Articulos

Buscar trabajo mientras trabajas

Hay muchos factores que provocan el que una persona quiera cambiar de trabajo: remuneración, motivación, conciliación, falta de expectativas laborales, que prevea un posible despido…

Según la Guía Salarial 2011 elaborada por HAYS, el 58,1% de los empleados afirma encontrarse en búsqueda activa de nuevos proyectos. La forma de buscar trabajo para estos profesionales son los contactos personales (42,7%), un 25,4% confía en las agencias de selección, Internet (19.15) y contactar directamente con los empresas.

Pero claro, a menos que tu empresa te de mucha flexibilidad en el trabajo, hacer entrevistas se pone difícil, ya que posiblemente, los entrevistadores van a tener el mismo horario que tú, por lo que vas a tener que ser muy creativo para poder acudir a los procesos de selección.

En la mayoría de los casos, no está bien visto por el jefe que acudas a entrevistas mientras estás trabajando, sobre todo si eres una persona válida, ya que ahora es cuando las empresas se están arrepintiendo de la fuga de talentos,  por lo que los expertos aconsejan que no se lo digas. Si estás trabajando y además estás buscando un trabajo, te recomiendo leer estos consejos para que no metas la pata y puedas cambiar de empresa sin que nadie tenga nada que criticarte:

Usa tu tiempo

He escuchado todo tipo de escusas para escaquearse del trabajo e ir a una entrevista. La más usada, es la del médico, pero en muchos casos, te piden justificante. En una ocasión una amiga tenía una entrevista una tarde, así que “planeó” que iba a ir al trabajo por la mañana y ponerse enferma por la tarde: llegó al trabajo diciendo que no se encontraba bien. Se metió tanto en el papel, que se llevó un arrocito blanco para comer y una manzana, pasó toda la mañana como alma en pena, tanta pena le dio a su jefa, que la mandó para casa.

En cualquier caso, para no tener problemas y para ser lo más honrado posible, si tu horario no es flexible, lo mejor es que te pidas el día de vacaciones o asuntos propios.

No uses el teléfono del trabajo ni el mail

Es obvio, pero no des ni envíes mails de búsqueda de empleo a través del mail del trabajo. Da tu cuenta personal. Lo mismo, para el teléfono.

No lo cuentes

Cuanta menos gente lo sepa, menos peligro corres de que se entere tu jefe. No puedes esperar que los demás no cuenten lo que tú no puedes mantener en secreto.

Sigue haciendo tu trabajo

Ni se te ocurra empezar a vaguear en tu trabajo. Egoístamente, porque no sabes el tiempo que te llevará encontrar otro trabajo y si decaes en tus funciones, puedes ser el siguiente al que despidan. Además, si piden referencias a tu jefe o a tus compañeros, no tendrán nada malo que decir de ti. Además, nunca sabes lo que te deparará el futuro y tal vez tu jefe vuelva a serlo en otra empresa, o tal vez tú tengas opciones de volver.

Cuidado con la forma de vestir

Si normalmente te vistes de una forma más o menos informal para ir al trabajo y de repente apareces de traje, puede  resultar sospechoso. Mejor llévate otra ropa y cámbiate cuando te vayas a ir.  

Ten cuidado de dónde envías tu curriculum vitae

Una gran cantidad de empleadores también publicar ofertas de empleo de forma anónima. La desventaja es que puedes terminar enviando tu curriculum a tu propia empresa. Para evitar esto, utiliza tu mejor criterio cuando te fijes en las habilidades requeridas y descripción de la empresa. Si te suena familiar, visita el sitio web de tu empresa para ver si están contratando.

¿Crees que es más fácil buscar trabajo mientras trabajas o mientras no estás trabajando?

Related Articles

3 thoughts on “Buscar trabajo mientras trabajas”

  1. # 2, javier

    Pues con confianza suficiente, supongo que todo se puede hablar. Si de todas formas te quieres ir, mejor decírselo cuanto antes para que luego no se lleve la sorpresa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close