Articulos

Tarjetas de puntos

tarjetas de puntosMás de uno me dará la razón.

Cada vez que saco el monedero, más que un monedero parece que saco un archivador de mano. Ya no se pueden llevar más cosas, no.

El otro día decidí hacer limpia. Y de las de verdad. Quité mil tarjetas de puntos y “supuesta fidelización” y unos cuantos cupones descuento caducados desde hace meses. Conté 12 tarjetas de puntos, que se dice pronto. Algunas yo creo que nunca llegué a usar, la hice porque la vendedora en su día al hacer la compra me engatusó para rellenar los datos, pero poco más.  No te sabría decir qué beneficios me aporta tener esa tarjeta, si lo que me dan es descuento, puntos o me regalan algo por mi cumpleaños. Ni idea, sólo sé que me ocupa espacio.

Esta pequeña limpia, me hizo reflexionar en lo poco que sirven estos programas que las empresas llaman “de fidelización”.

Ya no tienen ninguna emoción estas tarjetas. En su día aún eran algo especial, pero ya todos los comercios la tienen. Y en todos te ofrecen lo mismo. Pasar la tarjeta para conseguir puntos y que te den supuestos descuentos “exclusivos” sobre lo que ya tienen rebajado.

Pero vamos a ver. Si estamos en un momento donde todo está rebajado. Descuentos, descuentos… es lo único que leo en los escaparates. Vivimos en una continua etapa de rebajas, promociones, periodos especiales y semanas fantásticas. Por no contar con los outlet o el comercio online donde siempre puedes echar un vistazo y encontrar algo más barato.

¿De verdad creen que a mí eso me fideliza? Que yo les regale mis datos gratuitamente, para que me bombardeen a e-mails y SMS (algunos a horas intempestivas) por conseguir un descuento que lo tengo igual en la tienda de al lado, o lo que es peor, en su misma tienda aunque no lleve la tarjeta.

Señores, la fidelidad se gana, no se compra.

Si de verdad quieren fidelizarme porque supuestamente soy un cliente bueno para ellos ¿para qué necesito esa tarjeta? ¿Por qué no guardan mis datos y cuando voy a pagar y ven mi nombre ya saben que he comprado otras veces?

Pues en la mitad de ellas, si no llevas la tarjeta como si no lo fueras, porque no te permiten identificarte de ninguna otra manera. Es ridículo. O peor, cuando se alinean los astros y resulta que la tienes, la banda magnética está estropeada y no la lee la máquina, así que muy amablemente te dicen que tampoco te reconocen como cliente y que pidas otra. Señor, dame paciencia.

Ya es por todos sabidos, que es más fácil conseguir fidelizar a un cliente que ya ha comprado que intentar captar clientes nuevos.

Pero no sé, no me creo que no se pueda hacer de otra manera, este tipo de fidelización está obsoleta, bueno, es que te diré más. Es la misma que se hacía en la época de postguerra, bueno demasiado lejos me he ido, da igual. La típica de los cartones, que ibas pegando los cupones que te daban en función de lo que habías gastado hasta conseguir el regalo, que solían ser sartenes, vasos, vajillas.

Muchos de estos programas de fidelización actuales son lo mismo, en versión “moderno”, con tarjeta tipo visa, acumulas puntos que igual, dentro de 10 ó 20 años puedes canjear por algo decente. A mí me frustran, creo que era mejor el cartón.

Descuentos, muchos descuentos. A mí lo que me llama ya la atención es encontrar algo sin descuento. Pienso para mi, madre mía, o va sobrado o realmente debe ser bueno si no lo necesita.

Es que todos los días me levanto con tal cantidad de descuentos en mi email y llenando mi inutilizada bandeja de SMS, que ya ni me impresionan. Además, las estrategias basadas en el precio son peligrosas, siempre habrá alguien más barato, realmente es una guerra perdida.

La tecnología permite mejorar mucho la identificación del cliente. Las empresas, comercios, pymes, deberían replantearse sus programas de fidelización, evitando tener que ir con tarjetas físicas y mejorar los beneficios que otorgan a sus clientes. Estoy segura que se puede hacer.

Mientas tanto, hasta que vea algún cambio, yo seguiré haciendo limpia en mi cartera.

¿Alguna tarjeta de fidelización hace su labor fidelizándote?

Tags

Related Articles

4 thoughts on “Tarjetas de puntos”

  1. Yo sinceramente con la única que veo un ahorro real es con la de Carrefour, principalmente porque lo que te meten es pasta (no puntos) y la verdad es que se nota cuando vas a pagar y tienes a lo mejor 20 euros de descuento. Con el resto lo que dice el artículo…puntos y chorradas que nunca valen para nada. Por cierto, no sé el dinero que me habré dejado en Decathlon y nunca me ha aportado nada la tarjeta, por no hablar de la de puntos de CEPSA….

  2. Muy acertada la interpretación de Patricia López del tema de las tarjetas, como siempre tiene una muy fina opinión en los temas que trata.

  3. Yo desde mi experiencia puedo decir que un buen uso de ellas aporta grandes descuentos, y considero que las tarjetas que generan ya sean puntos como dinero para descuento directo te incitan a volver a dicho vendedor para usar los descuentos logrados.
    Actualmente salvo grandes compras como la vivienda y automóviles; la comida y los combustibles son para mí dos gasto obligatorios, en ambos las tarjetas de fidelidad me aportan grandes descuentos. En combustibles una ya citada y en alimentación hay varias pero existe una Distribuidora Internacional de Alimentación; ademas se supone que es española. Que tiene una modalidad de bonos descuentos los cuales son acumulables entre sí mientras están vigentes, explicándolo resumidamente si yo tengo un descuento para el mes de junio en determinado producto y realizo una compra en los 3 últimos días se generan ya algunos de los descuentos de julio, pues si alguno de ellos se solapa y dicho producto esta en oferta podemos llegar a acumular 3 descuento sobre un mismo producto , para producto de caducidad lejana el ahorro que he llegado a lograr es de hasta un 80% del precio en tienda, de algo que sé que voy a consumir. Obliga a un almacenamiento pero creo que merece la pena.
    Claro esto no sucede a diario y por desgracio el bien más caro creo que es el tiempo por eso valorar cada cual si merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close