¿Cómo lidiar con un enemigo en el trabajo?

La palabra “enemigo” suena un poco fuerte, pero si buscamos su significado en el diccionario, encontramos esta definición: “Persona que tiene mala voluntad a otra y le desea o hace mal”. Aplicado al mundo laboral, podríamos hablar de un jefe que te hace la vida imposible, un compañero que se apropia como suyas tus ideas, que te traicionan… Suelen ser personas trepadoras que quieren llegar a la cima a toda costa y que no pueden tolerar el éxito de los otros, pero que sí pueden disfrutar de los fracasos ajenos.

¿Qué podemos hacer con este tipo de personas? Dependiendo del tipo de “enemigo” que sea, hay que tomar una solución u otra. Desde elempleo.com, nos dan recomendaciones:

El agresivo: Este tipo de enemigo se caracteriza por demostrar su rabia con ataques directos en público: gritos, insultos y escenas donde todo el mundo se entere del problema. En este caso, lo mejor es mantener la calma y responder con respeto y dignidad, de modo que sus superiores y demás compañeros noten que el comportamiento agresivo de su colega, es desmedido. 

El hipócrita: Es el típico personaje que está sonriendo siempre a todos, pero que te critica a tus espaldas, intentando hacer el máximo daño posible a tu imagen laboral. Se recomienda que te enfrentes a él directamente, sin ser agresivo, sin perder la sonrisa (utilizando la misma técnica que él). Se sentirá mal al ser desenmascarado, ya que lo que menos desea es ser descubierto.

El “sapo”: Este tipo de enemigo generalmente es el compañero callado que se encuentra sentado a tu lado. Es un personaje, que ataca cuando en cuando cometes un error e inmediatamente va a decírselo al jefe. Es una persona competitiva y egoísta, que te ve como una amenaza para su permanencia en la empresa. Para frenar esta situación se recomienda tener máximo cuidado con su desarrollo profesional y evitar cometer errores y, a la vez, debes aprender a ignorarlo.

El que busca aliados: Este tipo de enemigo se caracteriza por agruparse con otros compañeros para atacarte. Es un individuo que por medio de críticas profesionales y personales, busca hacerte la vida imposible, con sus indirectas orientada en la mayoría de los casos a tu vida personal (especialmente ataca en la cafetería de la empresa a la hora de la comida). Casi siempre resulta posible deshacerse de ellos utilizando a los que son como mediadores entre uno y el verdadero agresor.

El machista: Este tipo de personaje se caracteriza por discriminar mediante pequeñas acciones y comentarios a compañeros del sexo opuesto o inclusive de una tendencia religiosa, sexual o política diferente a la suya. Lo mejor en este tipo de casos es no prestar atención a los comentarios que realiza esta persona, pero si continúan, se pueden denunciar.

El dominante: Este tipo de enemigo, se caracteriza porque siente que tiene poder,ya sea porque lleva más tiempo en la empresa que tú, o bien porque está por encima de tu rango jerárquico. Generalmente ataca basándose en la idea que conoce las dinámicas de la empresa e intenta bajar la autoestima de sus colegas, insinuando que él hace las cosas mejor y que los demás no tienen un buen rendimiento debido a su menor experiencia en la empresa.

En este caso, se recomienda mantener la calma y orientar cualquier tipo de crítica hacia un proceso de enseñanza, donde (aunque tú no lo pienses), tu compañero puede mostrarte la forma adecuada para desarrollar ciertas tareas.  Así que pídele que te enseñe y así tome sus agresiones como una manera de aprender. 

El envidioso o frustrado: Este tipo de enemigo, se caracteriza porque critica en base a su experiencia frustrada y posee una frecuente envidia por los éxitos de sus compañeros. Es una persona que quiere sobresalir frente a sus superiores y hará cualquier cosa que esté en su mano para que no logres sus metas, y todo, simplemente porque él no pudo alcanzar los objetivos que quería. En este caso, se recomienda tener mínimo contacto con este individuo y cuidar bien pertenencias personales, trabajos, mensajes, información, claves e inclusive ideas propias.

¿Tienes enemigos en el trabajo? ¿Cómo los manejas?

Escrito por mariarp el 4 de junio de 2012 con 102 comentarios.

102 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

Páginas: « 1 2 [3] Mostrar todos

# 101, Anónimo
4 de junio de 2016, a las 0:20

laura, no tienes ningún vínculo emocional con esa persona, así que no deberías considerar ni las circunstancias personales de esa majara, que provocan que se comporte así (trámites de separación, etc). En tu caso, haz tu trabajo y mantén distancia con ella. En este sentido, me refiero a que si empieza a decir insultos, desprecios, etc (algo que no tenga que ver con tu trabajo) ignórala completamente. En ese caso no la enfrentes, porque hay gente que va a peor. No es tu jefa, solo es una compañera más, así que no tiene por qué mandarte nada. Si tu jefe es un bienquedá (porque dice que intentes llevarte bien con ella, como si el problema causado por ti), está claro que en algún momento pasará del tema o incluso se pondrá de su parte. A los jefes no les interesa que ciertos empleados estén peleados (vengan de quien vengan las ofensas). Tampoco la ayudes, ahí te estás metiendo en un campo de minas donde tú vas a salir perjudicada. Sus frustraciones son solo problema de ella, no tuyo. No tienes que ejercer de psicóloga con ella ni nada, no es tu deber.
Y claro que ha estado en una cocina, pero en la de su casa y a duras penas. 25 minutos para dos comandas, y dice que ha estado en cocinas (entendemos que de restaurante o similar) se ha montado una fantasía porque tiene una enorme frustración y un gran complejo de inferioridad que paga con gente que puede suponerle una amenaza, que en este caso eres tú.
Que se ponga borde, que estalle… tú pon una sonrisa de oreja a oreja y habla con ella solo de temas del trabajo. Cuando estalle, visualiza en tu cabeza a una niña pequeña dando patadas al balón hasta que el balón rebota con la pared, de la pared tira a su cara y la nenita se queda con cara de gilipollas (eso es lo que le pasará a tu amiga como se siga comportando así en cualquier puesto de trabajo a largo plazo y en la vida). Ríete en silencio de ella. Si empieza a malmeter, cambia de tema. Así varias veces, como un disco rallado, hasta que entienda que contigo no funciona ese jueguecito de dar por culo al personal.
Lo peor que puede pasar es que ella provoque que tú estalles y le dé la vuelta a todo, dejándote como la histérica de la empresa. No caigas en esa provocación. Lo digo porque he tratado con gente así y lo que peor les sienta es que ignoren sus gilipolleces.
Si te perjudica en exceso, otra opción sería mirar un puesto de trabajo en otro sitio, pero saliendo de ahí con todo bien atado y planeándolo bien. Ahora estamos en temporada donde hay más turismo, podrías aprovechar. Y todo esto sin avisar a nadie de tu cambio ni nada. Ahí como decidas.
A las amargadas en las empresas, que les den por culo (dicho de una forma menos elegante).

Thumb up 4 Thumb down 0

# 102, manoli
20 de junio de 2016, a las 16:27

Tenemos una compañera que quizás yo la calificaría como agresiva, ya está expedientada por la empresa pero ganó el primer juicio , han recurrido y han de esperar a que haya otro. Paga su odio contra los jefes haciendo mal su trabajo y saliendo muchas veces a fumar, tomar café etc, etc, lo que único que consigue es
quemar a sus compañeros que han de hacer su trabajo mientras. No acepta razón más que la suya ( son de las personas que se creen más listas que nadie ) , y su egoismo llega a tal que discute con los compañeros hasta por el aire acondicionado ,ella siempre tiene calor y los han de que pasar frío en el trabajo.Yo tomé la decisión de ignorarla por completo ,pero como esto no es suficiente, vamos a unirnos todos para hablar con el Director,para que tomen medidas .

Thumb up 1 Thumb down 0

Páginas: « 1 2 [3] Mostrar todos

Deja tu comentario...