Articulos

Tengo una idea

¿Cuántas veces oímos esta frase? Puede que incluso la digamos nosotros habitualmente. Si vemos ideas y oportunidades de manera frecuente. Enhorabuena: somos una persona creativa. ¿Qué significa ser creativo? Según la wikipedia

Una persona creativa es aquella capaz de generar nuevas ideas o conceptos, o asociar ideas y conceptos conocidos para producir soluciones originales.

Yo la modificaría un poco. Diría que una persona creativa es la que es capaz de mejorar de una manera u otra lo que ya existe de manera original. Sólo me quedo con esa parte porque aquella que es capaz de generar nuevas ideas o conceptos de la nada, para mi, no es una persona creativa, es un genio.

Diferencias para entendernos: quien creó la telefonía, genio; quien creó la telefonía inalámbrica, creativo o innovador. Cierto es, que a veces el invento inicial queda relegado a un segundo plano cuando el que realiza la mejora a posteriori le supera con creces, pero no por ello le voy a quitar el puesto de genio.

Anyway! Tener ideas hoy en día es como ser autónomo. Todos van a ver bien la idea cuando se la cuentes, eso sí como se te ocurra decir que la vas a poner en marcha ¡horror! “estás loco, cómo te arriesgas con eso” “si ya está todo inventado”. Odio la frase, de “si ya está todo inventado”, mentira, ¿cómo va a estar todo inventado?, pues si es así, apaga y vámonos. Que vida más aburrida.

Sí es cierto que es más difícil sacar algo totalmente nuevo(aunque no imposible), pero mejoras en lo ya existente, es realmente fácil. Otra cosa es que sea rentable.

Anualmente se lanzan al mercado no menos de 5.000 productos nuevos, de los cuales un alto porcentaje fracasa en los primeros doce meses. Se dice que más del 80% fracasa en los primeros tres años.

¿Cuántas empresas o personas son capaces de sacar un producto realmente nuevo?

Pocas, pero sí nuevos diseños o modificaciones, productos que están mejorados o con elementos agregados. Eso sigue siendo innovación, y además, los consumidores lo valoramos. Según un estudio, realizado por Kantar Online LightSpeed® entre Septiembre-Octubre de 2010, el 65,9% de los españoles declara que les gusta probar productos nuevos e incluso el 22,6% declara estar dispuesto a pagar más por un nuevo producto.

La vida es muy aburrida sin cosas nuevas. Todos vamos al supermercado y básicamente compramos siempre lo mismo, pero de repente en el lineal de pan de molde por ejemplo, aparece uno nuevo que no habíamos visto con semillas de lino y pipas peladas, por ponerle algo interesante. ¿No lo cogemos para probar? Seguro que sí. Igual luego no nos gusta y nunca más lo volvemos a comprar, volviendo a nuestra aburrida y monótona cesta de la compra, pero esa primera vez no nos lo quita nadie. Además no nos hemos detenido mucho en el precio. Es nuevo, por una vez, voy a probarlo.

Los consumidores valoramos (porque me incluyo), los nuevos productos y por eso las empresas están apostando por la innovación como vía para el crecimiento o por lo menos para la supervivencia.

¿Cómo innovamos?, con ideas. ¿Cómo conseguimos las ideas o la inspiración? Cada uno con sus trucos, pero habitualmente se consigue por la vía de la observación. Tú vas de viaje y resulta que ves algo que te da una idea para tu negocio o para crear algo. O la mejora por uso. Es decir, siempre utilizas algo y te has dado cuenta que hay cosas que se podría mejorar o que le faltan.

Las empresas cada vez están más concienciadas con el valor de las ideas, y muchas han instalado los denominados bancos de ideas para poder recoger todas las propuestas de los empleados, mejorando el proceso de innovación de la empresa y aprovechando todo el talento y creatividad del personal.

Un caso muy conocido de éxito en innovación interna es la historia de la aceituna de American Airlines. Por si alguien no la conoce, la cuento. En 1987, un directivo de la compañía propuso eliminar la aceituna que coronaba las ensaladas, ya que observaba que casi todo el mundo la apartaba. Al retirarla, la compañía se ahorró 40.000 dólares al año.

Otro ejemplo similar era el de la empresa de pasta de dientes, que lanzó a sus empleados un concurso de ideas, para recibir propuestas de cómo aumentar las ventas de su producto. Recibió muchas, de todas las áreas, para hacer promociones, publicidad, cambio de organización…etc. Y resultó que la idea más innovadora y rentable y por tanto el ganador del concurso fue un operario de fábrica. A esta persona se le ocurrió la brillante idea de ampliar el agujero por donde sale la pasta, 1 mm. Este aumento era imperceptible para el ojo humano, pero suponía que el tubo de pasta de dientes se acabase antes, porque salía más producto cada vez que lo utilizábamos. Así que el consumidor tenía que comprar más pasta de dientes en menos tiempo.

¿Brillante, no? Tampoco ha descubierto nada nuevo pero ha dado una solución creativa a un problema. Y esa solución creativa le ha supuesto a la empresa varios miles más en su cuenta de beneficios.

Así que todos a darle al coco, si es para nuestro propio beneficio, genial y si es para beneficio ajeno, también. Eso sí, luego acordémonos de pedir una pequeña compensación por la mejora realizada, que ya sabéis que quien tiene una idea tiene un tesoro.

Las grandes ideas son aquellas de las que lo único que nos sorprende es que no se nos hayan ocurrido antes (Noel Clarasó).

¿Has tenido tú alguna buena idea? ¿De los últimos tiempos, cuál crees que ha sido la mejor idea?


Related Articles

5 thoughts on “Tengo una idea”

  1. Una cosa es tener una idea y otra ponerla en práctica. En España desgraciadamente, somos muy amigos de teorizar, pero cuando llega el momento de arriesgarse…

    La mejor idea de la sociedad española EN LOS ÚLTIMOS 100 AÑOS es el movimiento 15-M.

  2. Si tienes una ídea, guardatela y aprende idiomas.
    Sal de este país y establécete en Europa (con mayúsculas)
    Busca financiación (la encontrarás), desarrolla tu idea, se felíz
    y
    cambia de pasaporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close