Articulos

Rumores de oficina

¿Qué es lo primero que has pensado al ver la imagen? Seguro que nada bueno 😉 Pues ten cuidado con lo que ves, o más bien con lo que dices que has visto u oído, lo que para unos puede resultar un “cotilleo” divertido, a otros les puede arruinar su carrera y su vida personal.

La máquina de agua, la de café, el cuarto de baño o el lugar destinado al cigarrillo son los lugares ideales para comenzar con los rumores. Muchas veces comienzan como una broma y en otros casos, como una mala interpretación de una conversación o de una imagen.

Una vez que el rumor está lanzado, el mal ya está hecho y tarde o temprano, llegará a ti, te enterarás qué dicen de ti por los pasillos. Cuando esto suceda, tienes que intentar cortarlo de raiz y si puedes, demostrar que es falso, pero antes de montar en cólera por toda la oficina, trata de avergiguar cómo comenzó. Tienes que ir tirando del hilo hasta llegar a la fuente.

Si llega a tus oídos un rumor, debes actuar de manera inteligente: no lo divulgues si no sabes si es cierto o no. Nicholas Defonzo, experto en por qué se producen los rumores, aconseja que lo mejor que puedes hacer cuando te llega un rumor es:

1. No te lo creas: da a la persona el beneficio de la duda. Esto es difícil de hacer ya que todos tenemos prejuicios, pero inténtalo.

2. Comprueba la información que te ha llegado: consigue los hechos que han dado lugar al rumor y tratar de conseguir puntos de vista alternativos.

3. Saca tus propias conclusiones: es importante tomar una decisión teniendo en cuenta tus propias opiniones sin dejarte influenciar por el resto del grupo.

4. Tómate tu tiempo y escucha: Abstente de hacer correr el rumor hasta que hayas pasado por los 3 primeros pasos.

El rumor es como un cheque: no hay que darlo por bueno hasta que no se compruebe que tiene fondo. (GRACIAN

En muchos casos, cuando se prevén cambios en las empresas, o ahora que estamos viviendo esta época de crisis, despidos, EREs, cierres de empresas…, los rumores se disparan en este sentido, lo que en muchos casos provoca que los empleados trabajen en un clima de nerviosismo, consiguiendo que decaiga la productividad. En este caso, se aconseja por parte de los jefes hablar con los empleados por separado, ya que en un ambiente más informal se compartirán las preocupaciones y se pueden aclarar todo lo que preocupa al empleado.

Pero no todos los rumores tienen connotaciones negativas ni destruyen a las personas. Muchas veces sirven para difundir información sobre la empresa que por algún motivo, no se puede difundir oficialmente. En otros casos, los altos mandos pueden recibir información de lo que perciben los empleados sobre la compañía y si es negativo, intentar mejorarlo y si es positivo, potenciarlo.

¿Crees que los rumores crean un buen o un mal ambiente en la oficina? ¿Te ha afectado de alguna forma un rumor en la oficina?

Related Articles

3 thoughts on “Rumores de oficina”

  1. Más que rumores, muchas veces yo más bien lo llamaría COTILLEO puro y duro y eso es para mal, siempre para hacer daño o para malmeter contra alguien. Pero por otra parte, ¿qué sería del día a día sin esos rumores? si no me toca a mi, mejor.

  2. En la oficina y en otros muchos puestos de trabajo, se levantan falsos testimonios movidos casi siempre por la envidia y pocas veces por el/la gracioso/a de turno, personas inconscientes, faltas de madurez que lo suletan y ya está. Los cotilleos los considero poco dañinos por pasajeros. Los consejos que da el artículo creo que son muy buenos y si realmente hacen daño, debemos seguir el hilo.

  3. A casi todos nos gusta cotillear sobre todo la vida del vecino. Pero en la empresa a veces se lanzan rumores difundidos desde las medias-altas esferas para conseguir algún fin que les interesa, una técnica útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close