Articulos

Otro perrito piloto

Yo me troncho. Es como la campaña que hizo el Departamento de Turismo de Australia ofreciendo “el mejor trabajo del mundo”, pero aquí en versión “rifa de feria”.

Un empresario gaditano ha lanzado una original campaña en la que todos sus clientes pueden participar. Por cada compra mínima de 12 euros que se realice en su zapatería, se les regala un boleto para el sorteo de 3 puestos de trabajo como dependiente en alguna de sus tiendas. Los ganadores tendrán un trabajo remunerado durante 3 meses.

¿Requisitos para el puesto? Ninguno. Según el promotor de la iniciativa lo hace de manera altruista y por ayudar, es decir, que ni el CV, ni el físico, ni la experiencia anterior influye lograr uno de esos ansiados puestos. Únicamente se aumenta la probabilidad teniendo más boletos, es decir, habiendo gastado más en la tienda. El objetivo final es aumentar las ventas en una época que parece que no terminan de despegar, según el empresario “yo ayudo si ellos me ayudan”.

Los contratos serán para los clientes a los cuales las cifras de sus boletos coincidan con las cuatro últimas cifras de los sorteos de la ONCE de los días 4, 5 y 6 de marzo del 2.013.

No sé qué opináis sobre esta iniciativa, pero vaya, no es la primera que surge ni seguro que la última. Ya vimos en el post de “Marketing vs Empleo” varias empresas y marcas que han llevado a cabo campañas similares con bastante éxito mediático.

Comercialmente hablando no está mal la idea. Haciendo números rápidos (y ya aviso que no es mi fuerte por si no me sale exacto), si calculamos que la compra media serían 18 euros (ya que encajar exactamente 12 euros entiendo que es difícil) y boletos serán 10.000 jugando por las 4 cifras. Si los vende todos serán 180.000 euros de facturación. Si el margen de la zapatería supongamos es un 60%, este empresario margen bruto obtiene 108.000€ (en el caso de venderlo todo, es decir éxito total).

El salario medio en la provincia de Cádiz para este tipo de empleos es aproximadamente 5.200 euros por 3 meses. Calculando su punto muerto, vemos que este hombre vendiendo a partir del 25% de las papeletas, ya aumenta sus ventas.

Y además en ningún momento especifica cuándo comienza el contrato, igual es para la campaña de primavera-verano que es su época fuerte y siempre suele recurrir a personal temporal para dar apoyo. O igual es para Rebajas.

Pero en este caso, consigue contratarlos de una manera que beneficia a sus ventas anteriores. Así que, viéndolo de manera comercial, no es mala idea.

Por supuesto que tiene críticas y muchas. Le acusan de denigrante, de usar a la gente como mercancía, que este tipo de iniciativas sólo hace humillar más a todos aquellos que buscan desesperadamente un puesto de trabajo.

Aquí la eterna pregunta, ¿justifica el fin los medios?

Yo creo que vivimos en un país libre y que todos tienen derecho a comprar y participar en los sorteos que les parezca bien, mientras no perjudique a nadie. Que creo que es el caso.

Además, parece ser que ha tenido buena acogida, en el comienzo de la campaña, desde el negocio aseguran que ha habido mayor afluencia de clientes. Y lo veo normal, ya que Jerez de la Frontera, en las últimas estadísticas aparece con unos datos de 35.000 parados sobre una población de poco más de 200.000 habitantes.

Igual, son los únicos empleos que se ofrecen en la región y hacen mejor el trabajo que el antiguo INEM. O puede que esta gente se haya tomado muy a pecho lo de que “conseguir un trabajo hoy en día es cuestión de suerte”.

¿Qué opinas? ¿Crees que deberían limitar este tipo de acciones? ¿Tú participarías?

Tags

Related Articles

3 thoughts on “Otro perrito piloto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close