Articulos

Ser desagradable en el trabajo

Dicen que en las ciudades la gente es más antipática que en lugares pequeños, el motivo que se suele alegar es la falta de vecindad, que nos hace a todos ser menos humanitarios y fijarnos menos en las personas que nos rodean. Tal vez tengan su parte de razón. Yo soy de esas personas que conoce a sus vecinos y les saluda, pero reconozco que no todo el mundo es así. Puedes llevar años viviendo en el mismo sitio y no sabes ni quién vive a tu lado.

Pero también es verdad que hay veces que ocurren unas cosas, que te quitan las ganas de ser amable:

Ejemplo 1: Estoy en una parada de autobús, de esas que tienen marquesina y asiento y ahí estoy yo, sentada esperando a que llegue el autobús. 7 de la mañana. Se para un coche con un señor de unos 55 años. Me hace una señal para que me acerque. Pienso que me va a pedir alguna indicación, así que me levanto y me acerco un poco. “¿Montas?” es su pregunta. Es muy pronto por la mañana, aún no enfoco del todo bien, así que lo primero que pienso es que le conozco de algo, pero rápidamente me doy cuenta de que no y entonces me viene el recuerdo de un conocido que en sus ratos libres va por las paradas de autobuses recogiendo a chicas con la intención de llegar a algo más con ellas (caso real y que funciona). No se si éste era el caso, pero hice un gesto de desprecio al señor. Me miró con mala cara (¡encima!) y se fue. Aún no tengo muy claro qué pasó, pero me dejó un mal sabor de boca.

Ejemplo 2: Voy por la calle y un señor entradito en carnes me dice: “perdona un momento bonita”. Igual soy una ilusa, pero tiene cara de necesitar ayuda. Me paro: “dígame”…”¿no me podrás dar unas monedas?”, me dice. “No señor, pero le puedo dar una manzana, que es lo que llevo”. “No, comida no quiero”. Me fui sin dar pie a más conversación, para qué.

Estas dos cosas, me pasaron el mismo día, así que pensé que efectivamente, tal vez lo mejor fuera dejar de ser tan educada con la gente.

¿Tú te consideras una persona educada tanto a nivel personal como laboral? Según un estudio publicado en Journal of Personality and Social Psychology,  las personas malhumoradas llegan a ganar el 18% más que sus compañeros amables. Por lo tanto, ser cortés, generoso, amigable es la peor salida económicamente hablando, según estas conclusiones.

El lugar de trabajo ha sido, en los últimos años, una gran muestra para los psicólogos e investigadores ya que, como en este caso, permite descubrir las verdades ocultas tras el universo de las relaciones entre los individuos. El hecho de que la gente negativa y desagradable tenga más éxito que la sociable puede parecer paradójico, pero en el trabajo no lo es.

Según el estudio, los profesionales poco amables pueden ser considerados más competentes en virtud de su falta de afecto y calidez. No sólo eso: los simpáticos tienen a menudo la prioridad de tener buenas relaciones con los compañeros y trabajar en paz, mientras que los “bordes” dedican toda su atención al éxito personal. Los “duros”, en definitiva, salen favorecidos en un ambiente competitivo como el trabajo, mientras que los “amables”, entre concesiones, sonrisas y detalles, corren el riesgo de quedarse atrás.

La distancia del 18% sobre el salario que separa a los hombres con tendencia a ser desagradables de los que tienden a ser amables se reduce al 5% cuando se trata de mujeres.

¿Crees que a nivel laboral las personas más desagradables llegan más lejos?

 

Tags

Related Articles

3 thoughts on “Ser desagradable en el trabajo”

  1. Pues mira. Yo creo que hay que tratar ser agradable en todos los ambitos en los que uno esta, ya que siendo agradable ganas tu y ganan todos. Si eres desagradable en el trabajo seguro que a la larga te perjudica un monton. Yo tenía un compañero que era un ficha, al principio conseguía que todos le hicieran caso por su caracter extrovertido y agresivo pero poco a poco la gente le daba la espalda y hablaba mas de él . Al final acabo fatal.

  2. Llevarse bien con las personas con las que uno trabaja es impresindible para un buen rendiemiento, está bastante claro que si te simpatiza tu equipo de trabajo, se logran las metas de una mejor manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close