Articulos

El arte de saber comunicar

comunicar

No hay que confundir saber hablar con saber comunicar. Son cosas muy distintas. Hay personas que saben hablar y vaya que si hablan! Por los codos! Puedes pasarte un buen rato escuchando a una persona y cuando acaba de hablar te queda esa sensación de “¿qué ha dicho?, ¿cuál es la conclusión final?, no me he enterado”.

Claramente esa persona no es buena comunicadora. No ha sabido transmitirte su mensaje.

Por otra parte hay personas que de verdad parece que han nacido para comunicar. Les oyes hablar y piensas: “¡qué bien habla! Su mensaje me ha llegado perfectamente!

Y también está el punto intermedio. Ahí es donde estamos la mayoría de los mortales. Sabemos lo que queremos decir, pero no siempre conseguimos comunicarlo adecuadamente. No te preocupes si tú estás aquí. Esto se puede mejorar.

Sonríe

Lo mejor que puedes hacer cuando quieras dirigirte a alguien es, antes de abrir la boca para hablar, abrirla para sonrerir.

Mira a los ojos

Cuando hables con otras personas, míralas a los ojos, pero de forma amable, sin agresividad, de esta forma generarás confianza.

Mensaje claro y conciso

Antes de hablar decide qué es exactamente lo que quieres comunicar. Cuanto más claro lo tengas tú, mejor lo podrás transmitir. Dilo de forma sencilla y corta, no te vayas por las ramas. Que sea fácil de entender para que nadie tenga que leer entre líneas y evita los tecnicismos si crees que no todo el mundo los va a entender.

Escucha

No se trata de que sólo tú seas el que hables, deja también hablar a la otra persona y por mucho que quieras interrumpir, muérdete la lengua si es preciso, pero deja que la otra parte acabe de decir lo que esté diciendo.

Mantén un tono de voz tranquilo

Procura no gritar ni alzar mucho la voz. Chillando no conseguirás que tus ideas sean más verdaderas, al contrario, perderás credibilidad.

Habla en positivo

Transmite siempre positividad y evita hablar en negativo de las cosas o las personas. Habla de lo bueno, de lo que te gusta, evitando descalificar y citar lo que no te gusta y genera “mal rollo”.

Cuidado con ese dedito

Evita señalar con el dedo a la persona que tienes delante. Cuida en general toda tu comunicación no verbal. Recuerda que todo tu cuerpo habla por sí mismo.

¿Eres un buen comunicador? 

Tags

Related Articles

3 thoughts on “El arte de saber comunicar”

  1. Saber comunicar no es sencillo, influyen múltiples factores, como algunos que habéis mencionado en el artículo. Hay personas que comienzan a hablar y abren paréntesis, que llevan a más paréntesis, y nunca vuelven al punto de partida. Otras personas no tienen las ideas claras, y así es imposible transmitirlas a una audiencia.

    Ser un buen comunicador es un arte, y los mejores tienen el trabajo, y la audiencia, asegurados.

  2. No estoy de acuerdo con el punto de ser conciso y decir las cosas como mejor las entienda uno, ahí se genera muchos problemas ya que no todos comprendemos las cosas de la misma forma.

  3. Sin contactos, haya crisis o no la haya, no entras en ningún lado, y si te cogen por chiripa, por pena, o por un contacto de baja calidad, te pagan una miseria temporal exigiéndote más que a nadie y no te hacen fijo ni a tiros. El salario que ganes es la calidad de tu contacto casi siempre.

    Yo he visto empresas donde hay cientos de despachos ocupados por alguien, que nadie sabe lo que están haciendo, ganando sueldazos fijos… así es en todos los lados. Todo el sistema es una gran mentira y la educación la que más… ¿Tú eres de las personas que piensa que el que más vale y más trabaja es el que más gana? Estás totalmente equivocada, y así te irá como sigas pensando de esa manera.

    Cuando tienes contactos, no te hace falta nada, ni preparación ni méritos ni cualificación ni formación, todo te sobra, pero cuando no conoces a nadie, te falta todo, te exiguen que seas alto y guapo, con ojos azules o verdes jajaja, joven con capacidad de aguantar la presión, varias carreras, dos o tres idiomas y muchos años de experiencia, y con no más de 30 años de edad, a ver quién es el guapo que cumple todas esas exigencias, no hay nadie en el mundo así, y si existe, es muy rico para no tener que andar por ahí ofreciéndose a gente extraña para que le den algo. Asi es la vida, porque no ves más que inútiles y corruptos ocupando puestos con grandes remuneraciones y no valen para nada… Solamente hay que ver las empresas y bancos que han arruinado con sus gestiones desastrosas, anda que si te crees que vas a estar en los sitios por tu preparación y conocimientos solamente, lo tienes crudo, te puedes morir de hambre.

    Los contactos no se pueden enseñar en ninguna escuela ni universidad, ni tampoco tocando puertas de gente extraña los consigues, o los tienes o no los tienes, por familia, por política o por otro motivo como amistades, también depende mucho de la suerte de quienes conozcas, si luego esas personas pueden ayudarte o no, porque igual siembras en el desierto. Dado que donde no hay nada, tampoco se puede sacar nada.

    No encontrarás jamás un trabajo de calidad si no tienes un buen padrino, o la probabilidad de que sí lo hagas es muy baja, como dice el refrán, el que no tiene padrino no se bautiza jajaja, no importa tanto la formación que tengas, eso es lo de menos, de ahí que será prácticamente imposible que accedas a un buen puesto estable y bien pagado sin contactos y menos que te paguen la la titulación universitaria…

    Puede resultar esta realidad desilusionante, deprimente y muy dura para el que no conoce a nadie, porque tienes todas las puertas cerradas de partida, pero es cierta, es lo que hay en el sistema. Más del 90% de las ofertas de empleo de las empresas no se publicitan nunca, es decir no salen a la luz, y en consecuencia, los cauces habituales de las páginas rosas de los periódicos generalistas y de actualidad económica, y las empresas de trabajo temporal, no valen absolutamente para nada. Suelen tirar muchas veces de los familiares de empleados para cubrirlos, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer es lo que se dicen en las empresas.

    La verdad es que cuanto más alto se esté en el escalafón de una compañía, menos preparación real se necesita y más contactos de alto nivel se precisa, resulta paradójico, porque son los puestos de confianza de la dirección, y solamente se suelen utilizar los canales tradicionales de contratación laboral para aquellas colocaciones de más bajo nivel y en donde menos dinero se gana, como mantenimiento y personal de oficios, puestos de administrativos sin titulación universitaria y de limpieza, que es donde más sirve el currículum vítae para entrar a trabajar.

    La realidad es que te has podido a matar a estudiar durante lustros y que no te valga para mejorar tu vida… ya que solamente del 5% al 10% de los titulados ejercen y cobran por su titulación. Por lo que se puede afirmar, sin ningún tipo de duda, que estudiar es más un hobby que una profesión.
    Puedes crear un partido político y presentarte a unas elecciones y si te vota la gente, entonces ya te has hecho con la cifra y te pagan la titulación jajaja, así consigues el contacto que no tenías, no hay otra manera. Pero qué probabilidades tienes que eso suceda, pues cero patatero. O puedes a si mismo montar una empresa por tu cuenta, pidiendo prestado si no tienes dinero, y te arriesgas a arruinarte, ya que la mayoría fracasa, solamente hay escasos negocios que son rentables y se mantienen en el tiempo, sólo unos pocos afortunados que se lo curran mucho y con suerte triunfan, o dependes de un sueldo que te pague por ahí alguien, y no te harán más que explotarte, nada que valga la pena si no conoces a gente que tenga poder… así funciona esto.

    Para mí, la mayor estafa que existente de la educación, son los Máster de especialización, vaya negocio que tienen montado, juegan con las ilusiones de los jóvenes que necesitan trabajar para hacerse con un sueldo, menudos mangantes madre mía, qué gran mentira… Al igual que sucede cuando cursas estudios para obtener titulaciones en universidades privadas. Te sacan decenas de miles de euros para que luego te den un trabajo temporal, se coloca el 99% de los que terminan sus carreras por sus bolsas laborales de empleo, es como si compraras el contacto muy caro para poder trabajar en algo, porque luego en los trabajos, nada más se hacen gilipolleces, que no necesitas saber más ni menos, con lo esencial te vale y de sobra.
    No todo el mundo entra por enchufe en los puestos de calidad bien pagados y estables, es evidente, porque para cobrar un miseria temporal no necesitas a nadie, te vales por ti mismo para vivir como un desgraciado, pero la inmensa mayoría sí, alguno entra por méritos propios currándoselo mucho y teniendo también mucha suerte, pero tienes que ser un fuera de serie, alguien que sea muy superior a los recomendados… Qué te van a dar por ahí la gente extraña, si casi todo el mundo intenta robarte cuando vas a comprar o acceder a algún servicio profesional, cobrándote mucho más de lo que realmente vale, cosas que no puedes hacer por ti mismo.

    La valía de una persona no tiene que ver nada con el dinero que gane o tenga. Esa es una de las mayores verdades que he dicho en mi vida y he escrito miles en mis artículos, el dinero va por otro lado, en el fondo tienes lo que te quieran dar. El 90% e incluso más de lo que te pase en la vida te viene dado por tus orígenes, de dónde procedas, en qué país vivas, porque no es lo mismo nacer en Nigeria que en Suecia, depende sobre todo de quienes sean tus padres y tus familiares a los que recurrir, y lo que tengan para darte. Cada día nacen más tontitos forrados de pasta…

    Normalmente el triunfo viene dado de partida, el margen de maniobra que tienes es muy corto si empiezas de cero, puedes conseguir un sueldecillo un poco más alto que tus progenitores, una casa un poquito más grande y mejor situada o un coche un poco más grande y potente, o sacar una plaza fija en la administración si tus padres fueron pobres o de clase media baja que les cuesta llegar a fin de mes, pero poco más, hacerte multimillonario, olvídate, es de ilusos, ni siquiera pensarlo. Para fregar letrinas y trabajar de camarero, no se necesitan idiomas hablados y escritos, ni carreras universitarias, los contactos sirven para ocupar buenos puestos bien remunerados y con estabilidad, en donde te pagan la titulación, para trabajos manuales cobrando una miseria no necesitas conocer a nadie, te vales por ti mismo para hacerlo.

    Así que si eres exitoso o lo has sido en algún momento de tu vida, es porque alguien te dio una oportunidad cuando no tenías nada ni sabías ni la misa a la media, y te ofreció una existencia, o una idea de cómo comenzar tus pasos en la dirección adecuada, sin andar perdiendo el tiempo dando palos de ciego. Recuerda que estás en deuda con la vida hasta que ayudes a una persona con menos suerte que la tuya, tal y como tú fuiste ayudado.

    ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close