Articulos

Kurzarbeit

La crisis económica comenzó en 2008. Desde ese momento, en España destruimos puestos de trabajo sin parar y no parece que veamos el final. Hoy se han publicado los tristes datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año y nos anuncia que el paro subió en 365.900 personas en el primer trimestre del año respecto al trimestre anterior, un 6,9% más, situándose el número total de desempleados en 5.639.500 personas. Esto supone un 24,44%, porcentaje casi 1,6 puntos superior al del trimestre anterior.

Además, según Estudio Manpower de Proyección de Empleo el 81% de los directivos españoles entrevistados no prevé ningún cambio en sus plantillas durante el segundo trimestre de 2012. El 5% espera aumentar la contratación en este periodo y el 13% prevé reducir su número de empleados.

Las previsiones de los directivos españoles empeoran un punto porcentual respecto al primer trimestre de este año y cuatro puntos porcentuales si se comparan con el mismo periodo de 2011. El dato de este trimestre supone cerrar el cuarto año consecutivo de perspectivas negativas de contratación por parte de los directivos españoles, algo que no ocurre en ningún otro país de los 41 que participan en el estudio. Tanto Grecia, como Irlanda e Italia, los que tienen perspectivas más negativas, han registrado algún trimestre positivo o neutro en los últimos cuatro años.

¿Qué han hecho algunos países para salir de esta crisis? en algunos países de Europa, sobre todo en Alemania, se ha aplicado una medida laboral llamada Kurzarbeit, que consiste en una reducción temporal de hasta 24 meses de la jornada laboral, a cambio de no despedir a nadie. A cambio, el trabajador sufre una rebaja en su salario de entre el 60 y el 67%, dependiendo de sus cargas familiares.

La empresa únicamente retribuye al trabajador por las horas trabajadas, mientras que las no trabajadas son retribuidas por el Estado. La cotización a la Seguridad Social, por su parte, se divide a partes iguales para el empresario y el Estado, salvo para aquellos kurzabeits que tengan una duración superior a 7 meses, en las que es el Estado el que abona el 100 % de las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores.

Todos estos expedientes tienen que ser consensuados entre la patronal y los sindicatos. Si no existe acuerdo, no hay kurzarbeit. El empresario no puede decidir por encima del Comité de Empresa. Es más, puede ser el Comité el que solicite la medida de reducción de tiempo de trabajo en contra de la voluntad del empresario y ponerla en marcha si el Tribunal de Conciliación decide a su favor.

Los expertos no ven mas que ventajas a esta medida:

  • No se despide a gente, con lo que el desempleo no se dispara.
  • Los trabajadores apenas pierden poder adquisitivo, ya que el Estado les  paga alrededor del 60% del sueldo que han visto reducido.
  • Se mantienen las cotizaciones a la Seguridad Social y los futuros derechos a pensión.
  • El Estado se ahorra dinero, ya que es bastante más barato pagar un cierto número de horas que la prestación por desempleo completa.
  • Los beneficios sociales de no tener a los desempleados parados en casa sin perspectivas de futuro son incalculables.
  • Los trabajadores, al ver reducida su jornada laboral, pueden conciliar mejor la vida laboral  y familiar, e incluso tienen la opción de utilizar este tiempo para formarse.
  • También tiene ventajas para los empresarios, ya que se evitan muchas suspensiones de pago. Además también les permiten impedir en mayor medida la fuga de talentos.

¿Qué opinas de esta medida? 

Related Articles

1 thought on “Kurzarbeit”

  1. Con tanto desempleo, las medidas de mantenimiento del trabajo, aunque desgraciadamente en peores condiciones, de momento son mejores que estar en el paro, sin posibilidades de encontrar nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close