Articulos

Cosas que nunca debes decir en el trabajo

cerrarHay personas que dicen verdades como puños, pero les pierden las formas. Hay otras que simplemente, se deberían morder la lengua antes de hablar.

Ciertas cosas que dices en el trabajo te pueden hacer quedar como un tonto o un llorón. Pueden llegar a destruir tu credibilidad, o incluso hacer que te despidan. Muchas cosas son de sentido común, pero no te puedes olvidar de ellas:

“Yo no trabajo por el dinero.”  No se si te das cuenta que estamos en época de crisis y que posiblemente estés hablando con personas que lo están pasando mal. Si realmente no necesitas el dinero, bien por tí, pero no se lo restriegues a la gente por la cara, quedarás como un idiota. Lo mejor, no hablar de dinero.

Ese no es mi trabajo. No limites tu carrera profesional, crecer también involucra comenzar a realizar tareas que antes no hacías y demostrar que sí puedes hacerlas. ¿Por qué le pones frenos a tu carrera profesional?

Nunca amenaces. Generalmente, las amenazas son un signo de debilidad. Si gozas de una buena posición dentro de la empresa, actúa en consecuencia. Con amenazas sólo suenas como un llorón.

No dejes mal a nadie públicamente.  Incluso si estás en lo cierto. Es humillante y ofensivo: Ya somos todos mayorcitos. Si tienes que decir algo a alguien, hazlo a la cara y en privado.

Nunca digas: “Cuando me jubile voy a …” Tal y como están las cosas, si tienes compañeros de trabajo más jóvenes, es una crueldad, porque no sabes cuándo se van a poder jubilar ellos (si es que pueden).

No chismorrees. Sólo puede terminar mal. Imagínate que te enteras de que hay una pareja en la oficina. ¿Qué pasa si la pareja en cuestión está tratando de mantenerlo en secreto? ¿Qué pasa si la información que divulgas no es correcta? Simplemente no lo hagas.

Nunca digas que tienes autoridad para algo si no es verdad. Se va a destruir tu credibilidad y te vas a hacer ver como una persona pequeña, débil, que quiere parecer grande y poderoso. Acéptalo. No lo eres.

“No es justo”. Si alguien ha conseguido un aumento de sueldo y tú no, plantéate por qué. Si a alguien le han dado un trabajo que querías hacer tú, piensa por qué ha sido así. Tal vez en un primer momento te sientas frustrado, pero si lo piensas friamente, tal vez no te lo merecías. Piénsalo.

“Pero si siempre lo hemos hecho de esa manera.” Hacer las cosas siempre de la misma manera no significa que estén bien hechas. Hay que tener la mente abierta a nuevas ideas, a nuevas propuestas y nuevas soluciones. Tampoco significa que lo nuevo vaya a ser mejor, pero al menos, hay que dar el beneficio de la duda. Sería mejor un: “Eso es un enfoque diferente, veamos si puede funcionar”.

“Eso es imposible” o “No hay nada que pueda hacer.” ¿En serio? ¿Lo has probado? Cuando se comete el error de decir estas frases negativas, tus palabras transmiten pesimismo, una persona pasiva. Esto no va a ser muy valorado en tu trabajo, a no ser que demuestres que efectivamente no se puede hacer. Pero nunca vayas con el “no” por delante.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close