera como ingresos aquellas cantidades que hayan comunicado la empresa o empresas en las que hayamos trabajado en el año anterior. En estas comunicaciones, pueden existir errores en los siguientes parámetros:

  • Suma total de ingresos íntegros; partida que corresponde con la suma total de las nóminas brutas por la cuantía sujeta a IRPF. Por ejemplo, no se incluye en esta cantidad los cobros que hayamos realizado por dietas exentas en el IRPF
  • Suma total de gastos deducibles. Esta partida corresponde a la suma total de las deducciones que ha practicado la empresa en concepto de gastos de Seguridad Social fundamentalmente
  • Total retenciones practicadas. Esta cantidad corresponde con la cantidad que la empresa nos ha retenido en concepto de IRPF en cada una de las nóminas. En el borrador, esta cantidad viene reflejada en el apartado de retenciones practicadas, en la parte final.

Estas cantidades se comprueban en el Certificado de Empresa que tiene que coincidir con la suma de todas las nóminas que hayamos cobrado durante el año anterior.

Comprobación de las ganancias y pérdidas patrimoniales imputadas sujetas a retención. En el caso de que tengamos ganancias o pérdidas patrimoniales sujetas a retención (por ejemplo operaciones con un fondo de inversión) debemos comprobar que los valores de adquisición están correctamente imputados, junto con los valores de transmisión.

En el caso de que el borrador no coincida con alguna de las cuantías especificadas, nosotros debemos ponernos en contacto con la empresa o entidad comunicadora de los datos, para que comuniquen el dato correcto a la Agencia Tributaria.

Por nuestra parte, procederemos a declarar y rectificar las cantidades erróneas en el borrador, sumando o restando las cuantías comunicadas de manera incorrecta.