Articulos

La idea del Marketing de guerrilla aplicada al mercado laboral I: La búsqueda

Existen desde luego muchos modos de enfocar a título personal la búsqueda de empleo, casi podríamos decir que tantos como personas, sin embargo hay una serie de patrones que, con todas las particularidades personales incluidas, se van repitiendo.

Por regla general en la búsqueda de empleo nos remitimos a esos patrones estándar a la hora de ofrecer nuestra fuerza de trabajo, por tanto, y más en un momento como el actual, de algún modo estamos tratando de que el mercado laboral acepte nuestro producto, el resultado de nuestras características y valores aplicado al empleo utilizando para ello canales tradicionales. Si aceptamos que en todos los mercados el uso del marketing es necesario para posicionar productos ¿por qué no aceptar esta máxima para la búsqueda de empleo?

Sin embargo, lógicamente, como individuos tenemos difícil acceder a los grandes recursos de marketing que vemos desplegados en los diferentes mercados, pero no creamos que no existen opciones; el marketing de guerrilla puede ser una técnica que nos puede ayudar en la búsqueda de trabajo.

Podemos fijar de algún modo el nacimiento del marketing de guerrilla en los años 80 del pasado siglo con la aparición del libro Marketing: Secrets for Making Big Profits from Your Small Business de Jay Conrad Levinson.

Por definición, inicialmente, se podía etiquetar a este tipo de marketing como el conjunto de técnicas de bajo coste orientadas a publicitar a través de medios no convencionales una firma, marca o producto.

A pesar de que la evolución de este concepto ha sido notable y que, incluso, las grandes marcas, utilizan ya de manera regular este tipo de acciones, lo cierto es que la idea que emana de este modelo de publicidad casa muy bien con un mercado laboral saturado donde, además, cada vez es más necesario que nuestras propuestas de trabajo partan de aportar valores añadidos a los convencionales.

Como en el marketing de guerrilla es necesaria la detección del ámbito de acción laboral, ¿en qué queremos trabajar? ¿Qué activos reales tenemos para ese trabajo? ¿Dónde está ese trabajo?. Una de las particularidades de este modelo de acción es precisamente su carácter activo, la propia inercia de un mercado laboral mastodóntico y atascado, nos lleva una y otra vez a los mismos canales de búsqueda, a la espera, cuando, realmente, la toma de acción no solo no acumula efectos negativos sino que aporta beneficios evidentes.

Si sabemos el ámbito de acción laboral donde queremos desenvolvernos y consideramos que tenemos un buen producto (nuestra fuerza de trabajo) ¿Por qué no llegar directamente a él? ¿Por qué esperar pudiendo actuar?

Como veremos en el siguiente artículo dedicado a este tema cada vez son más las acciones creativas y especiales que los usuarios ponen en práctica a la hora de buscar empleo, acciones que desde luego se pueden catalogar de promocionales, en las que el frío envío del tradicional curriculum se ha visto superado por técnicas agresivas que, además, no esperan a que la empresa demande empleo, sino que directamente postulan su oferta independientemente de tal hecho; no nos engañemos, el talento nunca sobra.

A estas alturas acciones como el curriculum en forma de video en el que la abuela del postulante glosa las virtudes de su nieto, obviando la formación académica pero añadiendo un factor humano arrebatador, se están convirtiendo en clásicos de una búsqueda de empleo que utiliza el marketing de guerrilla.

¿Qué métodos empleas para buscar trabajo?

Tags

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close