Articulos

Mejorar las relaciones con tu jefe

mejorarLo hemos intentado, pero es que hay cosas de nuestro jefe que nos sacan de quicio. Tal vez sean pequeñas cosas, pero que si las sumas, dan un todo muy grande; o tal vez sea una gran cosa. El caso es que la relación que tenemos con nuestro jefe no es buena.

No nos queda otra, tenemos que seguir trabajando allí y con esa persona. No hay posibilidad de cambio, así que más vale que nuestra relación sea buena. ¿Cómo podemos conseguir esto?

Ponte en su lugar

Muchas veces vemos nuestros problemas tan grandes que no nos ponemos en el lugar de los demás. Si has mostrado una preocupación a tu jefe, ponte en su lugar y piensa que lo puede estar solucionando sin que tú te enteres.

Demuestra lo que vales

Asegúrate de que estás sumando valor a la organización y en concreto a tu posición. Los jefes no quieren empleados que les den la razón en todo, sino que tengan su propia propuesta sobre cómo afrontar los desafíos de la empresa. Demostrar estas capacidades aumentará la confianza de tu jefe en ti.

Hazle quedar bien

Todo el mundo se preocupa por su propia reputación en el trabajo, pero pocos entienden que esto depende en gran parte de la reputación de su superior. Si tienes la oportunidad, sin que signifique hacerle la pelota, haz quedar bien a tu jefe, lo que te deja bien a ti también, y ganáis los dos.

Encuentra el momento adecuado para hablar con él

Es importante ser oportuno y saber cuándo nuestro superior tiene tiempo para dedicarnos un momento, o para hablar de ese tema que hace días que queremos comentar. También hay que saber detectar en que momentos del día o de la semana está más dispuesto a abordar estas conversaciones.

Pídele feedback

No tengas miedo, al contrario, de pedirle a tu jefe una respuesta a tu trabajo. Lo ideal sería que tanto jefes como empleados tuvieran acceso abierto a esta información, pero si esto no es así en la organización, es importante pedir una retroalimentación directamente, para saber qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal desde su perspectiva, que no siempre coincide con la nuestra.

Conócele a nivel personal

No se trata de salir con él los fines de semana, pero sí de preguntarle cómo le ha ido, y descubrir qué le interesa en su tiempo libre, en lo que puede que coincidáis más de lo que piensas. Los jefes también son humanos, la mayoría agradecerá este interés por lo que pasa fuera de la oficina.

Ofrece tu ayuda

Es habitual ver a los responsables de una organización colapsados por un exceso de trabajo, por lo que aunque estemos igual si gozamos de un trabajo en estos momentos, es positivo echar una mano en algún aspecto de nuestra incumbencia, o como mínimo, ofrecerlo. Además, saldremos ganando en el sentido de que nuevas tareas siempre desarrollan nuevas habilidades.

Mantenle informado acerca de tu trabajo

A nadie le gustan las sorpresas negativas, así que si estás teniendo problemas con tu trabajo, házselo saber. No se trata de ser alarmistas, pero sí de mantener la pista sobre una cuestión susceptible de convertirse en un problema en un futuro. Del mismo modo, si las cosas van bien, no está de más ofrecerle un informe regularmente para transmitir buenas sensaciones.

Promete en defecto y ofrece en exceso

Sé realista en tus planificaciones, y si tienes que exagerarlo, que sea a la baja, de forma que puedas superarlo. No te metas en promesas que no puedes cumplir y expectativas que no puedes alcanzar, lo que es un error aún mayor si los tempos los marcamos nosotros mismos.

Pide y acepta consejos

Porque en el entorno laboral estamos rodeados de expertos en distintos materias que nos pueden ayudar a ejecutar mejor nuestras tareas. Además, esto mejora las relaciones con la persona en cuestión, también si es nuestro jefe, puesto que a todos nos gusta que nos pidan nuestra opinión respecto a una cuestión que dominamos.

Muestra respeto

Incluso si no es de tu agrado personal, por alguna razón se ha ganado su posición, y esto hay que respetarlo y sobre todo, aprender de ello si te interesa ascender. Además, tú mismo te sentirás más cómodo en tu trabajo si entiendes las razones que justifican la posición de tu superior.

Sé tú mismo

Sé auténtico, como tú eres, no la persona que el jefe quiere recibir. Mostrarle respeto y reconocer su autoridad no significa ser un pelota ni darle la razón en todo si no creemos que la tenga. Hay que aceptar la jerarquía pero dando lo mejor de nosotros mismos.

Mantente lejos de los cotilleos

Porque aunque el chismorreo sea divertido, es uno de los elementos más nocivos para el buen clima laboral, jefe incluido. Evita opinar en estos temas y cada vez opinarán menos de ti. Y si lo haces, sé prudente y básate en acciones concretas.

Establece un estilo de comunicación abiert0

Sé honesto y establece una posición igual ante todos los miembros con los que te relaciones, ya sean supervisados, compañeros o supervisores. Intenta, si es posible, programar un encuentro con tu jefe periódico, y aprovéchalo para aplicar todos estos consejos y construir relaciones positivas. Y si es posible, relaciónate con él fuera de la oficina, por ejemplo saliendo un día a comer o tomando un café en la máquina.

 ¿Qué tal te llevas con tu jefe?

Related Articles

1 thought on “Mejorar las relaciones con tu jefe”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close