Articulos

Supersticiones

Hoy es martes y 13. Hay personas que son tan supersticiosas que es imposible que digan el número 13. Para ellos siempre será 12+1. Para mi es sorprendente la cantidad de gente que es supersticiosa. La creencia popular nos ha dejado muchas herencias. No lo pensemos sólo de forma negativa. Hay supersticiones que traen mala suerte y otras, buena suerte. Veamos algunas:

Martes y 13. Mala suerte. La maldición del número trece tiene su origen en la última cena de Jesucristo con los doce apóstoles, en la que fue delatado.Se cree que si se sientan a comer trece personas en una misma mesa, una de ellas morirá antes de un año. El día de la semana varía: en España, México y Grecia se teme al martes y trece; y en los países anglosajones al viernes y trece, porque en viernes fue crucificado Jesús.

Un gato negro que camina hacia ti o que se cruza en tu camino. Esto es signo de mala suerte. En la antigüedad el negro se identificaba con el diablo por ser el color de la noche.

Colgar una herradura detrás de la puerta. Esto trae buena suerte. Según los griegos, el hierro en forma de media luna protegía de los hechizos, así que la herradura colocada en la puerta impedía la entrada de las brujas y del mal. Tradicionalmente se creía que las herraduras otorgaban más suerte eran las de los borricos, porque tienen siete agujeros, un número mágico por excelencia.

Un cuadro torcido o que cae de la pared donde está colgado. Es mala suerte. Esta idea tiene su origen en la Grecia clásica, donde se creía que si el retrato de un monarca o una celebridad caía al suelo sufriendo serios daños significaba que iba a morir en poco tiempo.

Derramar sal. Esto trae mala suerte. Su origen data del año 3.500 a.C. Ya entonces se creía que la sal era incorruptible, razón por la cual se convirtió en símbolo de amistad. De ahí la creencia de que si se tira, la amistad se romperá. Para contrarrestar ese supuesto efecto maldito, se debe echar una pizca de la sal derramada sobre el hombro izquierdo.

Romper un espejo. Mala suerte. Se dice que ocasiona siete años de maldición. El espejo era un elemento mágico de adivinación, por lo que si se rompía, era para no mostrar una imagen aterradora del futuro. Siete años es el tiempo que, supuestamente, tardaba en renovarse un cuerpo.

Apagar las velas de un soplido. Esto trae buena suerte. Fue en la Baja Edad Media alemana donde surgió la idea de colocar en las tartas de cumpleaños tantas velas como años cumplían los niños más una. Para dejar atrás los años cumplidos y pasar a los siguientes, se debían apagar todas las velas de un solo soplido.

Encontrar un trébol de cuatro hojas. Significa buena suerte. Es un símbolo sagrado para los druidas de las Islas Británicas, que ya en el año 200 a.C. pensaban que con él se podía ver a los demonios.Según la leyenda, cuando Eva fue expulsada del Paraíso se llevo un trébol de cuatro hojas; por eso, desde entonces, se cree que da suerte.

Pasar debajo de una escalera. Trae mala suerte. Es por el triángulo que forma ésta con la pared. Antiguamente se pensaba que todos los triángulos eran un símbolo sagrado, tanto las pirámides como la trilogía de la Santísima Trinidad y, por lo tanto, era un sacrilegio pasar bajo ese arco. Se cree que, una vez que se había pasado, el mal se conjuraba cruzando los dedos, escupiendo una vez bajo la escalera o tres veces después de cruzarla. También se relaciona esta superstición con el patíbulo: siempre había que usar una escalera de mano para colocar la soga y también para retirar el cadáver: la muerte y la escalera iban siempre muy unidas.

Empezar el día con el pie izquierdo Trae mala suerte.Ya Petronio aludía en el “Satiricón” a la mala suerte de entrar en un lugar con el pie izquierdo. En España puede tener su origen en la tradición celta y en el movimiento solar, siempre hacia la derecha. El efecto negativo se elimina al santiguarse tres veces.

Abrir el paraguas bajo techo. Mala suerte. La primera noticia que se tiene de esta creencia data del siglo XVIII en inglaterra, donde creían que daba mala suerte por la negatividad que existía entre el paraguas y la casa, ya que ésta protege a sus habitantes y no tolera ninguna protección adicional. Si alguien lo abría sobre su cabeza, supuestamente esa persona moría antes de que acabase el año.

Una pestaña caída. Buena suerte. El Diablo colecciona pestañas y, según la tradición, perder una significa correr toda clase de peligros. Así que si se te cae, colócala en el dorso de la mano y lánzala por encima del hombro o sitúala en la punta de la nariz, sopla para que salte y pide un deseo.

Tirar monedas a un pozo o una fuente. Buena suerte. Viene del antiguo rito adivinatorio de arrojar alfileres o piedras a un pozo, con el fin de saber si un hecho se iba a cumplir o no. Si al caer salían burbujas, significaba que lo que se había solicitado se llegaría a cumplir.

Si os soy sincera, yo no creo mucho en estas cosas, pero tal y como se encuentra el panorama laboral en España, puedo llegar a entender que haya personas que se aferren casi a cualquier cosa con tal de encontrar trabajo. Pienso que si llevar encima una pata de conejo o similar te va a dar más fuerzas para seguir con esta lucha diaria, no se hace daño a nadie, así que ¿por qué no? Lo que hay que tener claro es que el simple hecho de llevar esa pata de conejo, no hará que encuentres trabajo.

La creencia popular también nos da algunas pautas sobre esto, pero por favor, insisto en que no por el hecho de hacer esto se va a encontrar trabajo, ¡hay que buscarlo!. Hay muchos rituales con velas, incienso o incluso perejil e higos, pero sigo pensando que lo mejor en lo que se puede creer es en uno mismo, así que no te rindas. ¡Tú puedes!

Una persona usualmente se convierte en aquello que él cree que es. Si yo sigo diciéndome a mi mismo que no puedo hacer algo, es posible que yo termine siendo incapaz de hacerlo. Por el contrario si yo tengo la creencia que sí puedo hacerlo, con seguridad yo adquiriré la capacidad de realizarlo aunque no la haya tenido al principio. (Gandhi)

¿Qué otras creencias populares conoces relacionadas con el trabajo?

Tags

Related Articles

4 thoughts on “Supersticiones”

  1. En mi trabajo hay bastante tensión por culpa de una compañera, el otro día me contaron que con un boli rojo y echando agua de colonia, se disipaba. Tonterías, porque ahí va todo el mundo con su boli rojo y venga a echar colonia y la tensión, ahí sigue. ¿Será por mi culpa que yo no lo hago?

  2. Existe un refrán de nuestros tataratataratatar…abuelos que dice: “Trece y martes, ni te cases ni te embarques”. Seguro que lo habéis oído. Si esto, como tantos otros, te los repiten a lo largo de tu vida, por muy intelectual, por mucho que razones… siempre te queda algo. Yo creo que todos tenemos algo de supersticiosos.
    Existen dichos de perogrullo pero con mucha filosofía… “donde no hay mata, no hay patata”(Ocurre con nuestro gobierno) “A Dios rogando y con el mazo dando” (Yo mañana a la huelga)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close